Skip to content
 

Una guía económica para visitar Brooklyn por primera vez

Consejos para costear tu viaje al distrito de moda de la ciudad de Nueva York.

Puente de Brooklyn de la ciudad de Nueva York

M SWIET PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English 

Si bien Manhattan sigue siendo el sitio obligado para los visitantes de la Gran Manzana, Brooklyn se ha convertido en un destino de moda para quienes visitan la ciudad de Nueva York y desean algo un poco diferente, como lo que reflejan la cultura única, la rica historia y la comida increíble de este distrito. A solo un trayecto corto en metro desde Manhattan, también es un sitio más económico donde alojarse al visitar la ciudad de Nueva York.

El problema de muchas personas que visitan Brooklyn por primera vez es que no saben dónde comenzar: el distrito es enorme —casi 100 millas cuadradas— y tiene una población de más de 2.5 millones, distribuida en casi 70 vecindarios. Yo he vivido aquí 25 años y no estoy tan siquiera cerca de haberlo visto todo.

Para una buena introducción, sugeriría concentrarse en el área de los puentes de Brooklyn y Manhattan, donde hay un grupo de pequeños vecindarios (DUMBO, Brooklyn Heights y Downtown Brooklyn) ubicados alrededor del centro cívico de Brooklyn, conocido como Borough Hall. Circunscrita en un triángulo entre las vibrantes avenidas Atlantic y Flatbush, esta área permite ir a pie a muchas de las mejores atracciones culturares, bellezas naturales, restaurantes, tiendas y establecimientos nocturnos de Brooklyn.

La llamaremos nuestra “zona de Borough Hall”.

Y ten en cuenta que con las nueve líneas de tren disponibles en las dos estaciones de metro de Borough Hall —Jay Street/Metro Tech y Borough Hall, a 100 yardas de distancia una de la otra— solo estás a una o dos estaciones de metro desde Manhattan (o a una sana caminata sobre los puentes mencionados).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las cosas para hacer, comer, beber y admirar que describo a continuación se encuentran en nuestra modesta zona (con algunas recomendaciones a pocos pasos por fuera del perímetro). Por lo tanto, escoge, combina, camina y come según tus gustos e intereses. Si tienes algún problema de movilidad, es fácil y barato tomar un taxi o un servicio de automóvil para estas distancias cortas.

Cosas que hacer

Caminar. La mejor forma de ver esta área es a pie. En la zona que hemos definido informalmente encontrarás las emblemáticas calles de Brooklyn Heights, las cuales conducen al majestuoso paseo con vista al puerto de Nueva York, la silueta de Manhattan y los puentes que atraviesan el East River. También hay vistas espectaculares desde el pintoresco y tranquilo sendero peatonal a lo largo de la ribera del Brooklyn Bridge Park, recientemente remodelado.

El exclusivo vecindario de DUMBO (Down Under the Manhattan Bridge Overpass) queda, como su nombre lo indica, debajo del Manhattan Bridge. Este antiguo distrito de almacenes está lleno de tiendas y restaurantes ostentosos, y su artística ribera empedrada y el acceso a las orillas del East River justifican un recorrido a pie.

Informarse. Los más de 400 años de historia de Brooklyn se pueden descubrir en la Brooklyn Historical Society (en inglés), ubicada en un magnífico edificio de estilo reina Ana en Pierreponte Street en Brooklyn Heights. La entrada cuesta $10 para adultos y $6 para personas mayores. El New York Transit Museum (en inglés) retrata la historia del transporte público de la ciudad de Nueva York en una estación de metro real (con acceso para sillas de ruedas) en la esquina de las calles Schermerhorn y Court. La entrada cuesta $10 para adultos y $5 para personas mayores; los miércoles es gratuita.

A muy poca distancia se encuentra el área histórica de Fort Greene, donde se halla el Museum of Contemporary African Diasporan Arts (MoCADA) —en inglés— en Hanson Place. La entrada es gratis y ofrece exhibiciones sobre las experiencias y las contribuciones culturales de la población afronorteamericana. Cerca se encuentra la Brooklyn Academy of Music (BAM) —en inglés—, que ofrece teatro, danza, música, películas y eventos literarios en tres sitios cercanos (consulta el horario de eventos y los precios).

Relajarse. Una sana caminata (de una milla) o —¿por qué no?— un trayecto en taxi pasando el Barclays Center por la histórica Flatbush Avenue conduce a la Grand Army Plaza y a la entrada de Prospect Park (en inglés), con sus más de 500 acres de esplendor natural, en donde puedes hacer un pícnic o simplemente disfrutar de la vista.

Dónde comer

Definitivamente, “qué hacer” y “dónde comer” se superponen en Brooklyn (comer es una de las actividades que más me gusta hacer aquí).

Una excelente manera de ahorrar en comida es ir a alguno de los cada vez más numerosos salones y mercados gastronómicos que se están apoderando de espacios de almacenes abandonados, así como sitios públicos al aire libre. Estos lugares ofrecen casi todos los tipos de comida imaginables a precios que reflejan los ahorros de la operación compartida y el hecho de que no tienen fachadas.

Entre ellos se encuentra el creador de esta práctica, Smorgasburg (en inglés), con más de 100 vendedores seleccionados cuidadosamente que de primavera a otoño operan al aire libre los fines de semana en los cercanos Williamsburg y Prospect Park. Se puede llegar fácilmente por metro a ambas ubicaciones desde las estaciones de Borough Hall; incluso podrías caminar a este último.

Dekalb Market Hall (en inglés) está abierto todos los días del año y tiene más de 40 vendedores, con inclinación hacia la diversidad étnica original de Brooklyn. Está ubicado en el centro de nuestro triángulo, dentro de la meca de tiendas de descuento y departamentales de Fulton Mall.

Una caminata por Atlantic Avenue te dará acceso a un sinnúmero de mercados árabes, donde encontrarás manjares del Medio Oriente y dos de las tiendas más famosas que los ofrecen: Sahadi's y Damascus Bakery, ambas ubicadas en la cuadra entre las calles Court y Clinton.

Bajando por Atlantic, hacia la ribera, justo a media cuadra de Henry Street en la sección de Cobble Hill, hay un restaurante romano auténtico, económico y supercasual llamado Lillo Cucina Italiana ubicado en un espacio acogedor y considerado uno de los secretos mejor guardados de Brooklyn (shhhh...).

Una de las leyendas de las pizzas en Brooklyn, Patsy Grimaldi, dejó atrás su jubilación en el 2012 para asociarse en el restaurante Juliana’s, que se localiza en DUMBO, para ofrecer maravillas distintivas de masa delgada con ingredientes frescos que sobresalen entre la galaxia de excepcionales pizzerías en el distrito.

Y para la clásica experiencia de Brooklyn, Junior's Restaurant and Bakery en Flatbush Avenue ha estado ofreciendo pasteles de queso y generosos sándwiches de primer nivel desde 1950.

Para una experiencia de sándwiches novedosa está Mile End, que ofrece platos básicos de charcutería judía; queda sobre Hoyt Street, justo cruzando Atlantic, en Boerum Hill.

Dónde alojarte

En realidad, no hay más opción que pagar lo que puede parecer mucho por alojamiento seguro, cómodo y conveniente en la ciudad de Nueva York, incluso en Brooklyn. Dicho esto, hay muchas opciones razonables (no baratas, sino razonables) y atractivas en el área de Borough Hall, entre ellas hoteles boutique que cuestan un promedio de entre $300 y $400 la noche los fines de semana en temporada alta y ofrecen hospedaje moderno complementado con una onda bohemia muy al estilo nuevo Brooklyn. Algunas sugerencias son el Nu Hotel, el Even Hotel y el recién abierto Ace Brooklyn. Más tradicional pero todavía de lujo está el Sheraton en Downtown Brooklyn, que a menudo ofrece tarifas especiales.

Se pueden encontrar precios más bajos en cadenas de hoteles económicos como La Quinta by Wyndham, Hampton Inn y Holiday Inn, todos en Downtown Brooklyn, así como Holiday Inn Express y Fairfield Inn & Suites, justo afuera de nuestro triángulo de Borough Hall, en un vecindario conocido como Gowanus.

También puedes consultar sitios de vivienda compartida, como Airbnb, en donde puedes encontrar estudios o apartamentos de una habitación en el área por menos de $200 la noche.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Excursiones de día a Brooklyn

Muy bien, digamos que insistes en hospedarte en ese otro distrito al otro lado del río, pero todavía tienes curiosidad sobre Brooklyn. Además de las caminatas y los sitios que ya se mencionaron, considera los siguientes recorridos fáciles e interesantes durante el día desde Manhattan.

Visita el cementerio Green-Wood. El metro R desde Manhattan te deja a una cuadra de un arco gótico que actúa como un portal gratuito a casi 500 acres de colinas onduladas y estanques glaciales, monumentos y mausoleos dispersados por la elevación más alta del distrito, y también es el sitio de la batalla de la Guerra de la Revolución de Brooklyn. Entre la belleza y la tranquilidad están los lugares de descanso final de luminarias de Nueva York, como Jean-Michel Basquiat, Boss Tweed y Leonard Bernstein. Puedes tomar recorridos temáticos por tranvía como “NY Bootleggers”.

Explora Coney Island. Toma el metro F hasta la parada final, en Stillwell Avenue, para hacer un viaje al pasado, al esplendor del malecón de Coney Island (en inglés). Todavía encontrarás muchas atracciones excéntricas y antiguas, tales como el parque de diversiones, donde se encuentran la icónica rueda de la fortuna Wonder Wheel y la montaña rusa Cyclone entre otras atracciones más modernas. Disfruta un perro caliente de Nathan's en Surf Avenue, en el lugar donde se inventó esta delicia, y visita el Coney Island Museum ($5), que hace honor a la peculiar gema de Nueva York conocida como People’s Playground (el parque infantil de la gente).

Camina por el puente de Brooklyn. Frente a la estación City Hall del metro R se encuentra la entrada al trayecto de poco más de una milla que está (mayormente) entablado, por encima de las aguas donde se unen el East River y el puerto de Nueva York. La obra maestra neogótica hecha de cables de suspensión y torres de piedra, que se remonta a 1883, es algo digno de contemplarse, así como las vistas del sur de Manhattan, la ribera de Brooklyn, el puerto de Nueva York y los otros puentes río arriba (Manhattan y Williamsburg, respectivamente) que conectan los distritos de Manhattan y Brooklyn. La buena noticia es que finalmente hay un carril para bicicletas por separado, así que no es necesario esquivar a los mensajeros y los turistas que van a gran velocidad sobre ruedas. ¡Lleva tu cámara! Si caminar de regreso por el puente no es algo que te llame la atención, el metro F en York Street, justo al otro lado, te regresará a Manhattan.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 3 de mayo de 2019. Ha sido actualizado con nueva información.

Andrew Cotto es escritor; y desde hace mucho tiempo reside en Brooklyn.