Skip to content
 

Los adultos mayores negros e hispanos se sienten discriminados por los proveedores de atención médica

Un informe del Commonwealth Fund recomienda formas de revertir estas disparidades aparentes.

Una mujer sentada en una camilla en un consultorio médico

COLORBLIND IMAGES LLC / GETTY IMAGES

In English

Según indica un informe del Commonwealth Fund (en inglés), una de cada cuatro personas negras e hispanas mayores se ha sentido discriminada por médicos y otros profesionales de la salud que han ignorado sus inquietudes médicas o los han tratado en forma desigual.

Los autores del informe sugieren que las disparidades percibidas tienen consecuencias concretas. Quienes experimentaron discriminación en un entorno de atención médica tuvieron más probabilidades de tener peor salud, enfrentar dificultades económicas y estar más insatisfechos con su atención que aquellos que no experimentaron discriminación. 

Discriminación en el cuidado de la salud

Porcentaje de adultos mayores que reportan discriminación racial o étnica cuando procuran atención médica:

  • 25% de los encuestados negros
  • 23% de los encuestados hispanos
  • 3% de los encuestados blancos

Las mujeres son más propensas que los hombres a reportar discriminación en el cuidado de la salud:

  • el 49% de las mujeres mayores negras dicen que el sistema de atención médica con frecuencia trata a las personas en forma diferente debido a su raza u origen étnico
  • el 34% de las mujeres hispanas dicen que el sistema de cuidado de la salud con frecuencia trata a las personas en forma diferente debido a su raza o etnia

La discriminación afecta la atención:

  • el 27% de los adultos mayores que experimentaron discriminación en el cuidado de la salud dijeron que no recibieron la atención que consideraban necesaria

Fuente: The Commonwealth Fund

“Las consecuencias de la discriminación contra los adultos mayores de color en el cuidado de la salud son graves. Las personas no reciben la atención que necesitan, sus inquietudes son ignoradas y, en consecuencia, su salud se ve perjudicada. Como sociedad, podemos esforzarnos por terminar con la discriminación en el sistema de atención médica, primero, reconociendo su existencia, y luego, trabajando activamente para erradicarla”, dijo en una declaración Michelle M. Doty, autora principal del estudio y vicepresidenta de eficiencia organizacional, investigación y evaluación de encuestas del Commonwealth Fund.

Principales conclusiones

El informe, How Discrimination in Health Care Affects Older Americans, and What Health Systems and Providers Can Do (Cómo la discriminación en el cuidado de la salud afecta a las personas mayores en EE.UU. y qué pueden hacer los sistemas de salud y los proveedores médicos), se basó principalmente en un análisis de la encuesta International Health Policy Survey of Older Adults, una encuesta sobre políticas de salud para adultos mayores realizada en el 2021 por el Commonwealth Fund. Esta encuesta de 1,969 adultos en Estados Unidos de 60 años o más se realizó entre el 11 de marzo y el 27 de mayo del 2021. En clínicas, hospitales y consultorios médicos, la discriminación puede incluir que los profesionales no den importancia a los síntomas o a las inquietudes de salud de un paciente, ofrezcan un tratamiento diferente basado en el tipo de seguro del paciente o no brinden atención en el idioma preferido del paciente, según se indica en el informe.

Estas son algunas de las conclusiones de la encuesta:

  • Las mujeres de todos los grupos raciales y étnicos son más propensas a creer que el sistema de cuidado de la salud las discrimina por su raza u origen étnico; el mayor porcentaje se vio en las mujeres negras, con un 49%, en comparación con un 40% de los hombres negros. Entre los encuestados blancos, el 37% de las mujeres y el 26% de los hombres reportaron lo mismo; el porcentaje para los hispanos fue del 34% para las mujeres y del 16% para los hombres.
  • El 25% de los encuestados negros y el 23% de los hispanos dijeron que los habían tratado en forma injusta o sintieron que sus inquietudes de salud no se tomaron en serio debido a su origen racial o étnico. Solo el 3% de los adultos mayores blancos reportaron lo mismo.
  • Casi la mitad de quienes percibieron esa discriminación reportaron tener salud mala o mediocre, el doble de lo informado entre quienes no experimentaron discriminación. El 75% de los adultos que han experimentado discriminación tienen tres o más enfermedades crónicas o necesitan ayuda con las actividades diarias.
  • Más de 4 de cada 10 encuestados que reportaron discriminación dijeron que estaban algo satisfechos o para nada satisfechos con la calidad de su atención, casi el doble del índice de quienes no reportaron discriminación.

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Las disparidades en Estados Unidos parecen ser las más marcadas

Los adultos mayores en Estados Unidos fueron notablemente más propensos a reportar disparidades raciales y étnicas en el sistema de cuidado de la salud que los adultos mayores de otros diez países con alto nivel de ingresos. En Estados Unidos, el 32% estuvieron de acuerdo en que el sistema de cuidado de la salud trata a las personas en forma diferente según su raza o etnia; este índice fue casi el doble del correspondiente a Canadá, país que, con un índice del 17%, se ubicó en segundo puesto detrás de Estados Unidos. También se encuestó a adultos de 65 años o más en Australia, Francia, Alemania, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

“Lo que estamos viendo es que la discriminación racial y étnica en el sistema de salud de Estados Unidos no es inusual; de hecho, es marcadamente más común que en otros países de altos ingresos”, dijo la Dra. Laurie Zephyrin, coautora del estudio y vicepresidenta de promoción de equidad en la salud en el Commonwealth Fund.

1 de cada 4 adultos mayores negros y latinos/hispanos reportan discriminación racial o étnica cuando buscan atención médica


Porcentaje de adultos mayores de EE. UU. que informan haber sentido alguna vez que, debido a su raza o etnia, han sido tratados injustamente y/o no se han tomado en serio sus preocupaciones al recibir atención médica.

Los hallazgos reafirman las conclusiones de estudios anteriores

  • Un análisis del 2021 del gasto en atención médica en Estados Unidos publicado en JAMA encontró grandes disparidades en la forma en que se dividen los recursos médicos entre los grupos raciales y étnicos. En el 2016, los blancos no hispanos en el país recibieron el 72% de los $2.4 billones gastados en atención ambulatoria, hospitalaria y de emergencia; hogares de ancianos; medicamentos recetados, y atención dental. Ningún otro grupo racial o étnico tuvo una participación tan grande en la distribución de fondos para la atención médica.
  • Un informe del 2021 del Urban Institute halló que la probabilidad de que los pacientes negros experimentaran algún tipo de discriminación por parte de un médico, de otro profesional de la salud o del personal de atención médica durante los meses anteriores a la pandemia y durante la pandemia de COVID-19 fue casi tres veces superior a la de los pacientes blancos. El informe estimó que el 10.6% de las personas negras sufrieron este tipo de discriminación por motivos de raza, etnia, discapacidad, género, orientación sexual o estado de salud entre septiembre del 2019 y septiembre del 2020, en comparación con el 3.6% de las personas blancas y el 4.5% de las personas hispanas.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Qué hacer?

Los autores del informe sugieren que las organizaciones de cuidado de la salud deben reconocer el problema y hacer su parte para abordar la discriminación identificada en todo el sistema a fin de mejorar la equidad y los resultados en materia de salud para pacientes de todas las edades.

“Los adultos mayores de color enfrentan prejuicios en todos los ámbitos del sistema de atención médica, y esas diferencias deben eliminarse en forma proactiva. Las organizaciones de cuidado de la salud deben asumir la responsabilidad de tratar a todos los pacientes en forma equitativa. Las políticas y las prácticas pueden ayudar a garantizar el cumplimiento de esta obligación”, dijo Zephyrin.

Estas son algunas de las recomendaciones del informe:

  • Identificar los casos de discriminación y reportar públicamente los datos. “Los adultos mayores de color, especialmente los que tienen inquietudes de salud, tienen muchas interacciones con el personal médico. Darles la oportunidad de reflexionar sobre cómo fueron tratados y de reportar sus experiencias con respecto a la discriminación son pasos importantes”.
  • Enseñar la historia del racismo dentro del sistema de salud a los estudiantes de Medicina para que puedan comprender mejor sus propias percepciones raciales y sus prejuicios implícitos que podrían afectar sus recomendaciones de tratamiento para los pacientes.
  • Promover la diversidad racial y étnica entre el personal del sistema de salud.
  • Ofrecer servicios de interpretación lingüística y crear formularios médicos en varios idiomas para los pacientes que no dominan con fluidez el inglés.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.