Skip to content
 

7 cosas que debes saber sobre el seguro para mascotas

Las pólizas pueden reducir los costos del veterinario, pero no cubren todo.

Un gato y un perro duermen en la grama

Ravi Kumar / EyeEm / Getty Images

In English

Cuando Karen Hopper (57) de Cooper City, Florida, se puso a evaluar los seguros para Rusty, su perro Staffordshire terrier de cinco años, no le parecía que valiera la pena el costo.

Cuando tenía dos años, Rusty se lesionó la rodilla al saltar de la cama y el plan que le ofrecieron a Hopper a través de su trabajo no cubría enfermedades preexistentes. Como probablemente tendría que lidiar durante años con las repercusiones del desgarro del ligamento cruzado anterior (LCA) de Rusty, ¿para qué pagar un costo mensual si no iba a cubrir los gastos del veterinario?

Karen Hopper y su perro Rusty

Cortesía de Karen Hopper

Karen Hopper con Rusty, su perro.

Pero menos de un año más tarde, Hopper pagó $4,000 por una operación para extirpar un pedazo de goma alojado en el abdomen de Rusty y tuvo que cargarla a su tarjeta de crédito. “En ese momento pensé que tal vez tendría que haber contratado el seguro”, explica ella.

Muchos dueños de perros y gatos dudan si comprar un seguro para mascotas. Entre las limitaciones de la cobertura, los deducibles altos, las restricciones de la red y las opciones en cuanto a la atención veterinaria de rutina, navegar por el sector de los seguros para mascotas puede ser tan desafiante como entender el seguro médico para personas. Entonces, ¿vale la pena?

Hopper y otros atienden los problemas de salud cuando surgen y confían en que todo marche bien. Algunos dueños de mascotas dicen que se sienten menos estresados pagando las primas mensuales del seguro.

Crece el sector de seguros para mascotas

De acuerdo con el “2021 State of the Industry Report” (Informe 2021 sobre el estado del sector; en inglés) producido por la North American Pet Health Insurance Association (NAPHIA), esta industria está creciendo anualmente en un promedio del 23.4%. Para fines del 2020 se aseguraron a alrededor de 3.45 millones de mascotas en Estados Unidos y Canadá.

¿Estás buscando pólizas y planes de seguro para mascotas?

Si consideras invertir en este seguro, ten en cuenta estos siete factores.

1. Pregunta a tu criador, organización de rescate o veterinario si te pueden recomendar una aseguradora; o bien piensa en agregar la póliza al seguro de tu vehículo, propiedad u otra que tengas.

2. En general, cuanto más alto sea el deducible, más baja será la prima. Evalúa cuánto dinero puedes pagar fácilmente en caso de emergencias antes de decidir tu deducible.

3. Si estás pensando en comprar seguro para mascotas, es mejor hacerlo antes de un diagnóstico veterinario grave. Posiblemente no cubra las enfermedades preexistentes.

4. Ten presente los límites de por vida o los topes anuales. “El tope puede ser muy problemático”, dice Colleen Stratton, quien gastó miles de dólares en tratamientos para su gato.

5. Aunque la mayoría de los planes cubren a perros y gatos, algunos también ofrecen cobertura para mascotas exóticas, como lagartijas, pájaros, conejos y otras criaturas. Investiga más detalladamente si buscas cobertura para estos animales.

6. Los planes de atención veterinaria de rutina que cubren vacunas, acicalamiento y otros servicios de bienestar cuestan más por mes, pero pueden ser útiles para presupuestar los gastos mensuales.

7. No olvides leer la letra pequeña para saber qué cubre o no el plan.

Después de que Colleen Stratton gastara miles de dólares —que pidió prestados a su padre— por el tratamiento de hipertiroidismo de su gato Pyewackett, contrató una póliza de seguro para él y para su otro gato, Sho-Zen. “Fue un regalo del cielo”, dice la residente de Glendale, California, “porque [Sho-Zen] empezó a tener problemas de salud y a deteriorarse lentamente a lo largo de tres años”.

Su plan de seguro de Pets Best, que costaba $60 al mes por dos gatos hace una década, le pagó el 80% de los gastos veterinarios después de un deducible de $500. Tras el fallecimiento de esos gatos, Stratton ahora tiene dos felinos jóvenes y sanos y una prima que saltó de $87.32 a $127.68 por mes este año debido a motivos que todavía no entiende. Stratton se está planteando si continuar o no con el plan, aumentar el deducible, buscar otras opciones o depositar ese dinero en una cuenta de ahorros para emergencias. “Sigo investigando”, señala ella. “Pero es reconfortante saber que tengo seguro para mascotas y temo cancelarlo”.

Esa sensación de protección es el motivo por el que los dueños de mascotas contratan seguros.

“El seguro para mascotas es un producto financiero, pero también es un producto emocional”, explica Kristin Lynch, directora ejecutiva de la NAPHIA. “Como uno siente mucho cariño por la mascota, deseamos asegurarnos de que si sucede algo tendremos los medios para cuidarla”.

Lo que deberías evitar

En este país, la prima promedio de la cobertura por accidente y enfermedad es de $49.51 por mes para los perros y de $28.48 para los gatos, según la NAPHIA. Para la cobertura de accidente solamente, es de $18.17 y $11.13, respectivamente. Las primas fluctúan en función de la edad, la raza y el lugar donde vives.

Los planes de compañías y organizaciones como Fetch, Embrace, Spot, Pumpkin, Lemonade, Pets Best y otras pueden variar entre cobertura solo por lesiones hasta paquetes completos con beneficios como cobertura para esterilización, vacunas, atención dental y servicios de acicalamiento. Los deducibles pueden empezar en $0 y llegar hasta más de $1,000. Muchas pólizas tienen pagos compartidos. Los planes más comunes son los 80/20, que significa que después de haber alcanzado el deducible cada año, pagas el 20% de los gastos restantes. Algunos planes tienen límites de por vida o límites anuales por enfermedad para los reembolsos, cuyo tope es normalmente de $5,000.

La mayoría de los planes no cubren las enfermedades preexistentes y muchos exigen que los usuarios paguen los servicios veterinarios directamente y luego presenten los comprobantes para el reembolso. Algunas compañías reembolsan una cantidad menor que la de la factura exacta cuando se trata de un procedimiento o un tratamiento en particular. Y, en algunos casos, dependiendo del plan, es posible que no cubra para nada esos procedimientos o tratamientos.

Lynch sugiere hablar con tu veterinario antes de investigar los planes para entender qué accidentes o enfermedades podrían sufrir tus mascotas en su vida y cuánto costaría el tratamiento. Tal vez en tu zona las mordeduras de las serpientes de cascabel sean comunes. O tu caniche miniatura podría ser más propenso a la enfermedad de Cushing, y el veterinario puede decirte cuánto costaría el diagnóstico y el tratamiento.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Aunque algunos planes de seguro tienen redes de proveedores que podrían o no incluir a tu veterinario, la mayoría no exige que un veterinario acepte el plan. Todo lo que tiene que hacer el veterinario es firmar el formulario y enviar el expediente médico a la compañía de seguros.

“Creo que la mayoría de los consultorios y veterinarios prefieren que los clientes tengan seguro porque elimina el obstáculo de las finanzas que impide hacer lo debido para la mascota en situaciones críticas o complicadas”, comenta la veterinaria Julie Buzby de Carolina del Sur. “Y muchos veterinarios también tenemos seguro para nuestras propias mascotas precisamente por esos motivos", incluso para la atención veterinaria especializada.

A Stratton la motiva seguir pagando las primas por el caso de una amiga cuyo gato no asegurado saltó por una ventana. “Establecimos un fondo de ayuda en GoFundMe. Los gastos del veterinario superarán los $10,000”, dice ella. “Es demasiado para las personas jubiladas”.

Sara Ventiera es una colaboradora que cubre temas de mascotas, salud y diseño de interiores. Su trabajo ha aparecido en una amplia variedad de publicaciones, entre ellas The New York Times, Food & Wine, NPR, Eating y BBC Travel.