Skip to content
 

8 maneras en que Muhammad Ali cambió al mundo, más allá del boxeo

Además: 5 películas sobre su extraordinaria vida, disponibles hoy por transmisión directa.

In English

Luego del éxito logrado con Hemingway, su serie de tres capítulos transmitida en la primavera del 2021, el documentalista Ken Burns, de 68 años y ganador de varios premios Emmy, vuelve con una nueva producción sobre otro personaje del siglo XX, igualmente fascinante y complejo: Muhammad Ali (enlace en inglés). Esta serie documental de ocho capítulos se estrena en PBS el 19 de septiembre. Pero antes de verla, lee a continuación nuestra lista de las numerosas maneras en que el campeón de peso pesado alteró la conversación en Estados Unidos sobre el racismo, la religión, la política y —desde luego— los deportes.

1. Fue un peso pesado conocido tanto por su estilo como por su fortaleza

"Flotar como mariposa, picar como abeja" no solo era una frase célebre de Ali, sino que en ella se resume perfectamente su singular estilo como boxeador. En la etapa inicial de su carrera, los comentaristas no sabían bien cómo analizarlo. En vez de depender de los golpes fuertes, tal como lo hacían otros pesos pesados, Ali se movía con la ligereza de una bailarina; esquivaba los golpes y danzaba por el cuadrilátero con su característico "bailecito de Ali". Dejaba caer las manos para incitar a su adversario a buscarlo con golpes; de esta manera terminaba cansándolo y luego atacaba como una cobra, con un golpe corto y directo que Ali llamaba "el lengüetazo de víbora". Así lo expresó Robert Lipsyte en el obituario publicado en el 2016 en The New York Times: "Ali fue el peso pesado más emocionante, si no el mejor, de todos los tiempos; exhibía en el cuadrilátero un estilo físicamente lírico, poco ortodoxo, en el que combinaba la velocidad, la agilidad y la potencia con mayor fluidez que cualquier otro boxeador hasta entonces”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Algunos enlace en inglés

 

Muhammad Ali derriba a George Foreman durante su histórico partido Rumble in the Jungle en 1974.

AP Photo

Muhammad Ali (arriba, a la derecha) noquea a George Foreman (abajo) durante el octavo asalto de su pelea por el título mundial de peso pesado, en 1974.

2. Hizo de la técnica 'rope-a-dope' su arma secreta

Ali, un genio con los juegos de palabras, acuñó el término "rope-a-dope" para designar su táctica furtiva y altamente eficaz de marear al adversario contra las cuerdas, que aprovechó a la perfección durante su famosa pelea contra George Foreman realizada en 1974 en Kinshasa, Zaire (país ahora conocido como República Democrática del Congo). Ali descansaba su cuerpo contra las cuerdas, permitiendo que Foreman le propinara repetidos golpes, y aprovechaba la elasticidad de las cuerdas para amortiguar gran parte del impacto. Su contrincante, después de tirar un golpe tras otro tras otro, terminó desgastándose, lo que dio paso a que Ali reaccionara para conseguir el nocaut. Aunque Ali era siete años mayor que Foreman y se lo tenía por probable perdedor de la pelea, ganó por nocaut en el octavo asalto. Esta victoria sorpresiva ha sido calificada como uno de los grandes momentos deportivos del siglo XX, y desde entonces otros boxeadores, entre ellos Manny Pacquiao y Floyd Mayweather Jr., han tenido éxito con la técnica "rope-a-dope".  

5 películas que puedes ver para aprender más sobre 'el más grande'

Ali (2001)

Will Smith, de 52 años, ganó 35 libras de músculo y recibió una nominación a un premio Óscar por su actuación en esta película biográfica dirigida por Michael Mann, de 78 años.

Puedes verla aquí: Ali, en Peacock

When We Were Kings (1996)

En esta película, ganadora del premio Óscar a mejor documental largo, se cuenta la historia de la famosa pelea de Ali contra George Foreman en 1974, conocida en inglés como "Rumble in the Jungle" [Pelea en la selva].

Puedes verla aquí: When We Were Kings, en Showtime

One Night in Miami… (2020)

Esta película, en la que la actriz Regina King (de 50 años) debuta como directora, presenta una reunión ficticia en 1964 entre Ali, Jim Brown (de 85 años), Malcolm X y Sam Cooke, en la noche del combate de Cassius Clay contra Sonny Liston.

Puedes verla aquí: One Night in Miami, en Amazon Prime Video

The Greatest (1977)

Ali se interpreta a sí mismo en esta película biográfica de 1977, que ofrece un recuento de su vida desde los Juegos Olímpicos de 1960 hasta su célebre pelea conocida como "Rumble in the Jungle", con un tema musical que posteriormente sería interpretado y hecho famoso por Whitney Houston.   

Puedes verla aquí: The Greatest, en Apple TV+

I Am Ali (2014)

Este documental, en el que aparecen personajes como George Foreman y Mike Tyson (55), presenta un retrato íntimo y nos permite escuchar grabaciones de audio hechas por el propio Ali en los años 70.  

Puedes verla aquí:  I Am Ali, en Google Play y otras plataformas de transmisión

3. Obligó a que la población estadounidense abordara el tema del racismo con una perspectiva nueva

En la noche del 25 de febrero de 1964, Malcolm X presenció en primera fila el combate en que Cassius Clay venció a Sonny Liston para coronarse campeón de peso pesado, la primera de tres ocasiones en que ganaría dicho título. Al día siguiente, en rueda de prensa, Clay anunció que cambiaba su nombre a Cassius X, en homenaje a su mentor y en una muestra de su rechazo al apellido de hombre blanco que había heredado. Algunas semanas después, asumió oficialmente el nombre de Muhammad Ali. "Cassius Clay es un nombre de esclavo", afirmó. "No lo escogí y no lo quiero. Soy Muhammad Ali, un nombre de hombre libre. Significa 'amado de Dios', e insisto en que la gente lo use al dirigirme la palabra".

4. Fue uno de los primeros atletas profesionales en priorizar la política por encima del deporte

Varias décadas antes de que Colin Kaepernick, mariscal de campo de la NFL, se arrodillara durante el himno nacional para defender la justicia racial, Ali también sufrió en su carrera deportiva las consecuencias de sus convicciones. El 28 de abril de 1967, Ali rechazó su reclutamiento al Ejército estadounidense, invocando su adhesión a la fe musulmana y su negación a combatir contra personas desfavorecidas en un lejano rincón del mundo. "A la luz de mi conciencia como ministro musulmán y de mis convicciones personales, asumo una postura firme en rechazo a la convocatoria de reclutamiento", aseguró Ali en aquella ocasión. "Me resulta imposible ser fiel a mis creencias religiosas si acepto dicha convocatoria". A Ali se lo despojó de su título de campeón de peso pesado, y en junio del mismo año un tribunal lo condenó por evasión del reclutamiento militar. Como castigo se le impuso una multa de $10,000 y una pena de cinco años en prisión, y se vio vetado del boxeo durante tres años. Quedó en libertad mientras se resolvía su apelación, pero no sería hasta el 26 de octubre de 1970 que por fin volvió al cuadrilátero. Más tarde, en 1971, la Corte Suprema anuló el fallo condenatorio.

5. Era un genio para aprovechar los medios de comunicación

Audaz, carismático, arrogante y gracioso, Ali fue un fenómeno mediático desde el inicio de su carrera. Convirtió los insultos al rival en toda una expresión artística. Inventaba apodos poco halagadores para sus contrincantes y tejía narrativas fáciles de asimilar, por las que sus peleas adquirían proporciones míticas, como si fueran relatos fantásticos. "Él es demasiado feo para ser campeón del mundo", dijo Ali en 1964, antes de la pelea en que enfrentaría como retador a Liston. "El campeón mundial debe ser bonito, ¡como yo!". Ali se autodenominó "el rey del mundo", "la cosa más bonita que jamás ha vivido" y "el más grande". Los periodistas no se cansaban de cubrir cada rueda de prensa, cada polémica, cada pelea, cada novedad política. Uno de los deportistas más fotografiados de la historia, Ali apareció 40 veces en la portada de Sports Illustrated, cifra superada únicamente por Michael Jordan, de 58 años.

Muhammad Ali en una conferencia de prensa presentando su libro autobiográfico The Greatest My Own Story.

Evening Standard/Hulton Archive/Getty Images

6. Sus alardeos rítmicos posiblemente dieron pie a un nuevo género musical

En el 2006 se publicó el libro Ali Rap: Muhammad Ali the First Heavyweight Champion of Rap, cuyo director editorial fue el diseñador gráfico George Lois, de 90 años. Según este libro, los alardeos e insultos proferidos por el pugilista pudieron haber influido, de forma inadvertida, en la génesis de la música rap en la década de 1970. "Antes de que existiera la música rap", escribe Lois, "había el rap de Ali: una jerga rítmica y alborotada que solo él pudo haber creado, pero un lenguaje que todos entendíamos".  El rapero y actor LL Cool J, de 53 años, dijo alguna vez en entrevista con Rolling Stone: "Sin Muhammad Ali, no existiría la canción ‘Mama Said Knock You Out’, y jamás se habría acuñado el término G.O.A.T. ["greatest of all time", o el mejor de todos los tiempos]. Y no es necesario ser aficionado al hiphop para reconocer la poesía jactanciosa de estas palabras, pronunciadas por Ali en 1974: “I done wrestled with an alligator, I done tussled with a whale; handcuffed lightning, thrown thunder in jail; only last week, I murdered a rock, injured a stone, hospitalized a brick; I'm so mean I make medicine sick" [He luchado con un caimán, he forcejeado con una ballena; he esposado un relámpago, he metido preso un trueno; apenas la semana pasada, maté una roca, lastimé una piedra, mandé un ladrillo al hospital; soy tan mezquino que enfermo a la medicina].

7. Se consagró como leyenda de la cultura popular

La maestría con que Ali se relacionaba con los medios de comunicación le permitió triunfar también en el mundo del entretenimiento. Apareció en diversos comerciales —de un insecticida en aerosol, de unas bujías de auto y de los restaurantes Pizza Hut, entre otros—; se interpretó a sí mismo en The Greatest, película biográfica de 1977, e incluso sirvió de inspiración para un baile que fue toda una sensación en Europa, basado en sus vistosos pasos y su singular postura de combate, después de vencer por nocaut a Karl Mildenberger en 1966. En el 2002, Ali recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Por primera vez en la historia, la estrella no se colocó en la acera, sino en una superficie vertical, sobre una pared del teatro Dolby. ¿Por qué? "Llevo el nombre de nuestro amado profeta Mahoma (la paz sea con él)", dijo Ali, "y me es imposible permitir que se pisotee su nombre".

Muhammad Ali enciende el pebetero olímpico durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Verano de 1996, celebrados en Atlanta.

Michael Probst/AP Photo

Muhammad Ali enciende el pebetero olímpico durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Verano de 1996, celebrados en Atlanta.

8. Utilizó su fama para apoyar causas dignas

No obstante su reputación, tal vez merecida, de egocéntrico y vanaglorioso, Ali siempre utilizó su fama para impulsar causas en las que creía. Por ejemplo, en 1978 participó en The Longest Walk, una marcha de manifestación por los derechos de los pueblos indígenas de Estados Unidos. Y, una vez jubilado, se dedicó a realizar labores filantrópicas y humanitarias que lo llevaron a diversas partes del mundo: a Irak, para negociar la liberación de rehenes estadounidenses; a Cuba, para entregar ayuda médica, y a Afganistán y Corea del Norte en misiones de buena voluntad de las Naciones Unidas. En 1984, dio a conocer públicamente su diagnóstico de enfermedad de Parkinson, y más tarde colaboró con el actor Michael J. Fox, de 60 años, para crear conciencia y recaudar fondos con el fin de lograr una cura.

Una de las imágenes memorables que los aficionados modernos conservan de Ali —quien ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960— es la del momento triunfante en que encendió el pebetero olímpico en los Juegos de 1996 en Atlanta. Este evento lo vieron unos 3,500 millones de espectadores de todo el mundo.

Nicholas DeRenzo es un escritor colaborador que cubre temas de entretenimiento y viajes. Anteriormente, fue editor ejecutivo de la revista  Hemispheres de United Airlines, y sus artículos se han publicado en  New York Times, Conde Nast Traveler, Travel & Leisure, Sunset y la revista  New York.