Skip to content
 

Cómo comprar un fondo indexado

Ábrete paso entre la confusión y descubre qué es lo apropiado para ti.

Persona frente a una computadora viendo estadísticas de inversión financiera en tres pantallas.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Este es un ejemplo clásico de algo sencillo que se ha complicado en exceso. En los últimos años, el consejo de innumerables expertos financieros ha sido considerar los fondos indexados —es decir, las carteras de acciones o bonos que siguen a empresas o inversiones que conforman los índices del mercado— como una forma de invertir directa, económica y de poco riesgo, que no está a merced de la suerte o de la habilidad de un determinado administrador de fondos para seleccionar valores con buen rendimiento.

Entonces, ¿qué fue lo que sucedió? Hubo una proliferación masiva de fondos indexados.

Según el último conteo reportado por la firma de investigación de inversiones Morningstar, en la Bolsa de Valores de Nueva York cotizan 2,400 empresas y 2,500 fondos indexados de Estados Unidos (¡hay alrededor de 60 fondos que siguen al popular índice bursátil S&P 500 solamente!). Y si bien en el pasado los fondos se concentraron en índices importantes —como los que se crearon para representar a todas las acciones estadounidenses o a todas las acciones extranjeras—, ahora hay cientos de fondos que siguen a sectores del mercado reducidos y a menudo poco conocidos, como los distribuidores de gas natural o las empresas de la industria del agua.

Gráfica de barras estadísticas al lado de la palabra fondos indexados.

DATOS DE MORNINGSTAR; ILUSTRACIÓN: NICOLAS RAPP

Total de fondos mutuos indexados y de fondos cotizados en bolsa (ETF) de EE.UU. a fines del 2020. Incluye todos los fondos de inversión abiertos y todos los fondos que cotizan en bolsa con domicilio en Estados Unidos.

“La indexación ha pasado de la evolución a la contaminación”, dice Rick Ferri, un asesor financiero de Ferri Investment Solutions, con sede en Texas. “Ahora, todo se ha convertido en un índice”.​

Y, para aumentar la confusión, los fondos indexados tradicionales son “pasivos”, es decir, no requieren la administración activa directa de un profesional que seleccione las acciones. (El término “pasivo” puede sugerir una falta de eficacia, pero no es así: los fondos indexados típicamente han superado el rendimiento de inversión de la mayoría de los administradores profesionales de fondos, y por lo general cobran precios más bajos). Pero ahora, los profesionales han desdibujado las líneas al crear índices y lanzar luego fondos que siguen a esos índices que ellos mismos ayudaron a crear. Están vistiendo estrategias activas con ropaje de fondo indexado.

Con tantas opciones y tan poca claridad, ¿cómo seleccionar el fondo o los fondos adecuados para cada inversor?

Busca amplitud

Puedes reducir tu riesgo de inversión si compras fondos que representen amplias franjas del mercado en lugar de áreas estrechas. Un fondo indexado del S&P 500, por ejemplo, contiene acciones de 500 de las empresas más grandes que cotizan en bolsa en Estados Unidos. Otros índices bursátiles abarcan aún más: puedes comprar un fondo indexado del mercado total de valores de Estados Unidos, el cual te expone a empresas pequeñas y grandes en una variedad de industrias, o incluso un fondo del mercado total de valores mundial.

Cuanto más restringido sea el índice, mayor será el riesgo. Un fondo que solo sigue a una industria o a una región del mundo puede sufrir una caída por una cantidad mínima de malas noticias que no afectarán al mercado más amplio.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Reduce al mínimo los cargos

Dos fondos que siguen al mismo índice pueden cobrar cantidades muy diferentes y costarte miles de dólares con el transcurso del tiempo. “Elige el que tenga menor costo”, dice Stephen Craffen, un planificador sénior de Atlas Fiduciary Financial en Oakland, Nueva Jersey. En particular, busca los fondos sin carga, que no cobran un porcentaje de la inversión inicial. Luego, elige uno que tenga un coeficiente de gastos bajo. Este coeficiente incluye los cargos de administración y otros costos de la operación del fondo; puedes encontrarlo rápidamente en el sitio web del fondo o en cualquier sitio que tenga cotizaciones de fondos.​

La letra pequeña importa. El otoño pasado, por ejemplo, un fondo indexado del S&P 500 tuvo un coeficiente de gastos del 0.02%, mientras que otro fondo que seguía al mismo índice cobró el 1.65%, un porcentaje mucho más alto. Imagínate que inviertes $10,000 en cada uno y el S&P tiene un rendimiento anual del 7%. Dentro de veinte años, tendrías $38,550 en el fondo más económico y solo $28,360 en el más caro, un déficit de más de $10,000.​

Presta atención a los impuestos

Los fondos basados en un índice específico a menudo se venden en dos formas diferentes, ambas con la misma composición de acciones: como fondos mutuos y como fondos cotizados en bolsa (ETF). Si compras desde una cuenta con protección impositiva, como un plan 401(k) o una cuenta IRA, cualquiera de las dos modalidades es buena. Pero si usas una cuenta regular sujeta a impuestos, compra el fondo ETF, aconseja Craffen. ¿Por qué? Un fondo mutuo podría exponerte a impuestos sobre las ganancias de capital todos los años, incluso si no vendes ninguna acción. Pero como los fondos ETF y los fondos mutuos están estructurados en forma diferente, un ETF generalmente evita las ganancias de capital hasta el momento en que vendes tus acciones​.

Combina y simplifica tu inversión

Puedes crear una cartera diversificada, dice Ferri, comprando tres fondos simples: un fondo del mercado total de valores de Estados Unidos, un fondo del mercado total de bonos de Estados Unidos y un fondo internacional con base amplia. Y puedes simplificar todo aún más si compras un solo fondo equilibrado o un fondo de jubilación con fecha objetivo que tenga inversiones subyacentes en fondos indexados de acciones y de bonos. Los fondos balanceados normalmente asignan una porción fija a las acciones y a los bonos. Las proporciones exactas en los fondos con fecha objetivo dependerán de tu edad y de tu tolerancia al riesgo. Pero a medida que las personas se van acercando a la jubilación, tienden a aumentar el porcentaje de bonos para protegerse de las bajas del mercado de acciones.

​Ryan Derousseau ha escrito para for Forbes.com, Fortune, Money, Consumer Reports Barron’s.​ ​​​