Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Cómo aceptar la muerte de un excónyuge

Toma en cuenta las normas de la etiqueta funeraria y el impacto emocional.

Mujer triste mira una foto

Getty Images

In English | Cuando un excónyuge muere, el divorcio no es una protección contra el duelo. Eso es lo que Linda Gravenson descubrió cuando murió su exesposo en el 2019. Aunque no habían vivido juntos durante 30 años, se sintió afligida por su fallecimiento y lo que era el último final de su relación. Sin embargo, como exesposa, no tenía ninguna posición oficial en el proceso que siguió a su muerte, ni emocionalmente ni como participante, excepto como madre de su hijo adulto.

“No era realmente la viuda”, dice Gravenson, editora conceptual independiente y escritora, quien el invierno pasado escribió un ensayo sobre su dolor para The New York Times. “No había un lugar para procesar el duelo, excepto internamente, en mis propios recuerdos”.

La experiencia de Gravenson tuvo un gran impacto. El ensayo (en inglés), que describía cómo la muerte de su esposo la había arrastrado a un agujero de recuerdos de su relación y el divorcio, atrajo alrededor de 450 comentarios, ya sea en línea o en Facebook. Como ella observó, no hay un espacio cultural para su tipo de duelo. No se sentía cómoda, por ejemplo, uniéndose a un grupo de apoyo para viudas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“¿Tenía derecho a recibir apoyo después de 30 años de vivir separados?” se pregunta. “¿El dolor de una pérdida se puede reavivar con la pérdida final? Creo que ese es el verdadero punto del ensayo”.

Reconoce el dolor

La muerte de un excónyuge o pareja de mucho tiempo es una forma de “duelo desautorizado”, lo que significa que la sociedad no lo sanciona necesariamente como legítimo, según el experto en duelo Kenneth J. Doka, quien acuñó la frase. En otras palabras, como te has divorciado, deberías ser inmune al dolor de la pérdida. Pero los expertos dicen que el fallecimiento de un excónyuge o pareja puede ser intenso. Gravenson, por ejemplo, tuvo que dejar de esperar que su esposo le dijera que los más de 20 años que habían pasado juntos “significaron algo”. Y, como dice Gravenson, su muerte provocó un duelo por pérdidas anteriores.

“El duelo realmente significa que es una separación permanente entre tú y la persona que amaste o por la cual sentías apego”, dice Michael Cruse, un trabajador social clínico autorizado y gerente de servicios de duelo en Hospice of Santa Barbara, una organización sin fines de lucro de California.  “Pero en esa profundidad, conecta a esa persona afligida con todas las demás pérdidas de su vida. Y por lo general también hay una pérdida en ese matrimonio, porque nadie planea divorciarse cuando se casa”.

En la actualidad, muchas de las personas que se separan o se divorcian han estado juntas por mucho tiempo o tienen hijos en común. Si bien la tasa general de divorcio está disminuyendo, la tasa entre las personas de 50 años o más se ha duplicado desde la década de 1950, según el Pew Research Center.

“En el mundo moderno, los excónyuges no tienen que ser enemigos”, señala Cruse. “En realidad, pueden ser muy respetuosos y solidarios en las relaciones. Y, por lo tanto, todavía hay mucho apego”.

Evalúa los asuntos funerarios y legales

No hay reglas para asistir al funeral de un excónyuge o una expareja, ni para aprender a procesar la pérdida.

“Dependiendo de cuánto hace que la persona murió, si hay o no niños, están esas preguntas prácticas sobre si deberías participar en el funeral”,  dice Litsa Williams, trabajadora social clínica y cofundadora de WhatsYourGrief.com, un servicio en línea de asesoramiento sobre el duelo con sede en Baltimore.

Si te encuentras en la situación de Gravenson —tal vez sorprendido por el dolor que sientes por un excónyuge o pareja y confundido por las emociones o las normas de etiqueta—, aquí hay algunas sugerencias sobre cómo proceder.

• Conoce tu situación legal. “Si el excónyuge sigue siendo el beneficiario del seguro, eso puede causar muchos problemas”, dice Ellen McBrayer, presidenta de Jones-Wynn Funeral Homes & Crematory, cerca de Atlanta. Además, considera tus propias directivas anticipadas sobre el cuidado, aconseja Williams. Las instrucciones claras sobre los cuidados para la etapa final de la vida o los arreglos funerarios facilitarán las cosas para los hijos adultos y otros miembros de la familia, quienes tal vez tengan que tomar decisiones complicadas por un divorcio o por asperezas. “En la medida en que alguien puede expresar sus deseos por escrito con anticipación, las cosas tienden a ser más fáciles y tendemos a ver menos conflicto”, dice Williams.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


• Comunícate abierta y respetuosamente. Williams y otros sugieren tener una conversación con la familia extendida o con el familiar más diplomático para que puedas explicar lo que es importante para ti sobre estar en un servicio, y preguntar cómo se sienten los demás. Incluso es mejor si puedes hablar sobre esto antes de que ocurra la muerte. Luego, dice, prepárate para negociar. Por ejemplo, tal vez la esposa de tu excónyuge se sienta cómoda con tu presencia en el funeral pero no quiera que vayas a la casa después.

Trata de llegar a un punto en el que “todos puedan sentir que se está satisfaciendo la necesidad particular que cada uno tiene para ese ritual específico... al tiempo que se mantiene el respeto mutuo”, dice Williams.

Habla con el director funerario. McBrayer enfatiza que las empresas funerarias quieren crear espacios seguros para que las familias expresen su duelo, incluso si eso significa realizar dos ceremonias o conmemorar la muerte de alguna otra manera. Si bien no pueden mediar en conflictos familiares, los directores funerarios y los pastores pueden ayudar a idear una solución o proporcionar un lugar neutral donde hablar.

“La dinámica familiar en general puede ser complicada con las familias mixtas”, señala McBrayer. “Así que realmente tratamos de trabajar con una familia”.

• Busca apoyo. Tal vez pienses que eres la única persona que no encaja en la arquitectura tradicional del duelo, como los grupos de apoyo para viudas, pero hay otros con el mismo problema. “Escuchamos esto todo el tiempo”, dice Williams. “Soy demasiado joven para ir a un grupo de viudas. Mi esposo murió por una sobredosis, los de ellas murieron de cáncer. Estoy en una relación LGBT... todos los demás allí son heterosexuales”.

Si decides unirte a un grupo de apoyo para el duelo, Williams sugiere expresar de entrada tu ansiedad para ver si ese es el lugar adecuado para ti. Cruse recomienda comenzar con la terapia individual. Dice que la organización de cuidados paliativos de Santa Bárbara trabaja con los clientes individualmente primero, y luego sugiere un grupo de apoyo, si corresponde. También puedes encontrar ayuda en internet a través de prácticas de asesoramiento para el duelo como What’s Your Grief, o en foros de duelo con el apoyo de personas en tu misma situación, como el que dirige Marty Tousley, exterapista de duelo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.