Skip to content
 

¿Deberías hacer planes para viajar si continúa la pandemia?

Algunos hacen reservaciones para 'viajes simultáneos' y analizan los riesgos que tiene la COVID-19 para su salud.

Teclado de computadora con temática de viajes

Peter Dazeley/Getty Images

In English

Por fin, los estadounidenses comenzaron a viajar en las vacaciones de verano y a visitar a sus seres queridos, tanto en el interior del país como en el extranjero. Sin embargo, el brote de la variante ómicron y los continuos picos de COVID-19 han provocado nuevas restricciones para los viajes, generando  miedo e incertidumbre. Las ciudades, los estados y países han presentado normas que cambian constantemente, igual que las advertencias de viaje de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la lista de destinos de “alto riesgo” de esta agencia. Esto es lo que no ha cambiado: los CDC continúan aconsejando no viajar a menos que estés completamente vacunado. (Se considera que una persona está completamente vacunada dos semanas después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech o de Moderna, o la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson).

El lado positivo es que sigue subiendo el nivel de vacunación en el mundo y las aerolíneas, los cruceros, los hoteles y las empresas turísticas han implementado medidas de prevención de infecciones, algunas muy estrictas. Sin embargo, los niños menores de cinco años todavía no pueden recibir la vacuna, lo que sube la ansiedad de las familias que tienen niños pequeños y tienen que viajar. La aplicación (o incluso la existencia) de los protocolos de salud varía mucho según el lugar.

Teniendo en cuenta esta incertidumbre, ¿es el momento adecuado para viajar o planear un viaje?

A continuación, expertos en salud y de la industria nos dan su punto de vista respecto a la situación, los viajes y la salud.. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Toma en cuenta los riesgos y los beneficios de viajar

Para “viajar ahora es cuestión de equilibrar los riesgos y los beneficios”, dice el Dr. Paul Holtom, especialista en enfermedades infecciosas y epidemiólogo del LAC+USC Medical Center en Los Ángeles. “Estoy de acuerdo en que existen beneficios para la salud mental y el bienestar asociados con los viajes, pero viajar también conlleva ciertos riesgos inherentes para los adultos mayores que pertenecen a grupos con un mayor riesgo. Si quieres viajar, debes hacer todo lo posible por reducir esos riesgos”.

Y la tolerancia de cada persona al riesgo es diferente, dice Joost Schreve, director general de la empresa de servicios de viajes kimkim, con sede en Boulder, Colorado. “La decisión de viajar o no es una elección personal que depende mayormente de tu perfil de riesgo para la salud y de la disposición que tengas de afrontar posibles problemas logísticos”, señala.

Jack Ezon, fundador de Embark Beyond, una agencia de viajes con sede en Nueva York especializada en el mercado del lujo, dice que algunos viajeros o bien dejan de lado las precauciones o adoptan la actitud de aprovechar cada día. “En los últimos dos años, la mayoría de nuestros clientes se han dado cuenta de que solo se vive una vez. Con las precauciones debidas, valoran su libertad para viajar, para explorar y, sobre todo, para vincularse con el mundo. Ahora mismo hay excelentes ofertas y la mayoría de los lugares no están muy concurridos”, añade Ezon, que se comunica mientras está de vacaciones con su familia en Sudáfrica. “Aunque es claro que ómicron plantea ciertas dificultades, nosotros aprovechamos el miedo del público y pudimos conseguir lugares de primera en algunos de los alojamientos más codiciados de Sudáfrica”.

La forma más obvia de reducir significativamente el riesgo: vacúnate contra la COVID-19, incluido el refuerzo. Sin embargo, hasta las personas vacunadas corren cierto riesgo de contraer COVID-19 cuando viajan. “Aunque es poco probable que una persona vacunada contraiga COVID, no es imposible”, advierte Holtom, sobre todo teniendo en cuenta el reciente aumento de los casos posvacunación (infección en personas vacunadas). “Estos casos probablemente serán más leves o asintomáticos, pero debido a los requisitos de realizarse pruebas antes de regresar a EE.UU., tendrás que permanecer en cuarentena durante dos semanas en otro país [si viajas al extranjero]. Y si sufres otro tipo de enfermedad grave o lesión durante tu viaje, tendrás que acudir a centros de atención médica locales que pueden ser deficientes o estar saturados de pacientes de COVID”.

En cuanto al mejor momento, Holtom dice: “históricamente hemos observado un aumento del virus en el invierno, con el descenso de las temperaturas y el aumento de las reuniones en espacios cerrados. Pero nadie puede predecir el futuro; no sabemos lo que va a pasar”.

Como existe incertidumbre acerca de las tendencias del virus y las restricciones de viaje, reducir el riesgo de viajar ahora significa estar lo mejor informado posible sobre el lugar a donde viajas y el modo de transporte, así como sobre tu propia salud, física y mental. No se aprovecha los calmantes si estás estresado todo el tiempo, dice Schreve: “En un viaje te encontrarás en aeropuertos y otros lugares que pueden estar llenos de gente. Si no te sientes cómodo en ese tipo de situaciones en tu propia comunidad, quizás viajar no sea ideal para ti. Pero hemos descubierto que la mayoría de los viajeros que viven una vida relativamente normal no han tenido problemas y, en muchos casos, han encontrado menos aglomeraciones, ya que muchos destinos reciben menos visitantes”.

Viajar dentro de Estados Unidos

Los viajes dentro del país, especialmente los viajes en automóvil, han gozado de gran popularidad durante el pasado año debido a la ausencia de restricciones en las fronteras estatales y a la confianza en la atención médica local. “El estado de California ha reabierto y vuelve a dar la bienvenida a los turistas, a la vez que alienta a los lugareños a explorar su propio estado”, dice Caroline Beteta, directora ejecutiva de Visit California. Pero ciertas regiones en el país que están experimentando aumentos de COVID desaconsejan activamente hacer viajes. El gobernador de Hawái, David Ige, recientemente recomendó que los residentes no viajaran entre las islas y pidió que todos los demás visitantes se abstuvieran de viajar a las islas hasta octubre. “Nuestros hospitales están a punto de alcanzar su capacidad máxima y las unidades de cuidados intensivos están prácticamente llenas. Ahora no es un buen momento para viajar a Hawái”.

En el caso de los destinos nacionales, Holtom recomienda investigar la situación de las regiones específicas. Por ejemplo, en California, a fines de septiembre, “el condado de Los Ángeles tiene un número muy bajo de casos de COVID, pero los hospitales en el Valle Central [la región de Fresno-Stockton] han alcanzado una capacidad del 120%”. Asimismo, Bush recomienda que los viajeros “no visiten lugares donde las tasas de vacunación son mucho más bajas, como en los estados del sur”. Los viajes por carretera a áreas al aire libre dentro del país, como los parques nacionales, han cobrado popularidad, pero ya que algunos parques están empezando a experimentar aglomeraciones, considera explorar los parques nacionales menos visitados, como el Parque Nacional Dry Tortugas cerca de Key West, Florida, y el Parque Nacional de las Montañas de Guadalupe al oeste de Texas.

Viajar a otros países

Cualquier viaje internacional en este momento requiere una planificación cuidadosa, la cual debe incluir informarse de las advertencias de los CDC relacionadas con la COVID-19 para los destinos internacionales. En la actualidad, la agencia clasifica a más de 100 países y territorios como de “Riesgo muy alto, evita viajar”, y docenas más se consideran de “Alto riesgo”. (Puedes consultar su mapa codificado por colores). Los viajeros también deben consultar las recomendaciones del Departamento de Estado, que puede tener advertencias más estrictas para determinados países, a menudo debido a factores que no tienen que ver con la pandemia, además de los avisos de la embajada estadounidense en el país que pienses visitar. Y, por supuesto, tienes que estar al tanto de las normas de entrada del lugar a donde vas, que varían mucho según el país y pueden cambiar rápidamente.

También hay reglas para regresar a Estados Unidos: todos los viajeros, independientemente del estado de vacunación o de la nacionalidad, que lleguen de lugares internacionales deben mostrar comprobantes del resultado negativo de una prueba de detección de COVID-19 realizada el día anterior a su vuelo a EE.UU. (Hasta hace poco, los viajeros completamente vacunados podían presentar pruebas realizadas dentro de los tres días previos a su vuelo de regreso a casa). Los CDC también continúan aconsejando a todos los viajeros de EE.UU. que se hagan la prueba de detección de COVID-19 de tres a cinco días después de volver al país y que estén atentos a los síntomas.

Sin embargo, muchos se dirigen al extranjero, a pesar de las normas y de ómicron. “Hemos visto un ascenso en las nuevas solicitudes de reservas internacionales a corto plazo, con un aumento del 83% este mes de enero”, dice Ezon. Para quienes planean viajar al extranjero, Ezon, que atiende a una clientela de alto nivel, tiene estas recomendaciones: “En primer lugar, asegúrate de que el lugar al que vas te permite hacer la cuarentena en un hotel o centro turístico de lujo y no en una instalación gubernamental [en caso de que hayas dado positivo en la prueba para COVID-19]. En segundo lugar, asegúrate de que el lugar cuenta con buenos centros de atención médica, por si necesitas más ayuda; y en tercer lugar, asegúrate siempre de contratar un seguro de viaje que incluya un seguro de evacuación médica”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


También puedes reducir el riesgo y el estrés de los viajes internacionales con una planificación estratégica para reducir el riesgo de complicaciones y, posiblemente, de contraer COVID-19, dice Schreve, como reservar vuelos directos para no exponerse a aglomeraciones y evitar los inconvenientes que pueden surgir en los vuelos de conexión.

Matt Berna, director general de Intrepid Travel North America, con sede en California, sugiere unas vacaciones al aire libre como una buena opción para los viajeros internacionales en la era de la COVID-19. Algunas de las rutas populares organizadas por Intrepid son las Dolomitas italianas y el área cerca de Mont Blanc, en Francia, así como la menos conocida red de senderos Rota Vicentina a lo largo de la costa de Portugal.

Incluso en los países que los CDC califican de “alto riesgo”, los complejos turísticos con todo incluido pueden ser un refugio seguro, dice Joshua Bush, director general de Avenue Two Travel en Bryn Mawr, Pensilvania. “Muchos complejos turísticos en el Caribe y Los Cabos, por ejemplo, transmiten una sensación de seguridad, ya que ofrecen pruebas en el lugar y aíslan a los huéspedes, a la vez que ofrecen muchas actividades para que la experiencia vacacional no se sienta limitada. Las agencias de viajes asociadas con marcas de lujo importantes generalmente disponen de inventario y acceso a estupendos servicios de valor añadido para sufragar los costos”.

Cruceros

El sector de los cruceros se ha visto muy afectado en los últimos dos años, con historias de la época de la pandemia sobre brotes masivos en los barcos y cuarentenas de larga duración en el mar. Todas las grandes compañías de cruceros tienen requisitos de vacunación y nuevos protocolos de salud a bordo, pero el brote reciente de ómicron ha provocado otra serie de cancelaciones de cruceros, brotes de COVID-19 a bordo y puertos que rechazan la entrada de los barcos.

Los CDC, por su parte, tienen claras recomendaciones actuales para viajar por crucero: no lo hagas. A principios de este mes, la agencia elevó su nivel de advertencia para los cruceros al nivel 4 (No viajar) “independientemente del estado de vacunación”. La agencia declara: “Es especialmente importante que los viajeros que tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave por COVID-19 eviten viajar en cruceros. La posibilidad de contraer COVID-19 en los cruceros es alta porque el virus se propaga fácilmente entre las personas que se encuentran en lugares cerrados a bordo de los barcos”.

También indica que incluso los pasajeros que están completamente vacunados deben hacerse una prueba viral de COVID-19 de uno a tres días antes de zarpar y de tres a cinco días después de regresar del viaje.

No es una sorpresa que Bob Levinstein, director ejecutivo de la compañía Cruise Compete con sede en Iowa, califique los cruceros como una excelente opción para viajar en este momento, e incluso afirma que los cruceros son “las vacaciones más seguras que existen en la actualidad”. Levinstein añade que “los cruceros tienen una ventaja sobre otras modalidades de viaje, ya que ofrecen un control absoluto de su entorno y sus reglas”. Y menciona los nuevos requisitos estrictos de vacunación y realización de pruebas en las líneas de cruceros, así como los dispositivos de filtración de aire recién instalados a bordo. “Y si te enfermas a bordo”, dice, “cada barco dispone de personal médico capacitado de guardia, y pruebas de COVID. Esto es algo que no te ofrece ningún otro tipo de viaje”.

No obstante, sin importar tu tolerancia al riesgo, en la actualidad las vacaciones en crucero son vulnerables a las interrupciones, ya que los pasajeros siguen dando positivo en los barcos, advierte Gene Sloan, redactor en materia de cruceros de The Points Guy. Tu crucero “podría perderse una o dos escalas, ya que algunos puertos están rechazando barcos debido a la preocupación por COVID, o añadiendo nuevos requisitos con relación al virus que dificultan la visita de los barcos”, señala. Por ejemplo, varios puertos del Caribe recientemente establecieron prohibiciones temporales o restricciones estrictas para las visitas de los cruceros. Las excursiones en tierra pueden tener limitaciones y los itinerarios pueden cambiar a mitad del crucero. “También existe la posibilidad relativamente baja de que se ponga en cuarentena [a los pasajeros] de un barco”, añade Sloan.

¿Estás haciendo planes con mucha antelación? Tanto Levinstein como Sloan están de acuerdo en que este puede ser un buen momento para reservar cruceros con salidas a varios meses o incluso con un año o dos de anticipación, siempre que puedas mantener tus planes flexibles. “Hay grandes ofertas”, dice Levinstein, “y las compañías de cruceros han establecido políticas de cancelación generosas”.

Sin embargo, Holtom no considera que los cruceros sean una opción segura a la hora de evitar infecciones, con o sin pandemia. “Me resultaría difícil abordar un crucero, incluso sin coronavirus, considerando otros brotes a bordo, como el de norovirus”, dice. “Los cruceros tienen un riesgo intrínsecamente más alto de propagación de enfermedades porque reúnen a grupos grandes de personas en espacios cerrados”.

Trata de reservar viajes simultáneos

Una forma popular de lidiar con la incertidumbre de los viajes y de mejorar la flexibilidad es la reserva de viajes simultáneos. “Es la estrategia que utilizan aquellos que no quieren sentirse decepcionados si se cancela un viaje o si tienen un período limitado para viajar. Al reservar varios viajes para la misma fecha, tendrán garantizado uno de ellos”, dice Bush. “El reto es conocer a fondo los términos y las condiciones de cada viaje y no tener que pagar una multa si cancelas o cambias la fecha de uno de ellos”.

Ezon ha observado la misma tendencia en Embark Beyond. “Tenemos muchos clientes que reservan viajes simultáneos para asegurarse de poder viajar a algún destino durante un período determinado. Al ser una agencia de viajes, intentamos negociar cargos por cancelación muy flexibles para evitar perder dinero”, señala.

Todos parecen estar de acuerdo en lo siguiente: con la continua incertidumbre, reservar viajes con cualquier tipo de antelación exige evaluar la tolerancia al riesgo y la flexibilidad ante inconvenientes. Si vas a reservar viajes simultáneos o simplemente tienes un “plan B”, toma en cuenta las políticas de cancelación y trata informarte de la situación de salud más reciente y las restricciones relacionadas con COVID-19 en el lugar a donde te diriges, especialmente si es el extranjero.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 29 de septiembre, 2021. Ha sido actualizado con nueva información.

Bill Fink es un redactor galardonado de viajes que ha cubierto viajes culturales para Lonely Planet, Frommer's, el San Francisco Chronicle y muchos otros medios.