Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo evitar que se empañen los anteojos al usar mascarillas

Las soluciones para evitar el empañamiento incluyen lentes especiales, toallitas, aerosoles y una mascarilla con mejor ajuste.

 

In English | La directriz más reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el uso de mascarillas recomienda que, en lugares de alto contagio las personas completamente vacunadas utilicen mascarillas en espacios públicos cerrados. Esto significa que las mascarillas están de regreso en gran parte del país para evitar la propagación de la COVID-19 y con ellas han vuelto los anteojos empañados.

Cuando hace frío, el aire que exhalas sube por la parte superior de la mascarilla y empaña las lentes, especialmente cuando pasas del frío exterior a un interior más cálido o en verano cuando pasas del calor exterior al frío del aire acondicionado y la mascarilla no está bien ajustada alrededor de la cara. El efecto es similar al del vapor de una ducha caliente que empaña un espejo frío en el baño.

La forma más fácil y menos costosa de asegurarte de que los anteojos no se empañen es usar una mascarilla ajustada con sello hermético en la parte superior para evitar que se filtre tu respiración, señala la Dra. Moran Roni Levin, profesora adjunta de Oftalmología en la Facultad de Medicina de University of Maryland. Pero también hay otras opciones, como recubrimientos para lentes, aerosoles y toallitas antiempañantes.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Técnicas que puedes aplicar tú mismo

Una solución fácil consiste en colocar un pañuelo de papel doblado entre la boca y la mascarilla. El pañuelo de papel absorberá el aire caliente y húmedo, lo que evitará que llegue a los anteojos. Además, asegúrate de que la parte superior de tu mascarilla esté más ajustada y la inferior más floja para ayudar a que el aire que exhalas no llegue al área de los ojos.

Si usas una mascarilla quirúrgica con ataduras, un artículo del 2014 publicado en la revista Annals of the Royal College of Surgeons of England sugiere ir en contra de la lógica: entrecruza las ataduras de manera que las superiores queden debajo de las orejas y viceversa. Esto ayudará a que quede más ajustada.

La revista Annals of the Royal College of Surgeons of England publicó un artículo en el 2011 en el que ofrece un método simple para evitar este problema. Lo que se sugiere es que, justo antes de ponerte una mascarilla, laves los anteojos con agua jabonosa, sacudas el exceso y permitas que las lentes se sequen al aire.

"Lavar los anteojos con agua jabonosa deja una ligera película surfactante que reduce la tensión superficial y hace que las moléculas de agua se extiendan de manera uniforme sobre una capa transparente", menciona el artículo. "Este 'efecto surfactante' se usa ampliamente para evitar que se empañen las superficies en muchas situaciones de la vida diaria". Esto también se puede lograr con las soluciones que se usan en las máscaras de buceo y las gafas de esquí para prevenir el empañamiento.

Recubrimientos antiempañantes para lentes

La mayoría de los recubrimientos antiempañantes son hidrófilos, lo que significa que actúan como una especie de esponja microscópica y permiten la absorción de las gotas de agua. De esta forma se evita que se forme una película opaca sobre las lentes. Los recubrimientos se adhieren a las lentes durante el proceso de fabricación antes de que estas se corten para adaptarse a la montura.

“Se trata de un complemento, a falta de un término más adecuado, y es parte del mismo proceso de tratamiento que usan los recubrimientos para evitar reflejos, brillo o manchas”, explica Michael Vitale, director técnico sénior del Vision Council. Lo mejor sería consultar con un profesional del cuidado de la vista para elegir la opción más conveniente al encargar tus lentes.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si bien la vida útil de estos recubrimientos es de uno a dos años, señala Vitale, “la frecuencia con la que limpies las lentes y el producto que uses para hacerlo determinará si debes regresar a tu óptico para que vuelva a recubrirlas”.

Muchos recubrimientos de lentes actúan en combinación con un paño especial.

  • Zenni Optical ofrece un recubrimiento que combina un antiempañante y un antirreflejante en un mismo producto. Cada par de lentes viene con un paño especial que activa las propiedades antiempañantes cada vez que lo usas para limpiarlas. Cuando se utilizan juntos, evitan que las lentes se empañen durante varias horas. El paño puede usarse hasta mil veces y dura hasta un año.

  • Las lentes Optifog, de Essilor, se activan al aplicar una gota de Optifog Activator una vez a la semana de cada lado de las lentes que luego limpias con un paño de microfibra. De este modo, las lentes se mantienen desempañadas hasta siete días. Las lentes Optifog están disponibles en plástico, policarbonato y plástico de alto índice.

Toallitas y aerosoles de venta libre

Si no deseas reemplazar tus lentes, puedes tratarlos con un protector de venta libre, como un aerosol antiempañante o toallitas prehumedecidas. Por lo general, con estos tratamientos se deposita una película superfina de producto químico en las lentes que evita que se formen pequeñas gotas.

La mayoría de los productos se secan y se activan en cuestión de segundos. En general, los aerosoles deben frotarse en las lentes con un paño de microfibra para esparcir el producto de manera uniforme. Es eficaz, pero el recubrimiento va desapareciendo con el tiempo. “Es lo mismo que ponerle cera al auto”, según Vitale. “La cera resulta muy eficaz hasta la primera vez que pasas por un lavadero de auto y comienza a desprenderse. Lo mismo ocurre en este caso. Cada vez que limpias las lentes, eliminas parte de la capa protectora, por lo que necesitas volver a aplicarla cada dos días”.

Para saber qué aerosol antiempañante es más eficaz, tal vez debas probar algunas marcas. Y desde luego, lee las reseñas de los productos. Asegúrate de que indiquen que no dañarán ningún recubrimiento protector que tengan tus lentes (algunos no deben usarse en lentes antirreflejantes). Además, ten en cuenta si contienen amoníaco o alcohol, que pueden irritar los ojos sensibles.

Estas son algunas de las opciones disponibles en la mayoría de las principales farmacias o en internet:

  • Aerosol antiempañante FogAway, de Gamer Advantage (2 onzas, $15) Esta fórmula no tiene silicona y no deja huellas. Es una de las favoritas de los militares y los socorristas, dura aproximadamente 24 horas y es segura para todo tipo de lentes. Un dato curioso: en una prueba, una lente tratada con FogAway no se empañó luego de ser expuesta al vapor caliente y constante durante sesenta minutos.

  • Aerosol antiempañante Fog Gone, de Optix 55 (2 onzas, $10.55) Este producto está pensado para que lo uses cada vez que salgas. Rocía una gota del producto en ambos lados de las lentes limpias y distribúyela sobre la superficie haciendo círculos con el dedo. Deja que se asiente durante un minuto, luego limpia cuidadosamente las lentes con un paño suave y deja que se sequen. La fórmula hipoalergénica, que es segura para todo tipo de lentes, no irrita los ojos ni la piel. (También es eficaz en los espejos empañados del baño).

  • Kit Clean My Lenses, de Warby Parker ($15) WarbyParker.com (en inglés) ofrece un aerosol antiempañante, un paño limpiador de microfibra y una funda para lentes (que también puedes usar como paño limpiador cuando sales). La solución absorbe las pequeñas gotas que se acumulan en las lentes y evita que se transformen en vapor.

  • Paño de microfibra No Fogde Sios (disponible en algunas ópticas; los precios varían). Puedes usar esta toallita impregnada con propiedades antiempañantes en todo tipo de lentes —incluidos los que tienen tratamientos especiales— hasta 200 veces sin necesidad de limpiarla. El efecto dura de ocho a doce horas.

  • Paño seco antiempañante, de LifeArt ($10 en Lifeartvision.com —en inglés). Este paño no daña las lentes. Su efecto dura 48 horas y se puede reutilizar nada menos que 700 veces (en inglés).

  • Gotas Clarity DeFog It (1 onza, $16 en Amazon). Este pequeño envase flexible ofrece hasta cien aplicaciones y es fácil de llevar. Agrega unas pocas gotas sobre las lentes y frótalas con el paño suave de microfibra provisto para lograr un recubrimiento superdelgado que repele la humedad.

Los mejores materiales para las mascarillas: algodón con chifón

Si vas a hacer una mascarilla tú mismo, un nuevo estudio publicado en la revista científica ACS Nano (en inglés) reveló que las mascarillas caseras confeccionadas con una combinación de telas de algodón de tejido apretado y chifón de poliéster-spandex o seda proporcionan un filtro muy eficaz para recoger las partículas de aerosol que propagan el virus de la COVID-19. Las mascarillas hechas con una capa de algodón y dos capas de chifón (una tela reticular que a menudo se encuentra en los vestidos de noche) o seda filtrarán del 80 al 99% de las partículas —parecido a la eficacia del material de las mascarillas N95— debido a la barrera electrostática de la tela. Pero esta es la cuestión: la mascarilla debe quedar bien ajustada. Incluso un espacio del 1% reduce la filtración de todas las mascarillas en un 50% o más.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.