Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Viviendas grupales: Una alternativa para los adultos que no pueden envejecer en su hogar

Más pequeños y con menos comodidades, pueden lograr un equilibrio entre los centros de vida asistida y el hogar.

Grupo de personas en un hogar para jubilados

DIDESIGN021/GETTY IMAGES

In English | La mayoría de las personas quiere envejecer en su hogar. Pero eso no siempre es posible, ya sea por limitaciones físicas o económicas.

En vez de mudarse a una comunidad grande de vida asistida o un centro de enfermería especializada, existe otra alternativa, quizás en un área más cerca de casa. Dependiendo de dónde vives, el concepto puede llamarse hogares familiares para adultos, hogares de alojamiento y atención, u hogares de cuidado residencial.

Los estados, que otorgan licencias a los hogares, tienen más de 30 términos para referirse a estos tipos de acuerdos de vivienda. Piensa en ello como un centro de vida asistida, pero en una casa.

El concepto es similar a las viviendas grupales para adultos con discapacidades, que lucen como cualquier otro hogar del vecindario.

En Wisconsin, alrededor de la mitad de los proveedores de vida asistida son hogares familiares para adultos, pero ofrecen solo cerca de uno de cada siete cupos para vida asistida. En muchos estados, estas viviendas pequeñas son una opción que frecuentemente pasan desapercibidas.

Los hogares de cuidado residencial pueden brindar los mismos servicios básicos que los centros grandes de vida asistida. Los empleados ayudan con las necesidades personales —como bañarse, vestirse, comer, ir al baño y la administración de medicamentos— y emergencias. Algunos estados permiten varios niveles de cuidado en los hogares, desde la vida independiente hasta niveles altos de vida asistida, así que asegúrate de averiguar lo que está incluido.

La mayoría ofrecen transporte a citas médicas o tienen contratos con terceros. Lo que no encontrarás es el mismo nivel de cuidado que en un hogar de ancianos.

Generalmente, hay de cinco a diez personas (pero quizás hasta 20, dependiendo de las reglamentaciones estatales), que viven en una casa; la vivienda recibe una licencia en su estado al cumplir los mismos requisitos que cualquier otra comunidad de vida asistida. El personal que cuida directamente a los residentes debe recibir capacitación obligatoria cada año.

Los residentes necesitan tener planes de cuidado. A los empleados se les requiere mantener registros sobre el cuidado de los residentes.

Cada estado tiene sus propios estándares. Algunas viviendas permiten mascotas o tienen personal que habla varios idiomas. Otras se centran en el cuidado de la memoria, el manejo de una enfermedad específica o el cuidado general. Hay alguien en el lugar las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Las viviendas grupales usualmente son propiedad de individuos privados, y puede que el personal y sus familias vivan en la casa. Dicho esto, una compañía puede ser dueña de varias viviendas.

Los hogares de cuidado residencial a menudo son menos costosos

El costo de los servicios en hogares de alojamiento y cuidado alrededor del país no se ha calculado con precisión. Una encuesta del 2019 sobre el costo del cuidado realizada por Genworth, una compañía con sede en Richmond, Virginia, que vende seguros de cuidados a largo plazo, indica que la media del costo nacional para un centro de vida asistida es de casi $50,000 al año y la media del costo nacional por enfermería especializada es de $90,000 a más de $100,000 al año, dependiendo de si el residente vive en una habitación doble o individual.

El informe no incluye los costos de las viviendas grupales, pero las cuotas son menores que los centros tradicionales de vida asistida o de enfermería especializada. En California, donde el alto costo de vida solo fue sobrepasado en Hawái y el Distrito de Columbia, el costo promedio anual en una vivienda de seis camas es de $36,000 por una habitación compartida y de $48,000 a $84,000 por una habitación privada. Genworth estima que el costo del cuidado en California es de $54,000 para un centro de vida asistida y de $105,000 a casi $128,000 para un hogar de ancianos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El mercado local determina los precios, pero espera pagar menos que lo que pagarías en una comunidad grande de vida asistida, en parte porque ofrecen menos comodidades, como salones de belleza en el lugar o clases de arte. Los hogares que se especializan en el cuidado de pacientes con demencia cuestan más debido a las medidas adicionales de seguridad para evitar que los residentes deambulen o adopten otros comportamientos potencialmente peligrosos.

Puedes pagar los cargos mensuales de tu propio bolsillo, mediante un seguro de cuidados a largo plazo, o si la vivienda tiene un contrato con Medicare, por medio de financiación del Gobierno. Los veteranos y sus cónyuges sobrevivientes pueden ser aptos para recibir un beneficio llamado ayuda y asistencia.

Ventajas de las viviendas grupales

El precio más bajo, la proporción entre el personal y los clientes —por ejemplo, Florida establece el límite de cinco residentes por cada hogar familiar de cuidado para adultos— y el ambiente familiar distinguen esta opción. Otros beneficios:

• Más cuidado personalizado, y la continuidad de la atención es posible, a diferencia de las comunidades grandes de vida asistida. Con menos adultos mayores, el personal puede detectar más fácilmente los cambios físicos y emocionales de los residentes.

• La proporción entre el personal y los clientes a menudo es más alta que en los complejos grandes de vida asistida o enfermería especializada.

• Las comidas son hechas en casa y se pueden personalizar.

• El ambiente hogareño e íntimo puede ser una mejor opción para los adultos con demencia, y puede ayudar a cualquier residente a entablar amistades más fácilmente con otros residentes y el personal.

• La presencia de otros residentes fomenta el entablar una vida social, y puede reducir la soledad y mejorar el bienestar.

• El menor costo usualmente se debe a que hay menos comodidades.

Las desventajas de una escala más pequeña

Vivir en una casa pequeña con solo unas pocas personas puede sentirse acogedor, o no satisfacer las necesidades del residente. Inconvenientes de este arreglo:

• Menos oportunidades de encontrar amigos compatibles, participar en actividades o usar servicios (que pueden estar disponibles en una comunidad grande de vida asistida) puede resultar menos estimulante.

• Potencialmente menos privacidad. Los residentes tienen una habitación y espacios compartidos en vez de sus propios apartamentos.

• No hay un médico y casi nunca hay un enfermero en la vivienda. Sin embargo, el hogar a veces contrata a un profesional médico o una práctica para que haga visitas domiciliarias. Si es necesario realizar tareas médicas complicadas, el residente debe traer ayuda o mudarse a un hogar de ancianos.

Qué preguntar al visitar

Para explorar los hogares de cuidado residencial para ti o tu ser querido, debes visitar y hacer muchas preguntas. Esta es una decisión importante, así que debes visitar los lugares más de una vez y a diferentes horas.

Pero antes de proceder, asegúrate de que los funcionarios del estado han otorgado una licencia a la vivienda. Dependiendo de dónde vives, puede ser el departamento de servicios para adultos mayores, de salud o de servicios sociales. Además, verifica si el sitio web del departamento tiene quejas oficiales contra la vivienda grupal.

Tomar el pulso de un hogar es imprescindible. ¿Parece relajado? ¿Los residentes están activos? ¿El personal es cálido, acogedor y receptivo, o parece estar en apuros e indiferente? Observa cómo el personal interactúa con los residentes.

Si puedes, pregúntales a los residentes sobre sus experiencias, y definitivamente habla con sus familias. Averigua qué les gusta sobre el lugar y qué no. ¿Se satisfacen sus necesidades? ¿El personal es atento?

Muchas de las preguntas que querrás que contesten son las mismas que deben estar en tu lista de verificación para centros grandes de vida asistida (en inglés). También debes estar al tanto de:

1. Propiedad. ¿Quiénes son los propietarios? ¿Cuáles son sus antecedentes y cuánto tiempo llevan en este negocio? ¿Viven en el lugar? ¿Cuán involucrados están?

2. Dotación de personal. ¿Hay personal de guardia en todo momento? ¿Cuál es la proporción entre el personal y los residentes? ¿Cuáles son las cualificaciones del personal?

3. Limpieza y seguridad. ¿Qué tan limpias están las habitaciones de los pacientes y los espacios comunes? ¿Hay habitaciones privadas y compartidas disponibles? ¿Dónde están los baños? ¿Ves pasamanos y botones de llamada? Si no, ¿cómo es que los residentes contactan al personal? Pide ver un informe de inspección y quejas contra la vivienda; se les exige a los funcionarios que los muestren.

4. Costos. ¿Qué incluye la cuota mensual? ¿Tres comidas al día, meriendas, limpieza del hogar, lavado de ropa, televisión por cable y acceso a internet? ¿La vivienda tiene más de un modelo de precios?

5. Atención médica. ¿Cómo es que los residentes acceden a servicios médicos? ¿Hay transporte disponible para ir al médico u otro proveedor de cuidado de la salud, y está incluido en la cuota mensual? ¿Qué sucede cuando un residente es hospitalizado? ¿La vivienda tiene un grupo de médicos o enfermeros que hacen visitas a domicilio? Si tu ser querido necesita más asistencia (quizás por incontinencia) que la que se ofrece, ¿cuál es el próximo paso? ¿Puedes traer tu propia asistencia?

6. Otros residentes. ¿Cuántas personas viven en el hogar, y cuáles son sus necesidades? ¿Cuán independientes o discapacitadas son? Si alguien padece demencia, ¿cuáles medidas de seguridad se toman y qué hace el personal para cuidar del residente?

7. Interacción social. ¿Qué ocurre en un día típico? ¿El personal organiza actividades? ¿Cuáles son las reglas?

Lo más importante: ¿Tu ser querido se imagina viviendo ahí? ¿El lugar parece ser el adecuado para tu ser querido?

Si no estás seguro, considera otras viviendas grupales. Es probable que una de ellas se sienta más como un hogar.

Sally Abrahms, colaboradora de AARP por muchos años, cuidó de sus padres y suegros. Ella escribe sobre el envejecimiento y los boomers para publicaciones nacionales.

La búsqueda de viviendas grupales

A continuación, los 10 estados con el mayor número de residentes mayores de 65 años al 2018, al igual que maneras de buscar viviendas grupales de cuidado de adultos mayores, con licencia estatal, en cada estado (enlaces en inglés):

• California: 5.7 millones de residentes de 65 años o más. Departamento de Servicios Sociales; elige "elderly assisted living" (centros de vida asistida para adultos mayores), y las viviendas grupales se incluyen entre todas las opciones de vida asistida.

• Florida: 4.4 millones. Departamento de Asuntos de la Vejez y Agencia Para la Administración del Cuidado de la Salud; bajo "facility/provider type" (tipo de instalación/proveedor), elige "adult family care home" (hogar familiar de cuidados para adultos).

• Texas: 3.6 millones. Salud y Servicios Humanos; los hogares de cuidado personal se encuentran entre todos los centros de vida asistida de tipo A (Type A assisted living facilities).

• Nueva York: 3.2 millones. Oficina de Servicios para Niños y Familias.

• Pensilvania: 2.3 millones. Departamento de Envejecimiento y Departamento de Servicios Humanos; elige "personal care homes" (hogares de cuidado personal) bajo "service code" (código del servicio).

• Ohio: 2 millones. Departamento de Envejecimiento; elige "assisted living (RCF)" (vida asistida) bajo el tipo de instalación, pero ten en cuenta que los resultados mostrarán centros grandes y pequeños en la misma lista.

• Illinois: 2 millones. Departamento de Salud Pública; descarga una hoja de cálculo (en inglés) que incluye centros grandes de vida asistida y establecimientos pequeños registrados de vivienda compartida.

• Míchigan: 1.7 millones. Departamento de Licencias y Asuntos Regulatorios; elige "adult family home" (hogar familiar para adultos) como el tipo de instalación, pero ten en cuenta que los resultados incluirán algunos lugares para adultos con discapacidades de desarrollo; los hogares para adultos de mayor edad incluyen viviendas más pequeñas y centros con mayor capacidad.

• Carolina del Norte: 1.7 millones. Departamento de Salud y Servicios Humanos; descarga un documento en formato PDF que incluye hogares de cuidado para adultos (adult care homes); la cantidad máxima de residentes permitidos por la licencia está en paréntesis.

• Georgia: 1.5 millones. Departamento de Salud Comunitaria; elige "personal care home" (hogar de cuidado personal) como el tipo de instalación, pero ten en cuenta que los resultados mostrarán centros grandes y pequeños en la misma lista.

Debido a que la mayoría de las viviendas grupales son mucho más pequeñas que las comunidades de vida asistida, no verás anuncios como los que ves a menudo para las entidades más grandes. Pero puedes recibir ayuda personalizada:

• La Administración Federal para la Vida Comunitaria ofrece un Buscador de cuidados para adultos mayores que puede ayudarte a encontrar recursos locales en internet, o llama al 800-677-1116, de lunes a viernes, de 9 a.m. a 8 p.m., hora del este, para hablar con un especialista.

• Tu centro local para adultos mayores o el departamento de servicios para adultos mayores de tu condado también pueden ofrecer recomendaciones.

• Un administrador de atención geriátrica puede servir de defensor privado para ti o tu ser querido, y puede ayudarte a encontrar una vivienda grupal. Después de un análisis inicial de varios cientos de dólares, las tarifas por hora para estos especialistas en envejecimiento pueden variar entre $100 y $200. La mayoría de los planes de seguro, incluido Medicare tradicional, no cubren este servicio.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO