Skip to content
 

Los modelos pequeños de teléfonos inteligentes todavía existen

Entre tantos modelos grandes, se puede encontrar las pantallas de menos de 6 pulgadas, y tienen sus ventajas.

Pequeños trabajadores de la construcción simulan operar en un teléfono inteligente

Getty Images

In English

Cuando Samsung presentó el primer Galaxy Note en el 2011, fue recibido con bastante escepticismo.

El Note fue el pionero en la categoría de dispositivos conocidos como “tabléfonos”, una descripción adecuada para un teléfono aparentemente demasiado grande para que se lo considere un teléfono, pero demasiado pequeño para ser una tableta. Es curioso cómo la percepción de qué es “grande” ha cambiado.

El Note original tenía una pantalla gigantesca de 5.3 pulgadas, un tamaño casi insignificante para los estándares actuales. Hoy en día hasta los teléfonos inteligentes con pantallas de menos de 6 pulgadas son relativamente escasos. Al igual que las pantallas de los televisores, las de los teléfonos también se miden en diagonal.

Las dimensiones totales de muchos teléfonos aumentaron a medida que el tamaño de la pantalla se incrementó con los años, pero tal vez no tanto como hubieras pensado. Los diseñadores redujeron los bordes (llamados biseles) alrededor de las pantallas y a veces eliminaron los botones físicos o los incrustaron debajo de la pantalla.

Para los adultos mayores cuya vista ya no es lo que era antes, el atractivo de las pantallas más grandes es fácil de entender.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Teléfonos más pequeños, precios más bajos

Pero en una era dominada por los teléfonos inteligentes enormes, optar por lo pequeño ofrece posibles ventajas. Por lo general, pagas menos por uno de tamaño compacto y, además, liberas espacio en tu bolsillo o tu bolso. Y la gente con manos más pequeñas o a la que le gusta usar los teléfonos con una sola mano puede manipular con más facilidad los dispositivos de menor tamaño.

“Los teléfonos más grandes se venden, y los fabricantes entendieron el mensaje. Sin embargo, el tamaño de la mano humana no ha aumentado, así que sigue habiendo gente que quiere dispositivos a la medida de la mano”, afirma Avi Greengart, presidente de la empresa de investigación tecnológica Techsponential, con sede en Nueva Jersey. “Una medida más a tener en cuenta: el tamaño del teléfono en la mano en comparación con el bolsillo”.

Pero el mercado de los teléfonos más pequeños se reduce cada vez más.

Los últimos modelos estrella de Samsung tienen pantallas grandes y precios elevados: los Galaxy S22, S22+ y S22 Ultra vienen con pantallas de 6.1, 6.6 y 6.8 pulgadas, respectivamente, y cuestan $799.99, $999.99 y $1,199.99 en adelante, aunque, como ocurre con otros teléfonos de este artículo, los precios pueden reducirse muchísimo con intercambios.

Estos días, Google está impulsando los dispositivos Pixel 6 y Pixel 6 Pro, con pantallas de 6.4 y 6.7 pulgadas y precios a partir de los $599 y $899, en lugar de sus pequeños Pixel 4a de 5.8 pulgadas y ya descontinuados. El Pixel 5a con 5G, más económico, de $449, incrementa el tamaño de la pantalla a 6.3 pulgadas. Otras empresas, como Motorola y OnePlus, fabrican teléfonos inteligentes Android.

De izquierda a derecha: iPhone 13 Pro Max, 13 Pro, SE y 13 mini

Ed Baig

De izquierda a derecha, el iPhone 13 Pro Max, 13 Pro, SE y 13 mini.

Apple, una opción “pequeña”

Eso deja a Apple como el único gran fabricante dispuesto a producir una línea más pequeña. El fabricante de iPhone acaba de lanzar un nuevo modelo SE que no solo tiene una pantalla de 4.7 pulgadas como su predecesor de hace 2 años, sino también un botón de inicio clásico que es otra vuelta a un clásico. De hecho, el último SE emplea el sistema de huellas dactilares Touch ID de Apple en lugar del reconocimiento facial Face ID para autenticar al usuario y desbloquear el iPhone, un sistema que algunas personas prefieren.

Los precios del modelo SE, ahora en su tercera encarnación, comienzan a partir de los $429, lo que para Apple es bastante económico. Moderniza el modelo SE anterior incorporando conectividad 5G, una batería más duradera y más potencia de cálculo gracias al robusto chip A15 Bionic de Apple, el mismo procesador que se encuentra en los iPhones más caros. Y como ocurre con otros iPhones, funciona con el software iOS 15.

Apple no ha abandonado los teléfonos grandes. Para nada. Su línea incluye los iPhone 13 Pro y 13 Pro Max, que cuentan con pantallas de 6.1 y 6.7 pulgadas. Pero a un precio de $799 y $1,099 para empezar, cuestan bastante más que un SE básico.

Apple también vende un iPhone 13 mini de $699 con una pantalla de 5.4 pulgadas que también supera el tamaño de la pantalla de ese antiguo Note. Tiene Face ID, y el precio más alto en comparación con el SE se debe en gran medida a esa pantalla más grande y de mayor calidad y a la cámara superior.

El último SE es un poco más alto que el 13 mini, pero tiene bordes más anchos alrededor de la pantalla, lo que hace que el diseño parezca un poco anticuado y la pantalla aún más estrecha, sobre todo si has pasado algún tiempo significativo usando un teléfono inteligente más grande.

Otras concesiones: por un precio de $429, solo tienes 64 gigabytes (GB) de almacenamiento interno. Si gastas más, obtienes más almacenamiento: $479 por 128GB y $529 por 256GB.

Tiene una muy buena cámara, pero el SE carece de la sofisticada función de modo nocturno que ofrecen los modelos más caros y que permite capturar fotos decentes incluso en la oscuridad. Además, tiene una sola lente de cámara trasera, no las múltiples lentes que hay en dispositivos más costosos. Aunque el SE añade 5G, no es compatible con la variedad rápida pero de corto alcance a la que los técnicos se refieren como onda milimétrica, aunque es probable que eso no sea un gran problema para las personas que compran dispositivos en este rango de precios.

Imágenes de los teléfonos Asus Zenfone 8 y Google Pixel 4

ASUS, GOOGLE

La mayoría de los teléfonos Android a la venta hoy en día tienen pantallas grandes, pero el Asus Zenfone 8, a la venta, y el Pixel 4a de Google, lanzado hace año y medio, tienen menos de 6 pulgadas en diagonal.

Las pantallas pequeñas de Android casi no existen

Si buscas un dispositivo Android más compacto son pocas las opciones. El Galaxy Z Flip3 plegable de Samsung tiene una pantalla de 6.7 pulgadas. Cuando se cierra, cabe perfectamente en un bolsillo trasero. Pero a $999.99 antes de un canje, no es la opción indicada para alguien con ingresos o presupuesto fijos.

Otra propuesta es el Asus Zenfone 8, que ha recibido críticas favorables en sitios web de tecnología. Tom's Guide lo calificó recientemente como “el mejor teléfono Android pequeño, sin lugar a dudas”. The Verge lo describió como “fantástico” y lo comparó con una versión Android del iPhone mini. Tiene una pantalla de 5.9 pulgadas y su precio es de $699.99, pero, como otros teléfonos de esta clase, tendrás que hacer concesiones. Carece de carga inalámbrica, por ejemplo, y, aunque funciona en AT&T y T-Mobile, no es compatible con la red de Verizon.

Te convendría buscar un modelo de Android más antiguo que aún esté funcionando, como el mencionado Pixel 4a de Google. Aunque ya no está disponible en Google Play Store, se puede encontrar en otros sitios de internet, normalmente por menos de los $350 que costaba, per algunos son de segunda mano. Tiene una pantalla de 5.8 pulgadas y, en general, ha ganado buenas críticas. También puedes encontrar un Pixel 4a con 5G, pero cuesta un poco más y tiene una pantalla de 6.2 pulgadas, que según nuestra medida ya no se considera pequeña.

¿Qué tal un teléfono plegable?

Por supuesto, es posible que quieras evitar por completo los teléfonos inteligentes si lo único que quieres hacer es hacer y recibir llamadas y no gastar mucho dinero. Por ejemplo, el TCL Flip Pro, que se vende por unos $80 en Verizon, y el TCL Flip, que se vende por unos $30 en Boost Mobile y también está disponible en US Cellular, tienen pantallas de vista previa de 1.44 pulgadas en el exterior y de 2.8 pulgadas en el interior cuando se abren, además de un teclado telefónico a la antigua.

Para algunas personas, pensar en grande significa ir por lo pequeño.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune. También es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.