Skip to content
 

5 señales de advertencia del cáncer de ovario que toda mujer debe conocer

La detección precoz es la clave de la supervivencia, pero en muchos casos se recibe un diagnóstico erróneo.

Signos iniciales del cáncer de ovario

(Video en inglés)

In English

Si tienes hinchazón, dolor o molestias abdominales, o si te sientes llena después de comer solo una pequeña cantidad de alimentos, podrías suponer que se trata de un caso de acidez estomacal, gases o algún otro problema digestivo.

Y bien podría ser cierto. Pero las mujeres mayores de 55 años deben consultar con su ginecólogo, porque esos síntomas podrían también ser señales de alerta de cáncer de ovario. Así lo afirma Eli Serur, oncólogo ginecológico y presidente de Obstetricia y Ginecología de Staten Island University Hospital en Nueva York. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Según las investigaciones, muchos casos de cáncer de ovario reciben, por lo menos al principio, un diagnóstico erróneo de otra enfermedad.

"En muchísimos casos hay demoras", dice Serur. "La paciente acude a su médico internista, y este le da un inhibidor de la bomba de protones o un antiácido para tratar la indigestión. Se puede perder una cantidad valiosa de tiempo antes de dar con el diagnóstico de cáncer de ovario". 

El cáncer de ovario, si bien es poco frecuente, ocupa el quinto lugar entre los cánceres que más muertes causan en las mujeres y, además, ocasiona más muertes que cualquier otro cáncer del aparato reproductor femenino. El riesgo de que una mujer padezca cáncer de ovario alguna vez en su vida es de aproximadamente 1 en 78. Esta enfermedad afecta a las mujeres de todas las edades, pero se presenta con mayor frecuencia después de la menopausia. Más de dos tercios de los casos diagnosticados corresponden a mujeres mayores de 55 años.  

Factores de riesgo para el cáncer de ovario

  • Edad
  • Mujeres que nunca tuvieron hijos
  • Antecedentes familiares de cáncer de seno o de ovario
  • Mutaciones genéticas hereditarias del gen BRCA1 o BRCA2
  • Endometriosis
  • Menstruación precoz o menopausia tardía
  • Dar a luz después de los 35 años o nunca haber llevado un embarazo a término
  • Obesidad

Corres mayor riesgo si tienes antecedentes familiares de cáncer de ovario o de seno, si presentas mutaciones hereditarias del gen BRCA1 o BRCA2, si padeces endometriosis o si eres obesa. Además, la menstruación precoz (antes de los 12 años) y la menopausia tardía también aumentan el riesgo.

Los síntomas pueden ser sutiles

El cáncer de ovario ha sido calificado de asesino silencioso, porque en muchos casos no se detecta hasta que ya es demasiado tarde para curarse. Además, no existen pruebas eficaces de detección, como las mamografías para detectar el cáncer de seno o las colonoscopias para el cáncer colorrectal. Alrededor del 70% de las mujeres que reciben un diagnóstico de cáncer de ovario ya se encuentran en una etapa avanzada de la enfermedad.

A pesar de su apodo, las investigaciones indican que el cáncer de ovario presenta ciertos signos iniciales de advertencia. En un estudio de 1,725 mujeres con este tipo de cáncer, se reveló que el 95% de las participantes ya tenían síntomas perceptibles entre 3 y 12 meses antes de recibir su diagnóstico.

La dificultad radica, parcialmente, en que los síntomas suelen ser sutiles, comunes e inespecíficos; es decir, podrían ser indicios de diversas enfermedades, según Jason Konner, oncólogo médico ginecológico en Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

Konner dice: "Mi consejo para las mujeres que experimenten estos síntomas es que escuchen a su cuerpo y confíen en su instinto sobre lo que sienten. Si creen que algo está mal, no dejen de defenderse".

A continuación se señalan algunos síntomas que pueden ser signos de cáncer de ovario.

1.  Hinchazón abdominal

Si bien la hinchazón —causada por la acumulación de líquido en el abdomen— puede ser síntoma de muchas enfermedades, es uno de los signos más frecuentes del cáncer de ovario. En una investigación, un 72% de las pacientes con cáncer de ovario afirmaron haber tenido hinchazón.

"Es una sensación de estar llena, o de no poder expulsar gases a pesar de sentir la necesidad de hacerlo", explica Laura Fortner, una ginecóloga obstetra certificada que vive cerca de Columbus, Ohio.

2.  Molestias en el abdomen o la pelvis

La presión o el dolor en el abdomen o la pelvis puede ser otro síntoma del cáncer de ovario. La molestia puede ser causada por la acumulación de líquido en el abdomen o la pelvis, o por tumores que se han diseminado a estas partes del cuerpo. Algunas mujeres dicen que esta sensación se parece a la de los dolores menstruales, según Konner. Otras experimentan dolor en la espalda o en el costado.

3. Dificultades para comer, o una sensación de saciarse rápidamente

Un cambio de apetito, o una extraña sensación de saciedad después de comer solo una pequeña cantidad de alimentos, son también señales de alerta. Tal vez no puedas consumir más que una pequeña comida, aun cuando tengas hambre antes de comer. "Mis pacientes lo describen así: 'No tengo mucho apetito. Después de dos bocados, ya no puedo comer más'", dice Serur. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4.  Un cambio en los hábitos urinarios o intestinales

El cáncer de ovario puede ejercer presión sobre la vejiga o irritarla, por lo cual tienes que orinar con más frecuencia. En una investigación, aproximadamente el 34% de las mujeres con cáncer de ovario indicaron que orinaban con más frecuencia, que tenían que orinar con más urgencia o que sentían dolor al orinar. A medida que progresa la enfermedad, también puede causar estreñimiento y otros cambios relacionados con los hábitos intestinales.

5.  Inflamación abdominal

La acumulación de líquido en el abdomen a causa del cáncer de ovario puede agrandar la cintura y dificultar abrocharse el botón o subir la cremallera de los pantalones. "Tuve una paciente que me dijo: 'Doctor, me está saliendo una panza de cerveza'", recuerda Konner.​Cuando un grupo de investigadores de University of Washington analizó los casos de pacientes atendidas en una clínica de atención primaria —para comparar a las que tenían cáncer de ovario frente a las que no lo tenían—, descubrió que las que padecían cáncer tenían 7.4 veces más probabilidades de informar de un aumento en el tamaño de su abdomen.

Lo que debes saber si presentas síntomas

Si llegas a presentar cualquiera de los síntomas aquí mencionados, es importante recordar que estos también pueden ser signos de otras enfermedades y que el cáncer de ovario es muy poco frecuente. Una investigación publicada en la revista Cancer reveló que las mujeres con cáncer de ovario experimentan síntomas al menos 12 veces al mes.  

Si se sospecha un caso de cáncer de ovario, el médico probablemente examinará la pelvis y mandará realizar una ecografía u otra prueba de imagen para buscar signos de la enfermedad. Además, el médico podría realizar un análisis de sangre para detectar el marcador tumoral conocido como CA-125. (Una alta concentración de CA-125 también puede ser producto de otros trastornos, como la endometriosis o una enfermedad inflamatoria pélvica).  

Afortunadamente, la tasa de mortalidad por este tipo de cáncer ha disminuido en los últimos años. La cirugía y la quimioterapia —los tratamientos más utilizados para el cáncer de ovario— pueden ser eficaces aun cuando la enfermedad se haya extendido, según Konner. "Un cáncer de ovario puede estar en etapa 3 y, aun así, ser potencialmente curable", afirma. "Existe la posibilidad de erradicarlo por medio de la cirugía citorreductora y la quimioterapia".

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.