Skip to content
 

Planea un escape de primavera a Nueva Orleans

El momento ideal para disfrutar la comida, los festivales y las numerosas actividades es después de Mardi Gras.

Edificios en el barrio francés o French Quarter de Nueva Orleans, Louisiana

Inge Johnsson / Alamy Stock Photo

El barrio francés de Nueva Orleans.

In English | El excelente cantautor Dr. John, ya fallecido, escribió, "If you wanna do some livin’ before you die, do it down in New Orleans" (si quieres disfrutar la vida antes de morir, hazlo en Nueva Orleans). Pudo haber añadido que trataras de hacerlo en primavera.

Después de que terminan los festejos de Mardi Gras, Nueva Orleans se calma un poco en marzo, abril y mayo. En esos meses, los visitantes tienen un poco más de espacio para explorar la vibrante y multicultural arquitectura francesa y española, la música afrocaribeña, el jazz, los blues y, entre otras, las cocinas cajun y criolla.

La primavera también trae árboles repletos de flores con aromas dulces y festivales de música al aire libre, comida callejera impresionante y manualidades de todas partes del mundo, todo antes de que llegue el calor pegajoso del verano.

Logística

Si llegas en avión, el nuevo complejo de terminales de $1,000 millones del aeropuerto internacional Louis Armstrong es un hermoso aperitivo que anticipa lo que está por venir, con restaurantes que incluyen puestos de chefs locales, como Susan Spicer y Emeril Lagasse, al igual que música en vivo. El aeropuerto tiene vuelos directos desde muchas ciudades del país, incluidas Nueva York, Boston, Seattle y Los Ángeles.

Si vas a conducir, ni pienses en estacionar en el barrio francés, a menos que quieras pagar mucho dinero. Pero en otras partes de la ciudad es fácil encontrar estacionamiento gratuito en la calle. Si te gustan los trenes, sube a bordo del tren City of New Orleans de Amtrak en Chicago, que llega a Nueva Orleans en 20 horas (desde $138 por un boleto de ida).

BK Jackson, Troy Andrews, también conocido como Trombone Shorty, Pete Murano y Joey Peebles, se presentan durante el 50 aniversario del Festival de Jazz y Patrimonio de Nueva Orleans

Erika Goldring/Getty Images

BK Jackson, a la izquierda, Troy Andrews (Trombone Shorty), Pete Murano y Joey Peebles se presentaron en el Jazz & Heritage Festival de Nueva Orleans en el 2019. El festival de jazz del 2020 comienza el 23 de abril.

Festivales

New Orleans Jazz and Heritage Festival (en inglés). Elige entre más de una docena de escenarios de música en el Fair Grounds Race Course, donde casi medio millón de personas asisten al festival cada año para apreciar no solo jazz sino también zydeco, blues, bebop, gospel, folk y rock, entre otros géneros. Además de las talentosas presentaciones que nunca has visto, los artistas en el pasado incluyeron a Bruce Springsteen, Van Morrison, Bonnie Raitt, Diana Ross, Gladys Knight, Santana y Crosby, Stills & Nash. No te pierdas la comida del festival, que a pesar de los platos de papel puede ser tan deliciosa como la de algunos de los restaurantes más exquisitos de la ciudad. Se destacan el sándwich po-boy frito de cangrejo blando, un granizado de tu sabor favorito cubierto con un poco de leche condensada, y un té helado de hierbas Rosemint para acompañarlo. Hay menos gente los jueves y viernes. Cuesta $85 por día en la entrada y hay paquetes disponibles (23 de abril al 3 de mayo del 2020).

French Quarter Festival (en inglés). Este festival gratuito en el barrio francés es el mayor evento de música de Luisiana en el mundo, y los lugareños lo adoran (del 16 al 19 de abril del 2020).

Bayou Boogaloo (en inglés). Disfruta de actuaciones locales, toma clases de baile y, si quieres, observa una carrera de patos de goma en las orillas del hermoso Bayou St. John. La entrada cuesta $10 por un día o $20 por tres días (del 15 al 17 de mayo del 2020).

Paseos

Como una buena actividad inicial en la ciudad, puedes hacer una excursión guiada de tres horas en Segway (transportador personal) por Nueva Orleans, que sale del barrio francés (de $65 en adelante). Los Segways son fáciles de operar, cubrirás mucho terreno sin que te salgan ampollas por caminar y aprenderás datos curiosos, entre ellos, cómo distinguir entre la arquitectura francesa y la española. Los sitios más destacados incluyen el parque Louis Armstrong, Congo Square y la Vieja Casa de Moneda de Nueva Orleans, al igual que el vecindario Tremé.

Si necesitas tranquilidad, los espacios verdes de Nueva Orleans ofrecen un descanso del ambiente más alocado de la ciudad. En Mid-City, visita (sitios web en inglés) el jardín botánico de Nueva Orleans ($8). Se encuentra en el City Park, de 1,300 acres, junto con el Museo de Arte de Nueva Orleans ($15) para adultos; $10 para adultos mayores de 65 años), donde los fines de semana puedes tomar clases de taichí dentro de la exhibición permanente o una clase de yoga al aire libre en el Besthoff Sculpture Garden.

En el norte de la ciudad se encuentra Audubon Park (en inglés), el parque donde está el zoológico (en internet, las entradas cuestan $27.95 para adultos y $22.95 para adultos mayores de 65 años; si las compras en persona cuestan $2 más). No te pierdas la exposición premiada sobre pantanos, donde puedes aprender sobre la cultura cajun y ver pequeños cocodrilos camuflados flotando en un surrealista musgo verde brillante.

Para disfrutar vistas del Misisipi sin una multitud, dirígete a Crescent Park (en inglés), un parque 20 acres y 1.4 millas lineares que bordea el río desde el límite del barrio francés hasta el vecindario Bywater. Está repleto de plantas nativas cuidadosamente ubicadas y ofrece una vista hermosa de la ciudad que puedes disfrutar desde un columpio en el paseo tablado.

Cazuela de cangrejo de Louisiana

sandoclr/Getty Images

Cazuela de cangrejo de río de Luisiana

Comida y bebida

La parte más difícil de visitar Nueva Orleans es decidir dónde comer con tiempo limitado.

Willa Jean, en el distrito financiero (611 O'Keefe Ave.), es una panadería y restaurante que ofrece comida casera de estilo sureño con deliciosas opciones de desayuno-almuerzo, incluidos el Hangover Bowl: una costilla de res estofada con cebollas perla caramelizadas, ajo crujiente y un huevo escalfado sobre una cama de sémola. No importa lo que pidas, no dejes de probar el panecillo con mantequilla y mermelada.

Si puedes esperar en una larga fila (se mueve rápido) para el mejor sándwich de tu vida, ve al restaurante casual Turkey and the Wolf en el vecindario del Canal Irlandés (739 Jackson Ave.), que fue nombrado el mejor restaurante nuevo en Estados Unidos por Bon Appétit en el 2017. Los chefs, que solían trabajar en algunos de los mejores restaurantes de la ciudad, dejaron las ollas a presión de sus cocinas para crear platos innovadores y divertidos. Prueba el famoso sándwich caliente de col rizada, servido en pan de centeno con aderezo de pimiento en vinagre, y col rizada cocida a fuego lento, queso suizo y ensalada de repollo.

¿Estás listo para una cena más liviana? Sí, lo estás. Visita Carmo (527 Julia St.), un restaurante favorito entre los lugareños conscientes de la salud, para comer mariscos tropicales sostenibles y opciones a base de plantas. Con sus influencias afrocaribeñas, Carmo ofrece un tipo diferente de comida de Nueva Orleans que incluye una versión peruana del sashimi y atún de aleta amarilla curado en ron y ahumado en frío. No olvides probar la crujiente Broken Noodle Salad (ensalada de fideos rotos), hecha de fideos de arroz, brotes de soja, repollo, tofu, pepino, arvejas, zanahorias, setas, hongos, cebollines, cilantro y maní, con una vinagreta de cítricos, jengibre y ají.

A la hora del cóctel, no seas como los demás turistas que deambulan por la olorosa Calle Bourbon con una bebida helada de color rojo brillante. En vez, visita los sitios más exclusivos de la ciudad para beber. Estos incluyen el Carousel Bar dentro del Hotel Monteleone (214 Royal St.), donde los taburetes son parte de un carrusel antiguo que da una vuelta cada 15 minutos mientras das un sorbo; el Hot Tin-Rooftop Bar en el Hotel Pontchartrain (2031 St. Charles Ave.), diseñado como un altillo de artista de 1940 con vistas de 270 grados de la ciudad; y Bacchanal Wine (600 Poland Ave.), una tienda de vinos y quesos que se abre a un romántico local de música en el patio donde tocan jazz en vivo los siete días de la semana.

Alojamiento

Si vienes para el festival de jazz, las habitaciones de los grandes hoteles cuestan más de $300 por noche, si es que encuentras una. Prueba el Hotel boutique Catahoula (914 Union St.) en el distrito financiero, que recientemente tenía habitaciones disponibles por $200. Antiguamente un hogar privado, esta propiedad fue convertida en el 2016 en un hotel de 35 habitaciones pequeñas pero cómodas, con una vibra industrial chic y un bar-restaurante en la azotea.

Si no puedes encontrar nada en esa época en la ciudad, considera alojarte a menos de 8 millas de distancia en Metairie o Harahan y toma un servicio de auto para llegar al festival ese día. En Harahan, el Hampton Inn & Suites New Orleans-Elmwood/Clearview Parkway Area (5150 Mounes St.) tiene una piscina al aire libre, habitaciones espaciosas y desayuno gratis desde $122 durante el festival de jazz.

A mitad de semana, o en un fin de semana sin festival, echa un vistazo al Canal Street Inn en Mid-City (3620 Canal St.), con habitaciones desde $150 por noche. Conocido por sus lujosos desayunos de tres platos, que están incluidos en la tarifa, esta mansión del renacimiento griego está rodeada de robles altos y azaleas florecientes, y hay una parada de tranvía al frente.

Si eres un aficionado de la Segunda Guerra Mundial, el Higgins Hotel & Conference Center (1000 Magazine St.), en el distrito de artes y almacenes, es el hotel oficial del Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial (en inglés), ubicado justo al frente. Repleta de artefactos, esta propiedad recién construida e inaugurada tiene dos bares y un restaurante de inspiración francesa. De estilo art deco, tiene habitaciones con carácter de los años 1940 (desde $200). El hotel ofrece paquetes para huéspedes que incluyen recorridos guiados de las colecciones privadas del museo.

Renée Bacher es una escritora independiente con sede en Luisiana que cubre temas como viajes, mascotas y medicina; echa un vistazo a su blog sobre la adopción temporaria de perros del refugio.