Skip to content
 

Los inversionistas son víctimas del fraude de metales preciosos durante la pandemia

Los delincuentes aprovechan los tiempos difíciles para desvalijar a los ansiosos.

Ilustración de una persona que tiene un cartel en el cuerpo que dice el fin está cerca y otro en la mano que dice vendemos las mejores monedas de oro

CHRIS GASH

In English

Los estafadores saben que las personas no suelen pensar con claridad cuando están asustadas. Por ello, muchos de ellos consiguen engañar a las posibles víctimas al describir un escenario aterrador y apocalíptico en sus propuestas de venta: ¡Estamos en una crisis económica! ¡La inestabilidad global pone en peligro nuestro planeta! ¡La pandemia amenaza nuestra forma de vida! Utilizan temores exagerados para convencer a los clientes de que solo su producto puede protegerlos de una catástrofe que está por llegar.

Las estafas asociadas con la venta de metales preciosos tienen fama por crear este tipo de interés generado por el temor. En estas operaciones ilegales, los vendedores de un centro de operaciones persuaden a las víctimas de que deben retirar sus ahorros de las inversiones seguras y tradicionales, y convertirlos en monedas de oro y plata. Estas monedas, dicen los estafadores, mantendrán a salvo el dinero que tanto te ha costado ganar cuando la economía (o el medioambiente o el sistema de salud) se derrumbe de manera inevitable. Además de ese falso argumento, los vendedores introducen de forma encubierta comisiones no reveladas, y las monedas, a menudo falsamente anunciadas como coleccionables, tienen un precio de hasta un 300% por encima del valor del metal. Quienes invierten a través de estas estafas pierden gran parte de su dinero en el momento en que realizan la transacción.

"Estas estafas se aprovechan de las preocupaciones que pueden tener los adultos mayores en relación con la economía, la jubilación y el bienestar financiero", afirma Joe Rotunda, de la Junta de Valores del Estado de Texas. 

En el mayor caso de este tipo, el Gobierno federal y 30 estados demandaron hace un año a un distribuidor de un centro de operaciones llamado Metals.com, acusándolo de haber estafado $185 millones a por lo menos 1,600 clientes en todo el país. Los vendedores de la empresa les decían a los inversionistas que el mercado estaba a punto de sufrir una gran caída y les advertían falsamente que el Gobierno podría entonces confiscar sus activos, según se detalla en la demanda. Los reguladores afirman que los vendedores ocultaban grandes márgenes de beneficios y actuaban como asesores de inversiones de forma ilegal. Un tribunal federal designó a un abogado para que tomara el control de los activos de la empresa.

En casos separados del 2021, los reguladores de valores de Texas y Alabama ordenaron a otros dos vendedores de metales preciosos que detuvieran lo que los estados llamaron esquemas ilegales de asesoramiento, acusándolos de tratar de asustar a los inversionistas para que convirtieran sus ahorros para la jubilación en monedas sobrevaloradas.

¿Tienes preguntas sobre las estafas? Llama gratis a la línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, al 877-908-3360. Para informarte sobre las últimas novedades y para obtener consejos sobre cómo evitar el fraude, visita aarp.org/fraude.

Más allá de los metales

Los estafadores que venden metales preciosos son especialmente hábiles en el uso de amenazas apocalípticas en sus presentaciones, dice Rotunda, pero los vendedores de otras inversiones turbias también aprovechan este tipo de escenario catastrófico. En Georgia, un hombre llamado Kenzley Ramos solicitó inversiones en línea para su supuesto grupo de intercambio de divisas, diciendo que el "mercado de valores se está desmoronando" y que los inversionistas podrían "beneficiarse del coronavirus" gracias al comercio de divisas. La Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos declaró en una demanda judicial que Ramos no tenía ninguna cuenta de operaciones y que se apropió del dinero de los inversionistas. En julio, un tribunal federal dictaminó que debía pagar más de $27,000 en concepto de indemnización. "Cuando sientes un miedo intenso, harás casi cualquier cosa para evitar esa sensación", dice Marguerite DeLiema, profesora de University of Minnesota.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Protégete a ti mismo

Los expertos dicen que puedes tomar medidas para evitar estas estafas emocionales.

La regla de oro para todas las propuestas telefónicas no solicitadas es colgar, respirar hondo, darse uno o dos días para pensar en ello y consultar con alguien de confianza. Una fuerte presión por parte del vendedor para actuar ya —o la afirmación de que la oferta caduca a medianoche— es casi con toda seguridad una señal de que la oferta es fraudulenta.

"Tómate una pausa, especialmente cuando sientas temor", dice DeLiema. "No tienes que hacer nada en ese mismo momento. Puedes pedir una segunda opinión". Y si alguien intenta venderte una inversión desconocida, considera la posibilidad de comunicarte con la entidad reguladora de valores de tu estado antes de decir que sí, dice Rotunda. "Podremos ofrecerte algunos consejos e información. Te diremos si están registrados o no, si han sido evaluados o si tienen licencia".

Nota del editor: AARP Bulletin y AARP The Magazine aceptan publicidad de minoristas de oro y plata que presentan documentación para su revisión y que colaboran directamente con AARP si surgen problemas relacionados con los consumidores. Las empresas aceptadas para anunciarse con AARP cumplen con todos los requisitos reglamentarios.

Hanna Kozlowska es periodista de investigación. Reside en la ciudad de Nueva York.