Skip to content
 

Qué hacer en caso de retraso o cancelación de un vuelo

Cómo mantener tu viaje a pesar de las interrupciones por el mal tiempo y la escasez de personal.

Persona mira las pantallas que muestran la salida y llegada de vuelos en el aeropuerto

Virojt Changyencham/Getty Images

In English

Este invierno, los problemas con el mal tiempo y el el aumento de casos de COVID-19 por la variante ómicron han causado miles de cancelaciones de vuelos casi a diario. Flight Aware, un servicio que monitorea a las aerolíneas, ha reportado hasta la fecha un promedio diario de más de 800 vuelos cancelados en Estados Unidos, y al menos 3,000 vuelos con retrasos de salida.

¿Qué puede hacer el pasajero cuando se enfrenta a una probabilidad mayor de que cancelen —o retrasen— su vuelo? A continuación, te presentamos algunos consejos que ayudan a que los viajes en avión sean más fáciles en tiempos caóticos.

Antes de viajar

1. Reduce las conexiones. Cuantas más conexiones tengas, enfrentarás más posibilidades de cancelación o retraso. Si tiene sentido en términos económicos, reserva vuelos directos siempre que sea posible. Es probable que el costo extra acabe por ahorrarte muchos dolores de cabeza. Y si las opciones de itinerario incluyen diferentes aeropuertos de conexión, elige los que se encuentren en ciudades donde el clima es cálido o templado, ya que son menos susceptibles a los problemas invernales.

2. Reserva vuelos al principio del día con una compañía de vuelos directos. Zach Griff, reportero de las aerolíneas en el sitio web The Points Guy, recomienda a los viajeros reservar vuelos temprano en el día porque “una vez que se producen algunas cancelaciones, el efecto dominó significa que un porcentaje más alto de los vuelos que tienen lugar más tarde se retrasará o cancelará”. También sugiere reservar con una compañía de aviación de vuelos directos (como United y American) en lugar de un socio regional (por ejemplo, United Express o American Eagle). Las compañías matrices tienden a tener prioridad para la dotación de personal y el acceso al aeropuerto.

3. Evita facturar el equipaje. Cambiar de vuelo a último minuto significa que a veces el equipaje facturado se queda atrás y le va a la zaga al nuevo itinerario. Llevar solo una maleta pequeña sobre ruedas que puedas usar como equipaje de mano te permite mayor agilidad para abordar un vuelo de reemplazo, y además te proporciona un cambio de ropa en caso de quedarte varado en algún lugar.

4. Utiliza aplicaciones de viajes. Mantenerte al día sobre la información de los vuelos y las condiciones climáticas puede ayudarte a predecir y gestionar retrasos y cancelaciones. Limor Decter, asesor de viajes en la agencia Embark Beyond, dice: “aconsejamos a nuestros clientes a descargar la aplicación móvil de la aerolínea, y a asegurarse de actualizar su información de contacto y activar las notificaciones. Verifica el estado de los vuelos, el tiempo, las noticias y el lugar de origen del vuelo un día o dos antes de viajar”.

5. Trata de usar una agencia de viajes. Si las cosas salen mal, puedes pedir ayuda a una agencia de viajes. “Las agencias tienen acceso directo e influencia con las aerolíneas”, indica Decter. “Podemos conectarnos con el personal apropiado para volver a reservar un vuelo cancelado”. 


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


En el aeropuerto

A todos los viajeros les aterra que su vuelo se retrase o se cancele, pero manejar la interrupción es mucho menos molesto si conoces tus derechos como pasajero y los recursos para las nuevas reservaciones. También es importante la persistencia, además de “ser flexible, ser paciente y estar preparado, ahora más que nunca con el panorama de viajes actual”, indica Decter, de Embark. A continuación, te ofrecemos algunos consejos adicionales.

1. Sé cortés con los representantes de servicio al cliente de las aerolíneas. La cortesía, ya sea en persona o por teléfono, no solo es lo apropiado —dado el nivel de estrés que encara el personal de los aeropuertos y las aerolíneas— es posible que los inspire a dar ese paso adicional para ayudar a rescatar tus planes de viaje.

2. Conoce tus derechos. El Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT) requiere que las aerolíneas den un reembolso total a los pasajeros si se cancela un vuelo (en inglés) por cualquier motivo. Muchas aerolíneas tratarán de ofrecer vales para viajes futuros, pero no tienes que aceptar créditos en lugar de dinero en efectivo (o un reembolso de los puntos de viajero frecuente más los impuestos pagados). Si decides volver a reservar, las aerolíneas “tienen que acomodarte en el próximo vuelo disponible, incluso con una aerolínea de la competencia”, indica Griff, de The Points Guy, “pero a veces estas opciones solo están disponibles en persona en el aeropuerto, bien sea en un centro de servicio al cliente o con un agente de la puerta de embarque”.

3. Pide ayuda a la aerolínea en caso de retraso, pero prepárate para no recibir ninguna compensación. El Departamento de Transporte establece que los viajeros tienen “derecho a reembolso o compensación si la aerolínea hizo un cambio considerable de horario”. Pero lo que constituye exactamente “considerable” no se ha definido y varía mucho de una compañía a otra. Las aerolíneas por lo general ofrecen vales de comidas y hotel si se retrasa o cancela un vuelo debido a problemas mecánicos o de personal, pero a menudo no lo hacen si sostienen que el retraso se debe al mal tiempo, incluso si el mal tiempo está al otro extremo del país. “Sin embargo, nada pierdes con pedir” ayuda adicional, indica Griff.

4. Explora todas las opciones si necesitas volver a reservar. Dado el gran número de cancelaciones y retrasos en las últimas semanas, vale la pena que los pasajeros tomen la iniciativa al hacer nuevas reservaciones. Según bien lo sabe cualquier persona que haya intentado cambiar un itinerario, los tiempos de espera de los teléfonos de servicio al cliente de las aerolíneas han sido horrendos (a veces la espera es de horas). Así que prueba un enfoque múltiple para volver a reservar: comunícate con tu agente de viajes si utilizaste uno, verifica en el sitio web y la aplicación de la aerolínea, e intenta hablar en persona con los representantes del centro de servicio al cliente del aeropuerto y con los agentes de la puerta de embarque. Si tienes privilegios de sala de viajeros VIP de la aerolínea, habla con un representante de servicio al cliente en la sala de viajeros, donde es probable que la fila sea más corta.

5. Traza un buen plan B. Griff sugiere que investigues y tengas listo un itinerario de reemplazo que proponer al representante. “Es mejor que limitarte a pedir ayuda”, añade, porque “quizás acelere el proceso y te brinde una opción que en realidad desees”.   

Bill Fink es un redactor de viajes galardonado que ha cubierto viajes culturales para Lonely Planet, Frommer's, el San Francisco Chronicle y muchos otros medios.