Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Lo que debes saber sobre la venta de discos de vinilo usados

Las respuestas a estas 6 preguntas pueden revelar si tu colección tiene algún valor.

Una pareja sentada mirando portadas de discos.

10'000 Hours/Getty Images

In English

Tienes montones de discos que no has tocado en años, pero no te propones un regreso nostálgico a tus raíces de escuchar discos de vinilo.

En cambio, tal vez te preguntes si alguno de los discos de tu colección puede convertirse en dinero. Aquí te decimos cómo averiguarlo:

1. ¿Qué dice tu tienda de discos local?

Es difícil hacer una generalización sobre si te harán un ofrecimiento justo en alguna tienda de discos usados de tu área, dice Charlie Essmeier, propietario de RareRecords.net. No obstante, empieza por las tiendas locales. Siempre examinan discos y revisan con regularidad colecciones de vinilos de 30 años o más.

"Sé de comerciantes que pagan mucho dinero por discos de elevado valor", dice. "Y conozco a otros que intentan comprar todo por el precio más bajo posible, pues por regla general suponen que el vendedor no sabe lo que está vendiendo".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. ¿Cómo se compara con tu investigación en línea?

Un excelente lugar para empezar es Popsike.com. Tiene un archivo de búsqueda de más de 20 millones de subastas de discos de vinilo que datan del 2004, en su mayoría en eBay.

El sitio permite hacer un número limitado de consultas diarias gratis. Seis meses de consultas ilimitadas cuestan $17.90. Te da una idea del valor de un disco, con la salvedad de que un disco de segunda mano no tiene un precio fijo.

Discogs.com es otro recurso útil en línea. El sitio conecta a compradores y vendedores, es como un Wikipedia de música, con casi 43 millones de discos de vinilo en su mercado.

En Goldminemag.com, una revista para coleccionistas de música, también puedes encontrar mucha información y estrategias útiles para la valoración de discos usados.

3. ¿Es una grabación poco común?

La rareza de un disco unida con el deseo de otra persona de tenerlo es lo que más cuenta, como con cualquier objeto de colección. Y las rarezas con frecuencia son de artistas de los que quizá no hayas oído hablar.

La pieza más valiosa del archivo de Popsike.com es un disco de 78 rpm de 1930 del renombrado músico de blues Tommy Johnson en el desaparecido sello Paramount. Las dos canciones del disco son Alcohol and Jake Blues y Ridin' Horse. Estaba en muy buen estado cuando alcanzó los $37,100 en una subasta de eBay en el 2013.

Hay otros factores que pueden influir en el valor de un disco para una colección, dice Mark Michalek, del fabricante canadiense de tocadiscos Fluance. Los discos pueden haber sido numerados a mano; pueden ser grabaciones "demo" o prensados de prueba de artistas famosos. Si un músico muere, sus discos podrían subir de valor de manera repentina y quizás temporal.

4. ¿La portada del disco influye en el precio?

El valor de un álbum en particular generalmente reside más en el propio álbum que en la calidad de su portada.

"Entre los discos de época, hay muchos más álbumes con portadas bonitas y discos gastados que álbumes con discos bonitos y portadas gastadas", dice Essmeier. Algunas excepciones son notables.

El álbum original de los Beatles Yesterday and Today, de 1966, publicado por Capitol Records, tenía una espeluznante portada que mostraba a los integrantes del cuarteto de Liverpool vestidos con batas blancas de carniceros, rodeados de trozos de carne cruda y partes de muñecos de plástico. En la controversia que siguió, Capitol retiró y luego volvió a publicar el disco con una imagen de los Beatles sentados alrededor de un baúl abierto.

La imagen de reemplazo estaba pegada encima de la vieja cubierta, pero algunos espabilados pudieron despegarla. Con el tiempo, las portadas se imprimieron solamente con la versión de la foto con el baúl. Los coleccionistas valoran las portadas de los Beatles como carniceros casi nuevas y difíciles de encontrar, y pagan mucho dinero por ellas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. ¿Cuál es la antigüedad de tus discos?

La antigüedad no siempre importa. Generalmente, afecta el valor de los primeros lanzamientos de artistas que luego se hicieron más famosos, dice Essmeier.

Por ejemplo, las grabaciones de Elvis Presley en el sello Sun casi siempre valen más que sus lanzamientos posteriores en RCA.

6. ¿En qué condiciones está?

Los discos más valiosos están en impecables condiciones. El valor de los LP se reduce drásticamente cuando están rayados, raspados, tienen algo escrito en la portada del álbum o muestran otras huellas de uso. La cubierta, la hoja de letras, el folleto y el cartel también deben estar en perfectas condiciones.

Goldmine ha intentado estandarizar todo esto con una escala de clasificación del estado de los discos de vinilo, desde "Mint" (impecable), "Near Mint" (casi impecable), "Very Good+" (muy bueno) y así sucesivamente, hasta los discos "Poor" (pobre) o "Fair" (regular), que están agrietados, saltan, están muy deformados y solo valen unos cuantos centavos en el mejor de los casos. Todo es subjetivo. Es posible que el comprador y el vendedor no lleguen a un acuerdo.

Si tus discos antiguos no son escasos ni están en buen estado, todavía puedes ganar unos cuantos dólares vendiéndolos en una venta de garaje. O tal vez escucharlos por primera vez en décadas te dé una placentera añoranza, como mínimo.

Consejos para participar en el renacimiento de los discos de vinilo

Los discos de vinilo están en medio de un renacimiento. Aunque las ventas siguen siendo bajas en comparación con la transmisión continua de música, las ganancias por los álbumes de vinilo superaron las ventas de los discos compactos el año pasado por primera vez desde la década de 1980. Si tienes un tocadiscos que funcione o te regalaron uno en las fiestas de diciembre, quizá te sorprenda ver los precios cuando vayas a comprar discos nuevos.

¿Quieres volver al surco del vinilo? Los expertos recomiendan lo siguiente.

Es posible que más grueso no sea mejor. Muchos álbumes modernos —y caros— llevan una calcomanía de "180 gramos", lo que significa que son más gruesos y pesados que los LP de 120 a 140 gramos que se imprimían el siglo pasado.

¿Tienen un mejor sonido? El argumento a favor de los discos de 180 gramos es que se deforman menos y eso produce beneficios sonoros. Pero no todo el mundo se cree esa explicación.

"Técnicamente, no suenan intrínsecamente mejor solo por tener ese peso [adicional]", dice Mark Michalek, del fabricante canadiense de tocadiscos Fluance. "El material de origen y la masterización tienen un impacto mucho mayor en la calidad del sonido". 

Es probable que el color no importe. El vinilo de color rojo, verde, azul y de otras tonalidades puede ser un artificio, ¿pero acaso el vinilo negro no suena mejor?

No necesariamente. "La mayoría de los prensados de vinilo de color están hechos con vinilo virgen de calidad aceptable, por lo que normalmente puedes esperar una superficie de reproducción razonablemente silenciosa", sostiene Charlie Essmeier, propietario de RareRecords.net. "Hay vinilo de color de alta calidad y vinilo de color de baja calidad, por ejemplo, y lo mismo ocurre con el vinilo negro".

Un buen tocadiscos mejora la experiencia. "Los discos son uno de los pocos tipos de medios en los que la calidad del dispositivo de reproducción marca una gran diferencia en cuanto a lo que sale por el otro extremo", dice Essmeier. Recomienda que no se compren tocadiscos baratos y que se gasten al menos $200 en un modelo nuevo.

Sin embargo, muchos tocadiscos de los años 70 u 80 también funcionan bien con una aguja o un cartucho nuevos. Otras claves para una escucha placentera: la calidad de tu amplificador y preamplificador, receptor y altavoces.

Edward C. Baig es un escritor que colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; también es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.