Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Cuidadores: cómo mantener la calma y sentirse competentes durante la pandemia

Para comenzar, modera tus altas expectativas.

Una mujer sentada en un sofá con una taza en sus manos

FATCAMERA/GETTY IMAGES

In English | El año siguiente a que su mundo se derrumbara con el diagnóstico de demencia moderada de su marido Al, Samantha, de 70 años, se esforzó mucho por recuperar cierto sentido de control. Se informó sobre el curso de la enfermedad y creó una rutina diaria de tareas para el cuidado de su marido. Halló las palabras apropiadas para calmarlo cuando se encontraba agitado y la manera correcta de engatusarlo cuando se resistía a bañarse. Dividió las tareas de cuidado entre un equipo formado por sus hijos adultos y asistentes de salud en el hogar para que el cuidado de su marido fuera más manejable. A pesar de lo devastada que estaba por la confusión creciente de Al, también sentía una sensación cada vez más grande de control, de que podía cuidarlo con competencia y confianza.

Pero entonces llegó la pandemia, y toda sensación de control se desvaneció. Para evitar la propagación del coronavirus, el centro de cuidados diurnos para adultos suspendió los servicios y sus hijos y los asistentes dejaron de ir a la casa. Samantha y Al ahora estaban solos. Mientras ella veía las noticias aterradoras en la televisión, él parecía percibir su creciente ansiedad y se agitaba más. Las palabras que Samantha acostumbraba pronunciar ya no lo calmaban. Y ella tampoco podía calmarse a sí misma.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

Con toda la incertidumbre que rodea a nuestra crisis de salud actual, muchas personas están luchando para recuperar una sensación de control. Esto afecta a los cuidadores familiares más que a nadie, porque ellos ya están haciendo malabarismos para lidiar con los vaivenes impredecibles de las enfermedades de sus seres queridos. Como lo explica Bob Mastrogiovanni, presidente de la Well Spouse Association, en un boletín reciente de esa organización de apoyo: "Cuando uno está en control, se preocupa por todas las responsabilidades que tiene... Cuando uno no está en control, se preocupa por todas las cosas que debe enfrentar y están fuera de su control". Para atender mejor a las personas que cuidan y para manejar su propia ansiedad, los cuidadores deben hacer todo lo posible para recuperar cierta apariencia de control sobre las situaciones a las que se enfrentan como cuidadores.

¿Cómo pueden restablecer los cuidadores su sensación de competencia y confianza en estos momentos inciertos? A continuación te presentamos algunas ideas.

Conviértete en maestro de la aceptación

Existe una razón por la que la plegaria de la serenidad, que implora la capacidad de aceptar todo aquello que no podemos cambiar, cuelga en las paredes de muchas habitaciones en hospitales y centros para el cuidado de la salud. Es un recordatorio para las personas enfermas y sus familiares de que la ciencia médica puede estar limitada en el logro de una cura. Los proveedores de atención médica también necesitan un recordatorio de que sus poderes de curación son formidables, pero tienen límites.

En su papel de proveedores directos de atención a millones de personas con enfermedades graves o crónicas, los cuidadores familiares deben también recordar las palabras de la plegaria de la serenidad. El cuidado amoroso y tierno, organizado con tanto cuidado y practicado con tanta devoción, es de suma importancia para el confort y la calidad de vida de sus seres queridos, pero tal vez no modifique el resultado médico. Esto es especialmente cierto cuando las condiciones empeoran y es más difícil obtener servicios de apoyo. Al igual que los mejores médicos y enfermeros que prestan la mejor atención que pueden incluso sin contar con el equipamiento adecuado, los cuidadores familiares deben luchar con valentía, pero aceptar que tal vez lo mejor que puedan hacer durante esta pandemia sea salir del paso.

Flexibiliza los criterios e improvisa

El cambio constante desestabiliza a cualquiera. Pero los cuidadores más capaces por lo general son los que pueden resolver problemas con creatividad cuando se enfrentan al cambio, es decir, no dependen tanto de las rutinas de cuidado que han diseñado con tanta dedicación como de su capacidad para adaptarse y readaptarse para enfrentar nuevos desafíos. A medida que esta crisis nacional de salud avanza, los cuidadores deberían flexibilizar sus estándares de puntualidad (por ejemplo, tener al ser querido vestido antes de las 10 de la mañana en vez de las 8) y de meticulosidad (cepillarle los dientes después de cada comida) que pueden haber preparado con dedicación a lo largo del tiempo y, al igual que un músico de jazz que usa una melodía conocida como punto de partida para una exploración artística, improvisar algo fresco y nuevo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Combate la preocupación con la meditación

La meditación tiene muchas formas, pero siempre hay en ella tres elementos comunes: respiración profunda, concentración enfocada y mayor —no menor— percepción de lo que sucede dentro y fuera de nosotros en cada momento dado. Se ha demostrado que la meditación puede anclar en el presente a los cuidadores familiares que la practican con regularidad y crear una mayor sensación de calma, en vez de preocuparse por el futuro o lamentar el pasado.

En una forma paradójica, la meditación es una manera de recuperar una sensación de control. Sentirse más calmo y con más percepción del presente crea una mayor aceptación de las circunstancias actuales. Esa mayor aceptación genera un sentido de control diferente, basado en manejar las cosas como son sin preocuparse por lo que no es. Los cuidadores que puedan sobrellevar esta pandemia y tener fe en que están haciendo todo lo que pueden —con sus limitaciones—, pensarán con más claridad, estarán más conformes y serán más eficientes.

Barry J. Jacobs, psicólogo clínico, terapeuta de familia y asesor sobre el cuidado de la salud, es también coautor del libro AARP Meditations for Caregivers (Da Capo, 2016). Síguelo en Twitter y en Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.