Skip to content
 

Ocho formas de afrontar la pérdida auditiva en la oficina

Consejos de expertos para reuniones, adaptaciones en el trabajo y mucho más.

Una mujer y un hombre en una reunión de trabajo

10'000 HOURS / GETTY IMAGES

In English

Todo, desde las llamadas telefónicas y las reuniones con clientes hasta las conversaciones en la oficina, puede ser un reto para los trabajadores con pérdida auditiva, la cual afecta a unos 34.6 millones de personas en el país de 50 años o más, incluido el 8.5% de los adultos de 55 a 64 años que padecen una pérdida auditiva incapacitante. Tanto si has notado pequeños deterioros relacionados con la edad en la audición como si padeces una discapacidad auditiva a largo plazo, estas estrategias respaldadas por expertos pueden ayudarte a tener éxito en el trabajo.

1. Elige el mejor asiento en las reuniones

"Uno de los problemas de la pérdida auditiva no es lo que no oyes, sino lo que crees que has oído bien, pero no es así", dice Lise Hamlin, directora de política pública de la Hearing Loss Association of America (HLAA), con sede en Rockville, Maryland. Si tienes pérdida auditiva, captar cada palabra en una reunión de trabajo puede ser un reto, incluso aunque uses audífonos, dice.

Elige un asiento junto a la persona que dirige la reunión para así poder ver mejor los rostros de los asistentes, de modo que puedas ver sus expresiones y detectar pistas adicionales al leer los labios. "En una reunión grande, las personas hablan con la persona que la preside", explica Hamlin. También puedes buscar un asiento en el centro de la mesa, cerca de las personas a las que te es difícil oír, sugiere la defensora de la audición Shari Eberts, que comparte consejos y escribe en el blog Living With Hearing Loss. Evita los asientos que estén frente a una ventana y ajusta las persianas para que el resplandor no te obstruya la vista de las demás personas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Solicita copias escritas

Pide las órdenes del día por escrito antes de las reuniones y copias de las notas de estas después, dice Hamlin. Eberts sugiere que escribas tus propios resúmenes de las reuniones y sesiones individuales con tu jefe o tus compañeros de trabajo y que les pidas su aprobación. "No tengas miedo de confirmar lo que crees haber oído", dice Hamlin.

3. Utiliza subtítulos en la pantalla para las reuniones virtuales

Es más fácil seguir una reunión virtual cuando los subtítulos se desplazan al mismo tiempo. A menudo también puedes obtener una transcripción que te resultará útil al final de la llamada, dice Hamlin. Comprueba el protocolo de subtitulado con antelación; en algunas plataformas, puede que tengas que pedir a otra persona que active los subtítulos antes de que empiece la reunión. Por ejemplo, cualquier persona que asiste a una reunión puede activar los subtítulos en Google Meet, pero en Zoom y Microsoft Teams es el propietario de la cuenta o el organizador de la reunión el que debe activarlos.

4. Pon tu teléfono inteligente a trabajar

Si usas un teléfono inteligente, tener una aplicación que convierta el habla en texto en tiempo real podría ser útil para las llamadas telefónicas, dice Christine Morgan, presidenta de la delegación de Twin Cities de la HLAA.  "Para la mayoría de las personas con pérdida auditiva, los teléfonos son muy difíciles de usar", señala. Esto se debe a que las llamadas telefónicas carecen de señales visuales y también la calidad del sonido puede variar, explica la audióloga Sarah Sydlowski, presidenta de la American Academy of Audiology y directora de audiología del Programa de Implantes Auditivos de la Cleveland Clinic.

Hay varias aplicaciones que utilizan programas de reconocimiento de voz o, en un caso, taquígrafos conectados en vivo para convertir tu conversación en subtítulos que puedes leer en tu teléfono en tiempo real. Algunos ejemplos son TextHear y ciertas aplicaciones gratuitas que la Comisión Federal de Comunicaciones ha certificado para personas con deficiencia auditiva o sordas, tales como CaptionCall, ClearCaptions, InnoCaption, CaptionMate o Hamilton CapTel. Las aplicaciones de retransmisión, como la aplicación IP Relay de T-Mobile o IWRelay VRS, utilizan un operador en vivo para comunicarse con la persona a la que llamas y luego escriben sus respuestas para que puedas leerlas.

Otras aplicaciones similares utilizan el teléfono inteligente como micrófono y traducen la voz en texto que muestran en la pantalla. Esto puede ayudar a garantizar que no te pierdas nada en los encuentros individuales y en las reuniones pequeñas. Las aplicaciones de subtitulado de voz a texto incluyen Live Caption y eyeHear para dispositivos iOS, Speechnotes para dispositivos Android, y Ava para iOS y Android. Este tipo de aplicaciones "me han cambiado la vida", dice Eberts.

5. Considera la posibilidad de utilizar audífonos

Si la pérdida auditiva está interfiriendo con tu vida diaria —incluida tu capacidad para trabajar— es el momento de una revisión auditiva, dice Sydlowski.  "Pedir a las personas que repitan, tener dificultades para oír en entornos ruidosos y necesitar sentarse cerca de las personas para hablar y verles la cara son señales de que hay que evaluar la audición", dice.

6. Añade un dispositivo de ayuda auditiva

Los amplificadores personales son un tipo de dispositivo de ayuda auditiva, o ALD, que utiliza un pequeño micrófono inalámbrico para amplificar las conversaciones y reducir el ruido de fondo. Algunos funcionan con tus audífonos; otros tienen auriculares. Hamlin dice que ha llevado los suyos a las entrevistas de trabajo. "Si las personas con la que me entrevisto se sienten incómodas o descontentas por ello, no quiero trabajar allí", dice.

7. Solicita adaptaciones en el lugar de trabajo

Si la pérdida auditiva —con o sin audífonos— interfiere con tu capacidad para desempeñar tu trabajo, es el momento de considerar la posibilidad de solicitar adaptaciones razonables en virtud de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA), según la Job Accommodation Network (JAN), una organización que ofrece asesoramiento gratuito y especializado sobre cuestiones de discapacidad en el lugar de trabajo. Al igual que la sordera, la discapacidad auditiva está cubierta por la ADA si limita una o más actividades vitales importantes, o lo ha hecho en el pasado.

No tienes que revelar tus problemas de audición durante una entrevista de trabajo o incluso en el trabajo (aunque se te puede preguntar sobre las condiciones médicas en algunas circunstancias). Sin embargo, es inteligente no ocultar las dificultades que puedas tener, según la JAN. No pueden despedirte por revelar tu pérdida auditiva, pero tus funciones podrían cambiar o podrías quedarte sin empleo si esa pérdida supone una amenaza grave para la seguridad. "Es mejor que reveles tu discapacidad y que solicites adaptaciones antes de que el rendimiento laboral se vea afectado", señala este grupo. Consulta el manual del empleado o pregunta a tu jefe o al Departamento de Recursos Humanos sobre los procedimientos de tu empresa para solicitar adaptaciones.

8. Saber qué pedir

Hamlin y la HLAA recomiendan averiguar de antemano qué modificaciones o adaptaciones podrías necesitar, y luego proporcionar a tu empleador posibles soluciones, incluidos los costos y los lugares donde comprar cualquier dispositivo o sistema que recomiendes. Las posibilidades incluyen:

  • Un escritorio en una zona más silenciosa.
  • Dispositivos o sistemas de ayuda auditiva para reuniones, conferencias y presentaciones.
  • Un teléfono de escritorio compatible con audífonos o, si lo necesitas, un servicio telefónico de subtitulado. Un programa gubernamental cubre el costo del teléfono y del servicio telefónico una vez instalado.
  • Un teléfono inteligente (si te lo proporciona tu empresa) compatible con audífonos o que te permita instalar aplicaciones para facilitar las llamadas telefónicas.
  • Órdenes del día de las reuniones, notas de las reuniones, memorandos y asignaciones de trabajo escritos.
  • CART (Communication Access Realtime Translation), un servicio que utiliza un transcriptor para escribir lo que está ocurriendo (por ejemplo, en una reunión) y mostrar el texto en una computadora, un teléfono inteligente o una pantalla de televisión.
  • Sistemas de alerta de emergencia. Es posible que no oigas la alarma de incendios; las alternativas incluyen luces estroboscópicas, ventanas emergentes en la pantalla de la computadora y buscapersonas que vibran, según la HLAA. 

Sari Harrar es redactora colaboradora de AARP The Magazine y ha escrito sobre temas de salud, ciencia y asuntos del consumidor durante más de 20 años.