Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Algunos expertos opinan que los protectores faciales son más eficaces contra el coronavirus que las mascarillas

Ventajas de usar protectores plásticos transparentes y cómo hacerte uno en minutos.

Dos mujeres caminan por una calle, una lleva mascarilla y la otra un protector facial

DOMINIC LIPINSKI - PA IMAGES/GETTY

In English | A esta altura ya sabemos que cuando salimos de casa deberíamos usar mascarillas para proteger a los demás contra infecciones que podrían ser mortales. Sin embargo, las mascarillas pueden dar calor, irritar la piel, empañar los anteojos, dificultar la respiración para algunos y crear un mundo sin sonrisas. Las personas que tienen pérdida de audición también pueden tener dificultad para comunicarse cuando todos tienen la boca cubierta, las voces se silencian y las expresiones faciales quedan ocultas.

¿Los protectores faciales de plástico transparente que se usan más en entornos de atención médica son una mejor opción?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continúan recomendando usar “mascarillas de tela en los lugares públicos en los que es difícil mantener otras medidas de distanciamiento social”. Sin embargo, algunos expertos en salud señalan que para quienes realizan actividades comunes y no están en entornos de atención médica de alto riesgo, los protectores parecen ser muy eficaces para prevenir infecciones; incluso tal vez son mejores que las mascarillas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


El Dr. Amesh Adalja, experto en preparación para pandemias del Center for Health Security de Johns Hopkins, señala: “Hay muchas razones —al menos biológicas— para sospechar que los [protectores] son definitivamente mejores que las mascarillas caseras y tal vez incluso mejor que otros tipos de mascarillas, porque no solo impiden que lo transmitas… [y] porque también te cubre los ojos y protege mejor las membranas mucosas de la cara por donde te podrías infectar”. 

El Dr. James Cherry, un distinguido profesor de investigación y experto en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA, dice que si bien los expertos aún no están seguros de cuán vulnerables son los ojos ante la infección por este coronavirus, “con muchos virus, los ojos son importantes”. Menciona el sarampión y los adenovirus como ejemplos de virus que se conoce que se contagian por los ojos.

Consejos para hacer tu propio protector facial

En internet hay muchos videos que te enseñan a hacerte tu propio protector en unos pocos minutos, con algunas variaciones: en un video de Canadá usan cubiertas plásticas de encuadernación que compras en las tiendas de artículos para oficina, y otros usan botellas de plástico. Ten en cuenta que estos protectores no son de grado médico ni están aprobados por ninguna agencia oficial de salud.

Aquí te enseñamos a hacer un protector con una botella vacía de refresco.

Materiales:

  • Botella de plástico transparente de 2 litros
  • Herramienta de corte o tijeras
  • Pequeño trozo de burlete (otros usan espuma de embalaje)
  • Perforadora
  • Cuerda o cinta

Instrucciones:

  1. Corta la parte inferior de la botella a unas pulgadas de la base
  2. Corta la parte superior de la botella y deja un poco de curvatura para que calce debajo de la barbilla
  3. Corta la lámina a lo largo por el medio para que quede una pieza algo plana
  4. Recorta los bordes filosos, y recorta un poco más si es necesario para que se adapte al ancho de la cara
  5. Despega el papel protector de un trozo de burlete y pégalo en el borde superior, que se apoyará en la frente
  6. Perfora un agujero en la parte superior a cada lado y pasa una cuerda o una cinta
  7. Ata las cuerdas alrededor de la cabeza

Otro beneficio, según Adalja: cuando usas una mascarilla, es probable que tengas que ajustarla a cada rato, lo que hará que te toques la cara y posiblemente transfieras el virus de las manos. Por otro lado, con un protector “realmente no tienes que tocarte tanto la cara porque no es tan incómodo de usar”.

Por último, agrega Adalja, “Cuando caminas por la acera podrás ver muchas mascarillas en el suelo, que son un riesgo para el control de infecciones para los demás. Por otro lado, un protector facial es algo que se puede lavar y volver a usar”.

Un artículo de opinión reciente que se publicó en JAMA (en inglés) y que escribieron el Dr. Eli Perencevich, profesor de medicina interna y epidemiología en la Facultad de Medicina Carver de University of Iowa y dos de sus colegas, señala tales beneficios de los protectores faciales para la prevención de infecciones y advierte que “los protectores faciales parecen reducir considerablemente el riesgo de inhalar el virus de la influenza, que es otro virus respiratorio que se contagia por la propagación de pequeñas gotas. En un estudio simulado, se demostró que los protectores faciales redujeron la exposición viral directa en un 96% cuando los usó una persona que simulaba ser un trabajador de la salud a menos de 18 pulgadas de alguien que tosía”. El 19 de abril, Perencevich escribió en Twitter que “Los protectores faciales ofrecerían el mejor beneficio en oficinas concurridas en las que la circulación de aire no es ideal”.

¿Otro beneficio? Cuando hace calor, para muchas personas el protector facial adosado a una diadema o una gorra es más fresco que una mascarilla.

Algunos miembros del público están tomando estos argumentos en serio y eligen usar protectores especialmente porque permiten que toda la cara esté visible.

Lauren Lek, directora de Academy of Our Lady of Peace, en San Diego, planea disponer que los 750 profesores y alumnos que regresan a clase en agosto usen protectores faciales en la escuela en vez de mascarillas. “Para nosotros, la seguridad y la salud de nuestra comunidad son una prioridad en la reapertura”, señala. “Tan pronto como supimos por los CDC [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades] y nuestra oficina local de salud pública que los protectores faciales serían una alternativa aceptable a las mascarillas, supimos que esa era la dirección que queríamos tomar”.

Al advertir que la interacción cara a cara es fundamental para la educación que ofrece su escuela, Lek agrega que los protectores faciales son mejores que las mascarillas para los alumnos que tienen diferencias de aprendizaje, como los trastornos del espectro autista (ASD), porque permiten ver todas las expresiones faciales que los pueden ayudar a leer y entender las señales sociales.

La escuela compró más de diez clases de protectores faciales para probarlos antes del comienzo de clases, señala Lek, y cada uno tiene problemas en términos de claridad, empañamiento, facilidad de limpieza y reutilización. Tampoco deberían dar dolor de cabeza después de usarlos diez horas al día. “Con cada producto que probamos nos acercamos más a la mejor opción para el comienzo de clases en agosto”.

¿Doble protección?

Algunas personas están optando por usar ambos métodos para prevenir infecciones. Hope Taitz, gerente de inversiones en la ciudad de Nueva York quien viaja frecuentemente por trabajo, comenzó a usar una mascarilla y un protector facial al mismo tiempo cuando vio que comenzaba a extenderse la pandemia mientras viajaba 100,000 millas entre enero y febrero. Señaló que una de las mejores cosas que vio cuando viajó a Asia fueron paraguas estilo campana que te pueden cubrir desde la cabeza hasta la cintura.

Sin embargo, es probable que solo veas a los trabajadores de la salud usar un protector y una mascarilla al mismo tiempo. “No uso el protector solo”, señala Anne Mary Orr, una dentista con consultorio privado en Broken Bow, Oklahoma. “En el trabajo, el objetivo del protector es evitar que las partículas en suspensión lleguen a la mascarilla. La N95 que uso por debajo ayuda a filtrar el virus para no respirarlo. Para nosotros, el peor riesgo en el trabajo es inhalar un aerosol, más que preocuparnos por las pequeñas gotas”.

Kristi Carnahan, una enfermera titulada del Departamento de Emergencias del Stanford Hospital en Palo Alto, California, señala que ella también usa una mascarilla debajo del protector facial plástico para tener más “protección contra cualquier partícula del aire que pueda penetrar en la boca o la nariz al respirar”.

Ese razonamiento puede tener sentido en un entorno de atención médica, dice Adalja, pero “para las personas promedio, no creo que les brinde mucho más beneficio usar una mascarilla si ya tienen un protector facial”. La probabilidad de que las partículas del virus floten hacia arriba y por debajo del protector es muy remota para casi todos nosotros, agrega: “Alguien tendría que pararse debajo de ti y estornudar hacia arriba en dirección a ti. Eso sucedería en una circunstancia muy inusual”.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Mantener la boca visible

Carnahan reconoce que las mascarillas son difíciles de usar para las personas como ella, que tienen dificultad para escuchar. Señala que con frecuencia tiene que pedirles a sus colegas que repitan lo que dicen porque no puede verles la boca. “Es cierto que para muchos que dependen de la lectura de labios o ASL [lenguaje de señas estadounidense] las mascarillas dificultan mucho la comunicación”, advierte, “en particular porque las expresiones faciales son una parte integral del lenguaje de señas estadounidense”.

Si bien no recomienda explícitamente el uso de los protectores faciales, la American Speech-Language-Hearing Association (ASHA) le envió recientemente una carta a Robert Redfield, director de los CDC, para pedirle a la agencia que haga hincapié en la necesidad de usar mascarillas faciales transparentes y otros medios auxiliares para la comunicación en los entornos de atención médica a fin de ayudar a las personas que tienen dificultad para escuchar y otros trastornos de la comunicación. “Si un paciente no escucha o no entiende bien, puede haber consecuencias graves, como reacciones adversas”, señala Francine Pierson, representante de ASHA. Por ejemplo, el Brigham and Women's Hospital en Boston ha comenzado a usar mascarillas especiales con piezas transparentes para que la boca de los trabajadores de la salud quede visible cuando se comunican con pacientes que tienen pérdida auditiva.

Independientemente de lo que decidas usar para prevenir las infecciones cuando salgas de casa, ten en cuenta que prevenir el riesgo de contraer COVID-19 significa poner en práctica varias medidas de protección que incluyen lavarte bien las manos.

Sin embargo, la medida de seguridad más importante es el distanciamiento social, señala Cherry. “El virus está en las pequeñas gotas, y no llegan muy lejos porque caen al suelo. Por eso es que [mantenernos] a 6 pies de distancia de los demás es lo más importante que todos podemos hacer”.

Dónde comprar protectores faciales

Los protectores vienen adosados a sombreros o se adosan a anteojos o diademas. Los puedes comprar en internet, con frecuencia por menos de $20, en lugares como Gearbest, Pro-Tex y Amazon. Algunos fabricantes, como RealShield de Racing Optics Inc., hacen protectores faciales con recubrimiento ultravioleta.

En el artículo de JAMA, Perencevich y sus colegas afirman que “para estar bien protegido, el protector facial debe extenderse por debajo de la barbilla por el frente, hasta las orejas hacia los costados, y no debe quedar ningún espacio descubierto entre la frente y la lámina del protector”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO