Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

 

 

John Santos, músico e historiador

El percusionista recuerda sus influencias musicales más tempranas y duraderas: sus abuelos de Puerto Rico y Cabo Verde.

John Santos, centro, tocando "Ahora Sí" con Bebo Valdes y Cachao

M. Caulfield/WireImage for The Recording Academy

In EnglishLa música latina ha sido desde el principio parte de la experiencia en este país. Y es en gran medida una tradición oral. Al haber pasado toda una vida inmerso en ella, como lo he hecho, y haber aprendido inicialmente de mis abuelos, formo parte de ese continuo. Y se convirtió en una pasión de toda la vida para mí.

Mis primeros años me inspiraron mucho, ya que mis antecedentes puertorriqueños y caboverdianos juegan un papel importante en mi música. Desde los cuatro hasta los diez años aproximadamente, iba casi todas las semanas a pasar el fin de semana con mi abuelo, un músico de Cabo Verde. Y casi siempre, sus compañeros compatriotas venían a la casa a tocar música improvisada.

Los amigos de mi abuelo tocaban guitarra, violín, cavaquinho... es como un ukelele pequeño. Y luego él tocaba el acordeón, y era simplemente fantástico. Aunque yo no tocaba ningún instrumento, me podía sentar con ellos, era tan solo un niñito con todos esos mayores y para mí escuchar esa música lo era todo. Me gustaría haber hecho grabaciones. No tenemos grabaciones de esas sesiones que hicimos.

Por el lado puertorriqueño, la influencia es aún más profunda. Pasaba mucho tiempo en la casa de mi abuela puertorriqueña en el Mission District en San Francisco. Mi abuela estaba casada con un músico, Julio Rivera, de Santurce. Esa fue la primera banda con la que toqué, la banda del abuelo Julio. Y eran todos músicos puertorriqueños; tocaban un amplio repertorio de música puertorriqueña y cubana.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Y yo estaba ahí, un niño de 11 años... 11, 12 y 13... tocando con la banda de mi abuelo. Y todos eran de la edad de mi abuelo, en su mayor parte, y por eso les gustaba. Yo hacía preguntas, y a ellos les encantaba eso. Me sentaban y me respondían cualquier pregunta que tuviera. Y si no podían responder mi pregunta, me indicaban dónde buscar las respuestas.

Cuanto me metí aún más en el tema, lo más emocionante fue aprender la historia. Es un campo enorme que tiene que ver con la poesía, la literatura y las personas que documentan sus vidas a través de la música. Y la historia de los ritmos era fascinante; cómo los tambores sobrevivieron a través de la esclavitud y la época colonial.

El tambor es una herramienta comunicativa. Es el centro de la comunidad en África. La creatividad y el coraje de los africanos y sus descendientes hicieron que el tambor surgiera de nuevo aquí en el Nuevo Mundo, que ahora representa un frente más unificado de la diáspora de los pueblos africanos. El tambor y sus tradiciones y sus ritmos son muy importantes en la historia de la resistencia. Así que eso también es algo con lo que me identifico. Y como percusionista, siempre he tratado de hacerle honor al tambor y todo lo que representa en términos históricos, musicales y rítmicos, hacer verdadero uso de los ritmos tradicionales, e identificarlos y adaptarlos a la música contemporánea.

Los libros que leíamos idealizaban a personas que no eran necesariamente héroes para nosotros. Sin embargo, la música realmente decía mucho sobre las experiencias de esas personas.

El percusionista, de 63 años, es reconocido como uno de los principales exponentes de la música afrolatina en el mundo. Nominado varias veces al Premio Grammy, Santos es un artista prolífico, compositor, maestro, escritor y productor de discos, con una carrera que abarca cuatro décadas.

 

Según relatado a Katharine A. Díaz

Cómo influyó la música latina en la vida de...

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.