Skip to content
 

¿Puedo recibir beneficios de la Seguridad de Ingreso Suplementario si me mudo con mis hijos? 

Puedes recibir beneficios de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) si vives con un hijo adulto, un hermano, un primo o un compañero de vivienda sin parentesco. Sin embargo, esta situación de vivienda puede reducir tus beneficios mensuales, dependiendo de cuánto contribuyas a los costos de comida y vivienda para el hogar. 

Este es el motivo: si otra persona cubre parcial o totalmente estos gastos por ti, la Administración del Seguro Social (SSA), que supervisa el programa SSI, puede considerar estos pagos ingresos en especie, y los ingresos son un factor que se toma en cuenta para calcular los beneficios.

Cada año, el Seguro Social establece un beneficio federal máximo, para la SSI, que proporciona pagos para ayudar a las personas con discapacidades, ciegas o de 65 años o más, y que tengan una necesidad económica. Para el 2022, el pago mensual máximo, conocido como la tasa de beneficio federal, es de $1,261 para una pareja casada si ambos cónyuges reciben beneficios de la SSI y de $841 para una persona.

Esas cifras son puntos de partida. La SSA puede reducir y posiblemente eliminar el pago mensual en función de tus ingresos del trabajo, o el dinero en efectivo o el sustento directo que recibes de otras fuentes, como inversiones, programas gubernamentales o familiares y amigos.

La agencia no toma en cuenta todos tus ingresos para calcular esta deducción de beneficios. Por ejemplo, los primeros $20 de la mayoría de los ingresos que recibes cada mes de cualquier fuente están exentos. Lo mismo sucede con los primeros $65 de los ingresos laborales mensuales y con la mitad de cualquier ingreso superior a $65.

La SSA también limita cuánto se puede recortar tu pago de la SSI si alguien te proporciona comida y vivienda, usando uno de dos métodos: la estipulación de la reducción de un tercio (VTR) o la regla del valor máximo (PMV).  

Para los efectos de este cálculo, los costos de vivienda incluyen:

  • Hipoteca, incluido el seguro de propiedad requerido por el titular de la hipoteca
  • Impuestos sobre la propiedad, menos cualquier reembolso o crédito tributario
  • Alquiler
  • Recolección de basura
  • Servicios públicos (es decir, calefacción, gas, electricidad, agua y alcantarillado)

Otros gastos del hogar (como facturas de cable, internet, provisiones que no sean alimentos y facturas telefónicas) no cuentan. 

Es importante tener en cuenta que ni la estipulación de la reducción de un tercio ni la regla del valor máximo (PMV) aplican si la persona que paga tus gastos de comida y vivienda es un cónyuge con quien vives. Lo mismo sucede con un hijo beneficiario que vive con uno o ambos padres. En estas situaciones, los ingresos del cónyuge o el padre podrían afectar los beneficios según las reglas de ingreso atribuible de la SSA, pero los gastos de subsistencia no son un factor.  


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo la situación de vivienda afecta los beneficios de la SSI

La estipulación de la reducción de un tercio reduce tu pago mensual de la SSI en un tercio de la tasa de beneficio federal —en el 2022, esto equivale a alrededor de $280 para una persona y $420 para una pareja— si vives en el hogar de otra persona durante todo el mes y no pagas una porción equitativa de los gastos de comida y vivienda (por ejemplo, una cuarta parte de esos costos si vives con otras tres personas). 

Cuando se aplica la regla de un tercio, se aplica en su totalidad. Si pagas parte de la comida y la vivienda, pero es una cantidad menor que la parte prorrateada, tu SSI se reduce en un tercio completo. No hay escala móvil. 

El Seguro Social usa el valor máximo para calcular los beneficios en situaciones de vivienda en las que no se aplica la regla de un tercio ni las reglas de ingreso atribuible. Una de esas situaciones es cuando el beneficiario no vive en el hogar de la otra persona durante el mes calendario completo; otra es cuando el beneficiario no recibe tanto comida como vivienda de uno o más compañeros de vivienda.

La deducción por el PMV no puede ser superior a un tercio de la tasa de beneficio federal más $20, o $300 al mes para una persona y $440 para una pareja en el 2022. Si no tienes otros ingresos, la SSA aplica la exención general de $20 al sustento alimenticio y de vivienda que recibes, y esto elimina la adición del PMV.

A diferencia de la estipulación de un tercio, la reducción del PMV no es fija. Si puedes demostrar a la SSA que el valor real del sustento alimenticio y de vivienda que recibes es menor que el máximo, reducirá tus beneficios en la cantidad más baja.  

Cómo funcionan las reducciones por sustento no en efectivo

Digamos que eres beneficiario de la SSI y recibes el beneficio individual mensual máximo de $841. El 1.º de abril del 2022, te mudas con tu hija, su cónyuge y sus dos hijos, y no pagas gastos del hogar ni facturas. Se aplica la estipulación de la reducción de un tercio, y el Seguro Social reduce tus beneficios en $280.

Si en mayo pagas parte de la comida y la vivienda, pero es una cantidad menor que la parte prorrateada —por ejemplo, una quinta parte de esos costos en un hogar de cinco personas—, la SSA reducirá nuevamente tus beneficios en $280.

Si en junio no pagas gastos de vivienda, pero compras toda tu propia comida, la estipulación de un tercio no se aplica, por lo que el Seguro Social usa el PMV para calcular la reducción de beneficios. Tu beneficio de la SSI se reducirá en $300 ($280 si no tienes otros ingresos) a menos que puedas demostrar que el valor de la vivienda que recibiste fue menor.

Si en julio puedes pagar la quinta parte de los gastos de comida y vivienda, no hay reducción de beneficios por el sustento no en efectivo recibido.

Si a mediados de agosto te mudas de la casa de tu hija y consigues tu propia vivienda, la estipulación de un tercio no se aplica porque no estuviste allí todo el mes. Pero se aplica la regla del PMV por los costos de comida y vivienda de agosto. La reducción de beneficios se calculará como si hubieras vivido allí todo el mes.

Estos son ejemplos básicos para fines ilustrativos; las determinaciones en el mundo real del sustento no en efectivo pueden tomar en cuenta muchas variables según dónde vives, con quién vives y lo que pagan. Comunícate con el Seguro Social para hablar con un especialista en la SSI sobre cómo tu situación específica puede afectar tus beneficios.

Cómo el Seguro Social monitorea los gastos

La SSA recopila información detallada sobre tu situación de vivienda cuando solicitas beneficios de la SSI y durante las “redeterminaciones” (en inglés), que son revisiones periódicas para verificar que sigues teniendo derecho a los beneficios. Esos datos se tienen en cuenta al determinar si recibes sustento no en efectivo y cuánto. En general, la SSA usa un promedio de 12 meses de costos de alimentos y vivienda para determinar si tu beneficio se verá afectado y cuánto se reducirá.

Tienes la obligación de notificar a la agencia en un plazo de 10 días después de que ocurra un cambio en las circunstancias de vivienda que podría afectar tu beneficio, como una mudanza, un cambio en la composición del hogar o un cambio en lo que contribuyes para la comida y la vivienda. La SSA tomará en cuenta la nueva información para determinar el sustento no en efectivo y recalcular los beneficios. Los nuevos beneficios, por lo general, entran en vigencia el mes en que se reportó el cambio o el mes siguiente.

Ten en cuenta que

  • Si vives en tu propio hogar —una vivienda que te pertenece o de cuyo alquiler eres responsable— los gastos de comida y vivienda pueden afectar tu beneficio si alguien más (que no sea un cónyuge o un hijo menor que también vive allí) los cubre.
  • La SSA puede aplicar deducciones por otros ingresos (por ejemplo, del trabajo), además de reducciones por sustento no en efectivo. Estas reducciones pueden eliminar tus beneficios de la SSI. Si eso sucede durante 12 meses consecutivos, es posible que tengas que presentar una nueva solicitud para volver a determinar que cumples los requisitos de la SSI.

Publicado el 29 de diciembre del 2021