Skip to content
 

Un viaje de 5 días por la carretera a través de Texas Hill Country

Disfrutarás de vino y de pequeños y encantadores pueblos en una ruta de Austin a San Antonio.

Mapa de un viaje por carretera por Texas

Getty / Alamy

In English

En este pintoresco viaje por carretera, atravesarás la célebre región de colinas Hill Country en el centro de Texas, una zona fantástica para los vinos. El recorrido, que comienza en la ciudad musical de Austin y finaliza en San Antonio, será un paseo lento y montañoso entre pequeñas ciudades con calles principales llenas de vida, que también te llevará por viñedos, granjas, huertos de duraznos y manzanas, y campos de lavanda.

Puesta de sol sobre el lago Lady Bird

Getty Images

1º día: Austin

La bulliciosa Austin, la capital del estado, hace gala de su reputación algo excéntrica y apasionada por la música. Pasa el día y la tarde en el sur de Austin, una zona colmada de atracciones justo al sur del centro de la ciudad que algunos consideran un microcosmos del espíritu urbano.

Algunas opciones para pasar el día: puedes dar un paseo o andar en bicicleta por el sendero Ann and Roy Butler Hike-and-Bike Trail de 10 millas en lago Lady Bird. (Puedes alquilar una bicicleta en Barton Springs Bike Rental & Tours). Luego, si llevaste un traje de baño, puedes darte un chapuzón en el cercano Barton Springs (en inglés), un estanque para nadar de un cuarto de milla muy apreciado por los lugareños, que tiene una temperatura de entre 68 y 70 grados.

Considera también explorar SoCo (South Congress), un ecléctico distrito de entretenimiento a unas dos millas al este de Barton Springs. Allí encontrarás extravagantes tiendas que venden de todo, desde curiosos artefactos hasta botas de vaquero hechas a mano, además de muchos lugares para comer tacos y otros bocadillos rápidos. Toma un café caliente en Jo's Coffee.

Si deseas disfrutar de una comida abundante, hay muchos restaurantes excelentes en el área de SoCo. Para el almuerzo o la cena, prueba Loro Austin, un lugar local popular cerca de SoCo, donde dos ganadores del premio James Beard fusionan la barbacoa y la cocina asiática con deliciosos resultados. Si la noche es agradable, elige a una mesa al aire libre en Perla's en el corazón del distrito, donde te divertirás observando a la gente y disfrutarás de deliciosos platos de mariscos. Las ostras criollas a la leña son tan buenas como su nombre lo indica.

Para el entretenimiento nocturno, visita un clásico de SoCo: el Continental Club, el legendario local de música en vivo que ofrece espectáculos todos los días en su famoso escenario.

También puedes tomar un cóctel en el distrito de entretenimiento Rainey Street, un recinto de bungalós del siglo XIX convertidos en ingeniosos bares en el extremo sur del centro de la ciudad, a menos de 2 millas del bullicio reinante en SoCo. Visita Icenhauer's, situado en una casa bien conservada de alrededor de 1895.

Dónde alojarte: el Carpenter Hotel, un antiguo salón sindical cerca de Barton Springs, tiene 93 habitaciones y un estilo minimalista y elegante de mediados de siglo.


Oficina de correos de Hye

Alamy Stock Photo

Hye Market

2º día: de Austin a Johnson City/Hye (92 millas)

Prepárate para pasar un día de degustación de vinos con un abundante desayuno en Forthright, una acogedora cafetería en el centro de Austin. Un plato favorito: la tostada de aguacate de corte grueso.

Al salir de Austin por la ruta 290 en dirección oeste, verás aparecer casi de inmediato el territorio de Hill Country a medida que avanzas unas 40 millas por la carretera hasta Dripping Springs. Allí, en un distrito histórico renovado, encontrarás cervecerías, destilerías, tiendas e incluso un salón de bodas. Recarga energías con un café caliente tostado en Mazama Coffee Co. & Roastery.

Vuelve a la ruta 290 (y Ranch Road 3232) y conduce 19 millas, tomando un breve desvío hacia el Parque Estatal Pedernales Falls. En este exuberante remanso, estira las piernas en el sendero Twin Falls Nature Trail de media milla, donde coinciden dos cascadas que descienden unos 30 pies en un estanque natural.

Continúa unas 23 millas por la ruta 290 hasta la pequeña ciudad de Hye (238 habitantes), preferida por los enófilos y situada a poca distancia del lugar de nacimiento del presidente Lyndon Baines Johnson. Disfruta de una ensalada de pacanas o un sándwich BLT (tocino, lechuga y tomate) en Hye Market, junto a la oficina de correos de Hye, donde LBJ supuestamente envió su primera carta a los 4 años.

A poca distancia en automóvil se encuentra Ron Yates Wines, situado justo a la salida de la ruta. Pasa y disfruta de una copa de cabernet sauvignon o tempranillo en el patio, rodeado de frondosos jardines. Otra opción para los amantes del vino: conduce 10 millas más por la ruta 290 hasta Johnson City, donde puedes tomar una copa en una casa situada en un árbol en Sandy Roads Vineyard mientras aprendes sobre uvas poco comunes, como la mencía y la prieto picudo. Si tienes hambre, disfruta de unos deliciosos quesos y embutidos.

Dónde alojarte: The Carter Creek Winery Resort & Spa se encuentra entre Johnson City y Hye. Además de 78 villas con estilo de casa de campo, la propiedad cuenta con su propia sala de degustación, una cervecería/restaurante y un spa.



Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Barriles de madera apilados

Alamy Stock Photo

Becker Vineyards

3º día: de Hye/Johnson City a Fredericksburg (30+ millas)

Este día puedes saborear más vinos de camino a la ciudad más emblemática de Hill Country, Fredericksburg, fundada por colonos alemanes en el siglo XIX. Como la mayoría de las bodegas se encuentran en las campiñas, tendrás que volver a la carretera principal después de cada parada.

Entre las mejores bodegas se encuentra Pedernales Cellar, una propiedad familiar. Desde Carter Creek, conduce 11 millas hacia el oeste por la ruta 290 y luego 2 millas hacia el sur por Ranch Road 1623 para llegar a la finca forestal. Aquí podrás degustar vinos viognier etéreos y embriagadores tempranillo mientras disfrutas de las espectaculares vistas.

Si continúas hacia el oeste unas 7 millas por la ruta 290, llegarás a Becker Vineyards, el príncipe extraoficial de esta región vinícola. En una réplica de un granero de piedra del siglo XIX, puedes degustar vinos tan extraordinarios que se han servido en la Casa Blanca.

Si conduces otras 3 millas panorámicas por la ruta 290, llegarás a Texas Wine Collective, que sirve vinos de tres bodegas locales: Brennan Vineyards, Lost Oak Winery y McPherson Cellars.

Conduce otras 10 millas por la ruta 290 para llegar a Fredericksburg, una dinámica ciudad donde los festivales, tiendas y restaurantes alemanes comparten el espacio con vestigios de la frontera (cabañas y vacas) y modernas tiendas y galerías. Celebra las raíces de la ciudad con un escalope vienés en el restaurante familiar Old German Bakery & Restaurant.

Puedes pasear y relajarte en la ciudad, registrarte en tu cabaña o casa de campo en Cotton Gin Village, y luego cenar en Cotton Gin's Cabernet Grill para disfrutar de una versión contemporánea de la cocina tejana. Prueba los Texas Twinkies: jalapeños rellenos de salchicha bierwurst y queso. 

¿Aún no estás listo para dormir? Dirígete a Lost Draw Cellars para escuchar música en vivo y saborear más vinos excepcionales.

Dónde alojarte: en Cotton Gin Village, puedes elegir entre 14 cabañas y casas de campo rebosantes de un encanto de otros tiempos. Por la mañana, te llevarán el desayuno a tu puerta.

Paseo comercial en Fredericksburg Texas

Alamy Stock Photo

La histórica Fredericksburg

4º día: de Fredericksburg a San Antonio (89 millas)

Descansa en tu cabaña o casa de campo mientras desayunas en la cama, y luego emprende viaje. Las pacanas, las calabazas, la lavanda, los duraznos, las bayas y las manzanas crecen en abundancia en Hill Country, según la temporada. Muchas granjas ofrecen programas para recolectar tu propia fruta, una forma entretenida (y deliciosa) de adentrarte en el territorio. Una buena opción en la ruta 290 es Jenschke Orchards, una granja familiar situada a unas 8 millas al sureste de Fredericksburg que parece sacada de un cuento de hadas y que produce una variedad de cultivos.

Si conduces 29 millas hacia el sur por la ruta nacional 87, llegarás a Comfort, una pintoresca y renovada ciudad de Texas que alberga la bodega Bending Branch Winery, donde vale la pena detenerte si ya es lo suficientemente tarde como para disfrutar de una deliciosa copa de vino tinto.

Continúa 16 millas al sureste hasta Boerne, otra ciudad de tintes alemanes con la vibrante calle principal Main Street. Aquí, hazte una escapada de compras que deben incluir pepinillos caseros de Fickle Pickles, que también vende hermosas antigüedades. Para cambiar de ritmo, aventúrate 6 millas hacia el sur por County Road 290 hasta Cascade Caverns (en inglés), donde puedes jugar a ser espeleólogo con una visita guiada de una hora por cinco asombrosas cámaras naturales llenas de formaciones rocosas. Haz un picnic (abre esos pepinillos) junto a uno de los senderos naturales del lugar.

Conduce 30 millas al sur por la carretera interestatal 10 hasta San Antonio y regístrate en tu hotel (más abajo). Si tienes planes de visitar El Álamo mientras recorres la ciudad, te convendrá comprar boletos con anticipación en internet. Más tarde, cena en La Fonda on Main, un favorito local de comida mexicana desde 1932. Dos platos destacados del menú: fajitas asadas al roble y enchiladas verdes.   

Dónde alojarte: pasa la noche en el Menger Hotel de 316 habitaciones, situado junto a El Álamo y sede del Menger Bar, donde Teddy Roosevelt se reunió con los Rough Riders en 1898.


Hotel Emma en San Antonio Texas

Alamy Stock Photo

El Hotel Emma es una antigua cervecería reformada y convertida en un hotel boutique en el elegante Pearl District de San Antonio.

5º día: San Antonio

Comienza la mañana en Pearl, un distrito de entretenimiento en el interior de un vasto complejo cervecero del siglo XIX. Situado junto al río San Antonio a unas 2 millas al norte del centro de la ciudad, el distrito atrae a lugareños y visitantes con sus tiendas, galerías, restaurantes, hoteles boutique y espacios naturales en el exterior. De ser posible, programa tu visita para el fin de semana para que coincida con un animado mercado agrícola repleto de vendedores de todo tipo. (Los sábados encontrarás proveedores de comida, y los domingos el mercado se centra en las artesanías). Sea cual sea el día, desayuna en Bakery Lorraine, donde panaderos formados en Francia sirven deliciosos macarrones, medialunas de almendras y croque madame (la versión francesa del sándwich de jamón y queso, cubierto con un huevo frito).

Cuatro millas al norte, encontrarás el Museo de Arte McNay, situado en una majestuosa villa de estilo italiano construida por la clarividente coleccionista de arte Marion Koogler McNay para conservar su colección de obras de arte del siglo XIX. El primer museo de arte moderno de Texas alberga obras maestras de artistas como Paul Cézanne, Georgia O'Keeffe, Pablo Picasso y Diego Rivera.


Becca Hensley, con sede en Austin, se especializa en turismo y ha publicado sus artículos en National Geographic TravelerTexas Monthly, el blog Washington Flyer y muchas otras publicaciones.