Skip to content
 

El Congreso está a punto de llegar a un acuerdo en la reforma tributaria

La Cámara de Representantes y el Senado deben conciliar sus versiones del proyecto de ley.

Capitolio de Estados Unidos

Alamy

Las personas de 50 a 64 años se encuentran entre las más afectadas, según un análisis del Instituto de Política Pública de AARP.

In English | El Senado aprobó un proyecto de ley de reforma fiscal, el que establece las bases para una ley que llevaría a importantes recortes de impuestos para las corporaciones y tendría un impacto mixto para los individuos, al aumentar los impuestos y las primas del seguro médico de millones de adultos mayores. También aumentaría drásticamente el déficit, poniendo en riesgo programas críticos como Medicare.

El proyecto de ley Tax Cuts and Jobs Act fue aprobado en una votación de 51 a 49, sin ningún apoyo demócrata. Los republicanos pudieron convencer a todos los republicanos que se oponían al proyecto, menos a uno de ellos, de que votaran a favor de la medida después de una avalancha de enmiendas.

Una enmienda incluida en el proyecto de ley fue una iniciativa apoyada por AARP de la senadora Susan Collins (republicana por Maine), que permite que todos los contribuyentes deduzcan gastos médicos superiores al 7.5% de sus ingresos por los próximos dos años. El umbral de ingresos —actualmente del 10% para los contribuyentes menores de 65 años— había aumentado al 10% para los mayores de 65 años este año. Aproximadamente las tres cuartas partes de los que solicitan la deducción son mayores de 50 años y sufren una enfermedad crónica.

Una enmienda tardía al proyecto de ley del Senado igualó lo que el proyecto de ley de la Cámara de Representantes había hecho anteriormente al eliminar la deducción de impuestos estatales y locales, pero preservando la deducción de hasta $10,000 para los impuestos a la propiedad.

En una carta a los senadores, la directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, expresó que la legislación llevaría a un enorme aumento en el déficit durante la próxima década, provocando recortes inmediatos a Medicare y ejerciendo una presión creciente sobre el Seguro Social, Medicaid y otros programas vitales para las personas mayores. El proyecto de ley aumentaría los impuestos o no proporcionaría ningún tipo de alivio fiscal para millones de personas de edad avanzada, y millones de ellas podrían pagar primas altas de atención médica, otras razones claves por las que AARP no podría apoyar el plan, manifestó Jenkins.

"Los esfuerzos para reestructurar todo o parte del sistema fiscal federal deberían mantener los incentivos para sostener la salud y la seguridad en la jubilación", agregó Jenkins.

La CBO (Oficina de Presupuesto del Congreso), una agencia sin afiliación política, ha confirmado que, sin otra acción del Congreso, la legislación tendría como consecuencia recortes automáticos de fondos federales de $136,000 millones en el año fiscal 2018, de los cuales $25,000 millones tendrían que provenir de Medicare.

La medida del Senado derogaría el requisito de la ACA (Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio) de que la mayoría de las personas cuenten con un seguro médico. La CBO proyecta que la derogación dejaría a 13 millones más de personas sin seguro médico en el 2027 y aumentaría las primas en el mercado individual en un 10% "casi todos los años" durante la próxima década.

Un análisis del Instituto de Política Pública de AARP encuentra que las personas entre 50 y 64 años se verían especialmente afectadas, al enfrentar incrementos promedio en las primas de hasta $1,500 en el 2019.

Los congresistas republicanos dicen que se necesita una reforma fiscal para hacer crecer la economía, lograr que las empresas estadounidenses sean más competitivas y proporcionar alivio fiscal a millones de personas de ingresos medios. Sin embargo, los recortes de las tasas impositivas corporativas serían permanentes, mientras que las disposiciones que reducen los impuestos para las personas físicas expirarían en el 2025.

Un informe publicado el jueves por la Joint Committee on Taxation (JCT, comisión conjunta sobre impuestos), una entidad sin afiliación política, expuso que más del 60% de los hogares estadounidenses obtendrían recortes fiscales bajo el plan en el 2019, pero, para el 2027, después de que expiren los recortes fiscales individuales, aproximadamente la misma cantidad vería un aumento en los impuestos o tendría recortes por debajo de los $100.

Aquellas personas que ganan más de $100,000 al año recibirían los mayores beneficios de la reforma fiscal, mientras que quienes ganan menos de $30,000 estarían peor. Para el 2027, la mayoría de las personas que ganan menos de $75,000 pagarían impuestos más altos, según cálculos de la CBO y la JCT.

Alrededor de 1.2 millones de personas de 65 años o más pagarían impuestos más altos en el 2019, y 5.2 millones enfrentarían aumentos para el 2027. Más de 5 millones de contribuyentes de 65 años o más no obtendrían ninguna reducción fiscal en el 2019, y 5.6 millones no verían una reducción de impuestos para el 2027, según el análisis del Instituto de Política Pública.

Se espera que los republicanos de la Cámara voten el lunes para comenzar la reunión conjunta con los senadores, a fin de reconciliar el proyecto de ley de la Cámara de Representantes con el plan del Senado.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO