Skip to content
 

Casi 2 de cada 3 mujeres de 50 años o más enfrentan discriminación con regularidad

Encuesta de AARP revela que muchas mujeres enfrentan prejuicios, lo que las pone en riesgo de sufrir problemas de salud mental.

Gráfico de cuatro mujeres con los brazos cruzados frente a ellas.

AARP RESEARCH

In English

Según la encuesta "Mirror/Mirror" más reciente de AARP (enlace en inglés), casi dos de cada tres mujeres de 50 años o más dicen que son discriminadas con regularidad, y esas experiencias parecen estar afectando su salud mental.

La encuesta de de 6,643 mujeres describe un cuadro desalentador de discriminación que afecta a mujeres de todas las edades, etnias y razas, con importantes implicaciones para su salud y longevidad.

Según la encuesta, la discriminación por edad fue el tipo de discriminación más frecuente entre las mujeres de 50 años o más que sufren discriminación con regularidad, y el 48% informaron prejuicios debido a su edad. También se denunciaron ampliamente la discriminación basada en el origen étnico, raza, tono de piel, peso, sexo y clase social.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Las encuestas como esta son importantes porque demuestran lo común que esto es y que debemos hacer más al respecto”, dice Yvette Peña, vicepresidenta de AARP para Liderazgo Multicultural y Estrategias para Audiencias Latinas/Hispanas. “Las mujeres no deberían tener que adaptar su comportamiento debido a esta discriminación contra ellas”.  

Hace mucho tiempo que la discriminación está relacionada con problemas de salud. Las investigaciones revelan vínculos con la ansiedad, la depresión, la angustia psicológica, la obesidad, la presión arterial alta y el abuso de sustancias. Investigaciones más recientes han vinculado la discriminación con el deterioro cognitivo (enlace en inglés) en la población afroamericana y latina.

En la encuesta de AARP, quienes dijeron sufrir discriminación con regularidad califican su salud mental actual, en promedio, peor que quienes no lo hacen.

Otros resultados de la encuesta

La encuesta se realizó del 22 de octubre al 30 de noviembre del 2021 y tiene un margen de error de +/- 2.0 puntos porcentuales. La encuesta también encontró lo siguiente:

• Las mujeres afroamericanas de 50 años o más reportaron los niveles más altos de discriminación, y el 70% dicen que experimentan discriminación con regularidad, mientras que alrededor del 60% de las mujeres latinas y asiático-estadounidenses y de las islas del Pacífico de 50 años o más dijeron que son discriminadas con regularidad.

• Alrededor de 1 de cada 3 mujeres (30%) experimentan discriminación por edad, y las mujeres de 50 años o más reportaron discriminación por edad en aproximadamente el mismo rango que las mujeres más jóvenes.

• El 69% de todas las mujeres de 18 años o más que respondieron la encuesta dijeron que experimentan algún tipo de discriminación con regularidad.

• Entre las mujeres que sufren discriminación con regularidad, incluidas las de 50 años o más, la discriminación basada en el peso parece tener el mayor impacto en la salud mental.

• Las mujeres que sufren discriminación con regularidad reaccionan intentando adaptar su comportamiento: el 74% dijeron que observan de cerca su entorno, el 58% observan cuidadosamente lo que dicen y cómo lo dicen, y el 51% consideran los sentimientos de seguridad y comodidad en sus interacciones diarias.

71 por ciento de las latinas de más de 50 años que trabaja a menudo sufre discriminación y siente presión para lucir o actuar de cierta manera en el trabajo.

AARP RESEARCH

Continúa la discriminación relacionada con la edad

Aunque la discriminación por edad ha sido ilegal desde 1967, la encuesta de AARP indica que sigue siendo un problema para muchos trabajadores mayores. Alrededor del 30% de las mujeres de 50 años o más dicen que son discriminadas debido a su edad.

La discriminación por edad puede adoptar muchas formas, incluidas las suposiciones incorrectas sobre las capacidades de los trabajadores mayores, la segregación en los grupos sociales, los comentarios en código y menos oportunidades de capacitación o promoción.

Una directora de una empresa de tecnología de 58 años que prefirió permanecer anónima dijo que después de que la despidieron hace unos años, se enteró de que una excolega a quien ella consideraba una amiga les dijo a otras personas que los despidos eran necesarios porque la compañía quería un equipo más joven. “Fue doloroso que ella me viera de esa manera, porque realmente la apreciaba”, dijo la mujer.

Incluso en su compañía actual, la directora dijo que ha enfrentado comentarios prejuiciados debido a su edad. Una vez, cuando habló sobre una idea, un trabajador más joven dijo: “Eso es tan anticuado”.

“Trabajo en tecnología, así que es mucha gente más joven”, dijo la mujer. “Trato de mantenerme al día. Trato de vestirme como todos los demás, y no me gusta usar mis anteojos en el trabajo, a pesar de que tengo una visión mucho mejor con mis anteojos en comparación con mis lentes de contacto. No quiero que me consideren mayor”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


 Estereotipos sobre los trabajadores mayores

Las mujeres experimentan la mayor parte de la discriminación por edad en el lugar de trabajo, y la discriminación por edad tiende a ser uno de los tipos de discriminación más aceptados socialmente, dice Tetyana Shippee, gerontóloga social de la Facultad de Salud Pública de University of Minnesota.

Aunque los gerentes de contratación y los empleados reciben capacitación sobre lo inadecuado que es el prejuicio racial, los estereotipos negativos sobre la edad y las actitudes de discriminación por edad siguen siendo comunes, observa. “Yo lo he experimentado”, dice Shippee. “Las personas más jóvenes asumen que no sé cómo usar la tecnología. Y aunque no se supone que se discuta la edad en el proceso de contratación, escucho a las personas decir que no quieren a alguien que sea demasiado mayor porque 'queremos que sea alguien todavía dinámico e interesante”. En diferentes ámbitos, también he escuchado comentarios sobre querer personas que 'puedan estar involucrados durante mucho tiempo'”. 

Gráfico con los tipos más comunes de discriminación contra las mujeres mayores de 50 años.

AARP RESEARCH

Las investigaciones demuestran que los estereotipos sobre los trabajadores mayores están equivocados. Por lo general, el desempeño laboral mejora con la edad, y los adultos mayores están altamente calificados por su lealtad, confiabilidad, liderazgo, habilidades de organización y resolución de problemas.

“Los trabajadores mayores tienen mucho que ofrecer, pero hay desconocimiento”, dice Peña. “Lo que el mundo no sabe es que la discriminación por edad es costosa no solo para la persona discriminada y su familia, sino para toda la economía. Las personas están viviendo por más tiempo y son tantas las habilidades que se ignoran".

Incluso las mujeres más jóvenes denuncian discriminación por edad

 Curiosamente, la encuesta de AARP revela que no son solo las mujeres mayores las que denuncian discriminación por edad. Las mujeres menores de 50 años fueron igualmente propensas a denunciar discriminación debido a su edad, según la encuesta.

Shippee dijo que su propia investigación ha producido resultados similares, lo que revela una curva en forma de U cuando se trata de discriminación por edad entre las mujeres: “De 18 a 30 años, las mujeres denuncian discriminación por edad debido a ser demasiado jóvenes. “De 30 a mitad de 40 años, son años seguros. Luego, la discriminación por edad comienza a aumentar nuevamente después de los 50, y es especialmente alta después de los 55”.

Entre las mujeres trabajadoras que experimentan discriminación regularmente, un sorprendente 88% (y el 81% de las de 50 años o más) se han sentido presionadas para verse o actuar de cierta manera en el trabajo.

Gran parte de la presión que sienten las mujeres está relacionada con la necesidad de parecer más jóvenes, dice la psicóloga de Yale Becca Levy, investigadora sobre el antienvejecimiento y autora de Breaking the Age Code: How Your Beliefs About Aging Determine How Long and Well You Live. Señala que parte de la culpa radica en la industria de la belleza, que bombardeó a las mujeres con anuncios de productos para el envejecimiento. En parte, también es responsable la sociedad, que premia la juventud.

“En Japón, celebran el envejecimiento en vez de pensarlo como algo para temer”, dice Levy. Alrededor del 40% de las que respondieron en la encuesta de AARP dijeron que sienten presión para hacerse procedimientos cosméticos como rellenos dérmicos y Botox, entre ellas, 1 de cada 5 dice que siente “gran” o “mucha” presión para tomar esas medidas. Casi la mitad informaron sentir presión para teñirse el cabello para cubrir las canas.

Más de la mitad de las encuestadas (57%) informaron al menos algo de presión para usar maquillaje. Pero el cambio en la apariencia física que genera la mayor presión es la pérdida de peso, y el 68% de las mujeres dicen que sienten presión para bajar de peso.

Gráfico con los porcientos de las mujeres que sufren discriminación con regularidad.

AARP RESEARCH

Las mujeres pertenecientes a grupos minoritarios enfrentan los mayores prejuicios

Las mujeres afroamericanas reportaron los niveles más altos de discriminación en la encuesta de AARP, y el 70% de aquellas de 50 años o más dicen que experimentan discriminación con regularidad. En promedio, experimentan cuatro a cinco tipos de discriminación, incluidos los prejuicios relacionados con su etnia/raza/tono de piel, clase social, peso y edad. Y alrededor del 59% de las latinas y el 60% de los encuestados asiático-estadounidenses y de las islas del Pacífico de 50 años o más dijeron que con regularidad se discriminan.

Presiones en el lugar de trabajo

Porcentaje de mujeres de 18 años o más que dicen que sienten presión de las redes sociales para cumplir con las siguientes normas de belleza:

  • Hacerse una cirugía plástica:  35%
  • Teñirse el cabello para cubrir las canas:  39%
  • Hacerse procedimientos cosméticos como rellenos dérmicos y Botox:  39%
  • Manicura de uñas de cierta manera:  41%
  • Peinarse de cierta manera:  43%
  • Usar ropa que se considere apropiada para su sexo:  51%
  • Usar ropa que se considere apropiada para la edad: 55%
  • Usar maquillaje: 57%
  • Adelgazar: 68%

Gilbert Gee, profesor de la Facultad de Salud Pública Fielding en UCLA, dice que otros estudios confirman que las personas de color en Estados Unidos están sujetas a los niveles más altos de discriminación. Si bien el prejuicio generalizado es menos aceptado que antes, Gee señala que las microagresiones rutinarias pueden como quiera tener un efecto devastador.

“Las cosas que las personas enfrentan en forma cotidiana —las personas que hacen suposiciones sobre ti, que te tratan con menos cortesía o que te vigilan en una tienda— son muy estresantes”, dice. “Impactan tu autoestima y el concepto que tienes de ti misma”.

Patricia Malone, de 59 años, de Jeffersonville, Indiana, rara vez ha sido objeto de comentarios abiertamente racistas, pero dice que a menudo siente que la juzgan porque es una mujer negra.

Ella cree que, en un empleo anterior como trabajadora social, había personas a quienes ella no les simpatizaba porque era una mujer afroamericana que hablaba por sí misma. Y cuando se mudó a un vecindario mayormente blanco, los comentarios de algunos de sus vecinos la hicieron sentir incómoda.

“Me gusta pensar que puedo leer a las personas”, dice Malone. “La manera en que me hablaban y me preguntaban 'qué tipo de trabajo hacía exactamente', me hacía sentir que no creían que yo debería estar aquí”.

La discriminación afecta la salud mental

La discriminación se ha asociado durante mucho tiempo con efectos negativos para la salud. Un estudio publicado en la revista Pediatrics en noviembre del 2021, por ejemplo, encontró que los adultos que enfrentaban discriminación con frecuencia tenían alrededor del 25% más de probabilidades de ser diagnosticados con un trastorno mental y el doble de probabilidades de sufrir una grave angustia psicológica en comparación con las personas que no habían sido discriminadas o que lo fueron, pero con menos frecuencia.

Mientras tanto, la investigación de Shippee reveló un vínculo entre la discriminación por edad, las tasas más altas de depresión y una menor satisfacción general con la vida.

Shippee dice que la discriminación de todo tipo crea estrés crónico que puede afectar tu salud mental de manera muy directa. Incluso la anticipación de la discriminación crea su propio estrés y puede provocar que las personas eviten situaciones en las que esperan que se les trate mal, lo que posiblemente las obligue a perder oportunidades.

“Con el tiempo, impacta tu sensación de autoestima”, dice Shippee. “Sabemos que cuando la percepción de la autoestima disminuye, es menos probable que prueben cosas nuevas, que sientan que están logrando y cumpliendo sus metas. Es una amenaza muy grave para la satisfacción general con la vida”.

Arlean Cortes, de 57 años y residente de Pomona, California, dice que enfrentó prejuicios en su vida personal y en su carrera como asistente médico, tanto por su origen étnico hispano como por su preferencia sexual (es lesbiana). Más recientemente, ha comenzado a preocuparse por la discriminación por edad.

“Te hace dudar mucho más”, dice. “Te afecta tu salud mental”.

La discriminación también se ha vinculado a problemas físicos como la hipertensión, las enfermedades cardíacas y las enfermedades crónicas. Además, puede acortar tu vida.

En un estudio fundamental sobre el impacto de la discriminación por edad, Levy y los coautores descubrieron que la mediana de supervivencia fue siete años y medio más corta para quienes tenían las actitudes más negativas sobre el envejecimiento, en comparación con quienes tenían creencias positivas.

Cómo lidiar con la discriminación

Si discriminan contra ti con regularidad, es importante encontrar maneras saludables de afrontarla. Los expertos recomiendan tomar las siguientes medidas:

Practica el autocuidado. Las investigaciones demuestran que actividades como la meditación de consciencia plena, escribir en un diario y hacer ejercicio, pueden ayudar a protegerte de los efectos negativos que la discriminación continua tiene sobre la salud.

Concéntrate en tus fortalezas. Concentrarte en tus valores, creencias y fortalezas fundamentales también puede amortiguar los efectos negativos de los prejuicios, según la American Psychological Association. Recuerda que superar las dificultades te hará más resiliente y más capaz de afrontar futuros desafíos.

Busca ayuda. Hablar con otras personas que han sufrido discriminación o unirse a un grupo de apoyo puede validar tus sentimientos y ayudarte a sentirte menos solo. Si tienes síntomas de ansiedad o depresión, busca ayuda profesional de un psicólogo o terapeuta.

Cambia tus creencias. Aceptar inconscientemente estereotipos negativos sobre tu propio grupo se ha relacionado con la angustia psicológica. Reformular la manera en que piensas sobre tu raza, origen étnico o edad puede ayudar. Cuando se trata de la discriminación por edad, por ejemplo, Levy recomienda que identifiques tus estereotipos inconscientes sobre la edad y que te centres en los aspectos positivos del envejecimiento.

Toma medidas. Para algunas personas, tomar medidas para luchar contra la discriminación puede ser una carga. Esto podría incluir presentar una denuncia formal, tomar acción legal, organizar una marcha o postularte para un cargo público para establecer políticas que protejan a las demás personas contra la discriminación.