Skip to content
 

Roger L. Simon, la mano detrás de <i>Una vida mejor</i>

El guionista habló de su nuevo film, y de su cambio de ser liberal a conservador.

Roger Simon

“Es una película sobre los valores de la familia”. — Roger L. Simon

In English | A comienzos de este año, el Óscar al Mejor guión original lo ganó David Seidler, de 74 años, por The King’s Speech (El discurso del rey), un proyecto en el que empezó a trabajar en los años setenta. Roger L. Simon, de 67 años, tiene la esperanza de que tendrá la misma suerte de “más vale tarde que nunca” cuando la película A Better Life, para la cual escribió el guión original en 1989, sea considerada en el proceso de selección de candidatos a los premios, a comienzos del año próximo.

Vea también: La reseña de Una vida mejor

A Better Life (Una mejor vida) narra la historia de un jardinero mexicano indocumentado que está tratando de ser un buen padre para el hijo adolescente que está criando solo en Los Ángeles. Desde que escribió el guión original, Simon, un novelista mejor conocido por su serie de detectives Moses Wine, ha vivido una transformación política personal de liberal a conservador, pero dice que su motivación para hacer la película no ha cambiado.

P: ¿Por qué hicieron falta más de 20 años para que A Better Life llegara a la pantalla grande?

R: Es la clásica historia de Hollywood: teníamos a muchas personas diferentes relacionadas con la película en diversas ocasiones, entre ellas, Andy García, pero no conseguimos el dinero.

P: ¿De dónde le vino la idea para la historia? ¿Conoce a algunas personas indocumentadas?

R: Conocía a muchas. En ese entonces era bastante izquierdista. Y hablo español. Para mí era muy importante, como cualquier buen izquierdista, hablar con la gente que trabajaba para mí. [Se ríe] Por eso tenía alguna idea de quién era ilegal y quién no lo era. Y cualquiera que viva en California se encuentra con esto a diario.

P: ¿Tenía usted algún propósito político para la película?

R: Era algo política, pero era más que todo emocional. La situación en la frontera es muy compleja políticamente, y es muy diferente ahora con respecto a lo que era cuando empecé a trabajar en el guión. Ahora hay gente de Hezbolá que es detenida cuando trata de cruzar la frontera, y esas personas no vienen para nada bueno. En el desierto de Sonora, se han descubierto alfombras para orar y páginas de instrucciones sobre el martirio. Mi actitud política es que estoy de acuerdo con que a un hombre como el héroe de la película, hay que darle la amnistía. Pero, vale más tener una frontera segura si no queremos que nos vuelen en una explosión.

P: La película sugiere que tiene que haber una solución mejor para nuestro problema de la inmigración ilegal, pero no da las respuestas.

R: Pienso que el papel de una película es estimular el debate y los sentimientos. En una película no es posible llegar a conclusiones acerca de algo tan complicado como lo que debemos hacer en este país con nuestras fronteras.

Siguiente: Simon describe su transformación política.  >>

P: ¿Entonces qué espera usted que la película transmita desde un punto de vista emocional?

R: Es la historia de un padre y su hijo. El padre es obviamente un hombre bueno que hizo algo ilegal, que vino a este país sin solicitar una visa. Lo hizo en un momento en que nosotros como californianos conocíamos a mucha gente que estaba haciendo lo mismo. Eran nuestros jardineros y los que lavaban los platos, quienes aceptaban trabajos y salarios que nosotros no habríamos aceptado. Así que somos igual de culpables que ellos con esa parte de la historia. Pienso que la mayoría de la gente que tenga buen corazón reconocerá que el padre estaba tratando de hacer todo lo mejor por su hijo. Por eso es que las personas aunque tengan diferentes opiniones políticas pueden responder a la película sin tener que pelearse. Es una película sobre los valores de la familia.

P: Díganos algo acerca de su transformación política.

R: Durante el juicio de O.J. Simpson observé el racismo en el otro sentido, y dije, “un momento. Esto no es lo que esperaba”. Luego de los sucesos del 11 de septiembre, me di cuenta de que era mucho más patriota de lo que pensaba. Me di cuenta de que la yihad es real. Me lo tomo muy en serio. También me di cuenta de que los libres mercados son mejores para la economía que el socialismo.

P: Pero, ¿los cambios que ha hecho en sus opiniones políticas no han afectado la manera cómo se siente con respecto a la historia contada en A Better Life?

R: No realmente, pero voy a dejarlo con otra historia. Tenía una empleada doméstica de Nicaragua que no hablaba inglés, por eso le hablaba en español y estaba tratando de arreglarle algunos de sus papeles. Cuando me encontraba en la izquierda, tenía amigos entre los Sandinistas. Un día, uno de ellos, el ministro de la cultura, se quedó a pasar la noche en mi casa. Cuando se fue a la mañana siguiente veo que mi empleada está literalmente temblando. Me pregunta “¿Qué hacía ese hombre aquí?” Le dije: “Es amigo mío. Lo conozco desde hace muchos años. Es el ministro de la cultura”. Me miró y dijo: “Esa gente mató a mi familia”. Creo que ese fue realmente el comienzo de mi transformación política.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO