Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

CENTRO DE RECURSOS CONTRA EL FRAUDE

Estafas Ponzi y piramidales

In English | Las estafas Ponzi y piramidales son tipos diferentes de fraudes de inversiones a gran escala, pero tienen en común una característica fundamental. En ambos casos, los estafadores prometen enormes ganancias por medio de una supuesta inversión u oportunidad de negocio. Y, para alimentar esa ilusión, atraen a cada vez más participantes para que se incorporen a la operación.

Las personas mayores de este país figuran entre las víctimas predilectas de estas estafas, según advierte la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos, porque llevan muchos años acumulando ahorros que los estafadores quisieran robarse. Aquí te explicamos cómo funcionan estas estafas.

Estafas Ponzi

Las estafas Ponzi llevan el nombre de Charles Ponzi, infame estafador de la década de 1920 (aunque él tal vez se inspiró en la estafa cometida a fines del siglo XIX por William Miller, cuyo apodo —el "520%"— hacía referencia a las exageradas ganancias que prometía a sus inversores). La premisa fundamental de estas estafas sigue igual que hace más de un siglo: un corredor deshonesto promociona una inversión de éxito seguro, mediante la cual promete cuantiosas ganancias.

Su propuesta podría implicar una estrategia secreta o —lo que se ve cada vez más hoy en día— el uso de una criptomoneda. Y durante algún tiempo, la operación parece ser legítima: el saldo que aparece en tus estados de cuenta va en aumento, e incluso puede ser que logres retirar alguna cantidad en efectivo. Pero en realidad, el estafador se está quedando con la mayor parte del dinero, al tiempo que va falsificando documentos y, para encubrir su engaño, utiliza los fondos recibidos de inversores nuevos para pagar a los ya existentes.

A medida que el estafador incorpora a cada vez más inversores, el engaño se vuelve cada vez más difícil de sostener. Sin embargo, mucho antes de que la estafa por fin se viene abajo, tu dinero ya puede haberse esfumado. Por ejemplo, se calcula que el ahora fallecido Bernie Madoff recaudó $17,000 millones, de casi 5,000 inversores, antes de que se derrumbara su masiva operación fraudulenta en el 2008. De ese monto, casi $3,000 millones jamás se recuperaron.

Estafas piramidales

En las estafas piramidales también se prometen grandes riquezas por la vía fácil, mediante oportunidades de inversiones o la comercialización de bienes y servicios de consumo. Los estafadores, ubicados en la cima de la pirámide, se acercan a posibles emprendedores, muchas veces por medio de las redes sociales, videos de YouTube, anuncios en internet y "ponencias" sobre temas financieros. Con el pago de una cuota inicial, estos afortunados inversores pueden sumarse al equipo que vende tal o cual maravilloso producto.

Sin embargo, el verdadero gancho son las enormes ganancias que los participantes pueden recibir si logran atraer a otras personas al grupo, gracias a las comisiones que se les pagan por ello. Se supone que la siguiente ola de reclutas captará a más personas, y así sucesivamente. Mientras tanto, los de arriba se van quedando con una parte de cada una de las comisiones generadas.

Muchas estafas piramidales se asemejan a las empresas de mercadeo multinivel, las cuales también implican la incorporación sucesiva de personas nuevas a la operación. Sin embargo, la diferencia fundamental es que una empresa legítima de mercadeo multinivel se concentra en reclutar gente para que venda el producto, mientras que los promotores de estafas piramidales ponen énfasis en el reclutamiento en sí.

Una característica típica de las estafas piramidales es que sus directivos, al describir la actividad a que supuestamente se dedica la empresa —en muchos casos, por ejemplo, se habla de libros electrónicos, anuncios digitales y servicios "tecnológicos" no especificados—, usan términos imprecisos que suenan muy sofisticados, con el fin de ocultar el hecho de que la empresa en realidad no vende nada en absoluto. Y, al igual que las estafas Ponzi, las operaciones piramidales caen tarde o temprano por su propio peso, y los inversores se quedan con los platos rotos.

Otra similitud entre los dos tipos de estafas: se cometen en muchos casos por medio de un "fraude por afinidad". Es decir, el estafador forma parte de un grupo muy unido, o se hace pasar por un integrante de tal grupo; por ejemplo, de una congregación religiosa, una comunidad étnica o una organización social. Se congracia con respetados miembros del grupo y aprovecha esa confianza para convencer a otros de que cierta operación fraudulenta ofrece una manera legítima de ganar ingresos; puede ser que el estafador disfrace la operación de un "club de inversiones" o "programa de regalos".

¿Has visto este fraude?

Inscríbete para recibir alertas de vigilancia gratuitas que ofrecen más consejos para evitar fraudes

Señales de advertencia

  • Un corredor de inversiones o asesor financiero promete que tu inversión logrará una tasa de rendimiento excepcionalmente alta, con poco o ningún riesgo.
  • Un promotor o vendedor te promete dinero fácil por vender un producto o servicio.
  • Para acceder a una supuesta oportunidad de venta, de negocio o de inversión, tienes que reclutar a otras personas para sumarse al programa, por lo cual recibirás comisiones.

 

 

Qué hacer

  • Investiga los antecedentes del corredor o asesor antes de realizar una inversión. Usa herramientas como SEC Action Lookup y BrokerCheck, una base de datos a cargo de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA), para obtener información sobre los antecedentes laborales, las autorizaciones vigentes, así como las denuncias y los procesos entablados contra un corredor o una empresa de inversiones.
  • Ten cuidado con las tácticas que se usan para que estés dispuesto a escuchar la promoción; por ejemplo, a veces se ofrece una comida gratuita por asistir a un "seminario sobre inversiones".
  • Resiste las tácticas de venta agresivas. Los corredores sin escrúpulos intentarán convencerte de que, si no actúas ya, te perderás la oportunidad de tu vida. Toma todo el tiempo que necesites para decidir si una inversión es adecuada para ti.
  • Si alguien está promocionando una estupenda operación de mercadeo o ventas, insiste en que te enseñe los estados financieros, auditados por un contador público certificado (CPA), que demuestren que los ingresos de la empresa provienen de la venta de productos o servicios, y no de la captación de cada vez más participantes.

Qué no

  • No hagas una inversión basada únicamente en la recomendación de otro inversor, por más confiable que parezca ser esa persona, ya que podría haber sido víctima de un engaño.
  • No inviertas en una compleja operación generadora de ingresos que no entiendas perfectamente bien.
  • No inviertas con una empresa o un asesor que no esté registrado con la SEC o con la entidad reguladora estatal. Si una empresa está registrada, podrás acceder a información sobre sus directivos, sus productos y servicios y su situación financiera.
  • No te fíes de una oportunidad de mercadeo o de negocio en la que tus ingresos se basen, principal o totalmente, en el reclutamiento de otras personas.
  • No te incorpores a una empresa que te obligue a seguir comprando nuevos productos de inventario tan solo para mantener vigente tu participación o para poder recibir bonificaciones o recompensas.

Más recursos

(Enlaces en inglés)

Publicado: Septiembre 1, 2021

Acerca de la Red contra el Fraude

Ya sea que te hayas visto afectado por estafas o fraudes o estás interesado en obtener más información, la Red contra el Fraude, de AARPaboga por ti y te prepara con el conocimiento que necesitas para sentirte más informado y poder detectar y evitar estafas con firmeza.

Más del Centro de recursos contra el fraude

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.