Skip to content
 

Cómo conducir con cuidado en el invierno

Cuando se pongan resbaladizas las carreteras, sigue estos consejos.

Haz clic en CC para ver los subtítulos en español del video.

In English

Puede ser complicado conducir en invierno. Las carreteras se ponen resbaladizas y heladas, puede haber mala visibilidad a causa de una tormenta de nieve y el clima helado puede afectar a casi cualquier vehículo.

Por eso, es muy importante usar técnicas para conducir con cuidado y estar preparado en la temporada de invierno. Más del 70% de las carreteras del país se encuentran en áreas que reciben un promedio de más de 5 pulgadas de nieve, según la Administración Federal de Carreteras, del Departamento de Transporte de Estados Unidos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Según la Administración, la nieve, el hielo y el clima invernal aumentan el riesgo de accidentes y choques:

  • El 24% de los choques relacionados con las condiciones climáticas ocurren en pavimento con nieve, aguanieve o hielo.
  • El 15% de esos choques ocurren cuando cae nieve o aguanieve.
  • Más de 1,300 personas mueren y más de 116,800 personas se lesionan cada año en choques automovilísticos en pavimento cubierto de nieve, aguanieve o hielo.
  • Cada año, casi 900 personas mueren y 76,000 se lesionan cuando cae nieve o aguanieve.

Si vives en un lugar cálido, pero tienes amigos y familia en otros estados, es bueno que sepas cómo conducir con cuidado en las carreteras cuando sea invierno. Te presentamos algunos consejos para te prepares y alistes a tu vehículo para conducir en invierno:

1. Quédate en casa si puedes

Monitorea los informes del clima a lo largo de la ruta. Si se espera mal clima, trata de retrasar tu viaje. Si está nevando o hay aguanieve, quédate en casa si es posible y fuera de las carreteras. Si sales, asegúrate de alertar a alguien sobre tu plan y ruta.

2. Concéntrate en los detalles

Las baterías se debilitan en el frío. Después de tres inviernos quizás necesites reemplazar la de tu auto. Enciende los faros delanteros, luego enciende el motor. Si las luces se iluminan más cuando el motor está encendido, quiere decir que la batería está débil. Revisa los niveles de líquido del limpiaparabrisas y del anticongelante para el motor. Tienen que estar llenos.

3. Prepara el equipo de invierno

Tu equipo para el invierno debe incluir cables de arranque, un cepillo para nieve con rascador de hielo, arena o arena sanitaria para gatos para colocar debajo de neumáticos resbaladizos si estás atascado, una pequeña pala, una linterna y baterías, un cargador de teléfono, agua potable y algunas meriendas. Considera tener un contenedor para ir al baño, en caso de que te quedes atrapado dentro del auto. Mantén el tanque de gasolina bastante lleno en caso de que tengas que encender el motor para calentarte. Las llantas de toda temporada pueden servir cuando hay nevadas leves. Para nevadas fuertes, usa llantas de nieve o cadenas para las llantas.

4. Deshazte del hielo y la aguanieve

Limpia el interior y exterior del parabrisas y la ventanilla trasera. Descongela el parabrisas antes de conducir en vez de esperar que el descongelador lo haga mientras conduces. Limpia la nieve y la aguanieve de los faros delanteros.

5. Mantente visible

Mantén las luces de los frenos y las luces direccionales tan limpias como puedas. Usa los faros delanteros durante el día para que tu vehículo resalte del panorama grisáceo del invierno. Usa triángulos reflectores o un chaleco reflector si estás atascado y necesitas salir del auto para pedir ayuda.

6. Acelera con cuidado

Tratar de acelerar muy rápido, incluso con tracción 4x4 o un sistema de control de tracción, puede dejarte atascado. Cambiar de velocidad abruptamente puede provocar que las llantas resbalen.

7. Usa técnicas adecuadas para frenar

Tu auto o camión probablemente tenga frenos antibloqueo (ABS). Estos sistemas previenen que las llantas patinen cuando frenes repentinamente para que continúes conduciendo mientras te detienes. Si te enseñaron a bombear los frenos, eso no funciona con los ABS. Los expertos de seguridad aconsejan: "pisar, sostener y controlar la dirección". Pisa el pedal de freno con fuerza. Mantén pisado el pedal, sin importar las vibraciones o el contragolpe. Conduce alrededor del peligro en vez de chocar con él. Quizás esto no sea intuitivo, así que practica a velocidades bajas en un estacionamiento vacío o en un camino largo de entrada.

Pautas para conducir con cuidado en el invierno

Getty Images

Conducir con seguridad en las carreteras resbalosas de invierno requiere concentración.

8. Trata de que tu auto no patine

Si la parte trasera del auto o camioneta empieza a patinar de lado a lado en una superficie resbaladiza, gira el volante hacia la misma dirección en la que se mueve la parte trasera. Si se mueve hacia la izquierda, gira el volante hacia la izquierda; si lo hace hacia la derecha, gira a la derecha. De otra manera harás que el patinazo se convierta en una vuelta. El control antideslizante, que es común en la mayoría de los autos, ayuda, pero no puede prevenir todos los patinazos en las carreteras resbaladizas.

9. Empaca suministros para emergencias

Las mantas o las velas pequeñas en envases pueden calentar el interior del auto si te quedas varado. Si usas velas, deja una ventanilla apenas abierta porque estas consumen oxígeno y emiten dióxido de carbono tóxico. Si dejas el motor encendido para mantener el calor adentro, abre unas cuantas ventanillas para que entre aire fresco en caso de que haya una fuga peligrosa —y tóxica— en el sistema de escape que pudiera filtrarse hacia el interior del auto.

¿Estás varado en la nieve?

Si sales durante una tormenta y te encuentras atascado, AAA tiene estas recomendaciones:

Quédate en tu auto: esto te protege de los elementos y hace que sea más fácil para los rescatistas encontrarte. No trates de buscar ayuda en una tormenta, ya que es fácil perderse.

Reserva tu energía: si estás tratando de sacar tu auto, descansa o detente por completo si te falta el aire o te sientes enfermo.

Limpia el tubo de escape: asegúrate de que el tubo de escape externo de tu auto no esté bloqueado ni tapado con nieve. Un tubo bloqueado puede causar que el monóxido de carbono se escape a tu auto cuando el motor está encendido, lo que puede ser mortal.

Conserva el combustible: mantén encendido lo suficiente tanto el motor como la calefacción para evitar el frío.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 22 de noviembre del 2016. Se actualizó para incluir nueva información. 

James R. Healey colabora como escritor de artículos sobre autos. Fue escritor especializado en automóviles y columnista de USA Today.