Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Puedo tener una cuenta de ahorro si recibo beneficios por incapacidad del Seguro Social?

Sí. Si recibes el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI) o la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) puedes tener una cuenta de ahorros. Sin embargo, puede que existan límites en cuanto a la cantidad de dinero que puedes tener en ella, según el tipo de prestación por discapacidad que recibas.

Para tener derecho al SSDI, debes tener un historial laboral y una enfermedad que te incapacite para trabajar durante al menos un año, o que se prevea que acabe con la muerte. Existen límites en cuanto a la cantidad que puedes percibir por tu empleo mientras recibes el SSDI, pero, en cambio, no hay restricciones en cuanto a activos. Puedes tener una cuenta de ahorros con todo el dinero que decidas ahorrar.

Este no es el caso si recibes la SSI, que proporciona ayuda en efectivo a personas mayores, discapacitadas y ciegas con necesidades económicas. La Administración del Seguro Social (SSA), que gestiona el programa, establece una serie de límites de ingresos (bastante más complejos) para los beneficiarios de la SSI, y fija también un límite máximo de activos financieros: no puedes poseer más de $2,000 de lo que la SSA considera "recursos contables" como individuo, o más de $3,000 como pareja.

Algunos activos no son contables, entre ellos, el hogar donde vives, un vehículo que tú o alguien de tu familia use con fines de transporte, y una o varias pólizas de seguro de vida con un valor nominal total de hasta un máximo de $1,500.

En cambio, el dinero de una cuenta de ahorros sí se considera un recurso contable. Eso significa que puedes no tener derecho a la SSI si dispones de más de $2,000 en tu cuenta de ahorros (o $3,000 por pareja), o si la cuenta contiene una cantidad inferior pero el total de tus activos contables, incluidos los ahorros, supera esas cifras.

Opciones de ahorro para los beneficiarios de la SSI

La SSA hace excepciones para ciertos tipos y programas de ahorro diseñados para personas discapacitadas y con bajos ingresos. Dichas excepciones permiten a algunos beneficiarios tener más de $2,000 de ahorros y seguir cobrando la SSI.

El programa ABLE (Achieving a Better Life Experience)

Las cuentas del programa ABLE (en inglés) ofrecen una oportunidad de ahorro libre de impuestos a personas con discapacidades diagnosticadas antes de cumplir los 26 años. Los primeros $100,000 de una cuenta ABLE no son considerados un recurso contable por la SSI. Cualquier saldo que supere los $100,000 se tendrá en cuenta a la hora de calcular si cumples el límite de activos.

Puedes abrir una cuenta a través de los programas ABLE disponibles en la mayoría de los estados. Muchos de estos programas permiten abrir cuentas también a los residentes de otros estados que cumplan los requisitos, pero puede haber ventajas fiscales si usas el plan de tu propio estado. El Centro Nacional de Recursos de ABLE permite comparar los diferentes programas estatales (en inglés).

(enlaces en inglés)

El PASS (Plan to Achieve Self-Support)


Este se trata de un plan que deberás presentar por escrito al Seguro Social y en el que se describe un objetivo relacionado con el trabajo que puede ayudarte a ser económicamente autosuficiente y a reducir o eliminar tu necesidad de recibir beneficios por discapacidad. El PASS te permite apartar dinero para las cosas que necesitas para alcanzar ese objetivo, por ejemplo, estudios, cuidado de niños o tecnologías de asistencia. A efectos de la SSI, ese dinero no se considera un recurso contable.

Para solicitar el PASS, debes llenar el formulario SSA-545-BK y enviarlo a tu oficina local del Seguro Social. La SSA dispone de información sobre consejeros vocacionales o especialistas en el PASS en tu región que pueden ayudarte a redactar tu plan. Llama a la SSA al 800-772-1213 o consulta la hoja informativa del PASS para obtener más información.

Cuentas de Desarrollo Individual (IDA)

Las IDA ayudan a que las personas con bajos recursos puedan ahorrar dinero de sus ingresos para destinarlos a la educación, la compra de una primera vivienda o los costos derivados de la apertura de un negocio.

Para abrir una IDA, en la mayoría de los casos debes estar trabajando y recibiendo beneficios del programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF). Tus aportaciones a la cuenta pueden ser igualadas con fondos de programas de ayuda estatales y federales, y la totalidad de ese dinero no se tiene en cuenta a la hora de determinar tu derecho a la SSI. Comunícate con la agencia TANF de tu estado para obtener más información.

Fideicomisos

Los fideicomisos son acuerdos legales en virtud de los cuales una parte mantiene y gestiona recursos financieros, como dinero en efectivo y propiedades, para beneficio de otra parte. Algunos tipos de fideicomisos pueden utilizarse para ahorrar dinero sin poner en peligro tus prestaciones de la SSI.

Eso dependerá del tipo de fideicomiso, de quién lo controle y de cómo se use su contenido. Por ejemplo, el dinero que recibes directamente de un fideicomiso o que sirve para proporcionarte alimentos y vivienda, puede considerarse como ingreso y, por lo tanto, deducirse de tu beneficio de la SSI. Puedes obtener más información en el artículo en línea de la SSA titulado Spotlight on Trusts.

Ten en cuenta que

  • El dinero en efectivo es un recurso contable, esté depositado en un banco o no.
  • También son contables las inversiones como acciones y bonos, y los bienes o vehículos que poseas, con la excepción de los que constituyan tu residencia y tu medio de transporte principal.

Si vives con tu cónyuge o tus padres, o eres inmigrante con un patrocinador, una parte de sus bienes, incluido el dinero que tengan en el banco, puede tenerse en cuenta para determinar tu derecho a percibir la SSI.

Publicado el 18 de agosto del 2021