Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Los audífonos inteligentes ayudan con más que el audio

Los últimos avances tecnológicos permiten no solo oír mejor, sino también detectar el ritmo cardíaco o una caída.

Un médico pone un pequeño audífono inteligente en el oído de un hombre

PEAKSTOCK/GETTY IMAGES

In English | Si no has conseguido audífonos nuevos en los últimos tres a cinco años, o si has estado postergando las pruebas de audición por el estigma que conlleva el uso de estos aparatos, tal vez sea el momento de ponerte al tanto de las últimas novedades.

La tecnología está más avanzada que nunca. Pero incluso los audífonos menos costosos son capaces de procesar los sonidos y el habla; de reducir el ruido, tanto digital como aquel producido por el viento; y de controlar mejor la retroalimentación acústica (esos irritantes y agudos chillidos y pitidos). Estas características se complementan para que el sonido percibido no solo sea más fuerte, sino también más claro.

"He participado en investigaciones que revelaron que, aun con todos los últimos avances tecnológicos incorporados a los audífonos, en muchos casos los modelos menos costosos funcionan tan bien como los más caros. Pero tienen menos funcionalidades avanzadas", dice Nicholas S. Reed, audiólogo y profesor auxiliar en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins University en Baltimore.

La mayoría de las personas que han comprado los audífonos más caros, con la tecnología más avanzada, nunca llegan a usar las características y funcionalidades adicionales, según los hallazgos de las investigaciones.

¿Otorrinolaringólogo, audiólogo o distribuidor de audífonos?

Cada especialista en audición tiene que aprobar los exámenes estatales para obtener la licencia que les permita atender a los pacientes. Por lo general, la diferencia entre estas categorías de profesionales radica en los años de formación que se requieren:

• Otorrinolaringólogo. Este médico, especializado en los problemas del oído, la nariz y la garganta, diagnostica las causas de la pérdida auditiva y determina si se necesitan audífonos.

• Audiólogo. Este profesional atiende a los pacientes en un consultorio médico, evaluando y tratando los trastornos de la audición y del equilibrio. El audiólogo puede determinar si se necesitan audífonos y, si es así, qué tipo de audífono sería el más adecuado para el paciente. La mayoría de los audiólogos han recibido su doctorado en Audiología (por lo que en inglés su nombre aparece con las siglas "Au.D."), si bien otros audiólogos tienen el título "Ph.D.", un doctorado en Ciencias ("Sc.D.") o una maestría.

• Distribuidor de audífonos, o especialista en instrumentos auditivos. Cada estado establece sus propias normas en cuanto a la capacitación que deben recibir los profesionales para obtener la licencia que les permita ajustar y distribuir audífonos. En muchos estados se requiere realizar un programa de aprendiz con un audiólogo o distribuidor de audífonos que tenga experiencia en el campo; en otros se requiere un título de dos años de estudio otorgado por un programa educativo acreditado, o incluso una maestría en Audiología.

"Los beneficios obtenidos por el uso de los audífonos, en muchos casos, depende más de la calidad del ajuste", dice Abram Bailey, audiólogo y presidente de HearingTracker.com, un sitio con sede en Austin, Texas, que se dedica a divulgar información útil para quienes buscan comprar audífonos.

Así, no necesariamente tienes que comprar el aparato más caro y con la tecnología más avanzada. Pero sí es necesario acudir a un audiólogo, especialista en instrumentos auditivos o distribuidor de audífonos, para que tengas los dispositivos más adecuados para tus necesidades y tus oídos.

"Hay un aspecto crítico que recomiendo a los pacientes: buscar un audiólogo que siempre realice las pruebas conocidas en inglés como 'real ear verification' (verificación del oído real) para el ajuste y la personalización de los audífonos", dice Bailey. "En esta prueba se coloca un diminuto micrófono dentro del oído, junto con el audífono, para medir el sonido producido por el audífono", que es lo que el paciente oye.

Aunque el oído de cada persona tiene la misma forma básica, se observan leves diferencias que pueden alterar la trayectoria de las ondas sonoras antes de que lleguen al tímpano. Entran en juego distintas variables, como el tamaño del canal auditivo, la colocación del auricular del audífono dentro de dicho canal y la preferencia personal por los sonidos más fuertes o más suaves.

Los audífonos suelen durar entre cuatro y siete años, según señalan los fabricantes. Los audífonos que se acomodan dentro del oído suelen tener una vida útil más corta, porque quedan expuestos a una mayor cantidad de cera, e incluso sudor, en el interior del canal auditivo.

Pero al igual que los teléfonos y televisores inteligentes, algunos de los audífonos más recientes cuentan con funcionalidades que ni existían hace tan solo unos años. Eso no siempre se traduce en precios más altos, porque los dispositivos aprovechan los avances en los chips elaborados para auriculares, computadoras y teléfonos inteligentes con tecnología Bluetooth. Otro factor es la competencia que representan los productos personales de amplificación de sonido (PSAP): estos dispositivos son menos costosos que los audífonos y, a diferencia de estos, no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

"La decisión de pagar o no el costo adicional por un audífono con ciertas funcionalidades debería depender de si piensas usar esas funcionalidades o no", dice Reed. "Si cierta funcionalidad no es algo que necesites, si ya la tienes en otro dispositivo o si sabes que no la vas a usar, busca audífonos que no impliquen costos adicionales por esas funcionalidades".

Para algunas de las características más avanzadas, necesitas sentirte cómodo manejando la tecnología, especialmente para complementar el uso de los audífonos con un teléfono o reloj inteligente o con otros dispositivos Bluetooth.

"Algunas personas quieren tener más control sobre los audífonos y poder hacer ajustes espontáneos por medio de su teléfono o reloj inteligente", señala Reed. "Otras personas, si no dominan bien la tecnología, prefieren depender de los ajustes realizados por el audiólogo, así como los ajustes automáticamente realizados por el propio audífono utilizando la inteligencia artificial o el aprendizaje automático".

Los audiólogos recomiendan que, una vez obtenidos los audífonos, el paciente se haga cada año una prueba de audición que incluya una evaluación y la eliminación de cera; que se limpien los audífonos en casa todos los días para evitar la acumulación de polvo, aceites y cera; y que se haga una limpieza profesional cada tres a seis meses, según el tipo de audífono, para eliminar la humedad y las partículas extrañas que hayan quedado atrapadas en el aparato.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Funcionalidades inspiradas en los teléfonos inteligentes

Entre las innovaciones más recientes se incluyen las siguientes:

• Inteligencia artificial. Utilizando algoritmos, el audífono es capaz de analizar el entorno y los sonidos entrantes, identificar los sonidos y las voces de personas específicas y, de forma automática, ajustar el audio de acuerdo con el nivel de pérdida auditiva y las preferencias previamente indicadas por el usuario. El audífono aprende a identificar ciertas voces para que pueda concentrarse en lo familiar, con lo cual se reduce la necesidad de que el usuario haga ajustes manuales en el transcurso del día.

"Creo que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático son los cambios más importantes que estamos viendo actualmente en los audífonos. Con ellos se logra una experiencia auditiva más personalizada", dice Reed. La inteligencia artificial permite que una máquina simule el comportamiento humano, y el aprendizaje automático constituye un aspecto de ese fenómeno, al permitir que un dispositivo aprenda de forma automática de lo que haya ocurrido anteriormente.

Además, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático facilitan mucho el uso de los audífonos por parte de aquellos usuarios que no se sientan cómodos manejando la tecnología, que no quieran tener que usar una aplicación en su teléfono inteligente o que prefieran no tener que acudir con frecuencia al audiólogo para actualizaciones o ajustes.

• Transmisión continua con Bluetooth. Los audífonos que cuentan con esta funcionalidad pueden reproducir el audio directamente de un dispositivo Bluetooth, como una computadora, un teléfono inteligente, un equipo estereofónico o un televisor. El usuario oye un sonido más claro, con menos interferencia o retroalimentación acústica.

• Detección de caídas. Al igual que algunos relojes inteligentes recién lanzados, hay audífonos de alta tecnología capaces de detectar una caída sufrida por el usuario. En esa situación, el audífono activa el teléfono inteligente del usuario para llamar al 911 o enviar un texto a personas previamente designadas. Para que se active esta funcionalidad, el audífono debe estar cerca del teléfono inteligente con el que esté emparejado.

• Monitor de actividades físicas. En vez de usar otro aparato como monitor del ritmo cardíaco, podómetro o reloj inteligente, se puede usar el audífono para monitorear los movimientos y el ritmo cardíaco, datos que luego pueden enviarse al teléfono inteligente.

• Percepción más precisa de la dirección del sonido. Al usarse en ambos oídos, los audífonos pueden detectar de forma automática la dirección de la que llega el sonido, y reducir o eliminar los sonidos menores de otras direcciones. Así resultan más comprensibles los sonidos que el usuario desea oír. Además, el usuario podrá percibir con mayor facilidad la dirección de la que proviene el sonido.

• Tamaño reducido. Algunos de los audífonos recién lanzados se acomodan casi completamente dentro del canal auditivo. En cambio, los audífonos que descansan detrás de la oreja son más pequeños, livianos, cómodos y menos visibles para las demás personas.

• Baterías recargables. Con esta funcionalidad, que figura entre las más solicitadas, los audífonos funcionan de forma similar a los auriculares inalámbricos. En vez de acumular las pequeñas baterías y tener que reemplazarlas cada 3 a 10 días, y en vez de preocuparse de que las pueda tragar una mascota o un niño pequeño, los últimos audífonos contienen baterías recargables que duran todo el día.

Por las noches se retira el audífono entero para dejarlo recargando mientras duermes. Así se elimina la necesidad de gastos frecuentes en las baterías, y el usuario se salva de las dificultades de insertar una batería que mide entre cuarta y media pulgada de diámetro.

Control por medio del teléfono inteligente

No solo se puede acceder directamente a libros de audio, música o llamadas telefónicas transmitidos desde un modelo reciente de teléfono inteligente Android o Apple, sino que se puede personalizar la configuración del audífono por medio de una aplicación móvil de su fabricante. Para hablar con un amigo mientras caminas por el bosque, el audífono tiene que funcionar de forma distinta de cuando estás almorzando en un restaurante lleno de gente.

Sin embargo, según señala Reed, la gente a veces no sabe cómo configurar el audífono de acuerdo con sus necesidades. El volumen y la claridad son los dos aspectos del sonido que la gente más observa. El volumen depende de las frecuencias bajas del sonido, mientras que la claridad suele estar vinculada a las frecuencias altas. Pero la mayoría de las personas con pérdida auditiva tienen problemas con los sonidos de alta frecuencia.

"Si a alguien con pérdida auditiva le das la posibilidad de ajustar su propio audífono, en muchos casos ajustan el bajo porque eso incide en el volumen", dice Reed.  "Notan un cambio de inmediato" y, a veces, un aumento en la retroalimentación.

"En realidad, lo que necesitaban era un ajuste en los agudos y las frecuencias altas para mejorar la claridad", dice Reed. "Lo ideal es contar con un audífono que sabe qué ajustes realizar de forma automática, por medio de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, para lograr los niveles óptimos para ti, a la vez que te permita hacer ajustes menores por medio de una aplicación móvil".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.