Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Desintoxicarse puede realmente ayudar a prevenir enfermedades?

Comer sano regularmente es una mejor opción.

Una persona vierte un batido en un vaso

WESTEND61/GETTY IMAGES

In English | “Generalizada” es la palabra que usa Stacy Kennedy para describir el tema de la desintoxicación en la cultura actual de la salud y el bienestar.

En internet abundan las promesas de bebidas y pastillas que te liberan de las toxinas indeseables del cuerpo, y hay una cantidad de libros en los estantes de las librerías que aseguran que podrás eliminar la grasa y una vida entera de malos hábitos. En algunas ciudades, las barras de jugos son tan frecuentes como los cafés. Y todo el despliegue publicitario ha llegado a la atención médica.

Kennedy, nutricionista del Dana-Farber Cancer Institute de Boston, con frecuencia contesta preguntas sobre si “desintoxicarse” de verdad funciona, especialmente cuando se trata de prevenir o vencer una enfermedad grave como el cáncer.

La respuesta es sí y no, dice Kennedy. “El cuerpo siempre se está desintoxicando (trabajando para mantenernos saludables y para que nuestros sistemas funcionen eficientemente). Por lo que la desintoxicación es algo que en realidad sucede todo el tiempo”.

Y si bien hay pocas pruebas de que los elíxires y los suplementos publicitados tengan efectos purificadores mágicos, una alimentación rica en alimentos llenos de nutrientes puede facilitar el proceso natural de desintoxicación del cuerpo.

Los vegetales de hojas verdes, como la espinaca y la col rizada, están en la lista de superalimentos de Kennedy. Varios vegetales de otoño e invierno, como la zanahoria, la batata y el calabacín, desempeñan funciones poderosas en la protección del sistema inmunitario.

Los vegetales crucíferos, como el brócoli, la col china y la coliflor, contienen compuestos que “le ayudan al hígado a activar más enzimas para la desintoxicación natural”, dice. Y el ajo, la cebolla, los cebollines y el puerro “tienen nutrientes que sabemos que son realmente beneficiosos para el sistema inmunitario”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sin embargo, la clave es no consumir estos ingredientes aislados. Una alimentación rica en alimentos procesados, por ejemplo, no puede compensarse con el tazón ocasional de arándanos azules o con 10 días de vegetales de hojas verdes.

“Se trata de tener una alimentación sana y balanceada la mayor parte del tiempo”, y de comer una variedad de alimentos a base de plantas y llenos de nutrientes, afirma Kennedy.

Por lo tanto, si quieres derrochar en un jugo verde, hazlo, pero esto no significa que debas obviar las otras cuatro porciones recomendadas de frutas y verduras. Repetir los hábitos de una alimentación sana es “realmente cómo ayudas a darle a tu cuerpo la nutrición y los alimentos que el sistema inmunitario necesita para poder hacer su trabajo al máximo nivel”, indica.

Si tienes alguna pregunta sobre cómo hacerle ajustes a tu alimentación para ayudarte con alguna enfermedad en particular, hazla a tu proveedor de atención médica, en particular si te estás sometiendo a algún tratamiento o te estás recuperando de alguna enfermedad grave.

“No seas tímido. Incluso si suena raro, lo hemos oído todo”, dice. “Haznos esas preguntas para que podamos hablar sobre ellas y asegurarnos de que estés haciendo todo lo posible para ayudarte a ti mismo”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO