Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo manejar mejor la pérdida de memoria de los seres queridos con demencia

En lugar de corregir los errores cognitivos, deja pasar las pequeñas equivocaciones.

Hijo adulto consuela a su padre mayor

laflor/Getty Images

In English | "Te lo acabo de decir", le respondí bruscamente a mi madre, recordándole su próxima cita con el médico. Se sintió dolida. Inmediatamente me sentí culpable.

En mis años como cuidador, este tipo de escenas se repetían demasiadas veces. En ocasiones, ella respondía a la defensiva diciendo, "no me lo habías dicho", y yo insistía en que sí. En otras ocasiones, se ponía a la defensiva, pero yo sabía lo suficiente como para contener mi lengua. El conocimiento nunca fue mi problema. Como psicólogo durante 25 años, les he aconsejado a cientos de cuidadores familiares de personas con demencia que no es prudente corregir constantemente los errores cognitivos, como olvidar las citas, no recordar las conversaciones y no ser capaz de recordar si han desayunado. Las personas con deficiencias cognitivas, al enfrentarse a sus errores, se sienten nerviosas y titubean aún más. Para sacar lo mejor de tus seres queridos, siempre he dicho a los cuidadores que sean tan pacientes y comprensivos como sea posible y que dejen pasar los errores simples e inofensivos.

Pero, ¿por qué me costó tanto aplicar este consejo con mi propia madre? Como muchos otros cuidadores familiares, estaba atrapado en mis emociones. Mi madre había dirigido negocios y otras organizaciones. Ella había sido sumamente competente y muy inteligente. Fue doloroso para mí ser testigo de cómo su luz se desvanecía cada día más. Sabía que corregirla repetidamente no iba a cambiar el curso de su declive por la demencia. Pero en un nivel subconsciente, era una negativa a aceptar la lenta desaparición de la madre que siempre había conocido.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los cuidadores familiares deben ser conscientes de las deficiencias de la memoria a corto plazo de sus seres queridos que suponen riesgos para ellos, como, por ejemplo, tomar los medicamentos incorrectamente. Pero también deben manejar sus propias emociones ante la pérdida de memoria de su familiar para evitar hacer comentarios negativos. ¿Cómo podemos lidiar con la pérdida de memoria de un ser querido? A continuación, presentamos algunas ideas.

Deja ir tus recuerdos

Olvidar cómo eran nuestros familiares con demencia no es una opción. Podemos recordar perfectamente sus personalidades únicas, sus habilidades especiales y los logros de los que se enorgullecen, especialmente cuando todavía podemos vislumbrar pequeños detalles de su personalidad en sus ocasionales momentos de lucidez. Pero para aceptarlos como son hoy en día, y ayudarlos a actuar lo mejor que puedan, debemos soltar los lazos de esos poderosos recuerdos. Considera la posibilidad de practicar la conciencia plena, como hacer ejercicios de respiración y la meditación, para entrar de lleno en los momentos presentes con ellos, incluso si su estado actual te hace daño. Queremos estar enfocados y conscientes, para poder responder a ellos con compasión tal como son, no como eran.

Modifica tus expectativas

Esperar que un ser querido con pérdida de memoria recuerde los detalles de una conversación o un plan es la receta perfecta para el fracaso, o tal vez para hacerlos sentir incompetentes. Es inútil e injusto. Pero eso no significa que debemos tratarlos como niños incapaces. En cambio, deberíamos ser conscientes de sus crecientes debilidades y darles el apoyo que necesitan para funcionar al máximo, tal vez dándoles indicaciones o recordatorios gentiles para estimular sus recuerdos.

Piensa en el poder de tus palabras

Las personas con demencia, en particular en las primeras etapas de la enfermedad, suelen ser muy sensibles a los errores cognitivos que cometen y se sienten vulnerables a sus propias críticas y a las de los demás. Cualquier opinión negativa que demos por preocupación, frustración o desconsideración les afectará profundamente, quitándoles su dignidad. Para apoyar a nuestros seres queridos y fortalecer, no debilitar, nuestras relaciones con ellos, tenemos que evitar las correcciones y en su lugar destacar cuando están desempeñándose adecuadamente. El refuerzo positivo es una mejor manera de encontrar consuelo.

Toma tiempo para duelo

En mi lucha por cuidar de mi madre, aprendí que era mucho más fácil para mí identificar sus defectos que lidiar con mis sentimientos. Lo que estaba experimentando era la tristeza de perderla gradualmente. Lo cierto es que a nadie le gusta estar triste, ciertamente a mí no me gusta, pero es la emoción humana que está grabada en todos nosotros para ayudarnos a sobrellevar la pérdida y eventualmente sanar. También es la emoción, a diferencia de la ira, lo que acerca a los miembros de la familia en duelo a través de la comunión y la conmiseración. En la medida en que podamos lamentar juntos el impacto de la demencia, podremos apoyarnos mutuamente para recordar lo que más importa: que somos una familia.

Barry J. Jacobs, psicólogo clínico, terapeuta de familia y asesor del cuidado de la salud, es el coautor del libro Love and Meaning After 50: The 10 Challenges to Great Relationships — and How to Overcome Them y de AARP Meditations for Caregivers (Da Capo, 2016). Síguelo en Twitter y en Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO