Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

¿Cuándo pueden regresar los visitantes a los hogares de ancianos?

Los funcionarios federales y estatales están creando planes, pero probablemente falten meses para las visitas.

(Haz clic en el botón de “CC” y selecciona el idioma español).

In English | En la mayoría de los estados, los hogares de ancianos están empezando a salir de los cierres impuestos al inicio de la pandemia de coronavirus en marzo. Hasta mediados de octubre, todos los estados, excepto siete, permitían algún tipo de visita general, y el Gobierno federal ha dictado pautas para que los centros de cuidados a largo plazo "faciliten de manera segura las visitas en persona".

En los centros donde se han reanudado las visitas, estas son muy diferentes a lo que eran antes de la pandemia. Los hogares de ancianos deben tomar muchas medidas para reducir al mínimo la posibilidad de que se siga propagando la COVID-19, que hasta mediados de octubre había surgido alrededor de 20,700 centros de cuidados a largo plazo, y causado aproximadamente 84,000 muertes, según los datos de la Kaiser Family Foundation.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), una agencia federal, han establecido pautas que los funcionarios estatales y locales deben utilizar (en inglés) para determinar cuándo y cómo pueden regresar los visitantes, pero habrá diferencias, de un estado a otro y de un hogar de ancianos a otro, sobre cuándo se reanudan las visitas y en qué condiciones.

“Las familias deben tener una buena comunicación con el hogar de ancianos para mantenerse informadas de la situación", aconseja Lori Smetanka, directora ejecutiva de Consumer Voice, un grupo sin fines de lucro de defensa pública que se dedica a asuntos relacionados con los cuidados a largo plazo. "¿Están siguiendo los protocolos correctos? ¿Qué se espera de la familia o del personal? Es preciso que haya una comunicación realmente buena y que se establezcan expectativas para que todos estén de acuerdo".

A continuación, algunos detalles sobre los próximos pasos para reunirte con tus seres queridos en los centros de cuidados a largo plazo.

¿Puedo volver a visitar a mi ser querido?

Hasta la fecha, 47 estados y el Distrito de Columbia han autorizado a los hogares de ancianos a permitir las visitas, generalmente con límites de tiempo y normas estrictas de distanciamiento, monitoreo e higiene. De hecho, ahora se requiere que alrededor de la mitad de las visitas sean al aire libre, donde el riesgo de transmisión del coronavirus es menor. Consulta el régimen de visitas en los hogares de ancianos de tu estado.

Dakota del Sur, Florida, Indiana, Minnesota y Nueva Jersey han adoptado normas para los “cuidadores esenciales”. En esos estados, los centros de cuidado a largo plazo pueden permitir un mayor acceso (por ejemplo, visitas prolongadas y más frecuentes) a un familiar designado u otra persona que le provea asistencia esencial a un residente, como ayuda con las actividades de la vida diaria (comer, bañarse y arreglarse).

Las últimas pautas de los CMS recomiendan que los hogares de ancianos acepten visitas en el interior siempre y cuando hayan pasado al menos 14 días desde un nuevo caso de la COVID-19. Entre otras medidas para ayudar a prevenir futuros brotes, la agencia dice que los centros deben:

  • examinar a los visitantes para ver si tienen síntomas de la COVID-19;
  • exigir el uso de mascarillas y mantener el distanciamiento físico;
  • proporcionar a la plantilla del centro el equipo de protección personal (EPP) adecuado;
  • y examinar al personal con regularidad para detectar la COVID-19.

AARP ha abogado por un aumento en el financiamiento de los hogares de ancianos para hacer frente a la falta de personal y de EPP y para aumentar las pruebas.

En los centros donde se permiten las visitas, estas deben hacerse generalmente con cita previa y en horarios específicos. En algunos estados, se permite que solo una o dos personas visiten a un residente en particular a la vez. Incluso los estados que permiten las visitas en el interior exhortan a las personas a reunirse con sus seres queridos en el exterior.

¿Qué tipos de controles de salud de los visitantes harán los hogares de ancianos?

Las pautas federales establecen realizar una "evaluación completa" a todos los que ingresan en un centro, la cual incluye:

  • tomar la temperatura de los visitantes,
  • preguntarles sobre los síntomas y posible exposición, y
  • observarlos para ver si tienen síntomas o signos de infección.

Las pautas actuales de los CMS no requieren que los hogares de ancianos hagan pruebas de COVID-19 a los visitantes, pero recomiendan que las hagan si se encuentran en condados con tasas medias o altas de propagación del coronavirus. 

Los centros de cuidados a largo plazo "necesitarán continuar evaluando formas de hacer seguro el ingreso de los visitantes a nuestras instalaciones sin poner en riesgo a los residentes, ya sea a través de pruebas rápidas, el uso de equipos de protección personal, la limitación de con quién pueden interactuar los visitantes cuando entran, u otras maneras de mantener seguros a los residentes", dijo la American Health Care Association y National Center for Assisted Living, un grupo de la industria, en un comunicado a AARP. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Tendré que usar una mascarilla?

Casi seguro. El uso de mascarillas es uno de los "principios básicos" establecidos en las pautas federales para prevenir nuevos brotes en los hogares de ancianos y es un requisito básico de las normas estatales para reanudar las visitas.

Las pautas también instan a los hogares de ancianos a verificar que los visitantes practiquen la higiene de manos, pero no indican si están obligados a proporcionar mascarillas o desinfectante para manos. LeadingAge (en inglés), una organización que representa a los proveedores sin fines de lucro de cuidado de adultos mayores, señala que muchos hogares de ancianos "necesitan urgentemente" equipos de protección personal para atender sus propias necesidades.

“Si fuera yo, supondría que tengo que llevar una mascarilla o desinfectante para manos", dice Smetanka. "Creo que es algo que los centros van a querer controlar ellos mismos para asegurarse de que las mascarillas y los desinfectantes sean los apropiados, pero la gente debe estar preparada para llevar los suyos", añade.

¿Tendré que mantenerme a 6 pies de distancia de mi ser querido?

Las pautas de los CMS piden que los hogares de ancianos que permiten las visitas aseguren el distanciamiento social, y los estados que han autorizado las visitas generalmente requieren que los centros hagan cumplir la regla de los 6 pies.

Para mantener el distanciamiento, y de acuerdo con las pautas federales y estatales, los hogares de ancianos, por lo general, deben:

  • limitar los movimientos de los visitantes dentro del centro y exigir que vayan directamente a la habitación de su ser querido o a una zona de visita designada;
  • exigir que las visitas se programen con anticipación,
  • permitir visitas solo durante un horario determinado y
  • regular el número de personas que pueden visitar a un residente, y el número total de visitantes al mismo tiempo en el centro.

¿Qué más puedo hacer para reducir el riesgo para los residentes?

No vayas si te sientes mal "aunque los síntomas sean leves" o si has estado en contacto estrecho con alguien infectado con COVID-19 en las dos semanas anteriores, aconseja Kara Jacobs Slifka, oficial médica de la Division of Healthcare Quality Promotion de los CDC.

Jennifer Schrack, profesora adjunta en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, quien se especializa en epidemiología del envejecimiento, también recalca que conviene pensar en la posible exposición reciente. "¿Tuviste que aislarte? ¿Has reducido al mínimo tu riesgo? O, ¿eres parte del personal esencial que va a una oficina o a un supermercado porque trabajas allí? ¿Vas todos los días a un hospital porque trabajas allí?"

Schrack sugiere mantener las visitas cortas: "Cuanto más tiempo estés en un lugar pequeño o encerrado con alguien, mayor es el riesgo de transmisión", dice ella.

Otra opción es hacer algunas visitas virtuales. Las plataformas de videoconferencias y llamadas como Zoom, Skype y FaceTime se han convertido en una salvación para los residentes y familias durante la pandemia, y seguir usándolas en ocasiones, incluso después que termine el aislamiento, puede reducir las oportunidades de propagación de la enfermedad.

AARP está abogando por la adopción de un requisito federal para que los hogares de ancianos faciliten las visitas virtuales entre residentes y familias.

"Como hoy en día las familias están esparcidas por todo el país, las visitas virtuales pueden ser una manera importante a largo plazo para que los familiares se mantengan en contacto con sus seres queridos", señala Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. "Todos debieran tener la habilidad de hacerlo".

Nota del editor: este artículo se actualizó para incluir nuevos datos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.