Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Estás preparado para instalar a tu madre o tu padre mayor en tu casa?

Antes de asumir el papel de cuidador familiar a tiempo completo, debes plantearte estas preguntas clave.

Anciano mirando el paisaje con su hija.

Getty Images

In English 

¿Estás pensando en cuidar a un ser querido mayor en tu casa? La mejor manera de considerar todo lo que implica esta importante decisión es hacerles las preguntas adecuadas a las personas adecuadas.

Nos pusimos en contacto con los mejores expertos en cuidados a domicilio de todo el país y les pedimos que nos ayudaran a formular las preguntas clave que hay que hacerse antes de empacar las cajas. "Hacer estas preguntas con tiempo puede evitar la confusión, los malentendidos, las fallas en la comunicación, y hacer que todo el proceso transcurra mejor", dice Amy Goyer, autora de Juggling Life, Work and Caregiving, y experta en cuidados y familia, de AARP.

Aunque ninguna lista de preguntas puede ser exhaustiva, especialmente durante el desarrollo de una pandemia, es un comienzo importante antes de lanzarse a un acto que cambiará la vida de todos los involucrados y los afectará profundamente. Según Gary Powell, fundador y director ejecutivo de The Caregiver Foundation, tal vez la pregunta que menos se plantea es: "¿De verdad puedo hacer esto?".

Preguntas que debes hacerte

Ninguna serie de preguntas es más importante que las que debes plantearte antes de que alguien que necesita cuidados se instale en tu casa. "No hay respuestas sencillas", dice Pamela Wilson, experta en cuidados, activista y oradora. Sin embargo, es necesario hacer estas preguntas, dice ella. Las siguientes son algunas:

  • ¿Cuánto tiempo estoy dispuesto a ser cuidador?
  • ¿Cómo y quién se hará cargo de las comidas?
  • ¿Cómo se atenderá a la persona cuando yo tenga que salir de casa durante varias horas?
  • ¿Qué límites específicos debo establecer antes de que se mude?
  • ¿A qué estoy dispuesto a renunciar exactamente —desde las vacaciones familiares hasta la financiación de la universidad de mis hijos, hasta mi propio trabajo— a cambio de esta mudanza?
  • ¿Cómo afectará esto a mi propio bienestar económico, mental y físico?
  • ¿Cómo afectará esto a mi matrimonio?
  • ¿Cómo afectará esto a mi jubilación? 
  • ¿Mi casa es un lugar seguro para mi ser querido? ¿O se necesitan modificaciones?
  • ¿Mi familia y yo tendremos todavía algo de privacidad cuando viva con nosotros?
  • ¿Debo aceptar dinero de mis padres?
  • ¿Es este traslado realmente la mejor opción?
  • ¿Mi padre o mi madre progresará, o solo sobrevivirá, en mi casa?

Preguntas para la persona que se va a mudar

"Si crees que se acerca el momento de que tu padre o tu madre se vaya a vivir contigo, probablemente es el momento", dice William Cohen, asesor principal certificado y fundador de Cohen Caregiving Support Consultants. Hay muchas discusiones fundamentales que se deben tener. Pero ten cuidado si tu padre, tu madre o tu ser querido es mentalmente capaz de responder las preguntas, pero no quiere tener estas conversaciones, aconseja Wilson. Intenta comprender sus preocupaciones. ¿Tiene miedo del cambio o teme ser una carga? No des el salto hasta que puedan hablar al respecto. Piensa en estas preguntas:

  • ¿Crees que mudarte con nosotros es la mejor opción para ti? ¿Te gustaría considerar otras opciones?
  • ¿Te sentirías cómodo si yo (y mi familia, si es el caso) te ayudara, te apoyara y te cuidara en mi casa?
  • ¿Qué es lo más importante para tu calidad de vida: los amigos, la religión, los pasatiempos, algo más?
  • ¿Será difícil para ti alejarte de los amigos y de lo que te es familiar? Si es así, ¿qué podemos hacer para que sigas en contacto y conozcas a gente nueva?
  • ¿Te parece bien nuestra(s) mascota(s) y te sientes seguro con ella(s)?
  • ¿Estás dispuesto o puedes ayudar a pagar tus cuidados en mi casa?
  • ¿Aceptas ser sincero conmigo y decirme si algo te molesta?
  • ¿Me das la capacidad legal de hablar con tus médicos, tu abogado, tu contador y tu asesor financiero mediante la creación de poderes notariales?
  • Si descubrimos que este acuerdo no funciona para cualquiera de nosotros, ¿cómo te gustaría manejarlo?
  • Sé que es posible que no siempre estés de acuerdo con las acciones de mi pareja o de mis hijos. ¿Podrás aguantarte las ganas de criticarlos abiertamente?

Preguntas que debes hacerle a tu pareja

Si tu cónyuge o tu pareja no desea colaborar en la prestación de cuidados, no lo hagas, dice Wilson. "Muchos divorcios se producen debido a estos problemas [de prestar cuidados] de la familia política", dice. Pero si está dispuesto, estas son algunas cuestiones importantes que hay que explorar:

  • Si aceptamos cuidar de mi padre o mi madre, ¿también aceptaremos cuidar del tuyo?
  • ¿Cómo vamos a dividir los deberes en el cuidado de mi padre o mi madre?
  • Si empiezas a frustrarte o a enojarte, ¿cómo lo vas a manejar? ¿Estarías dispuesto a recibir terapia para ayudarnos a superar los baches?
  • Si cambias de opinión, o se vuelve muy difícil, ¿me lo dirás y estarás dispuesto a recibir ayuda para encontrar una solución?

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Preguntas para los niños que viven en casa

  • ¿Aceptarías que tu abuelita o tu abuelito vivieran aquí? Si no quieres, ¿qué te preocupa?
  • ¿Estás dispuesto a participar en su cuidado? Si es así, ¿hasta qué punto?
  • ¿Te parece bien saber que a veces habrá menos tiempo, o menos dinero, para hacer algunas cosas, como menos vacaciones familiares o vacaciones más cortas?
  • ¿Entiendes que puedo tener menos tiempo para ayudarte con la tarea o con las actividades externas? ¿Cómo te sentirías?
  • ¿Qué te entusiasma de la llegada de la abuela o el abuelo?

Preguntas para tus hermanos

La idea principal con tus hermanos es mantenerlos implicados, comprometidos y al día. Las siguientes son algunas preguntas clave que hay que hacer antes de que comience el cuidado en el hogar:

  • ¿Te parece bien que nuestro(s) padre(s) se mude(n) a mi casa?
  • ¿Ayudarías a prepararlos para vivir aquí?
  • ¿Qué papel específico quieres desempeñar en el cuidado de mamá/papá en la casa? ¿Quieres proporcionar cuidados prácticos o ayudar con otras cosas, como las finanzas, las citas o la programación? Si es así, ¿qué considerarías y con qué frecuencia?
  • ¿Estás dispuesto a compartir el costo de los cuidados?
  • ¿Puedes sugerir cosas para que mamá o papá esté más a gusto en mi casa?
  • Si no estamos de acuerdo con el plan de cuidados de mamá o papá, ¿estás dispuesto a ayudarme a buscar un mediador o consejero profesional para llegar a un acuerdo?

Preguntas para los profesionales

Ten en cuenta que la mayoría de los profesionales no podrán hablar contigo sobre tus padres hasta que estos firmen los documentos de autorización para divulgar información (Release of Information, ROI). Tal vez sería una buena idea pedir un poder notarial para la atención médica y los asuntos financieros, de modo que tengas acceso a la información y puedas ayudar a tomar decisiones clave por ellos.

Abogado

  • Mi padre o mi madre tiene seguro de cuidados a largo plazo? Si es así, ¿cuáles son los detalles?
  • ¿Cómo puede mi padre o mi madre establecer poderes notariales para las finanzas y directivas anticipadas de atención médica?

Asesor financiero

  • ¿Tiene mi padre o mi madre dinero para ayudar a pagar los gastos de manutención y los cuidados en el hogar?
  • ¿Mi padre o mi madre tiene alguna deuda o complicación financiera que deba conocer?

Consultor de atención a la tercera edad

  • ¿Es Medicaid una opción?
  • ¿Qué servicios a domicilio y en la comunidad hay para mi ser querido?

Fisioterapeuta o especialista en envejecimiento en el hogar

  • ¿Tendré que hacer modificaciones en mi casa?

Con demasiada frecuencia, dice Powell, los hijos adultos toman decisiones por sus padres basándose en lo que se percibe (o se percibe mal), y no tienen en cuenta lo que mamá o papá preferirían. Es por eso que tomarse el tiempo necesario para preguntar —y obtener respuestas— a todas estas preguntas con anticipación es un regalo para tus padres y para ti mismo.