Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Los parientes lejanos pueden aumentar el riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Según un estudio, tener bisabuelos y primos afectados es uno de los factores.

Persona viendo una foto antigua

GETTY IMAGES

In English | No es sorprendente que las personas cuyos padres padezcan de Alzheimer sean más propensas a desarrollar la enfermedad que aquellas sin ningún familiar cercano con dicha enfermedad. Pero un estudio nuevo sugiere que tener abuelos, tíos, primos u otros parientes lejanos con demencia puede aumentar tu riesgo.

El estudio, publicado en la revista Neurology, (en inglés) se basó en datos genealógicos de más de 270,800 actas de defunción del estado de Utah. Los investigadores usaron la base de datos de ese estado y compararon las tasas de muerte por Alzheimer en una variedad de situaciones en las que figuraban familiares de primer, segundo y tercer grado. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los hallazgos les dan a los médicos y al público "un marco más completo del riesgo", dice Keoni Kauwe, coautor del estudio y profesor de biología en Brigham Young University. "Lo que añadimos que otros estudios no han podido evaluar", dice él, "es que los familiares de segundo y hasta tercer grado nos dan un poder de predicción sobre el riesgo de cada persona". 

Los familiares de primer grado incluyen los padres y los hermanos que comparten ambos padres. Los familiares de segundo grado son los abuelos, los tíos consanguíneos y los medios hermanos, mientras que los de tercer grado incluyen a los bisabuelos, tíos abuelos y primos hermanos.

Los investigadores hallaron que las personas con un familiar de primer grado con la enfermedad de Alzheimer tienen probabilidades por encima de una y media veces más altas de desarrollar la enfermedad que, de otra manera, no tendrían. En general, el riesgo aumenta según cuántos familiares tengas con la enfermedad y cuán cercanos son. Por ejemplo, según el estudio, si la madre (un familiar de primer grado) de una persona padeció de la enfermedad de Alzheimer y también la padecieron dos familiares de segundo grado —como un abuelo y un tío— esa persona es 21 veces más propensa a desarrollar la enfermedad.

Kauwe y sus colegas también hallaron que hasta en los casos en que los padres y hermanos no padecen de la enfermedad, tener familiares lejanos con Alzheimer implica un mayor riesgo. Aunque Kauwe espera que los médicos, por ejemplo, les pregunten a sus pacientes acerca de la enfermedad de Alzheimer en sus familiares lejanos, él enfatiza que el propósito de estas cifras no es asustar al público. Las causas de la enfermedad de Alzheimer son complejas, y hay mucho que no se conoce aún sobre cómo se desarrolla la enfermedad, la cual se estima afecta a aproximadamente uno de cada diez adultos de 65 años o más. En la población en general, dice él, los factores genéticos representan aproximadamente la mitad del riesgo.

Actualmente, los investigadores planean usar estos datos para centrarse en las familias con las tasas mayores y menores de la enfermedad de Alzheimer, y así poder comprender mejor los factores genéticos y ambientales que influyen las causas por las que la enfermedad se desarrolla o no lo hace. Según Kauwe, "eso nos mostrará el camino hacia la prevención y la cura".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO