Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Guía para citas después de los 50

Has sobrevivido al cáncer. ¿Estás listo para las citas románticas?

No dejes que la preocupación por tu imagen y los cambios emocionales te impidan encontrar el amor.

Pareja posando para una foto, mientras llevan puesta una mascarilla quirúrgica al aire libre

Hispanolistic/Getty Images

In English | Hace seis años, a Deanna Savage le dio cáncer de mama, a lo que siguió una mastectomía bilateral y cirugía de reconstrucción. Tras más de un año de cirugías y tratamiento, regresó a las citas en línea.

Pero su cuerpo se sentía distinto que cuando salía años anteriores, tenía nuevas “marcas e imperfecciones” en partes de su cuerpo y había perdido la sensibilidad en algunas áreas. Algo más la acompañaba en sus citas, su diagnóstico de cáncer.

“Algunas veces lo mencionaba de inmediato y en otras ocasiones no decía nada hasta que transcurría un tiempo”, cuenta Savage, de 52 años, que trabaja para un distribuidor de vino en Milwaukee y es la fundadora de una organización sin fines de lucro de apoyo contra el cáncer de mama, Savage Support (en inglés). “Ambas opciones asustan a las personas porque todas tienen una asociación personal o incluso su propia explicación de lo que es el cáncer.… Y la proyectaban sobre mí”.

El cáncer y sus tratamientos no solo afectan la apariencia del cuerpo de los pacientes, sino también sus sensaciones, su mecánica corporal y su resistencia, dicen expertos como Savage, que también trabaja como mentora para ABCD, o After Breast Cancer Diagnosis (en inglés), una organización de mentoría individualizada en Milwaukee. Sin embargo, la compañía, el romance y la intimidad promueven la sanación, explica Yanette Tactuk, trabajadora social clínica con licencia en Memorial Sloan Kettering Cancer Center en la ciudad de Nueva York.

Recursos para las citas románticas después del cáncer

Estos son algunos de los sitios (en inglés) que ayudan a navegar las citas románticas y el sexo ante un diagnóstico de cáncer.

• Consulta con tu centro oncológico local. Muchos de ellos ahora disponen de clínicas para sobrevivientes, las cuales abordan temas sobre bienestar y estilo de vida, entre ellos las relaciones y la sexualidad.

• Pide a los profesionales que te dan atención médica o a la división de la American Cancer Society información sobre los grupos de apoyo en persona y en línea.

• Busca programas de mentoría de pares en organizaciones y centros oncológicos como ABCD para conectar con personas que han tenido experiencias similares.

• Considera fuentes confiables en internet como Cancer.net, patrocinada por la American Society of Clinical Oncologists, que ofrece información sobre la vida romántica y la sexualidad.

• Encuentra un terapeuta o educador sexual acreditado. La American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists tiene un directorio de búsqueda en internet.

“Es importante sentirse cómodo y seguro, independientemente de dónde te encuentres en el proceso de tratamiento y sin importar tu estado civil”, dice Tactuk. “Encontrar maneras de amar y aceptarse a uno mismo y de conectar con otros proporciona beneficios físicos, psicológicos, emocionales y de pareja”.

La vida amorosa después del cáncer

Si estás listo para buscar pareja, empieza preguntándote qué buscas, dice Jeffrey Gaudet, trabajador social clínico con licencia en Mashpee, Massachusetts, que ha encabezado programas para sobrevivientes del cáncer. Las citas pueden incluir o no incluir intimidad física, explica.

“Debes entender tu cuerpo, pero también debes entender tu estado emocional”, dice. “Una persona puede estar buscando una relación plenamente desarrollada que puede conducir al matrimonio, o es posible que piense, ‘¿Sabes qué? Lo único que necesito es alguien que me haga compañía’”.

Considera los problemas que hayas tenido con las citas en el pasado, como, por ejemplo, tu habilidad para comunicarte o cómo te sientes sobre tu cuerpo. Si estás listo para la intimidad, no dudes en reunir información para ayudarte a conseguir que funcione. Ahora que los pacientes con cáncer viven más tiempo, hay más recursos disponibles para mejorar la calidad de su vida, y eso incluye la sexualidad. No debes preocuparte por ser el único con un cuerpo que haya cambiado o que no funcione exactamente igual que antes.

“Es una experiencia muy común”, indica el Dr. Don Dizon, profesor de Medicina en Brown University y fundador del Sexual Health First Responders Program (en inglés) en Providence, Rhode Island. “Si estudias los datos de las encuestas, el porcentaje de personas que informan algún grado de compromiso sexual es de un 50 a un 90%”.

Los médicos y sus pacientes casi nunca hablan sobre las relaciones o el sexo porque los chequeos de cáncer se concentran principalmente en la supervivencia o los planes de tratamiento, observa Dizon. Los pacientes pueden estar demasiado distraídos o avergonzados para hacer preguntas, o piensan que son los únicos que tienen problemas. Una encuesta realizada por la organización de la salud Livestrong halló que menos de la mitad de los pacientes mencionan estos problemas, añade Dizon.

"No es hasta que las personas dejan el consultorio que empiezan a pensar: ‘¡Vaya!, me gustaría haber hecho esas otras preguntas’”, dice Dizon. “Como médicos, damos por hecho que los pacientes nos informarán de todo lo que sea importante, [pero] cuando se trata de la salud sexual, ese no es el caso”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Hablar sobre el cáncer y la sexualidad

Para empezar, dice, debes entender qué tipo de ser sexual eres. ¿Cuál es tu perspectiva sobre las citas y el sexo? ¿Cómo respondes a las señales en una relación? ¿Eres capaz de comunicarte con tu pareja? ¿Eres el tipo de persona que se lanza a una relación o prefieres revelar tu vida interior más lentamente?

Es bueno ser flexible en cuanto al tipo de intimidad que te espera, advierte Dizon.

“Lo que estamos descubriendo es que las parejas pueden… encontrar sus propias maneras de experimentar placer y satisfacción”, explica.

Ellen Barnard, una trabajadora social y educadora sexual acreditada, copropietaria de A Woman's Touch (en inglés) en Madison, Wisconsin, un centro de recursos de educación sexual y tienda de productos para la salud sexual, se describe a sí misma como alguien que “soluciona problemas”. Una razón que llevó a Barnard y su copropietaria, la Dra. Myrtle Wilhite, a abrir la tienda hace 25 años, fue la de ayudar a pacientes de cáncer de mama a encontrar maneras de mejorar su respuesta sexual sin terapia de reemplazo hormonal.

Su sitio web tiene una hoja de recursos descargable titulada “Healthy Sexuality After Cancer” (Sexualidad saludable después del cáncer), así como un espacio para hacer preguntas. En la actualidad, Barnard y Wilhite trabajan con clientes con todo tipo de cánceres y también capacitan a proveedores de atención médica.

“Se pueden probar muchas cosas… Nadie tiene por qué perder su capacidad de disfrutar del placer sexual”, declara Barnard.

Y no olvides que es improbable que una persona mayor de 50 años tenga un cuerpo que funcione perfectamente.

“Lo más importante que intento inculcar a las personas es que no deben verse a sí mismas como ‘dañadas’”, dice Dizon. “Envejecer tiene sus propias complicaciones, pero el cáncer no es la única complicación que las personas traen consigo a una relación”.

Guía para citas después de los 50

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.