Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

Dr. Elmer Huerta

 

Trastorno del déficit de atención: Mitos y realidades

Cómo afecta a los adultos en su vida cotidiana y cómo contrarrestarlo.

Busto de hombre

Corbis

Una actividad de la vida diaria que la mayor parte de las personas tomamos como algo natural es poner atención a lo que estamos haciendo. La mayor parte de nosotros somos capaces de concentrarnos en las actividades que realizamos, en escuchar atentamente el diálogo de un interlocutor, mirar con atención una película en la televisión o leer un libro. Pero para muchas personas, el prestar atención y concentrarse, son acciones casi imposibles de realizar y es entonces cuando se habla de un trastorno del déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

La capacidad de prestar atención es un hecho fundamental para que una persona pueda aprender, porque al concentrarse y poner los cinco sentidos en lo que está haciendo, el cerebro procesa la información que recibe y permite el aprendizaje. Al poner atención en una sola cosa, el cerebro corta todas las demás conexiones y concentra toda su actividad en lo que se está haciendo.

En los niños, en quienes el proceso de aprendizaje es parte vital de su existencia, el tener intacta la capacidad de poner atención y concentrarse es fundamental para su desarrollo intelectual, por lo que es en ellos en quienes se ha estudiado el TDAH. Es por eso que mucha gente cree que ese problema solo ocurre en ellos, cuando en realidad, se calcula que el 30% de los casos de TDAH de los niños persiste durante la vida adulta.

¿Qué lo provoca?

Es importante saber que esta condición se produce por un retraso de tres años en la maduración del área prefrontal del cerebro, zona que controla los procesos del conocimiento y desarrollo motor, y por una alteración en el desarrollo de las conexiones que unen las dos mitades del cerebro, llamado el cuerpo calloso en anatomía.

Síntomas

El TDAH en niños y adultos causa síntomas que pueden presentarse a tres niveles: falta de atención, exceso de movilidad (hiperactividad) y carácter impulsivo, que se manifiesta con la falta de paciencia.

Los síntomas que presente el adulto que acarrea dicho trastorno desde la niñez tienen que ver con el funcionamiento cerebral ejecutivo, que se define como la capacidad de controlar el comportamiento mediante la planificación y la organización. Los síntomas más comunes son:

  • Falta de atención en las labores cotidianas y tendencia a “soñar despierto”.
  • Dificultad para completar los proyectos no siendo raro que la persona empiece varias tareas a la vez y muchas veces, no completa ninguna.
  • Dejar las cosas para último momento (procrastinación).
  • No organizar adecuadamente las labores del día.
  • Olvidar citas importantes porque se hicieron varias a la vez de manera muy apurada.
  • Impulsividad al hablar por lo que frecuentemente se les acusa de que hablan más rápido de lo que piensan.
  • Impulsividad en sus actos, dándose cuenta que hicieron las cosas sin pensar.
  • Imposibilidad de estar quieto y de estar siempre a las carreras.

Consecuencias

Los síntomas antes mencionados hacen que la productividad en el trabajo disminuya por lo que el adulto con trastorno del déficit de atención cambia de trabajo constantemente y tiene historia de no haber sido un buen alumno en la escuela o la universidad. No es raro también que el adulto afectado tenga historia de varios fracasos sentimentales y múltiples accidentes de tránsito.

Es posible que el diagnóstico de TDAH no se haya hecho durante la niñez porque el sistema escolar en el que estudió no reconoció el problema o porque los padres no buscaron ayuda, y simplemente catalogaron a su hijo o hija como “muy inquieto y distraído”.

La mayor parte de los adultos con este trastorno aprenden a funcionar en la sociedad y se adaptan a las labores de la vida diaria, pero se calcula que el 3% a 4% de ellos tienen un trastorno más severo que merece una evaluación exhaustiva, un diagnóstico certero y un plan de tratamiento por un psiquiatra.

Tratamiento

El tratamiento es parecido al de los niños, e incluye el uso de medicamentos estimulantes como el atomoxetine (Strattera) seguido por medicamentos antidepresivos. Es muy importante también la psicoterapia o terapia cognitiva conductual, en la que la persona aprende a conocerse y a modificar su comportamiento

Frecuentemente, el adulto a quien se le diagnostica un trastorno del déficit de atención obtiene un alivio muy grande después de saberlo porque por primera vez, tiene explicación y entiende el porqué de tantas acciones que le ocasionaron tantos problemas en el trascurso de su vida.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO