Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Un pintoresco viaje por carretera en el noroeste de Florida y más allá

Descubre lagos y manantiales naturales, parques plácidos y playas inmaculadas.

Mapa parcial de florida con una ruta de viaje por carretera

Alamy / Getty / AARP

In English | Las glamorosas playas de Miami y los parques de atracciones de Orlando acaparan toda la atención y atraen a grandes multitudes en Florida. Pero el "estado del sol" te sorprenderá con una variedad de destinos atractivos y menos visitados, que facilitan el distanciamiento social en esta era de la pandemia. Este viaje por carretera te lleva desde la región noroeste del estado ("Panhandle") hasta el recodo; luego hacia el sur y el interior, con excursiones divertidas terrestres y acuáticas por todo el recorrido. Ah, y prepárate también para degustar los frescos y deliciosos mariscos de Florida.

Jardines del parque estatal Eden Gardens

Rick Lewis / Alamy Stock Photo

Parque Estatal Eden Gardens.

1.º día: el sur del condado de Walton — de Miramar Beach a Santa Rosa Beach (20 millas)

Comienza tu viaje por carretera en Miramar Beach (en inglés), en la región noroeste, con fácil acceso a los lagos de dunas costeras del sur del condado de Walton. Estos oasis de agua dulce, que existen solo en unos pocos lugares del mundo, se forman cuando el viento redistribuye la arena y crea estanques de aguas poco profundas. Encontrarás el lago Western, uno de los más bellos de Florida, en el Parque Estatal Grayton Beach (en inglés), 15 millas al este de Miramar Beach a lo largo de la ruta panorámica 30A. Alquila un kayak en la estación de guardaparques para explorar los remansos de este lago de 100 acres de superficie rodeado de humedales. Luego, cambiando el enfoque al agua salada, descubre por ti mismo por qué el Dr. Beach, el experto en playas, designó la franja de perfectas arenas blancas del parque como la playa número 1 del país en el 2020. Para almorzar, te recomendamos Grayton Beer Brewpub, a corta distancia, para deleitarte con un sándwich de camarones y una de sus 15 variedades de cerveza local (prueba la 30A IPA, con brillantes notas cítricas y tropicales) en el patio al aire libre.

Después de almorzar, emprende un corto viaje de cinco millas al noreste hasta el Parque Estatal Eden Gardens (en inglés), en la bahía Choctawhatchee, en Santa Rosa Beach. Aquí los robles cubiertos de musgo español enmarcan Wesley House, una mansión señorial del año 1897 flanqueada por esbeltas columnas blancas, un porche que rodea la casa y un interior colmado de antigüedades. Debido a la pandemia el parque ha suspendido temporalmente las visitas guiadas a la mansión, pero puedes acercarte hasta el porche y mirar por las ventanas, además de recorrer los extensos y encantadores jardines. En este entorno sereno, pasa una tarde plácida pescando robaleta (crappie) en el muelle de Tucker Bayou, pero lleva tu propio equipo de pesca y una licencia para pescar de Florida (puedes comprarla en línea) (enlace en inglés).

Dónde alojarse: cerca del Parque Estatal Grayton Beach, los departamentos de un dormitorio en Hibiscus Coffee & Guesthouse vienen con cocinas pequeñas o cocinas completas y balcones privados con vista a los jardines bien cuidados. Otra opción es levantar una tienda de campaña o estacionar tu casa rodante en el campamento del Parque Estatal Grayton Beach, un área con sombra cerca del lago Western.

Avenue East en el centro histórico de Apalachicola

Ian Dagnall / Alamy Stock Photo

Apalachicola

2.º día: del Parque Estatal Grayton Beach a Apalachicola (97 millas)

Siguiendo con rumbo este por la ruta 30A hacia Apalachicola (en inglés), para a unas 34 millas en el Parque Estatal St. Andrews (en inglés), cerca de Panama City, para disfrutar de más playa. Aunque es un parque concurrido, tendrás espacio más que suficiente para relajarte en la playa de 1 1/2 millas de inmaculadas arenas. Pesca desde un muelle que se extiende 500 pies mar adentro en el golfo de México o aprovecha las calles planas del parque para hacer un recorrido en bicicleta (hay una tienda general en el parque que alquila bicicletas).

Procura llegar a Apalachicola, a unas 70 millas, a tiempo para cenar. No querrás perderte las ostras locales en Station Raw Bar, una antigua estación de servicio. La cocina prepara los bivalvos al horno y realza el sabor con aderezos como tocino, carne de cangrejo, mantequilla al ajo y queso parmesano. Este restaurante dispone de mesas al aire libre.

Dónde alojarse: la revista Southern Living nombró a Gibson Inn “el hospedaje más sofisticado de la región del Panhandle”. El baño de mármol suntuoso de tu suite de un dormitorio debería convencerte y, como tiene entrada exterior independiente, podrás mantener la distancia del personal y otros huéspedes.

Estantes de una tienda en Apalachicola, Florida que vende productos relacionados con la zona

Carmen K. Sisson/Cloudybright / Alamy Stock Photo

Tienda de antigüedades en Apalachicola.

3.º día: de Apalachicola a Steinhatchee (142 millas)

La "costa olvidada" de Florida —una serie de playas menos urbanizadas, pueblos pesqueros sobre el golfo que te los pierdes si pestañeas y unas tranquilas islas barrera— se extiende hacia el este de Apalachicola unas 50 millas hasta Alligator Point. Una caminata matinal por el centro bien preservado de Apalachicola, a lo largo del río del mismo nombre, te dará una buena idea de cómo son los pueblos pesqueros típicos de Florida. Entra en Tin Shed Nautical and Antiques, una fascinante tienda con antiguos timones, lámparas marinas de bronce y antigüedades similares.

Siguiendo con el recorrido, dirígete hacia el este por la ruta nacional 98 durante 22 millas hasta Carrabelle para almorzar en Carrabelle Junction, donde la alegre decoración al estilo de la década de 1950 te llenará de nostalgia. Sus platos especiales del día (tal vez un sándwich de rosbif estilo Philly o French dip con jugo para mojar) no sean tan baratos como los de la época del show de televisión I Love Lucy, pero son muy económicos para la era actual: alrededor de $10 por un sándwich, papitas, ensalada, postre y una bebida. Para deshacerte de la modorra, pide una de las bebidas de café expreso preparadas por los baristas.

Ahora regresa 2 1/2 millas hasta el Bosque Estatal Tate's Hell (en inglés) para caminar por su pasarela y ver cipreses enanos centenarios que tienen apenas 15 pies de altura. Mantente alerta también para ver los osos negros y las tortugas terrestres de la Florida que habitan este bosque.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Al retomar la ruta 98 tendrás un viaje de dos horas por Big Bend (el recodo donde Florida vira hacia el sur) hasta Steinhatchee (en inglés), otro reducto de la "antigua Florida" adonde deberías llegar a tiempo para ver el atardecer y cenar mariscos al fresco. En Roy's Restaurant, un favorito de siempre sobre el río Steinhatchee, pide vieiras dulces asadas o fritas. Estas vieiras de Florida, que son más pequeñas que las vieiras del océano Atlántico, son irresistiblemente dulces y muy tiernas. Nota: si no quieres cenar en el restaurante, Roy's ofrece servicio de comida para llevar que puedes retirar desde el auto.

Dónde alojarse: en Steinhatchee Landing Resort, las cabañas de uno, dos y tres dormitorios están rodeadas de robles y pinos y son ideales para hospedarte sin compartir ascensores ni vestíbulo de hotel.

Turistas toman un paseo en bote por Silver River

RSBPhoto / Alamy Stock Photo

Parque Estatal Silver Springs.

4.º día: de Steinhatchee a Mount Dora (144 millas)

Comienza tu día temprano pescando vieiras en las aguas herbosas y poco profundas de la bahía Deadman (desde mediados de junio hasta principios de septiembre). Desde el muelle Sea Hag Marina, el capitán Kyle Skipper organiza excursiones de hasta seis personas a bordo de la embarcación Marker One en busca de estos deliciosos moluscos. El capitán limpiará y embolsará tus vieiras si deseas conservarlas en una hielera en tu vehículo para cocinar después, o puedes dejárselas a la tripulación.

Próxima parada: Parque Estatal Silver Springs (en inglés) en Ocala, a 97 millas al sudeste —primero por la ruta nacional 98 y luego por la ruta nacional 27— para vivir la experiencia de un hábitat de agua dulce interior. Haz una excursión de media hora a bordo de una embarcación con fondo de cristal para apreciar las aguas cristalinas de uno de los manantiales naturales más grandes del país. También puedes alquilar kayaks para explorar por tu cuenta o simplemente disfruta el paisaje desde la costa.

Recorre otras 50 millas hacia el sur por la ruta de condado 452 con destino a Mount Dora (en inglés), la bonita ciudad a orillas del lago en la región central de Florida, para llegar justo a tiempo para ver otro atardecer, esta vez con vistas del lago Dora desde una mesa al aire libre en el restaurante Pisces Rising. No te pierdas estos platos fabulosos: camarones fáciles de pelar, mero en la sartén y costillas ahumadas.

Dónde alojarse: desde el hostal Mount Dora Historic Inn, que cuenta con cuatro habitaciones, camina hasta las tiendas, restaurantes y parques del centro. Otra opción es reservar una de sus cabañas espaciosas situadas por toda la ciudad.

Faro de rayas rojas y blancas ubicado en un lago en Mount Dora

Elizabeth W. Kearley/Getty Images

Faro de Mount Dora.

5.º día: de Mount Dora a Sebring (150 millas)

Madruga otra vez para aprovechar un paseo por Palm Island Park, una reserva natural cercana sobre el lago Dora con un sendero y pasarela de una milla de distancia, que pasa por antiguos robles sureños, palmas de abanico y otras plantas originarias de la región. Es muy probable que veas caimanes, cormoranes, garcetas y otras aves acuáticas. Después de la caminata, saborea los gigantescos wafles belgas en el Highland Street Cafe vecino, que te fortificarán para emprender un maratón de compras de antigüedades, la especialidad de Mount Dora. Tal vez encuentres algunos tesoros antiguos irresistibles en Renninger's Antique Center o en Village Antique Mall.

Cuando te canses de visitar tiendas de antigüedades, tu próximo destino es Sebring (en inglés) a través de varias rutas de condado y luego por las rutas nacionales 27 y 98 otra vez. Al cabo de unas 75 millas (por la ruta 27), para a descansar en Bok Tower Gardens en la ciudad de Lake Wales y pasea por los renombrados jardines diseñados por el famoso arquitecto paisajista Frederick Law Olmstead Jr.

Sebring, tu última parada, está rodeada de lagos y parques y te permite atisbar un rincón del interior de Florida donde querrás explorar el bosque de madera noble virgen en el Parque Estatal Highlands Hammock (en inglés). Tiene más especies raras y endémicas de flora y fauna que cualquier otro parque estatal de Florida. Al internarte por la pasarela elevada que atraviesa los pantanos con cipreses, busca los caimanes y los venados.

Si eres golfista, date tiempo para jugar a la luz del crepúsculo en uno de los numerosos campos de golf de Sebring a lo largo de Citrus Golf Trail. Luego disfruta de margaritas, guacamole y ceviche en el patio de Don Jose Mexican Restaurant para hacer un brindis por el último atardecer en Florida sobre el lago Jackson.

Dónde alojarse: disfruta de las vistas al lago en el hostal Inn on the Lakes, que cuenta con 155 habitaciones y está ubicado entre los lagos Little Lake Jackson y Jackson. O bien acampa en tu tienda de campaña o casa rodante en el Parque Estatal Highlands Hammock (reserva a través de Reserve America).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.