Skip to content
 

Las infecciones y muertes por COVID-19 aumentan en los hogares de ancianos mientras se estanca la vacunación de refuerzo

El reporte de tres meses seguidos es un análisis exclusivo de AARP.

In English

Un nuevo análisis de datos (en inglés) federales realizado por AARP indica que los índices de infección y las muertes por COVID-19 en los hogares de ancianos en Estados Unidos han aumentado drásticamente en los últimos meses. Las tasas de infección se multiplicaron aproximadamente siete veces entre los residentes y ocho veces entre el personal entre mediados de abril y mediados de julio, mientras que las tasas de mortalidad entre los residentes se triplicaron. A medida que se propaga el virus, la vacunación con dosis de refuerzo contra la COVID-19 se ha estancado, lo que ha dejado a unos 300,000 residentes de hogares de ancianos y a aproximadamente un millón de trabajadores sin una protección esencial.

“Nada —las tasas de casos, las tasas de mortalidad y la cobertura de refuerzo— realmente está yendo en la dirección correcta”, dice Susan Reinhard, vicepresidenta del Instituto de Política Pública de AARP y coautora del análisis, “y es muy preocupante para esta población aún muy vulnerable”.

En las cuatro semanas que terminaron el 17 de julio, 1 de cada 27 residentes de hogares de ancianos dio positivo en la prueba de COVID-19, junto con un miembro del personal por cada 22 residentes, según el análisis. Esto representa un aumento de aproximadamente un caso de residentes y un caso de personal por cada 200 residentes en las cuatro semanas que terminaron el 17 de abril.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Los datos semanales del análisis también mostraron que el número de infecciones aumentó cada semana del período de informe de cuatro semanas, el más reciente en el análisis mensual continuo de datos federales sobre hogares de ancianos de AARP. “Esto sugiere que el aumento actual aún no ha alcanzado su punto máximo, y los impactos continúan aumentando”, dice Ari Houser, asesor sénior de métodos y coautor del análisis de AARP.

Los casos fueron generalizados; más de tres cuartas partes de los aproximadamente 15,000 hogares de ancianos del país reportaron una infección de trabajadores y casi la mitad reportaron una infección de residentes.

Las muertes también aumentaron, según el análisis, y se triplicaron entre mediados de abril y mediados de julio. En las cuatro semanas que terminaron a mediados de julio, aproximadamente 1 de cada 1,300 residentes murió a causa de la COVID-19, lo que representa un total de más de 850 residentes en todo el país.


 Esto es una disminución en las muertes desde el aumento de ómicron el pasado invierno, cuando aproximadamente 4,000 residentes murieron durante las cuatro semanas que terminaron a mediados de febrero, pero un gran aumento desde el período de cuatro semanas que terminó a mediados de abril, cuando murieron casi 300 residentes.

Al igual que las infecciones, las muertes por COVID-19 también aumentaron semanalmente durante el período de cuatro semanas, lo que sugiere que habrá aumentos adicionales en las próximas semanas.

Los centros de cuidados a largo plazo en el país, incluidos los hogares de ancianos, los centros de vida asistida y otros centros de cuidados para adultos mayores, se han visto desproporcionadamente impactados por la pandemia y han sufrido más de 200,000 muertes por COVID-19 entre los residentes y el personal. Los centros representan aproximadamente una quinta parte de todas las muertes por COVID-19 en Estados Unidos, y más de 170,000 de esas muertes se atribuyeron específicamente a los hogares de ancianos.

Se estanca la vacunación

Según el análisis, las tasas de vacunación en los hogares de ancianos se han detenido. Al 17 de julio, el 88% de los residentes y el 89% del personal de hogares de ancianos en todo el país se vacunaron con sus dos primeras dosis, lo que representa un cambio con respecto a los tres períodos de informes mensuales anteriores.

Consulta las tasas de vacunación de tu hogar de ancianos 

Ahora puedes encontrar las tasas de vacunación y de refuerzo, tanto de los residentes como del personal, para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare y compararlas con los promedios estatales y nacionales en el sitio web Care Compare de Medicare.gov.

  1. Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal
  2. Visita la sección “Details” (detalles) de su perfil
  3. Haz clic en el botón “View COVID-19 Vaccination Rates” (consultar las tasas de vacunación contra la COVID-19)

Las tasas de refuerzo también se han estancado, pero a tasas más bajas. A mediados de julio, alrededor del 75% de las personas en todo el país habían recibido al menos una dosis de refuerzo, según el análisis. Esta tasa de aceptación es prácticamente igual a la del período de informe mensual anterior, un aumento de solo una fracción de un punto porcentual.

Esto deja a unos 300,000 residentes sin vacunas actualizadas, incluso cuando las vacunas de refuerzo están ahora  recomendadas para la mayoría de los hogares de ancianos. En abril, la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijo que las segundas dosis de refuerzo son “especialmente importantes” para las personas mayores de 65 años y las mayores de 50 años con problemas crónicos de salud, ambos grupos ampliamente representados en la población de hogares de ancianos.

Los datos federales sobre las segundas vacunas de refuerzo en los hogares de ancianos no están disponibles actualmente.

Entre los trabajadores de hogares de ancianos, poco más de la mitad habían recibido al menos una dosis de refuerzo a mediados de julio, prácticamente igual desde mediados de junio. Eso deja a aproximadamente un millón de empleados de hogares de ancianos sin una dosis de refuerzo, aunque la mayoría de los CDC la recomendaron a finales del 2021.

Las tasas de refuerzo varían ampliamente entre los estados, según el análisis. Las tasas de refuerzo para residentes variaron desde menos del 60% en Arizona y Florida hasta el 92% en Vermont. Las tasas de refuerzo entre los trabajadores variaron entre un mínimo del 30% en Misisipi hasta un máximo del 96% en Massachusetts.

Massachusetts y otros estados con altos índices de vacunas de refuerzo entre el personal, incluidos California y Connecticut, están requiriendo que el personal de los hogares de ancianos reciba la vacuna adicional. Mientras tanto, el Gobierno federal solo exige una serie inicial de vacunas contra la COVID-19 para todo el personal de los centros de atención médica financiados por Medicare y Medicaid, que incluye a la gran mayoría de los 15,000 hogares de ancianos del país.

AARP exhortó a los hogares de ancianos que exigieran las vacunas de refuerzo a los residentes y el personal en enero, y dijo que las vacunas de refuerzo “son necesarias para mantener la protección”. Los críticos de las órdenes de vacunación dijeron que esos requisitos causarían una mayor escasez de personal en los hogares de ancianos, y pronosticaron que los trabajadores indecisos abandonarían sus empleos en vez de vacunarse.

La escasez de personal es un problema de larga data en el cuidado a largo plazo en Estados Unidos. Más de una cuarta parte de los hogares de ancianos en todo el país reportaron una escasez de enfermeros o auxiliares en las cuatro semanas que terminaron a mediados de julio, según el análisis. En Minnesota, Nuevo Hampshire y Washington, más del 60% de los centros reportaron escasez.

Verifica las tasas de personal de tu hogar de ancianos

Puedes encontrar datos sobre la dotación de personal —incluidas las tasas de rotación del personal, las horas promedio de atención brindadas a los residentes por diferentes tipos de personal de enfermería y los niveles de personal de los fines de semana— para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare, y compararlos con promedios estatales y nacionales, en la página Care Compare de Medicare.gov.

1. Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal.

2. Visita la pestaña de calificaciones (Ratings) en su perfil.

3. Bajo dotación de personal, haz clic en Ver información de personal.

Sin embargo, un nuevo estudio (en inglés) publicado el mes pasado en el JAMA Health Forum, que estudió hogares de ancianos en 38 estados, descubrió que los mandatos estatales de vacunación se asociaron con un aumento en la cobertura de vacunación del personal sin aumentos en la escasez de personal reportada.

“Estos hallazgos respaldan el uso de las órdenes estatales para las dosis de refuerzo para los empleados de hogares de ancianos porque pueden mejorar la cobertura de las vacunas, incluso en áreas con mayor indecisión sobre estas”, escribieron los autores.

El análisis estuvo a cargo del Instituto de Política Pública de AARP y el Scripps Gerontology Center de Miami University (enlace en inglés) en Ohio, y se basa principalmente en datos del Nursing Home COVID-19 Public File (enlace en inglés) de los Centros de Servicios de Medicare y Medicare. La mayoría de los hogares de ancianos están certificados por el Gobierno federal y están obligados a presentar informes al Gobierno semanalmente.

Este análisis continuo solo recopila datos de los hogares de ancianos certificados por el Gobierno federal, a diferencia de otros informes que incluyen datos de todos los centros de cuidados a largo plazo, tales como centros de vida asistida, de vida independiente, de cuidado de la memoria y otras instituciones. El próximo mes, cuando se disponga de nuevos datos federales, se publicará un análisis actualizado.  Más información sobre el análisis (enlace en inglés).

Emily Paulin colabora con artículos sobre hogares de ancianos, atención médica, y política federal y estatal. Su trabajo también ha aparecido en la publicación australiana sobre estilo de vida Broadsheet.