Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

La COVID-19 es la tercera causa principal de muertes entre la población del país

Solo las enfermedades cardíacas y el cáncer cobraron más vidas en Estados Unidos en el 2020.

Paciente con un ventilador

JACKYENJOYPHOTOGRAPHY/GETTY IMAGES

In English | Hace poco más de un año, ni nombre tenía. Pero al finalizar el 2020, la COVID-19 se había convertido en la tercera causa principal de muertes en Estados Unidos, superada únicamente por las enfermedades cardíacas y el cáncer, por lo que el suicidio quedó fuera de las primeras 10 causas de muerte.

Un total aproximado de 3.4 millones de personas fallecieron el año pasado en Estados Unidos, según los datos provisionales dados a conocer por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC —en inglés). La COVID-19 figuró en los informes como causa subyacente o factor coadyuvante en unos 378,000 (aproximadamente el 11%) de esos fallecimientos. Entretanto, se estima que las enfermedades cardíacas provocaron unas 690,000 muertes, mientras que unas 598,000 personas en Estados Unidos fallecieron de cáncer.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"Es algo grande", dice Justin Lessler, profesor adjunto de la División de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins University. "Es decir, es muy notable que esta causa de muerte, que ni siquiera se conocía como tal en enero del 2020, se ha convertido en la tercera causa de muerte en el transcurso de un año".

Las primeras 10 causas de muerte en el 2020

  1. Enfermedad del corazón
  2. Cáncer
  3. COVID-19
  4. Lesión no intencional
  5. Derrame cerebral
  6. Enfermedad crónica de las vías respiratorias inferiores
  7. Enfermedad de Alzheimer
  8. Diabetes
  9. Influenza y neumonía
  10. Enfermedad renal

Fuente: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (los datos son provisionales y están sujetos a correcciones)

Los adultos mayores y las comunidades minoritarias se vieron más afectados por la mortalidad

Los adultos mayores y las comunidades de color fueron las poblaciones más afectadas durante el año pasado por la mortalidad a causa de COVID-19. Según los datos de los CDC, las tasas de mortalidad más altas por la nueva enfermedad se registraron entre las personas mayores de 85 años en Estados Unidos. Hasta la fecha, más del 95% de las muertes por COVID-19 en Estados Unidos han ocurrido entre los adultos de 50 años o más. Además, fallecieron de COVID-19 más hombres que mujeres, según se revela en el informe.

Según los datos desglosados por distintas poblaciones raciales y étnicas, la tasa de mortalidad por COVID-19 fue más alta entre los latinos y los indoamericanos y nativos de Alaska. Las personas negras y los nativos de Hawái y de las islas del Pacífico también registraron tasas desproporcionadas de mortalidad por COVID-19.

"De hecho, entre casi todas estas poblaciones étnicas y raciales minoritarias, la tasa de mortalidad por COVID-19 fue casi dos veces superior a la de las personas blancas no latinas", afirmó Rochelle Walensky, directora de los CDC, durante una rueda de prensa ofrecida sobre el tema por el equipo de la Casa Blanca encargado de la respuesta frente a la COVID-19. "Tristemente, a juzgar por la situación actual de la pandemia, estos impactos se han mantenido vigentes en el 2021, ya que las comunidades de color siguen representando una proporción exagerada de estas muertes".

La priorización de la vacunación para estos grupos y la "enérgica promoción de la vacuna" entre las poblaciones que han sufrido impactos desproporcionados —y, sobre todo, entre los trabajadores cuyos empleos no les permiten seguir el distanciamiento social— son maneras de evitar que continúe esta marcada disparidad, según afirma Lessler.

Ya están en marcha las labores de vacunación de las poblaciones más vulnerables de este país. De hecho, más del 70% de las personas mayores de 65 años han recibido al menos una dosis de la vacuna, según confirmó Walensky, y se han establecido centros de vacunación masiva en las comunidades más afectadas por el coronavirus. Aun así, un análisis realizado por la Kaiser Family Foundation revela que en muchos estados, la vacuna se ha administrado a las comunidades minoritarias en proporciones inferiores a la porción que representan de los casos y muertes por COVID-19, e inferiores a su proporción de la población en general. Además, el índice de vacunación entre las personas blancas es casi dos veces superior al de los latinos, y 1.7 veces superior al de la población negra.

La COVID-19 sigue cobrando vidas

Sigue en aumento el número de muertes por COVID-19. La enfermedad ha cobrado la vida de más de 200,000 personas en Estados Unidos desde inicios del 2021, por lo que el recuento total de muertes por la pandemia ya suma más de 550,000. Por ello, Lessler prevé que la COVID-19, a pesar de la eficacia de las vacunas, probablemente seguirá figurando entre las primeras 10 causas de muerte del año en curso. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"Pero creo que en el segundo semestre del año, lo más probable es que [el número de muertes por COVID-19] disminuya a un nivel más parecido al de la gripe", señala Lessler. "Aun así, se trata de una importante amenaza contra la salud humana, en comparación con otras enfermedades infecciosas en Estados Unidos". Entre 24,000 y 62,000 personas en Estados Unidos murieron de la gripe en la temporada de 2019-2020 correspondiente a esta enfermedad, según informaron los CDC.

Los expertos de salud señalan que, además de la vacuna, las mascarillas y el distanciamiento social pueden ayudar a frenar la propagación del coronavirus y a proteger a las personas de mayor riesgo frente a la enfermedad que causa.

"Los datos deben servir, una vez más, de estímulo para que todos y cada uno de nosotros pongamos de nuestra parte para reducir el número de casos y frenar la propagación de la COVID-19, así como para administrar la vacuna con la mayor rapidez posible", indicó Walensky, directora de los CDC.

Rachel Nania se incorporó en el 2019 a AARP como reportera sobre temas de salud, después de trabajar varios años como periodista y editora radial en Washington D.C. Recibió los galardones "Gracie Award" en el 2018 y "Edward R. Murrow Award" (a nivel regional) en el 2019, y fue becaria de la National Press Foundation en el 2019 para realizar labores de información sobre la demencia.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.