Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Sudas con la mascarilla? Cinco consejos para estar fresco cuando tengas la cara cubierta

Mantente seguro y cómodo con la llegada del calor.

Una mujer hace ejercicio afuera en un parque mientras usa una mascarilla

GETTY IMAGES

In English | Considerando que las autoridades de salud siguen exhortando a cubrirse la cara en público para frenar la propagación de la COVID-19, estamos familiarizados con los pequeños inconvenientes de usar mascarillas: orejas irritadas, anteojos empañados y ataduras rotas. La llegada del verano aumenta el nivel de incomodidad, ya que las coberturas faciales atrapan el sudor y el calor.

"Cuando los médicos usamos mascarillas durante mucho tiempo —por ejemplo, durante una operación o procedimiento—, notarás que mantenemos las salas a una temperatura que los pacientes llaman 'incómodamente fría'", dice Gregory Poland, médico e investigador de vacunas de Mayo Clinic. "Hay una razón para ello".

Mantener la cara cubierta al salir del hogar sigue siendo un arma crucial en la lucha contra el coronavirus, tal como recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y como requieren algunos Gobiernos estatales y locales.

Por suerte, hay modos de no sufrir tanto el calor al usar mascarilla. Aquí presentamos cinco consejos de expertos para mantener contenidas tus gotitas respiratorias con más comodidad.

No sufras con el calor usando una mascarilla durante el verano. Expertos ofrecen consejos para mantenerse seguros, frescos y secos usando una máscara.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


1. Elige la tela adecuada

Una tela respirable ligera, como el algodón, probablemente te mantenga la cara más fresca que las mascarillas médicas y las N95 fabricadas con materiales sintéticos. Además, con la configuración acertada, pueden ser eficaces para prevenir el contagio, según nuevas investigaciones realizadas por Taher Saif, un profesor de ciencias mecánicas e ingeniería de University of Illinois (en inglés).

El equipo de Saif analizó 10 telas comunes, desde las de 100% de algodón hasta las de poliéster y mezclas de seda, para ver cuál combinaba mejor el confort con la impermeabilidad que bloquea las gotitas. Él dice que el punto óptimo es una mascarilla de dos capas fabricada de una camiseta de algodón, que es lo que más se asemeja a la eficacia de una mascarilla quirúrgica en detener gotitas potencialmente infecciosas provenientes de la tos y los estornudos y, además, es el doble de respirable.

Las telas totalmente de algodón produjeron los mejores resultados, pero las que contienen hasta un 40% de poliéster también funcionarán, dice Saif. "No soy un experto en telas. Solo compro cosas de Walmart y Target", añade riéndose. "Nuestro estudio demostró que si tienes esas capas sobre la nariz y la boca, no es necesario tener una mascarilla oficial que va con las ataduras detrás de las orejas. Simplemente te la puedes colocar sobre la nariz y la boca, como un pañuelo".

Las cubiertas de algodón más liviano y suave también ayudan a evitar la irritación, la miliaria o la inflamación de problemas de la piel como el eccema o la dermatitis, dice Carrie Kovarik, profesora adjunta de dermatología de la Facultad de Medicina Perelman de University of Pennsylvania e integrante del grupo de trabajo sobre la COVID-19 de la American Academy of Dermatology.

"Se están fabricando mascarillas de muchas telas diferentes, así que conviene tocarlas para asegurarte de que se sientan suaves sobre la piel", aconseja. "Mucha gente confecciona mascarillas de moda, que se ven atractivas en la cara, pero asegúrate de que se sientan cómodas".

2. Mantenla seca

El algodón atrapa menos aire y humedad que las mascarillas médicas e industriales estándar, y es más absorbente. Sin embargo, si se humedece por la respiración y el sudor, puede ser menos eficaz en filtrar partículas respiratorias, además de ser incómodo y abrasivo para la piel.

"Trata de permanecer en lugares bien ventilados para que el aire se mezcle constantemente con el vapor, lo cual puede ayudar a evaporar el exceso de agua (y también a mantener fresco el resto del cuerpo y la piel)", comenta Jennifer Vanos, biometeoróloga de Arizona State University, quien estudia los efectos del calor en la salud.

Vanos también sugiere probar mascarillas fabricadas con telas especialmente absorbentes como el bambú, que "puede absorber hasta tres veces la cantidad de agua que el algodón". El cáñamo también absorbe bien la humedad, y las mascarillas lavables hechas de una mezcla de cáñamo se consiguen fácilmente por internet pero, al igual que las de bambú, tienden a ser más costosas que las de algodón.

3. Programa tus salidas cuando haga menos calor

Evita salir en las horas más calurosas del día y durante períodos largos. Si puedes, pasa por tu casa entre un mandado y otro para refrescarte y quitarte la mascarilla. Cuando tengas que estar afuera, mantente bien hidratado y busca la sombra.

Estar consciente del calor no se trata solo de mantener fresca la mascarilla. "Cada verano surgen problemas graves con el agotamiento por calor, el golpe de calor y las muertes relacionadas con el calor", explica Poland de Mayo Clinic, y los adultos mayores "definitivamente corren más riesgo".

Para refrescarte, usa una compresa de hielo o un paño mojado en la cabeza o en el cuello. Ten cuidado de no mojar la mascarilla ni de tocarte la cara. Poland menciona otros trucos para el calor que observó cuando viajaba en ciertas partes de Asia donde el uso de mascarillas ha sido de rutina durante largo tiempo.

"Con frecuencia llevan consigo un abanico de mano o un ventilador pequeño con batería", dice él. Este truco viene con una advertencia: si estás "cerca de la exhalación de mucha gente, solo conseguirás abanicarte ese aire encima". Pero con la distancia física suficiente, podrás usar un ventilador para estar fresco sin dejar de protegerte.

"Lo otro que se ve hacer a mucha gente de países asiáticos en verano es protegerse del sol con una sombrilla", dice Poland. "Resulta que esas cosas realmente sirven". 


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Olvídate del maquillaje

El calor y el sudor mezclados con el maquillaje o con productos faciales grasosos crean un mejunje mugriento debajo de la mascarilla. "Cuando tienes puesta la mascarilla, el sudor no puede evaporarse. Se queda atrapado y se acumula", explica Kovarik, la profesora de dermatología. Eso obstruye los poros y contribuye a las erupciones cutáneas en la parte inferior de la cara, un problema que se ha denominado "mascné" por la combinación de las palabras "mascarilla" y "acné".

Kovarik recomienda colocarte la mascarilla sobre el rostro totalmente limpio, salvo por un poquito de crema humectante (preferentemente con algo de factor de protección solar si planeas estar afuera largo rato). "Las cremas que tienen dimeticona son muy humectantes, pero también dejan una película aislante y crean cierta protección entre la piel y la mascarilla", dice ella. "Forman realmente una barrera contra la fricción".

Otro cambio que puedes hacer en tu rutina de cuidado del cutis es evitar los productos con retinoides o ácido salicílico, que algunas personas mayores usan para disminuir las arrugas o el daño por el sol.

"Esos productos pueden ser sumamente irritantes si se aplican debajo de una crema oclusiva o debajo de algún tipo de cubierta. No es aconsejable usarlos debajo de la mascarilla", dice Kovarik. "Si [la gente] usa esos productos, conviene aplicarlos en la noche y lavarse la cara en la mañana".

5. Lleva una de repuesto

Si no puedes impedir que la mascarilla se ensucie y se vuelva pegajosa, no hay mejor remedio que cambiarla por otra. "Recomiendo hacerlo de todos modos", cualquiera que sea la temperatura, dice Poland. "Cuando estás afuera con la mascarilla puesta, esta tiene una vida útil limitada".

En días particularmente calurosos y húmedos, llévate varias mascarillas, recomienda Vanos, la experta en calor. Asegúrate de seguir las otras recomendaciones de seguridad de los CDC al cambiar de mascarilla, tal como evitar multitudes y lavarte o desinfectarte las manos.

"Si realmente tienes que quitártela para aliviarte del calor, aléjate de la gente, refréscate, ponte quizás una mascarilla nueva y luego regresa", aconseja Vanos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO