Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo conectarte virtualmente con tu médico

Consejos para usar un teléfono inteligente, una tableta o una computadora para las citas de telesalud.

 Ilustración de tres dispositivos utilizados para telesalud

GETTY/AARP

In English | Si programar una cita virtual con el médico parece una buena idea —con excepción de entender cómo funciona la tecnología que necesitas—, debes saber que unos pocos consejos clave pueden hacer que el proceso sea mucho menos intimidante. Primero, tendrás que decidir si quieres hacerlo con un teléfono móvil, una tableta o una computadora. Cada opción tiene sus propias ventajas y desventajas, y con cualquiera de ellas querrás hacer una prueba unos días antes de tu cita. Aquí te damos información sobre cada una.

1. Con un teléfono inteligente

Ventajas: Se trata de un dispositivo móvil, por lo que puedes mostrarle a tu médico un sarpullido, por ejemplo, o tomar una foto y enviársela fácilmente antes de tu cita. Además, puedes “ver” a tu médico cuando estás fuera de casa. Como los componentes de video y audio están incorporados, un teléfono móvil es bastante sencillo de usar. “No hay que preocuparse por la configuración del micrófono porque el audio está siempre habilitado”, explica el Dr. Matthew Faiman, director médico de Express Care Online en Cleveland Clinic.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Desventajas: Necesitarás descargar una o dos aplicaciones, que pueden ser un poco más complicadas. Puede que tengas que descargar la aplicación Zoom (un servicio de videoconferencias), la aplicación de registros médicos electrónicos MyChart o la aplicación de tu hospital. En algunos casos, el consultorio de tu médico te enviará un correo electrónico con un enlace para descargar una aplicación que utilizan para la videoconferencia o los registros médicos. De lo contrario, puedes ir a la página web de tu hospital y hacer clic en un enlace para descargar la aplicación.

También puedes buscar la aplicación MyChart u otras aplicaciones que necesites en la tienda App Store (para dispositivos de Apple) o en Google Play (para dispositivos de Android). Si tienes un iPhone, haz clic en el botón Get (Obtener) para descargar la aplicación. Dependiendo de la configuración de tu teléfono, es posible que debas iniciar sesión con tu ID de Apple para comenzar la descarga. Después, haz clic en el botón Install (Instalar). Si tienes un dispositivo Android, haz clic en Install (Instalar) y luego en el botón Open (Abrir). La primera vez que uses la aplicación MyChart se te pedirá que selecciones tu hospital y crees una cuenta. Una vez que tengas una cuenta, puedes usar la aplicación para iniciar una consulta de video, programar una cita o ver tu información médica.

 Captura de pantalla de los pasos necesarios para descargar la aplicación MyChart

COURTESía de MYCHART/GOOGLE

Cómo descargar la aplicación móvil MyChart (disponible para Android y Apple)

Otras desventajas: La pantalla del teléfono inteligente es pequeña, por lo que puede resultar difícil ver la cara de tu médico y es posible que no pueda compartir las imágenes médicas contigo. Además, algunas personas tienen problemas para escuchar al médico en un teléfono inteligente. Eso puede ser aún más difícil si recibes una llamada telefónica durante tu consulta. (Si tienes un iPhone, tendrás que ir a Settings (Configuración) y activar la opción Do Not Disturb (No molestar)). Algunas personas caminan con el teléfono, pero “ayuda si estás sentado y la pantalla no se mueve” durante las citas, dice la doctora Susan Bailey, alergóloga e inmunóloga y presidenta de la American Medical Association. Por último, un teléfono inteligente no es un dispositivo de manos libres; es posible que tengas que apoyarlo durante la cita. Por suerte, hay soportes para teléfonos inteligentes.

Cómo hacer que funcione: Necesitarás un teléfono inteligente 3G (de tercera generación) o un modelo más reciente, dice Faiman. Considera la posibilidad de utilizar la red wifi de tu casa en lugar de los datos del servicio celular porque la conexión será más fiable y menos costosa. La velocidad de internet debe ser de al menos 5 megabits por segundo (Mb/s). Pídeles a los miembros de tu familia que minimicen el uso de dispositivos durante tu cita.

Para poder usar una aplicación, tu teléfono inteligente debe cumplir ciertos requisitos del sistema. Por ejemplo, la aplicación MyChart requiere iOS 11.0 o posterior para los dispositivos de Apple (y 3.0 o posterior para el reloj de Apple). Muchas aplicaciones de hospitales requieren 5.0 o superior para los dispositivos Android.

2. Con una tableta

Ventajas: Al igual que un teléfono inteligente, una tableta es móvil, y los componentes de video y audio están incorporados. Sin embargo, la pantalla y el teclado son más grandes, y puedes aumentar el tamaño de la letra. “El iPad se construyó para la telemedicina”, dice el doctor Paul Testa, jefe de información médica y profesor adjunto del Departamento de Medicina de Emergencia de New York University (NYU) Langone Health.

Desventajas: Las aplicaciones pueden ser difíciles de descargar la primera vez que lo intentas. Además, puede ser difícil descubrir dónde está la cámara en una tableta y dónde mirar durante la consulta. Si sostienes la tableta horizontalmente, la cámara está a la izquierda. Lo mejor es usar el dispositivo en modo retrato (verticalmente) para que mires directamente a la cámara, dice Faiman.

Cómo hacer que funcione: Usar la red wifi de tu casa es lo mejor, agrega Faiman. Aunque es posible usar el servicio celular, puede ser más caro. Además, antes de descargar una aplicación, asegúrate de que tu iPad cumple con los requisitos del sistema que necesita la aplicación.

3. Con una computadora de escritorio o portátil

Ventajas: Para algunos, la familiaridad con una computadora de escritorio o portátil supera las ventajas de usar un dispositivo móvil para una consulta virtual. La pantalla es grande, lo que permite una buena visión de tu médico y permite que el médico comparta contigo imágenes médicas, como radiografías o ultrasonidos. La cámara está en el centro del monitor, así que es fácil saber dónde mirar. Además, el audio puede ser de mejor calidad que el de un teléfono inteligente.

Desventajas: No puedes trasladar una computadora de escritorio a un lugar con más privacidad y no puedes usarla cuando estás fuera de casa. Además, si el monitor de tu computadora no tiene cámara web, micrófono y altavoces incorporados, tendrás que comprarlos. Asimismo, iniciar una consulta virtual implica múltiples pasos. Primero, debes hacer clic en un enlace en un correo electrónico de tu proveedor o en el portal de pacientes del sistema de tu hospital. A continuación, debes instalar el software de video que utiliza el hospital o el médico y hacer clic en Allow Access (Permitir acceso) para que tanto el audio como el video funcionen.

Cómo hacer que funcione: Para obtener la conexión más fiable, la computadora debe estar cableada a internet, lo que significa que debe estar conectada al enrutador de tu casa con un cable Ethernet. Con una conexión por cable, los datos se transmiten por cable en lugar de señales inalámbricas. Una red wifi es la siguiente mejor opción. Comprueba si el sistema operativo de tu computadora cumple con los requisitos de la plataforma de telemedicina que estás usando. Si no es así, tendrás que actualizar el software. Asegúrate de usar la última versión de los navegadores web Safari o Google Chrome. Ve a Settings (Configuración) o a System Preferences (Preferencias del sistema), y haz clic en Update (Actualizar).

Todo sobre las aplicaciones

Cómo entender el dúo de aplicaciones de videoconferencia y registros médicos que necesitarás en una tableta o laptop

Aunque tu teléfono tiene el equivalente al video chat incorporado (como FaceTime en un iPhone), el uso de tu tableta o laptop probablemente requiera que descargues una función similar, además de una aplicación como MyChart que te permite iniciar una consulta virtual con tu doctor y registrar los detalles médicos.

Lo que descargues dependerá del software que utilice tu médico o tu sistema de salud. Algunos médicos se conectan con los pacientes a través de Doxy.me y un teléfono inteligente. Con Doxy.me, recibirás un mensaje de texto y se te pedirá que hagas clic en un enlace, y luego estarás cara a cara con tu médico. Si tu sistema de salud utiliza MyChart y Zoom, puede que se te pida que abras la aplicación Zoom, toques Join a Meeting (Únete a una reunión) e introduzcas el ID de la reunión de tu proveedor, que se encuentra en tu cuenta de MyChart.

Como alternativa, es posible que tengas que acceder a la aplicación del sistema de salud o a la aplicación MyChart de tu teléfono inteligente o tableta e iniciar sesión con tu identificación y contraseña. A continuación, tocarás en Appointments (Citas), y luego el botón de la cita de la consulta por video. Luego harás clic en Begin Visit (Comenzar consulta). Se iniciará Zoom, y harás clic en Open This Page (Abrir esta página) en Zoom. Por último, harás clic en Join With Video (Unirte con video) y luego en Call Using Internet Audio (Llamar usando audio de internet) para comenzar la cita. Cuando la consulta termine, se te indicará que termines la reunión (Leave the Meeting); haz clic en OK.

Con la computadora

Hay varias maneras diferentes de conectarse, pero si tu sistema de salud lanza consultas por video en MyChart, podría funcionar así: el día de la cita recibirás un correo electrónico con un enlace a la videoconsulta. Unos 15 minutos antes de la cita, debes ingresar a tu cuenta de MyChart, ir al menú Appointments (Citas) y hacer clic en Upcoming and Past Appointments (Citas próximas y pasadas), seleccionar Video Visit (Consulta de video) y hacer clic en Begin Video Visit (Iniciar consulta de video). Cuando tu proveedor se una, haz clic en Join With Video (Unirte con video). También se te pedirá que te unas con el audio, lo que permitirá que tú y tu médico se escuchen. Asegúrate de que los íconos de video y audio no estén atravesados por una línea en la pantalla. Si lo están, haz clic en ellos (la línea que los cruzaba desaparecerá) para que puedas ver y oír a tu médico.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.