Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Te tratas la presión arterial correctamente?

Un nuevo estudio cuestiona si un medicamento común es la mejor solución.

Doctor habla con su paciente

PEOPLEIMAGES/GETTY IMAGES

In English | Hace aproximadamente seis meses, durante mi revisión médica anual, me sorprendió escuchar que mi presión arterial había subido hasta entrar en la zona de peligro.

No debería haberme sorprendido. A los 69 años, soy un candidato óptimo para tener la presión arterial alta. De hecho, para cuando llegamos a los 65 años, más de tres cuartas partes de los adultos en EE.UU. tienen la presión arterial alta, una condición médica en la cual la sangre ejerce demasiada fuerza contra las paredes de las arterias, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Si no se trata, puede derivar en daños coronarios graves o en derrame cerebral.

Como nuevo miembro del club de la hipertensión, me refirieron a un cardiólogo y, una semana después, me recetaron un inhibidor IECA (ACE inhibitor), un medicamento considerado el tratamiento de primera línea contra la tensión arterial alta y que toman millones de personas en EE.UU.

Tomé mi pastilla diaria y, como me bajó la presión arterial, nunca volví a pensar en ello. Es decir, hasta que leí sobre un impresionante nuevo estudio que concluía que estos inhibidores no son la mejor opción para probar al principio, cuando se intenta controlar la presión arterial. ¿Y ahora qué?


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las opciones

El estudio (en inglés), el cual se publicó en la revista médica The Lancet, es enorme en cuanto a su tamaño y alcance. Los investigadores reunieron datos de cuatro países (Alemania, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos) sobre casi 5 millones de pacientes que habían comenzado el tratamiento para la hipertensión. El objetivo del estudio era comparar la eficacia y la seguridad de los tratamientos de primera línea recomendados tanto por la American Heart Association como por el American College of Cardiology.

Estos fueron los medicamentos incluidos en el estudio:

  • vasodilatadores, inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA) y angiotensina; todos funcionan de una manera similar, relajando los vasos sanguíneos contraídos.
  • diuréticos tiazídicos, que bajan la presión arterial al ayudar al cuerpo a eliminar el agua y el sodio en exceso.
  • betabloqueantes, un tipo de medicamentos que reducen el ritmo cardíaco y el bombeo de sangre, disminuyendo así la presión arterial.

Por qué los diuréticos pueden ser la mejor solución

Después de analizar los expedientes médicos de esos millones de pacientes hipertensos, los investigadores descubrieron que los pacientes a los que habían recetado diuréticos tiazídicos tenían un 15% menos de ataques cardíacos, derrames cerebrales y hospitalizaciones como resultado de la insuficiencia cardíaca que aquellos pacientes que comenzaron su tratamiento contra la presión arterial alta con los inhibidores IECA. Este macroestudio también concluyó que los IECA causaban efectos secundarios frecuentes no deseados, como tos, diarrea, sarpullidos y angioedema (inflamación de los tejidos alrededor de la cara, labios y lengua), además de insuficiencia renal. Por otra parte, el efecto secundario más común de los medicamentos diuréticos era un nivel bajo de potasio o sodio, lo que se puede remediar fácilmente con suplementos.

Vaso con agua y pastillas sobre una mesa de noche

DEMAERRE/GETTY IMAGES

Toma el medicamento a la hora de acostarte

Tómalo a la hora de dormir, no importa el medicamento contra la presión alta que estés tomando. En un estudio con casi 20,000 pacientes, las personas que tomaron su medicamento por la noche redujeron su riesgo cardíaco casi a la mitad comparadas con las que tomaron sus pastillas por la mañana.

"Si hubiesen recetado diuréticos tiazídicos en lugar de IECA a los 2.4 millones de pacientes en el estudio, se podrían haber evitado posiblemente más de 3,100 accidentes cardiovasculares (ataques cardíacos u otras emergencias que dañan el corazón)", según informa el coautor del estudio, George Hripcsak, director de informática biomédica en el Columbia University's College of Physicians and Surgeons en la ciudad de Nueva York.

En el estudio, al 48% de los pacientes se les recetaron IECA, medicamentos tradicionalmente de primera línea contra la hipertensión, comparado con el 17% de pacientes a los que les recetaron diuréticos tiazídicos. (Se descubrió que los diferentes tipos de betabloqueantes fueron los menos efectivos, así como los recetados con menos frecuencia).

Pero a pesar de la popularidad de los IECA entre los médicos, Hripcsak mantiene firmemente los resultados de sus datos. "Hemos estado trabajando durante 10 años, construyendo enormes bases de datos, haciendo preguntas y recolectando respuestas de una forma segura," afirma.

El método que usaron los investigadores es conocido como método de generación y evaluación de evidencias a gran escala a través de una red de bases de datos (LEGEND). Usa una analítica avanzada para explicar las numerosas variables a la vez que minimiza los errores. "Creo que este es el mejor estudio de observación sobre este tema que jamás hemos tenido," afirma Hripcsak. Él destaca que una enorme cantidad de datos apuntaba a patrones que hubieran requerido 22,000 estudios típicos para obtener.

Factores a considerar para controlar la presión arterial alta

No a todas las personas les convence que los diuréticos deben ser un tratamiento de primera línea. "Lo que es interesante sobre el estudio es la manera en que los investigadores miraron los datos de un número tan grande de pacientes", dice Luke Laffin, cardiólogo preventivo afiliado a la Cleveland Clinic. Sin embargo, señala Laffin, el estudio no analizó cómo las personas de razas diferentes respondían a medicamentos diferentes. Por ejemplo, datos anteriores muestran que las personas afroamericanas pueden responder mejor a un diurético cuando se combina con IECA. "Lo que realmente determina tu resultado es lo bien que un medicamento particular te baja la presión arterial. Los datos examinados no analizaban cómo descendían las cifras de la presión arterial, sino solo informaban sobre los datos iniciales de los pacientes", apunta Laffin.

Habla con tu médico sobre tus medicamentos

Siempre es buena idea conversar con tu médico si tienes alguna pregunta sobre tu medicamento. Hice eso y mi cardiólogo me aseguró que mientras los IECA me siguieran bajando la presión arterial y no sintiera ningún efecto secundario, no había razón para cambiar mi tratamiento. Incluso Hripcsak está de acuerdo: "Los IECA son buenos medicamentos y son más beneficiosos que perjudiciales. Pero puede que no sean la mejor opción".

Robin Westen es autora y periodista ganadora de un Emmy, y nominada al premio National Magazine.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO