Skip to content
 

Los boomers impulsan la popularidad del CBD

El compuesto proveniente de las plantas de marihuana se muestra prometedor para problemas de salud relacionados con la edad.

Aceite de marihuana

GETTY IMAGES

Los boomers están recurriendo al aceite CBD para el manejo del dolor y otros problemas de salud.

In English |  Nancy Giacobbe ha tenido una tarjeta de marihuana medicinal desde que se legalizó el uso médico de la planta en California en el 2008. Pero en el 2014, su esposo Chris tuvo problemas para dormir debido a espasmos dolorosos y temblores causados por tratamientos para un extraño tipo de cáncer. Aunque Giacobbe, de 61 años, había usado la planta por sus propiedades psicoactivas (es decir, los efectos de euforia que produce el tetrahidrocannabinol, o THC) pronto notó los beneficios médicos del otro compuesto menos conocido de la planta —cannabidiol, o CBD— cuando Chris empezó a usarlo para el dolor. 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Giacobbe se dio cuenta de que Chris podía usar solo CBD y no tener los efectos psicoactivos. "Cuando dormía, su rostro se veía en paz", explica Giacobbe.

El CBD, que viene en una gran variedad de formas, incluídos los bálsamos, comestibles y aceites, no produce la euforia que comúnmente se asocia con la marihuana. Pero el CBD parece ayudar a las personas a lidiar con el dolor, la inflamación y hasta las convulsiones, aunque ni siquiera los investigadores y profesionales médicos están seguros de por qué o cómo funciona, o cuánto usar para dolencias específicas.

Su esposo falleció hace tres años, pero Giacobbe, quien vive en Bodega Bay, California, ahora usa CBD tópico para la artritis. La enfermedad tiene el potencial de dificultar enormemente su trabajo como esteticista pues usa las manos todos los días. Ella puede usar el ungüento de CBD durante el día porque no causa efectos secundarios y no huele. En la noche, explica, "Me pongo bálsamo en las manos y luego guantes de algodón. Dentro del plazo de una hora, me siento feliz y lista para trabajar toda una semana de 35 horas".

Giacobbe es solo una de las personas mayores que ahora usan CBD como tratamiento —con y sin receta médica— para problemas de salud física y mental. Desde marzo del 2018, en Colorado, uno de los nueve estados donde la marihuana es legal para uso recreativo (los otros son Alaska, California, Maine, Massachusetts, Nevada, Oregón y Washington, así como el Distrito de Columbia), las personas mayores de 50 años ahora constituyen más del 36% de los pacientes en el registro de marihuana medicinal.

“Vemos gran interés entre los adultos mayores”, dice Martin Lee, director de Project CBD, un proyecto sin fines de lucro en el norte de California que promueve el uso del compuesto como una alternativa natural a las formas tradicionales de terapia con medicamentos.

El doctor Mikhail Kogan, director médico del George Washington University Center for Integrative Medicine, ha recetado CBD a sus pacientes desde que se legalizó el compuesto para uso médico en el Distrito de Columbia en el 2011. Kogan dice que los cannabinoides son "diez veces más seguros que el Tylenol o la cafeína. Si los comparas a los opiáceos, son unas 10,000 veces más seguros". Él recomienda poner unas cuantas gotas del aceite debajo de la lengua.

Todo tipo de cannabis es ilegal a nivel federal. Pero los productos de CBD a base de cannabis con THC están ampliamente disponibles en estados donde es legal. Estos productos tienen proporciones variables de CBD y THC, y debido a que no hay lineamientos médicos oficiales sobre la dosis, los pacientes tienen que determinar por ellos mismos cuánto tomar o cómo modificar la proporción. "Tienes que encontrar el punto en el que te sientas cómodo y eso incluirá tanto THC como le funcione a cada persona", expresa Lee. "A algunas personas les va mejor con dosis más altas de CBD. Otras pueden tolerar dosis más altas de THC".

Sin embargo, para quienes viven en estados donde no es legal, el CBD disponible se deriva de cáñamo industrial, que es cannabis con una insignificante cantidad de THC. Esto hace imposible modificar la proporción ya que no hay THC presente, lo que significa que hay menos productos de donde elegir. Y como no hay aprobación de la FDA de estos productos, puede ser difícil confiar en que estás comprando realmente lo que se anuncia.

El costo del CBD tampoco es uniforme. Según la dosis, la cepa y el dispensario, puede costar entre $100 y $1,000 al mes. En California, por ejemplo, hay un impuesto indirecto del 15%, más un impuesto adicional de cultivo, o sea, que una botella de $50 de aceite de CBD puede costar unos $65. Además, tienes que pagarlo de tu bolsillo; el seguro médico privado y Medicare no cubren el CBD debido a la ilegalidad federal del cannabis.

Incluso a medida que crece la popularidad del CBD, la comunidad médica todavía no está segura de cómo este funciona científicamente. "Claramente tiene algunos efectos antiinflamatorios, pero el mecanismo exacto todavía no se conoce", dice Pal Pacher, un farmacólogo y cardiólogo en los Institutos Nacionales de Salud, quien ha realizado estudios sobre el compuesto. 

Ensayos clínicos en Estados Unidos y alrededor del mundo han demostrado que el CBD funciona. Se ha comprobado que el compuesto reduce drásticamente las convulsiones en niños con formas extrañas de epilepsia, y en el 2017, GW Pharmaceuticals presentó Epidiolex, un extracto vegetal puro de CBD, para aprobación de la FDA como medicamento para la epilepsia. Este producto recibió una recomendación para aprobación de un panel asesor administrativo en abril.

Aunque hay un interés cada vez mayor entre los científicos por estudiar las causas y los efectos del CBD, los investigadores se ven obstaculizados por la clasificación de la Lista I de la Administración de Control de Drogas, o sea, que se considera en la misma categoría de droga que la heroína. 

Como médico especializado en medicina integral, Kogan dice que el CBD y el cannabis son excelentes componentes de su modelo de atención médica debido a su uso documentado a través de la historia. "El uso del cannabis se remonta a cada sociedad que ha existido", expresa.

Lee, quien usa CBD para ayudar a aliviar sus propios problemas de salud, derivados de un derrame cerebral que tuvo en el 2006, ve a las personas mayores de 50 años como la generación crítica que está dando marcha atrás al estigma de la terapia basada en cannabis. "Son los baby boomers" dice. "Tenemos todo tipo de problemas de salud. El cannabis realmente puede tratar muchos de esos problemas".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO