Skip to content
 

Guía de AARP para visitar el Parque Nacional Mount Rainier

Hielo, flores silvestres y antiguos bosques en el noroeste del Pacífico.

Plantas florecientes en una ladera en el Parque Nacional Mt. Rainier

Christopher Kimmel/Getty Images

In English

Un estratovolcán activo de 14,410 pies domina el horizonte al sur de la cordillera Cascade del estado de Washington. Desde Seattle y las ciudades vecinas, este gigante recubierto de nieve —que se eleva unos 7,000 pies sobre un centenar de montañas colindantes— parece increíblemente inmenso. Sin embargo, es posible visitar el majestuoso monte Rainier, la imponente atracción estelar del Parque Nacional Mount Rainier (en inglés), que se instituyó en 1899.

Este parque, de 369 millas cuadradas de superficie, es bastante pequeño en comparación con otros parques del noroeste del Pacífico. Reconocido por sus maravillosas rutas de senderismo, el parque “es asombrosamente accesible para quienes solo buscan disfrutar de recorridos panorámicos o de pícnics y paseos en lugares menos frecuentados”, señala Terry Wildy, directora de interpretación, educación y voluntarios del parque.

También presenta una notable diversidad de paisajes, observa Mary Skjelset, coautora de Hiking Mount Rainier National Park (Falcon Guides), quien describe “la frondosa selva tropical, los rocosos ecosistemas alpinos, el enorme y antiguo follaje que se eleva sobre los ríos limosos, las praderas subalpinas que estallan con colores en verano y las nubes lenticulares que coronan la cumbre”.

En el mapa, el monte se asemeja a un lirio de avalancha con pétalos glaciales que asoman en todos los sentidos. Es muy acertado, ya que el parque es uno de los mejores lugares de Estados Unidos para contemplar las flores silvestres. (La oficina de turismo Visit Rainier recomienda estas diez excursiones de senderismo (en inglés) para disfrutar del esplendor de la hierba).

También puedes encontrar marmotas, osos negros, alces, cabras montesas y pumas rojizos, así como glotones, que acaban de regresar a la zona después de un siglo. Las águilas calvas y los búhos moteados también sobrevuelan la zona, donde podrás escuchar el zumbido de los diminutos colibríes calíope.

Mapa muestra la ubicación del Parque Nacional Monte Rainier

AARP

Ubicación: 82 millas al sureste de Seattle, en la ladera occidental de la cordillera Cascade

Superficie: 236,381 acres

Pico más alto: monte Rainier (14,410 pies)

Millas de senderos: 275

Atracciones principales: flores silvestres, bosques ancestrales, magníficas excursiones de senderismo, impresionantes vistas alpinas, estupendos recorridos panorámicos

Costo de la entrada: $15 para senderistas y ciclistas, $30 por automóvil, $55 por un pase anual. El parque Rainier también acepta el pase para adultos mayores “America the Beautiful”, que las personas de 62 años o más pueden adquirir por $20 por un año o por $80 para toda la vida. Los más jóvenes pueden pagar $80 por un año con el mismo acceso ilimitado.

Cuándo ir

Este es realmente un parque para disfrutar en verano. La entrada del parque en Nisqually es la única accesible para automóviles durante todo el año. El resto del parque admite vehículos cuando el tiempo cálido despeja la nieve de las zonas más altas (por lo general, a fines de junio). Los visitantes deben llevar varias capas de ropa y un impermeable.

“Basta con saber siempre dónde estás en todo momento y estar preparado para los cambios climáticos repentinos”, aconseja Wildy. “Viaja con un acompañante y deja tu itinerario a un amigo de confianza. Hay muy poca señal para teléfonos celulares”.

En invierno, el parque se cubre de una gran cantidad de nieve. A decir verdad, cada año se acumulan cerca de 56 pies en la zona Paradise del parque. Por lo tanto, debes planificar debidamente, con mucha ropa de abrigo hasta para los trayectos en automóvil y equipo de seguridad para todas las aventuras al aire libre.

Comienza a averiguar desde fines de septiembre si hay alguna carretera cerrada, ya que el frío arrecia y algunas zonas del parque comienzan a cerrarse, como las entradas de White River, Chinook, Ohanapecosh y Stevens Canyon Road. El parque mantiene abierta la zona de Paradise excepto durante las tormentas, pero requiere que todos los vehículos lleven cadenas para la nieve desde el 1.º de noviembre hasta el 1.º de mayo.

Nota: para alojarse en las zonas remotas del parque, se requiere un permiso de acceso a zonas de montaña durante todo el año, y los alpinistas deben tener otro pase para circular por encima de los 10,000 pies y por los glaciares. Reserva con anticipación para visitar el parque entre junio y septiembre en recreation.gov —en inglés— ($26 por viaje).

Cómo llegar e información general

Los visitantes que viajan en avión suelen volar a Seattle, Yakima, Washington, o Portland, Oregón. Las opciones para ir en automóvil son las más flexibles, sobre todo porque no se puede llegar al parque con servicios de transporte público. No obstante, hay excursiones de un día desde Seattle y su ciudad hermana del sur, Tacoma.

No se puede atravesar el parque en automóvil debido al volcán de 14,410 pies de altura que se encuentra en el centro y está densamente cubierto de hielo. Por lo tanto, los visitantes suelen rodear Rainier y tomar las rutas que se derivan hacia cinco áreas principales. (Consulta “Alojamiento y restaurantes”, más abajo, para elegir tu lugar de hospedaje).

Paradise y Sunrise son las dos zonas más populares, ya que ofrecen un paisaje alpino sin que sea necesario emprender una caminata extenuante para llegar a visitarlas. Sin embargo, esa belleza de fácil acceso implica grandes multitudes durante la temporada alta. Los estacionamientos de ambas zonas pueden saturarse a última hora de la mañana los fines de semana y los días festivos. Los viajeros con horarios flexibles suelen preferir explorar otros destinos cercanos en el territorio del Servicio Forestal de EE.UU. y el complejo turístico Crystal Mountain Resort (la aplicación del Servicio de Parques Nacionales te puede orientar). Pero si tienes poco tiempo y quieres visitarlo durante las temporadas de mayor actividad, intenta llegar antes de las 10 de la mañana o después de las 2:30 de la tarde.

1. Longmire/Paradise (suroeste): esta región es conveniente para la entrada de Nisqually, y una base popular para los visitantes del parque.

2. Carbon River/Mowich Lake (noroeste): esta zona alberga bosques húmedos y templados, algo inusual en el interior. La entrada de Carbon River permanece abierta durante todo el año, pero solo para senderistas y ciclistas. La entrada del Mowich Lake, accesible para automóviles, abre en verano y cierra después de la primera nevada, que suele ocurrir a principios de octubre.

3. Sunrise/White River/SR 123 (noreste): a 6,400 pies de altura, Sunrise sigue siendo la otra sensacional atracción del parque con acceso para automóviles. Ofrece magníficas vistas alpinas y abundantes flores silvestres de verano (que suelen llegar a su punto culminante a principios de agosto). Ten en cuenta que la carretera estará cerrada por la noche por encima del cruce de White River Campground a partir de fines de septiembre y con las primeras nevadas intensas, generalmente a mediados de octubre.

4. Pasos de Chinook y Cayuse (este): el estupendo tiempo veraniego abre esta ruta escénica a los viajeros que llegan desde el este de la cordillera Cascade.

Caída de agua en el Río Ohanapecosh

Thomas Franta/Getty Images

Río Ohanapecosh

5. Ohanapecosh y Stevens Canyon (sureste): esta región tiene menos visitantes, cascadas, cañones en zigzag y altísimos árboles ancestrales. Su entrada también cierra cuando las condiciones climáticas recrudecen, pero suele estar abierta desde fines de mayo hasta principios de noviembre.

Alojamiento y restaurantes

Paradise. Desde mayo hasta principios de octubre, puedes alojarte en el Paradise Inn, que está situado en el parque, en lo alto del extremo suroeste de la montaña, a unas 19 millas de la entrada de Nisqually. Sus 121 habitaciones rústicas están ocultas bajo un escarpado techo de tejas ideado para proteger de la nieve (que puede persistir hasta junio o julio). Por las noches, los guardaparques suelen dar charlas en el gran vestíbulo, un espacio acogedor con dos chimeneas, mesas de madera de cedro y un rústico piano labrado.

Longmire. En el histórico distrito de Longmire se encuentra la otra opción de alojamiento del parque, el encantador National Park Inn de 1926 (técnicamente en Ashford, a unas 6 millas de la entrada de Nisqually). Sus 25 pequeñas y sencillas habitaciones no tienen wifi ni televisión, pero el alojamiento permanece abierto todo el año. Consejo exclusivo: no te pierdas las espectaculares vistas desde las mecedoras de la terraza y el té de la tarde junto a la enorme chimenea empedrada del vestíbulo.

Ambas propiedades tienen habitaciones accesibles según las disposiciones de la ley ADA.

Ashford. Puedes encontrar mejores precios con solo salir del parque. El pueblo montañés de Ashford se encuentra a 6 millas al oeste de la entrada de Nisqually, la única que permite el acceso de automóviles durante todo el año. Esta zona tiene la selección más amplia y sofisticada de alojamientos y restaurantes cerca de Rainier. Puedes reservar una casa emplazada en un árbol o una cabaña en Ashford en el Wellspring Spa & Woodland Retreat, un santuario bohemio en un bosque tapizado de helechos (una mezcla de “Hobbiton y Rivendel”, con un laberinto, arcos de madera de deriva y jacuzzis de cedro al aire libre). En los alrededores, el Alexander's Lodge at Mt. Rainier, de 1912, tiene 23 pintorescas habitaciones (los pisos superiores son accesibles solo por escaleras). Si deseas más encanto, puedes alojarte en una de las habitaciones de la torrecilla, con vistas a la noria.

También en Ashford, el restaurante ucraniano Paradise Village sirve platos como sopa de remolacha con col blanca (borsch), ñoquis (galushki) y empanadillas de cereza ácida, además de crepas y productos horneados. En este restaurante también se encuentra “Cannibal Hot Tub” —un jacuzzi gigante sobre una fogata de leña— que se hizo famoso en Instagram, está abierto con reserva, incluso para los visitantes que se alojan en otros establecimientos. Disfruta de una comida abundante y cargada de carbohidratos en el Copper Creek Inn, el restaurante de mayor categoría de la montaña. Comprueba por ti mismo por qué son tan populares sus tartas de moras. También puedes esperar hasta llegar justo antes del límite del parque y disfrutar de momos de cerdo (bollos rellenos) en el restaurante Wildberry.

Mineral. A 15 millas al oeste de Ashford, en Mineral, Elkamp añade un toque moderno a los espacios para tiendas de campaña y vehículos recreativos. Ofrece servicios más típicos de una propiedad boutique, como acompañar a todos los nuevos huéspedes a sus espacios, y distribuir hielo y leña. En el 2022 se ampliará para incluir cabañas, yurtas, una casa en un árbol y una caravana Airstream con equipamiento de lujo. Los visitantes más entendidos suelen dirigirse al antiguo granero, donde los efusivos propietarios venden obras de arte, artículos antiguos de campamento, productos gourmet como palomitas de maíz con canela, pecanas y bourbon, y cervezas artesanales locales Hellbent y Half Lion.

Eatonville. Al oeste de Rainier, saborea una cerveza de barril en Mill Haus Cider Company de Eatonville, un nuevo local con un escenario musical al aire libre y patios cubiertos que incluyen fogones. También puedes ver una película en el Roxy Theater, de 1942.

Wilkeson. Si conduces al parque desde Tacoma, pasa por el antiguo pueblo minero de Wilkeson, de camino a la entrada Carbon River del parque (que no admite automóviles), 14 millas al sureste. Cuenta con una atractiva arquitectura del siglo XIX, y en el Carlson Block encontrarás una de las mejores pizzas a la leña del estado. Los viajeros más conocedores hacen cola una hora antes de que abra (una vez que el restaurante utiliza sus 120 bolas de masa, deja de servir por el día).

Nota: muchos restaurantes de la zona del monte Rainier cierran durante el invierno y permanecen abiertos solo hasta las 8 de la noche en la temporada alta de verano.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Actividades

Los ascensos a la cumbre y el sendero Wonderland Trail de 93 millas que rodea el pico son los principales atractivos. Sin embargo, el monte Rainier tiene muchas opciones para complacer a los aficionados a las actividades al aire libre de todos los niveles de experiencia.

“Las rutas se trazaron hace muchos años con la intención de aprovechar las asombrosas vistas”, señala Wildy. “Por eso, las personas con problemas de movilidad que hacen los recorridos hacia Paradise y Sunrise, además de la ruta Canyon Stevens Road, podrán disfrutar de maravillosas vistas desde la comodidad de su vehículo”. Cada uno de los centros de visitantes dispone de una silla de ruedas que pueden tomar prestada —por orden de llegada— quienes se queden sin aliento con más facilidad a mayor altitud.

En todo el parque, los pescadores con mosca lanzan líneas para pescar especies como el salmón chinook, el pez blanco de montaña y la trucha arcoíris, todas las cuales se deben volver a dejar en libertad. (La trucha de arroyo y la trucha kokanee no autóctonas se pueden llevar). No es necesario tener una licencia de pescador, pero el parque exige una tarjeta estatal de registro de pesca.

Cada una de las entradas del parque Rainier conduce a magníficos paisajes y aventuras, pero estos son algunos de los favoritos de cada zona para ayudarte a planificar el viaje.

Longmire/Paradise. La sede original del parque, de 1916, evoluciona con elegancia en Longmire, rodeada de sus senderos más fáciles de baja altitud a la sombra de un bosque. El sendero Trail of the Shadows, de 0.75 millas, sigue siendo uno de los favoritos de las familias y de quienes se consideran “caminantes” y no “senderistas”. Este sendero plano pasa por aguas termales enmarcadas en la roca, una cabaña de troncos y un mirador en la marisma (la mitad de la ruta se puede recorrer en silla de ruedas, con ayuda). Otro favorito: el breve recorrido de 0.8 millas hasta el salto de 72 pies de la cascada Myrtle Falls.

Pasando Longmire, de camino a Paradise, un cruce permite observar la cascada Christine Falls, encuadrada en un puente de piedra de 1928. Tres millas al sur, presta atención a los letreros de los miradores, que conducen a Ricksecker Point Road, un circuito panorámico de un solo sentido. Para en las principales zonas de descanso para disfrutar de algunas de las mejores vistas del parque Rainier, sus valles fluviales y la cordillera Tatoosh Range.

A media hora en automóvil en dirección ascendente desde Longmire encontrarás Paradise a 5,400 pies de altura, donde podrás contemplar estupendas vistas de las montañas y praderas (las rampas permiten a los usuarios de sillas de ruedas llegar a las praderas inferiores, pero las más altas se tornan demasiado empinadas). El circuito Nisqually Vista Loop, de 1.1 millas, atrae a senderistas y excursionistas con raquetas de nieve, según la temporada. Steve McClure, uno de los autores de Mountaineering: The Freedom of the Hills, adora esta breve y sencilla ruta asfaltada. “Llegas al final y justo ahí se encuentra el glaciar Nisqually Glacier”, comenta.

En la misma zona, emprende el sendero Skyline Trail. Es la ruta principal para salir de Paradise, pero puedes hacer un circuito de 5.5 millas en el que podrás disfrutar de cascadas, montones de lupinos y espléndidas vistas de “la montaña”.

Los fotógrafos de paisajes siempre se dirigen a Reflection Lakes, dos cuencas que reflejan el monte Rainier en los días apacibles. Llega al amanecer para conseguir un buen lugar antes de que haya demasiada luz. El lago más grande está situado más al oeste y cerca del estacionamiento, y los visitantes descuidados suelen dañar el delicado follaje de la zona. Para encuadrar la vista con brezos o flores silvestres —y no competir por el espacio en la orilla— toma el circuito moderado de 2.75 millas. Mantente siempre en el sendero para no dañar el frágil ecosistema subalpino.

Si deseas dar un sencillo paseo en bicicleta, prueba el Westside Road, cerca de la entrada de Nisqually. Este sendero de 19 millas asciende suavemente hasta una cumbre desde la que podrás contemplar la pradera.

Carbon River/Mowich Lake. El cristalino lago Mowich, que se originó por erosión glaciar y es el más grande y profundo del parque, sigue siendo un lugar popular para los pescadores. Conduce por una carretera de acceso de gravilla de 17 millas (SR 165), que suele estar abierta desde mediados de julio hasta mediados de octubre. Este encantador lugar rodeado de flores silvestres también se encuentra en la intersección de varias rutas de senderismo, incluida Wonderland Trail, y tiene una zona de campamento que no requiere reservas.

Para divertirte en bicicleta, dirígete a la entrada de Carbon River Road, donde puedes recorrer un poco más de 10 millas a través de la selva tropical templada del interior.

Sendero Wonderland en el lago Mowich

Paigefalk/Getty Images

Lago Mowich

Sunrise/White River/SR 123. Las praderas de Sunrise son el extremo más alto del parque al que se puede llegar en vehículo. Te esperan flores silvestres de verano y vistas panorámicas del monte Rainier y otros volcanes de Cascade.

Los senderistas más intrépidos prefieren el sendero circular de 9 millas Burroughs Mountain Trail, que asciende a 2,500 pies de altitud. La extensa cima de la montaña está recubierta de tundra y permite contemplar sin obstáculos la ladera noreste del monte Rainier y el glaciar Winthrop Glacier.

De camino a Sunrise, contempla las columnas de lava que se erigen entre el campamento de White River y Sunrise Point. El lugar en sí ofrece una de las mejores vistas matinales del monte Rainer, además de paisajes del sur del monte Adams, de 12,281 pies de altura, y de un volcán extinto y fuertemente erosionado conocido como Goat Rocks.

Cuando llegues al centro de visitantes de Sunrise, recorre un sendero de 0.2 millas hasta Emmons Vista, con vistas al mayor glaciar de los estados contiguos del país.

Pasos de Chinook y Cayuse. No dejes de visitar la ruta panorámica Chinook Scenic Byway, que conecta el parque con el Bosque Nacional del Monte Baker-Snoqualmie. Esta fascinante ruta serpentea la ladera del parque entre taludes, rocas basálticas y espesos bosques centenarios. Presta atención a las águilas calvas y a los azores norteños que surcan las corrientes de aire. Nota: esta magnífica ruta cierra en invierno debido al peligro de avalanchas.

Ohanapecosh y Stevens Canyon. Frondosos cedros, abetos de Douglas y tsugas occidentales cubren de sombra esta zona algo más seca y soleada del parque. El sendero Grove of the Patriarchs Trail sigue siendo su principal atracción. Este circuito plano de 1.5 millas cruza un puente colgante hasta una isleta de arboledas ancestrales. Algunos de estos solemnes colosos germinaban cuando los normandos conquistaron Inglaterra en 1066.

Diez millas al oeste, para en el sendero Box Canyon Trail, accesible desde una pequeña zona de estacionamiento junto a Stevens Canyon Road. Esta ruta de 0.3 millas es una de las preferidas de Anna Roth, coordinadora de información sobre senderismo de la Washington Trails Association, sobre todo para los visitantes con movilidad limitada (la primera mitad está pavimentada y es accesible para sillas de ruedas). “Es un puente sobre uno de los únicos cañones de ranuras que he visto en Washington”, señala.

Amanda Castleman, redactora y fotógrafa, radica en Seattle y escribe sobre cultura y aventura para BBC Travel, National Geographic y Sierra.