Skip to content
 

Por qué un termómetro para carne es un instrumento esencial en la cocina

Evita enfermedades transmitidas por los alimentos y la carne seca o cruda con este dispositivo sencillo.

Persona mide la temperatura del pavo con un termómetro digital

FOODCOLLECTION GESMBH/GETTY IMAGES

In English

Cuando se trata de instrumentos de cocina importantes, el termómetro para carne encabeza la lista. Mide la temperatura interna de la carne cocida para que puedas determinar si se puede comer sin riesgos. Además, puede ayudarte a evitar que se seque la pechuga de pavo o que el bistec quede crudo, y a lograr que el término de cocción de la carne se ajuste a tus preferencias y gustos personales.

Sin embargo, con tantos tipos de termómetros para la carne en el mercado, es difícil saber exactamente cuál comprar y cómo utilizarlo. Esto es lo que debes saber sobre este esencial instrumento de cocina.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Evita la intoxicación alimentaria

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, una de cada seis personas sufre una intoxicación alimentaria cada año.

Según FoodSafety.gov, los adultos mayores de 65 años tienen más probabilidades de ser hospitalizados o de morir por enfermedades transmitidas por los alimentos, como la salmonela y la E. coli. La intoxicación alimentaria puede causar vómitos, diarrea y hasta insuficiencia renal.

Un termómetro para carne te ayudará a asegurarte de que la carne que le sirvas a tus invitados se haya cocinado a la temperatura adecuada para matar bacterias. Es un paso importante para prevenir las enfermedades de origen alimentario.

Tal vez siempre le has hecho un corte al asado en el centro para comprobar que ya está hecho. Quizá debas reconsiderar esa práctica, dice Britanny Saunier, directora ejecutiva de Partnership for Food Safety Education, una organización de salud pública sin fines de lucro dedicada a ayudar a los hogares del país a comprender cómo manejar los alimentos de forma segura.

“Mirar el color y la textura no es una forma confiable de saber si los alimentos se pueden comer sin riesgo o si ya están 'cocidos'”, dice Saunier. “Factores como la iluminación pueden influir en el aspecto de la comida, por lo que la vista no es un indicador preciso”.

Ejemplo: una de cada cuatro hamburguesas se dora antes de alcanzar una temperatura interna inocua, según el Departamento de Agricultura de EE.UU.

Las temperaturas inocuas varían según el alimento (ver la tabla de abajo), pero en general se sitúan entre los 145 ºF para los asados y las chuletas, más un periodo de reposo en el que la temperatura sigue aumentando; y los 165 ºF para las aves. Un termómetro para carne es la mejor manera de determinar la temperatura de tus alimentos.

Persona mide la temperatura de la carne con un termómetro digital

4KODIAK/GETTY IMAGES

Cómo cocinar carne a la temperatura correcta

Esta es la temperatura inocua adecuada para cada corte de carne:

• Asados, filetes y chuletas: la carne de res, de cerdo, de ternera y de cordero debe cocinarse hasta que la temperatura interna alcance los 145 °F, con un "tiempo de reposo" de tres minutos después de retirarla de la fuente de calor.

• Carnes molidas: 160 °F

• Aves enteras, en partes o molidas deben estar a 165 °F.

• Sobras: calienta bien las sobras hasta que la temperatura llegue a los 165 °F.

• Sustitutos de la carne: los alimentos de origen vegetal deben cocinarse según las instrucciones del paquete.

• Huevos y platos de huevo: cocina los huevos y los platos a base de huevo a 160 °F.

• Pescado: cocina el pescado a 145 °F. Debe verse opaco y separarse fácilmente con un tenedor.

Crédito: Partnership for Food Safety Education​

Cocción al gusto

Un termómetro para carne te servirá para asegurar que lo que cocinas alcance la temperatura deseada cada vez. No solo se trata de evitar la cocción insuficiente, sino también de la cocción excesiva.

"No más lomo de res cocido en exceso", dice Joelle Battista, directora culinaria de Chefman, un fabricante de electrodomésticos. "Un trozo de carne tan grande puede ser extremadamente caro, por lo que es fundamental tener un instrumento que garantice que no se desperdicie carne de alta calidad".

Cocinar en exceso la carne puede dar como resultado un asado muy seco.

"El proceso de asado, por definición, es una deshidratación", dice Tim Kolanko, chef ejecutivo de Urban Kitchen Group del sur de California. "Por eso, a menudo verás que las recetas empiezan con una temperatura alta para asados más grandes para dorar la carne y luego la carne se cocina a una temperatura mucho más baja durante horas".

Otra cosa que debes tener en cuenta es la cocción de arrastre o el reposo de la carne. Debes asegurarte de hacer esto para que los jugos tengan tiempo de redistribuirse y así lograr un ave o un asado más jugoso. Además, debes tener en cuenta que el calor se conservará durante el reposo y aumentará la temperatura interna.

"Mientras más caliente esté el horno, mayor será la cocción de arrastre", dice Kolanko. "Si sacas algo a 138 ºF, en el momento de cortarlo subirá a alrededor de 145 ºF".

Aunque utilices un termómetro para carne, si te preocupa que un asado esté poco o demasiado cocido, hacerle cortes y observar el color de los jugos que salgan es un buen indicador.

"Si los jugos siguen siendo rojos o rosados, entonces necesita más tiempo", dice.

Utiliza también un termómetro para carne para los sustitutos de la carne; la mayoría de esos alimentos vienen con instrucciones en el paquete.

¿Qué tipo de termómetro es mejor?

Esto depende en parte del costo y del almacenamiento, pero la mayoría de las personas eligen termómetros digitales con sonda que se pueden usar en el horno o termómetros de lectura instantánea. Cuando tomes la temperatura de la carne, asegúrate siempre de insertar la sonda en el centro de la carne. Mete la sonda a una profundidad de dos a dos pulgadas y media en la parte más gruesa del asado mientras se cocina.

"Trata siempre de que la sonda esté en la parte de la proteína que se cocine más despacio", dice Battista. "El calentamiento se produce de afuera hacia adentro. Por eso, en las proteínas con huesos hay que tener en cuenta que la carne más cerca del hueso podría cocinarse más lentamente".

Termómetros aptos para el horno: los termómetros digitales con sonda pueden usarse en el horno y vienen con una sonda que se pone dentro de la carne y un cable que se conecta a una base que se coloca fuera del horno para darte una lectura de la temperatura. Normalmente, esto proporciona la lectura más precisa y puedes dejar la sonda en la carne mientras se cocina y hacer un seguimiento sin abrir el horno, el ahumador o la parrilla.

Si quieres una versión inalámbrica, algunos termómetros se conectan por wifi a una aplicación de tu teléfono o a una pantalla externa. Algunos vienen con temporizadores que se apagan automáticamente, pero pueden costar más que las versiones estándares con cable. Estos instrumentos son mejores para los alimentos de más grosor, como los asados o los trozos de carne más gruesos. Es mejor no utilizarlos en alimentos más delicados como el pescado.

También hay versiones analógicas de termómetros que se pueden usar en el horno. Este tipo de termómetro se queda en la carne mientras está en el horno y su carátula (como la de un reloj) indica la temperatura.

Tienes que abrir la puerta del horno periódicamente para ver si la carne está en su punto. Si usas un termómetro de este tipo, asegúrate de calibrarlo primero según las instrucciones del paquete. Al igual que un reloj, si no está calibrado puede perder precisión con el tiempo.

Termómetros de lectura instantánea: estos termómetros digitales no están diseñados para dejarlos en los alimentos mientras se cuecen. Úsalos para comprobar que la carne esté en su punto. Coloca la sonda en la parte más gruesa de la comida y, aunque se llamen de lectura instantánea, espera menos de 30 segundos para que te dé la lectura. Estos termómetros a menudo son más pequeños y fáciles de guardar en un cajón.

Termómetros de horquilla: son magníficos para hacer una lectura rápida de la temperatura de los alimentos, especialmente cuando se utiliza la parrilla. Basta con introducir la horquilla a un cuarto de pulgada de profundidad en la parte más gruesa de la carne para obtener una lectura rápida.

Termómetros emergentes e indicadores de temperatura desechables: estos son termómetros de un solo uso. Si cocinas poco, pueden ser una opción decente, pero no siempre son tan precisos como un termómetro convencional. Puedes comprarlos en supermercados o tiendas minoristas como Amazon o Walmart. Una vez más, solo se recomiendan en caso de apuro o como respaldo.

Cómo limpiar un termómetro para carne

Aunque algunos termómetros para carne pueden ir en el lavaplatos, la mejor manera de limpiar un termómetro es a mano con una esponja suave y un poco de jabón para lavar platos. Es especialmente importante limpiarlo después de cada uso, ya que se clava en carne que podría no estar bien cocida.

Samantha Lande es una escritora colaboradora que se especializa en temas de comida, salud e historias de interés humano en diversas publicaciones nacionales. Su trabajo se ha publicado en Real Simple, Allrecipes y Food Network, entre otros.