Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Cómo elegir un sistema de alerta médica

A medida que avanza la tecnología, la gama de opciones ha aumentado.

Cómo elegir un sistema de alerta médica - Enfermera habla con una mujer mayor

sturti/Getty Images

Cuando hay que elegir un sistema de respuesta ante emergencias personales, hay una variedad de opciones.

In English

Un sistema de alerta médica —a menudo denominado sistema personal de respuesta en caso de emergencia (PERS), sistema de respuesta en caso de emergencia médica (MERS), monitor de salud o monitor de caídas— puede proporcionar más independencia a los seres queridos y tranquilidad a los cuidadores familiares.

¿Cómo encontrar el que mejor se adapte a tu situación?

Puede ser complicado. Los sistemas de alerta médica han evolucionado mucho más allá de un dispositivo básico (como un brazalete o colgante) con un botón que activa una llamada a un centro de respuesta en caso de emergencia. Ahora, los dispositivos de alerta médica pueden incluir GPS, conectividad celular, detección o prevención de caídas, monitores de salud y bienestar en el hogar, registros de actividad, sensores de movimiento y más. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Comienza por evaluar las necesidades y habilidades específicas de tu ser querido, tanto presentes como futuras. Por ejemplo, si sufre de demencia, ¿entenderá cómo operar un sistema? ¿O es más apropiado algo automático, como un dispositivo de detección de caídas? ¿Tiene tu ser querido un trastorno que podría dificultar la comunicación con un centro de llamadas, como afasia?

Y ten en cuenta que, para cualquiera de estos dispositivos, puedes preguntar si ofrecen un período de prueba gratuito para que tu y tu ser querido puedan ver qué funciona mejor.

Aquí hay algunas cosas claves en las que pensar:

1. ¿Qué necesitas que haga el sistema?

  • Pedido de ayuda. Los dispositivos con botones de ayuda pueden conectar al usuario con una persona en un centro de respuesta o con servicios de emergencia como la policía o los bomberos.
  • Prevención de caídas. Una de cada 3 personas mayores de 65 años se cae cada año, son quizás el motivador más común para obtener un sistema de alerta médica.

  • Monitoreo de la salud. Algunos sistemas pueden configurarse para monitorear los signos vitales y proporcionar recordatorios de medicamentos.

  • Detección y seguimiento de la ubicación. Un dispositivo con GPS es especialmente útil si tu ser querido sigue conduciendo y es relativamente independiente.
  • Monitoreo del movimiento. Los detectores de movimiento y las balizas rastrean el movimiento en el hogar.
  • Servicios diarios de contacto. Algunas compañías de monitoreo se comunicarán con tu ser querido todos los días, electrónicamente o a través de una llamada telefónica.
  • Rastreo de actividad y acondicionamiento físico. Estos tienen características como contadores de pasos para monitorear la actividad saludable y las metas de acondicionamiento físico.
  • Monitoreo de la seguridad en el hogar. El sistema detecta el peligro de incendio, humo y monóxido de carbono.

2. ¿Qué tipo de equipo funcionará mejor?

  • ¿Se puede usar? Querrás un dispositivo que tu ser querido encuentre cómodo. Comprueba si hay bordes afilados o materiales de las correas que puedan irritar la piel frágil. Además, ¿es lo suficientemente atractivo o discreto como para que tu ser querido esté dispuesto a usarlo?
  • ¿Es resistente al agua? ¿Puede usarse en la ducha? ¿Se puede sumergir completamente? Muchas caídas suceden en el baño o en la cocina, por lo cual esto es esencial.
  • ¿Cuál es el alcance? Con un sistema en casa, averigua a qué distancia puede estar el botón de ayuda de la unidad base y seguir funcionando. Eso podría ser un verdadero problema si, por ejemplo, tu ser querido se cae en el patio o en el garaje, o lejos de la base.
  • ¿Es de alta calidad? ¿Tiene el dispositivo una buena calificación de durabilidad? ¿Está actualizada la tecnología?
  • ¿Cuánto dura la batería? También pregunta sobre el método de carga y cómo saber si la batería está baja.
  • ¿Necesitará actualizaciones? De ser así, pregunta si las actualizaciones se implementan automática o manualmente, y asegúrate de que tú o tu ser querido sepan cómo gestionarlas.
  • ¿El volumen del altavoz está lo suficientemente alto? Una persona con pérdida auditiva puede tener problemas para oír al empleado en el centro de respuesta hablar a través del dispositivo o la unidad base.
  • ¿Cómo se configura? Si tiene una unidad base o consola, ¿necesitarás más de una para cubrir toda la casa y el jardín? ¿La unidad se debe colocar sobre una mesa o ser montada en la pared? ¿Hay que enchufarla o funciona con pilas? (Si hay que enchufarla, ¿tiene una batería de respaldo si se corta la luz?) ¿Requiere una línea telefónica fija, e incluye celular en caso de que se interrumpa el servicio telefónico regular? ¿Se pueden agregar botones estacionarios en varios lugares del hogar?
  • ¿Se puede trasladar el sistema? No todos los proveedores de alerta médica ofrecen servicios en todo el país (consulta abajo). Si tu ser querido se muda, ¿puede el sistema mudarse con él?
  • ¿Incluye una caja de seguridad? Algunas compañías ofrecen instalar una caja de seguridad que los profesionales médicos de emergencia pueden usar si necesitan entrar al hogar cuando el residente está incapacitado.
  • ¿Se pueden conectar otras personas a través del dispositivo? Algunos dispositivos te permiten comunicarte con tu ser querido a través del sistema de alertas, utilizando una aplicación de monitoreo en tu teléfono inteligente, tableta o computadora.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. ¿Cómo funcionan el monitoreo y la respuesta?

  • Centro de respuesta. ¿La compañía opera su propio centro de respuesta o tiene un contrato externo? ¿El centro está certificado? ¿Cuál es el tiempo promedio de respuesta? (Debería ser una cuestión de segundos). ¿Podrá tu ser querido hablar con una persona a través del dispositivo portátil, y puede el centro comunicarse en el idioma preferido de tu ser querido si no habla inglés?
  • A dónde se dirigen las llamadas. ¿Puedes designar cómo quieres que se enruten los distintos tipos de alertas o llamadas (urgentes, no urgentes, de emergencia)? ¿El sistema está "monitoreado" (conectado directamente a un centro de respuesta) o "no monitoreado" (marca los números que designes, como el de un miembro de la familia, vecino o servicio de emergencia)? Algunos sistemas ofrecen ambas opciones.
  • Atención al cliente. Es esencial que la compañía tenga buenas relaciones con los clientes. Debería haber una persona real a quien puedas llamar las 24 horas del día, los siete días de la semana si tienes preguntas sobre el servicio. También deberías poder comunicarte con la empresa por correo electrónico o chat en vivo. Busca también un sitio web fácil de navegar, con una sección completa de preguntas frecuentes.
  • Ciberseguridad. ¿Cómo protege la compañía la información privada y evita que los piratas informáticos obtengan acceso a tu sistema?

4. ¿Cuánto cuesta?

  • Cargos. Ten cuidado con los planes de precios complicados y los costos ocultos. Busca una compañía que no tenga cargos adicionales relacionados con el equipo, envío, instalación, activación, o servicio y reparaciones. Cuidado con las ofertas de servicios gratuitos o de equipos "donados o usados"; son estafas.

  • Contratos. No firmes un contrato a largo plazo. Solo deberías tener que pagar cuotas mensuales continuas que normalmente oscilan entre $20 y $70 al mes, dependiendo de las características seleccionadas. Ten cuidado con el pago del servicio por adelantado, ya que nunca se sabe cuándo será necesario interrumpirlo temporalmente (por ejemplo, debido a una hospitalización) o de forma permanente.

  • Garantías y políticas de cancelación. Busca una garantía de devolución total, o al menos un período de prueba gratuito, en caso de que no estés satisfecho con el servicio. Y querrás tener la posibilidad de cancelar en cualquier momento sin penalidades (y un reembolso completo si ya se han pagado las cuotas mensuales).

  • Descuentos. Pregunta por los descuentos para varias personas en el mismo hogar o para veteranos. También puede haber ofertas especiales disponibles a través de organizaciones de membresía, seguro médico o a través de un hospital, organización médica o de atención. Averigua si la compañía ofrece precios reducidos o una escala móvil para personas de bajos ingresos.

  • Seguros. En su mayor parte, Medicare y las aseguradoras privadas no cubrirán los costos de un sistema de alerta médica (aunque algunas ofrecen descuentos o derivaciones; consulta con tu proveedor). En algunos estados, Medicaid puede cubrir todo o parte del costo.

  • Deducciones de impuestos. Consulta con tu profesional de impuestos para averiguar si el costo de una alerta médica es deducible de impuestos como un gasto médicamente necesario.

5. ¿Está disponible donde vives?

Muchas compañías nacionales ofrecen servicios de alerta médica. Pero tal vez no todos estén disponibles cerca de ti, así que llama y pregunta sobre las zonas de servicio. Las compañías locales también pueden ser una opción. Además de las empresas que han estado en el negocio de las alertas médicas durante décadas, las empresas de tecnología y seguridad para el hogar también ofrecen cada vez más estos servicios.

  • Emprende una búsqueda en línea. Utiliza palabras claves como "sistemas de alerta médica", "sistemas personales de respuesta a emergencias", "dispositivos de detección de caídas" y "dispositivos de respuesta urgente" junto con el nombre de tu ciudad o estado para encontrar compañías que presten servicios en tu localidad. Chequea las revisiones y quejas de los clientes con el Better Business Bureau o con el fiscal general o la agencia de protección del consumidor.

  • Ponte en contacto con tu Agencia del Área sobre Envejecimiento. Busca la Agencia del Área sobre Envejecimiento correspondiente a tu comunidad en el Eldercare Locator del Gobierno federal y pregunta si tienen una lista de compañías que ofrezcan servicios de alerta médica en tu localidad. (Me puse en contacto con la mía e inmediatamente me enviaron por correo electrónico una lista de 16 compañías nacionales y locales, incluida una que se ofrece a través de la propia agencia).

  • Verifica con tu centro para adultos mayores. Si tú o tu ser querido viven en una comunidad para personas mayores, la comunidad puede ofrecer un sistema de alerta médica interno o externo. Cuidado con las instalaciones que solo tienen cuerdas en unos pocos lugares en la habitación o departamento; las personas no siempre se caen o se enferman cerca de la cuerda que activa la alarma.
  • Investiga otras opciones. Averigua si se ofrecen servicios o descuentos a través de organizaciones de membresía locales o nacionales, grupos de veteranos o el Departamento de Asuntos de Veteranos, hospitales u organizaciones comunitarias.
  • ¿Se puede agregar a un sistema de seguridad para el hogar? Consulta con tu proveedor de seguridad para el hogar. No te olvides de preguntar si hay un cargo adicional.
  • Investiga la calidad de los servicios. Investiga las respuestas y reacciones de los consumidores a las distintas empresas y opciones de servicio. Consulta con Better Business Bureau, agencias de informes de consumidores y sitios web locales o nacionales, la Cámara de Comercio local, el fiscal general de su estado y otras organizaciones que monitorean la calidad de los servicios y las quejas.

  • Obtén recomendaciones. Pregunta a amigos y familiares si pueden recomendar algún sistema de alerta médica que hayan usado.

Una vez que hayas decidido, asegúrate de controlar cómo funciona para tu ser querido. No lo dudes y cambia a otro servicio si no encaja bien; podría salvar una vida.

Nota de redacción: este artículo, publicado originalmente en abril del 2017, se ha actualizado con información más reciente.

Amy Goyer es una experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de los seres queridos y autora del libro Juggling Life, Work and Caregiving. Te puedes conectar con Amy en amygoyer.com, Facebook, Twitter, en la comunidad de AARP en internet y en el grupo de AARP para cuidadores familiares en Facebook (enlaces en inglés).