Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cifoplastia para corregir fractura de la columna vertebral Skip to content
 

¿La cifoplastia es mejor que la curación natural para una fractura de columna?

La comunidad médica debate el uso de una inyección que tiene efectos secundarios en vez de dejar que la fractura se suelde por sí sola.

Un neurocirujano con un lápiz apuntando a un modelo de vértebra lumbar en un consultorio médico

ISTOCK/GETTY IMAGES PLUS/GETTY IMAGES

In English | Si alguna vez tropezaste o te caíste y se te fracturó una vértebra, conoces el dolor insoportable que causan estas fracturas. Lamentablemente, este tipo de fractura por aplastamiento también es una lesión muy común, en particular entre las mujeres de más de setenta u ochenta años que padecen osteoporosis o una reducción de masa ósea. De hecho, según un informe del 2019 publicado por la American Society for Bone and Mineral Research, se calcula que en Estados Unidos se producen 750,000 fracturas nuevas cada año.

En los últimos años, un procedimiento mínimamente invasivo y más nuevo conocido como cifoplastia, en el que un cemento óseo se inyecta dentro de la vértebra fracturada para mantenerla en su lugar, se ha convertido en una opción cada vez más popular para estas fracturas. Es una intervención que, observan los médicos, tiene buena cobertura de los seguros médicos y de Medicare.

Durante la cifoplastia, el médico introduce una aguja en la espalda del paciente y usa un globo para elevar la vértebra colapsada. Luego, inyecta un tipo de cemento especial llamado polimetacrilato de metilo (PMMA) en el hueso fracturado para estabilizarlo. (En un procedimiento parecido y más antiguo conocido como vertebroplastia, se introduce el cemento pero no se utiliza el globo para mantener el espacio). La cifoplastia es un procedimiento corto que puede aliviar el dolor agudo y por lo general se realiza dentro de los primeros dos meses después de la fractura.

Pasos de la cifoplastía

BSIP/UIG/GETTY IMAGES/AARP

Sin embargo, en la comunidad médica existe un debate sobre su eficacia y utilidad. Si bien algunos médicos recomiendan la cifoplastia sin reservas, otros son más precavidos y prefieren evitar un procedimiento que podría tener efectos secundarios no deseados para una fractura que a la larga se soldará por sí misma. La falta de estudios que comprueben la eficacia de la cifoplastia es otro motivo que dan los médicos para no ofrecerla. Durante estudios anteriores sobre la vertebroplastia, esa intervención similar, se descubrió que no funcionaba lo suficientemente bien como para justificar ofrecérsela a las mujeres con osteoporosis.

En Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, el Dr. David Kallmes, radiólogo, adoptó la cuidadosa postura intermedia que muchos mantienen ahora en relación con la cifoplastia. Si bien él y su equipo realizan este procedimiento de manera rutinaria, aconseja a los pacientes que esperen varias semanas para ver si el dolor mejora por sí solo.

También les advierte a los pacientes que si bien el procedimiento puede aliviar bastante el nivel del dolor, supuestamente porque evita los movimientos microscópicos en la zona de la fractura al estabilizar el hueso, no elimina el dolor por completo. Explica que antes del procedimiento, “la intensidad promedio del dolor está por lo general en un nivel de siete u ocho, más o menos. Baja a aproximadamente cuatro. No es cero”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La cifoplastia tampoco es algo garantizado en términos de restablecer la funcionalidad de la espalda. “No regresarán a una funcionalidad completamente normal”, dice Kallmes. Y el dolor de espalda puede continuar mucho después de la intervención, aunque sea menos intenso que antes. Algunos pacientes también sienten nuevos dolores y rigidez en los músculos de la espalda, lo que incluye dolor residual en los músculos que rodean el hueso cementado.

Si bien los pacientes que se someten a una cifoplastia pueden tener complicaciones, tales como escape del cemento o daños en la médula espinal, estas son poco frecuentes.

La alternativa a los procedimientos más modernos de cifoplastia es dejar que los huesos se suelden naturalmente. Esto se logra con un período de reposo en cama de entre tres días y un par de semanas, y de ahí en adelante evitar casi todas las actividades físicas durante muchas semanas a fin de inmovilizar la espalda y permitir que la vértebra fracturada se suelde. Los médicos también aconsejan usar un corsé ortopédico para restringir los movimientos, además de tomar a menudo dosis altas de medicamentos para el dolor.

“Muchas personas dicen: ‘¿Cómo puedes no tratar una fractura de la columna?’”, menciona Kallmes. “Pero en realidad, ordenar un reposo en cama es como poner un cabestrillo en un brazo fracturado”.

Sin embargo, dejar que la fractura se suelde de manera natural también tiene sus inconvenientes. Estos incluyen los posibles efectos negativos de los medicamentos para el dolor y la pérdida de masa muscular o funcionalidad por pasar tanto tiempo sin moverse. Los médicos además dicen que a los pacientes los corsés ortopédicos les resultan muy incómodos.

Si te has fracturado una vértebra —ya sea que hayas escogido la curación natural o la cifoplastia—, corres un alto riesgo de padecer una compresión medular en el futuro. Algunos estudios sugieren que el cemento óseo endurecido que se inyecta durante la cifoplastia aumenta la presión sobre las vértebras adyacentes, lo que lleva a un riesgo todavía mayor de fracturas.

Por eso, después de cualquier tratamiento para una fractura vertebral, Kallmes dice que “en absoluto, lo primero y lo más importante es recibir tratamiento para la osteoporosis”.

Si bien necesitarás consultar a un médico para recibir tratamiento, este a menudo incluye aumentar el consumo de calcio por medio de la alimentación o suplementos y, posiblemente, tomar medicamentos para retrasar la pérdida de masa ósea. También es esencial hacer ejercicios específicos para fortalecer los huesos y los músculos que ayudan con el equilibrio (mientras se protege la zona donde hubo una fractura).

¿Otra manera sencilla pero eficaz para prevenir las fracturas de la columna en el futuro? Evita inclinarte, en particular para recoger o levantar algo. “Cada vez que doblas el cuerpo hacia adelante, pones más presión sobre la parte delantera de los huesos en la columna vertebral”, dice el Dr. Matthew Drake, endocrinólogo de Mayo Clinic. “Si esa presión es suficiente y tienes un hueso que no es tan fuerte, esa vértebra puede, básicamente, aplastarse un poco”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO