Skip to content
 

Señales de advertencia del cáncer de páncreas y avances en el tratamiento

El índice de supervivencia es más alto y existen nuevos tratamientos, pero el diagnóstico precoz es esencial.

 Ilustración 3d del cuerpo humano donde se destaca el páncreas

MAGICMINE/GETTY IMAGES

In English

Hace veinte años, recibir un diagnóstico de cáncer de páncreas era con frecuencia desolador. Por lo general, el cáncer no se detecta hasta las etapas avanzadas, en parte porque la ubicación del páncreas detrás del estómago dificulta la detección de tumores. Además, algunas de las señales de advertencia —incomodidad abdominal, dolor de espalda, pérdida de peso no intencional y fatiga— son fáciles de ignorar o de atribuir a otras enfermedades. Y a menudo surgen más tarde en la vida.

El índice de supervivencia de cinco años para este tipo de cáncer era de alrededor del 4%. Para el tratamiento, los médicos podían ofrecer a los pacientes solo quimioterapia convencional, radiación y una operación arriesgada.

Sin embargo, el índice actual de supervivencia de cinco años del cáncer de páncreas se ha más que duplicado. Si la enfermedad se detecta temprano, y el tumor es pequeño y está limitado al páncreas, la tasa de supervivencia es de alrededor del 40%.

Mujer con la mano en la espalda en señal de dolor

PAWITA WARASIRI / EYEEM / GETTY IMAGES

Signos iniciales de advertencia del cáncer de páncreas

Si el cáncer pancreático se detecta en una etapa inicial, existen más probabilidades de curación y mejor tolerancia del tratamiento, indica el Dr. Brian Wolpin, del Dana-Farber Cancer Institute. Por eso es muy importante prestar atención a los siguientes síntomas.

Dolor en el abdomen y en la espalda

El síntoma más común del cáncer de páncreas es una molestia en la parte media y superior del abdomen, por encima del ombligo, que a menudo se extiende hacia la espalda. Este tipo de dolor también se puede presentar en casos de úlceras y cálculos biliares, o incluso de reflujo. Sin embargo, el dolor típico vinculado al cáncer de páncreas puede ser muy sordo al principio y luego tornarse muy intenso y persistente, explica el Dr. James Farrell, director del Yale Center for Pancreatic Diseases en el Yale Cancer Center.

Diabetes y pérdida de peso

Otro signo es la aparición de diabetes o un aumento del nivel de azúcar en la sangre, en especial cuando ocurre junto con una pérdida de peso injustificada, señala Wolpin, autor principal de un estudio sobre el tema que se publicó en JAMA Oncology en el 2020.

Wolpin y su equipo de investigación descubrieron que la diabetes de reciente aparición se vinculó con un riesgo tres veces mayor de padecer cáncer de páncreas. Los índices de incidencia de este tipo de cáncer fueron de seis a diez veces más altos entre los participantes del estudio que tenían diabetes con diagnóstico reciente junto con pérdida de peso, en comparación con los participantes que no tenían diabetes ni pérdida de peso.

Los investigadores continúan estudiando el posible impacto de la diabetes en el riesgo de cáncer de páncreas. En la actualidad, un estudio en curso está analizando si una prueba de sangre puede identificar a diabéticos y prediabéticos que tal vez necesiten más pruebas para detectar el cáncer de páncreas.

Oscurecimiento de la orina y aclaramiento de las heces; ictericia; comezón

A veces, el cáncer de páncreas puede obstruir el conducto que contiene bilis, un líquido que secreta el hígado y que favorece la absorción de nutrientes. La obstrucción del conducto puede causar una acumulación de bilis que puede ingresar al torrente sanguíneo y causar ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), oscurecimiento de la orina, aclaramiento de las heces y, con menos frecuencia, comezón.

Náuseas y vómitos

Puede ser difícil determinar si estos síntomas son indicios de cáncer de páncreas o la consecuencia de una intoxicación alimentaria o un nuevo medicamento. “Si los síntomas son nuevos, no desaparecen en 24 horas, causan deshidratación excesiva o empeoran, se debe consultar con el médico”, recomienda Farrell.

Fatiga

Las personas con este cáncer a menudo muestran letargia. “No es el tipo de fatiga intensa que se produce con la gripe”, advierte Wolpin. En cambio, disminuye el nivel de actividad, sientes que no puedes hacer tanto como solías hacer antes y al final del día te sientes más cansado.

Pérdida de apetito y disminución involuntaria de peso

Con frecuencia, los pacientes que tienen cáncer de páncreas comienzan a comer menos, en parte porque no se sienten bien. También se pueden sentir hinchados o más llenos poco después de comer. Presta atención si estos síntomas parecen empeorar con el tiempo, indica Wolpin.

Las buenas noticias se deben en parte a un aumento en la financiación de la investigación. Por ejemplo, los fondos del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) para la investigación del cáncer de páncreas aumentaron de $17 millones en 1999 a más de $182 millones en el 2018. Los fondos de otras entidades y organizaciones aumentaron de forma similar.

La investigación del cáncer de páncreas está logrando grandes avances gracias a un mayor apoyo. Los científicos están creando nuevas formas de detectar este cáncer para que se pueda identificar más temprano. Los expertos médicos también están diseñando nuevos medicamentos para tratar el cáncer y encontrando maneras innovadoras de reorientar las terapias existentes y administrar radiación más focalizada en los tumores para reducirlos, lo que puede facilitar su eliminación.

El Dr. Shubham Pant, profesor adjunto del Departamento de Oncología Médica Gastrointestinal del MD Anderson Cancer Center en Houston, espera que algunos de estos tratamientos innovadores ayuden a “duplicar la tasa de supervivencia en los próximos cinco años”.

Estos son algunos de los últimos tratamientos y avances.

La gran promesa de la terapia dirigida

Hasta el 25% de los pacientes con cáncer de páncreas tienen alteraciones moleculares únicas en sus tumores. Ahora, los investigadores pueden estudiar estas diferencias utilizando tecnologías como la creación de perfiles moleculares, que permiten a los médicos tratar los tratamientos de manera individual. Un estudio a gran escala (en inglés) que se publicó en el 2020 en The Lancet Oncology concluyó que los pacientes de cáncer de páncreas que recibieron tratamiento adaptado con medicamentos basados en las características particulares de su tumor vivieron un promedio de un año más que quienes no recibieron terapia dirigida.

En el 2018, un año después de recibir un diagnóstico de cáncer de páncreas, Karen Kiernan, de 63 años, enfermera jubilada de Naperville, Illinois, recibió esta terapia dirigida con Keytruda, un fármaco aprobado para tratar el cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer. Para entonces, Kiernan tenía un dolor intenso en la espalda debido al cáncer y había bajado 40 libras. Pero una vez que comenzó a tomar Keytruda, pudo recuperar algo de peso y volver a hacer las cosas que hacía antes de tener cáncer. Su recuperación ha sido desafiante en algunos momentos, pero Kiernan dice que “realmente [está] en remisión ahora”.

“Creo que estamos comenzando a ver más progreso y tracción en evaluar cada tumor en los pacientes de cáncer de páncreas”, dice el Dr. Michael Pishvaian, director de Gastrointestinal, Developmental Therapeutics and Clinical Research Programs en el Johns Hopkins Kimmel Cancer Center. Él calcula que a más de la mitad de todos los pacientes con cáncer de páncreas ahora se les evalúan los tumores.

“Esto es definitivamente algo que los pacientes pueden controlar en cierta medida. Por lo general, deben sentirse más cómodos y ser más agresivos al pedirle esto al médico”, dice Pishvaian.

Uso de Lynparza, un medicamento contra el cáncer de seno

Mary Phillips, de 59 años, recibió un diagnóstico de cáncer de páncreas metastásico en marzo del 2016. Al principio le administraron la quimioterapia combinada más reciente para el cáncer de páncreas. Luego se inscribió en un estudio clínico con el medicamento Lynparza. Dado que el medicamento ya se estaba recetando a algunos pacientes con cáncer de seno o de ovario (quienes presentaban una mutación en los genes BRCA o de reparación del ADN), los investigadores pensaron que podría ser favorable para los pacientes de cáncer de páncreas con las mismas mutaciones.

Las primeras conclusiones en esta área han sido prometedoras. Un estudio del 2019 (en inglés) que se publicó en The New England Journal of Medicine reveló que los pacientes que tenían esa mutación en los genes BRCA y tomaron Lynparza para el cáncer de páncreas metastásico no tuvieron crecimiento tumoral nuevo ni propagación del cáncer durante el doble de meses que quienes no recibieron el fármaco. Aun así, no hubo diferencia en la supervivencia a largo plazo después de 18 meses. En diciembre del 2019, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó el medicamento para la terapia de mantenimiento de este grupo de pacientes.

Phillips tiene algunos consejos para los demás después de su experiencia con la enfermedad: “Haz todo lo posible y reconoce que lo intentaste todo. Tienes que permanecer vivo hasta que llegue una mejor opción”.

Mejores resultados con radioterapia guiada

Norman Kravetz, de 71 años, de Boynton Beach, Florida, recibió un diagnóstico de cáncer de páncreas de grado 3 en el 2019. Le administraron seis meses de quimioterapia intensiva, seguida de radioterapia de avanzada guiada por resonancia magnética en el Dana-Farber/Brigham and Women's Cancer Center en Boston. La nueva tecnología combina dos métodos para atacar el tumor a fin de aumentar la precisión.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Sin la guía de la resonancia magnética, la radioterapia puede ser técnicamente difícil debido a la ubicación del páncreas en el medio del abdomen. “La guía de la resonancia magnética nos permite visualizar y administrar con precisión el tratamiento de radiación a fin de tratar el tumor con altas dosis de radiación y al mismo tiempo reducir la radiación que reciben las estructuras vitales circundantes, lo que reduce el riesgo de que se presenten efectos secundarios”, explica el Dr. Joseph Mancias, el radio-oncólogo de Kravetz.

Después de seis meses de quimioterapia y solo una semana del nuevo tratamiento de radiación (que por lo general está disponible en los principales centros médicos de todo el país), el tumor de Kravetz se redujo y a principios del 2020 pudo someterse a una operación para extraerlo.

“Todo volvió a la normalidad. Voy al gimnasio de cinco a seis veces por semana [...]. Estoy sano y me siento muy bien”, dice Kravetz. “[Los médicos] me llaman el hombre milagroso”.

Interpretación de estudios por imagen por medio de inteligencia artificial

El cáncer de páncreas inicial puede ser lo suficientemente sutil como para pasar desapercibido en las exploraciones en el 30% de los casos, lo que significa que cerca de la mitad de todos los casos no se detectan hasta las etapas avanzadas, como sucedió con el conductor de Jeopardy!, Alex Trebek, quien murió en noviembre del 2020 a causa de esta enfermedad.

“Deberíamos poder hacer las cosas mejor”, advierte el Dr. Elliot Fishman, profesor de Radiología y Ciencias Radiológicas en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins en Baltimore. Con ese fin, Fishman está en su quinto año utilizando inteligencia artificial para enseñarle a la computadora a interpretar tomografías computarizadas para detectar tumores en las primeras etapas y poder extraerlos quirúrgicamente.

Hasta ahora, Fishman ha utilizado esta tecnología para examinar a varios miles de pacientes con cáncer de páncreas y ha logrado detectar tumores con un 90% de precisión.

Detección precoz del cáncer con análisis de sangre y de orina

Al igual que con muchos otros tipos de cáncer, algún día se podrá usar un simple análisis de sangre o de orina para detectar el cáncer de páncreas en sus primeras etapas, ya que los líquidos corporales contienen fragmentos de ADN de las células tumorales. Los equipos de investigación están formulando métodos para analizar el ADN en la sangre para detectar el cáncer de páncreas con gran precisión, señala el Dr. Brian Wolpin, profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y director del Gastrointestinal Cancer Center en Dana-Farber.

“En los últimos cinco años, los científicos han logrado un gran progreso en la formulación de estos análisis de detección precoz de varios tipos de cáncer, y ahora se llevan a cabo estudios a gran escala para definir su funcionalidad”, indica Wolpin, quien advierte que tal vez esos procedimientos puedan detectar tejido canceroso en el 90% de los casos. Mientras tanto, en estudios clínicos que se llevan a cabo en el Reino Unido y Finlandia, los investigadores están estudiando el modo de detectar el cáncer de páncreas de esta manera con análisis de orina.

Dos vasos con licor vistos desde arriba

RISANAPONG DETRAPHIPHAT/GETTY IMAGES

Conoce y reduce los factores de riesgo del cáncer de páncreas

“Para poder diagnosticar el cáncer de páncreas temprano e intervenir con la esperanza de mejorar el pronóstico de los pacientes en general, es conveniente tener un mejor conocimiento de los factores de riesgo que se vinculan a la aparición de este tipo de cáncer, como por ejemplo antecedentes familiares de cáncer pancreático, una exploración por tomografía computarizada o por resonancia magnética que revele un quiste pancreático, o la aparición de diabetes”, explica James Farrell, del Yale Center for Pancreatic Diseases del Yale Cancer Center.

Puedes disminuir el riesgo de contraer cáncer de páncreas si modificas ciertos comportamientos poco saludables en tu estilo de vida que puedes controlar, como fumar, beber alcohol o tener sobrepeso.

Se cree que alrededor del 25% de los casos de cáncer de páncreas ocurren por fumar cigarrillos. Fumar puros y consumir tabaco sin humo también aumentan el riesgo, según la American Cancer Society (ACS).

La ACS también señala que las personas obesas (con un índice de masa corporal de 30 o superior) tienen cerca de un 20% más de probabilidades de tener cáncer pancreático. La diabetes tipo 2 es más común entre los adultos con sobrepeso, y esta enfermedad también aumenta el riesgo de contraer cáncer de páncreas, en especial en las personas mayores de 50 años con una manifestación repentina de diabetes tipo 2 sin tener antecedentes familiares, indica el Dr. Brian Wolpin del Dana-Farber Cancer Institute.

Beber alcohol puede causar pancreatitis crónica, o inflamación del páncreas, que se ha vinculado a un aumento del cáncer de páncreas.

Hay ciertos factores de riesgo del cáncer pancreático que no se pueden modificar, pero es importante conocerlos y esencial compartirlos con tu médico.

Se cree que cerca del 10% de los casos de cáncer de páncreas se deben a causas genéticas. Si tienes antecedentes familiares de esta enfermedad, habla con el médico para determinar si se deben realizar estudios de diagnóstico.

Los antecedentes familiares de otros tipos de cáncer y síndromes también pueden aumentar tu riesgo de cáncer de páncreas. Estos incluyen cáncer de mama y ovario hereditario causado por mutaciones BRCA1 o BRCA2, y el síndrome de Lynch, un trastorno hereditario asociado con cáncer de colon.

Wolpin señala que existen datos contradictorios acerca de si el riesgo de tener cáncer de páncreas aumenta con el uso prolongado de inhibidores de la bomba de protones para disminuir el ácido estomacal o la infección con Helicobacter pylori (una bacteria que puede causar úlceras).

Otros factores de riesgo incluyen la edad, el sexo y la raza. Los hombres son ligeramente más propensos a padecer cáncer de páncreas que las mujeres. El riesgo de contraerlo aumenta con la edad. Los afroamericanos tienen más probabilidades de tener cáncer de páncreas que todos los demás grupos étnicos.

Cheryl Platzman Weinstock es una escritora colaboradora que informa sobre la investigación médica y científica y su efecto en la sociedad. Su trabajo se ha publicado en The New York Times, NPR y Kaiser Health News.