Skip to content
 

Charles McGee, un aviador de Tuskegee, voló en 409 misiones de combate en tres guerras

Derribó las barreras raciales y ayudó a derrotar a los nazis. Murió a los 102 años.

Charles McGee

AP Photo/Patrick Semansky, File

In English

Charles McGee, un aviador de Tuskegee que voló en 409 misiones de combate en tres guerras y que más tarde ayudó a destacar a los pilotos negros que habían luchado contra el racismo en este país para poder defender la libertad en el extranjero, falleció a los 102 años el 16 de enero.

McGee murió cuando dormía en su hogar en Bethesda, Maryland, dijo su hijo, Ron McGee.

Después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, McGee dejó University of Illinois para unirse a un programa experimental para los soldados negros que deseaban ser pilotos, luego de que las Fuerzas Aéreas del Ejército se vieron obligadas a permitir que se alistaran afroamericanos. En octubre de 1942, fue destinado al aeródromo Tuskegee Army Air Field en Alabama para su entrenamiento de vuelo, según su biografía publicada en el sitio web del Salón de la Fama de la Aviación de Estados Unidos.

“Podría decirse que una de las cosas por las que luchábamos era la igualdad”, dijo McGee a Associated Press durante una entrevista en 1995. “La igualdad de oportunidades. Sabíamos que nuestras destrezas eran las mismas, o mejores”.

McGee se graduó de la academia de vuelo en junio de 1943. A principios de 1944, se unió al grupo de combate 332, conocido como los “Red Tails” (colas rojas), conformado únicamente por soldados negros. Voló en 136 misiones mientras el grupo acompañaba a los bombarderos que sobrevolaban Europa.

Más de 900 hombres se adiestraron en Tuskegee entre 1940 y 1946. Unos 450 prestaron servicio en el extranjero, y 150 perdieron la vida durante el entrenamiento o en combate.

En los últimos años, ha habido libros, películas y documentales sobre los aviadores de Tuskegee, que resaltan su valentía en el aire al igual que las dudas que enfrentaron en tierra debido a su raza. En el 2007, les otorgaron la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos, el galardón civil más alto de este grupo de legisladores, en reconocimiento de su “historial militar sin igual que inspiró una reforma revolucionaria en las Fuerzas Armadas”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


McGee permaneció en las Fuerzas Aéreas del Ejército, lo que ahora se conoce como la Fuerza Aérea de EE.UU., durante 30 años. Voló en misiones de bombardeo y ametrallamiento a poca altitud durante la guerra de Corea y volvió a combatir durante la guerra de Vietnam. Según el Salón de la Fama de la Aviación de Estados Unidos, sus 409 misiones aéreas de combate en tres guerras todavía constituyen un récord.

Se jubiló de la Fuerza Aérea con el grado de coronel en 1973, y después obtuvo una licenciatura en Administración de Empresas y trabajó como ejecutivo empresarial. Cuando cumplió 100 años, recibió un nombramiento honorario que lo promovió a general de brigada, un rango de una estrella. Su centenario también se conmemoró con otro evento: McGee piloteó un avión privado entre Frederick, Maryland, y la base Dover de la Fuerza Aérea en Delaware.

En el 2020, McGee recibió una gran ovación de los miembros del Congreso cuando el presidente Donald Trump lo presentó durante su discurso del estado de la Unión.

Además de alentar a jóvenes de ambos sexos para que se dedicaran a carreras en la aviación, McGee fue una fuente de información sobre los aviadores de Tuskegee y ofreció una perspectiva única acerca de las relaciones interraciales de la época mediante la organización educativa sin fines de lucro de esos aviadores.

​“Durante la guerra, la idea de un escuadrón de vuelo de aviadores afroamericanos era radical y ofensiva para muchos”, escribió McGee en un ensayo para el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Smithsonian.

“La opinión preponderante era que los negros no poseían la inteligencia ni la valentía para ser pilotos militares. Un general incluso escribió: ‘el típico negro no tiene los reflejos adecuados para ser un piloto de combate de primera categoría’. Los aviadores de Tuskegee ciertamente demostraron que hombres como él estaban equivocados”.

​Charles Edward McGee nació el 7 de diciembre de 1919 en Cleveland, hijo de un pastor que además trabajó como maestro y trabajador social y fue capellán militar. Se graduó de la escuela secundaria en Chicago en 1938.

Además de a su hijo, sus sobrevivientes incluyen a sus hijas, Charlene McGee Smith e Yvonne McGee, al igual que a 10 nietos, 14 bisnietos y una tataranieta. Su esposa Frances, con quien estuvo casado por más de 50 años, murió en 1994.

En una declaración de la familia, lo describieron como “una leyenda viviente, conocido por su naturaleza bondadosa y humilde, que siempre vio el lado positivo de todo”.

En tuits publicados en homenaje a McGee, tanto la vicepresidenta Kamala Harris como el ministro de Defensa Lloyd J. Austin III lo llamaron un héroe estadounidense.

​“Si bien me entristece esta pérdida, también me siento muy agradecido por sus sacrificios, su legado y su carácter. Que en paz descanse, general”, escribió Austin.

En su ensayo para el Smithsonian, McGee escribió que muchas veces le preguntaban por qué los aviadores de Tuskegee habían tenido tanto éxito en el combate.

“Diría que fue por nuestra valentía y perseverancia”, escribió. “De niños, soñábamos con ser pilotos, pero nos decían que era imposible. Por medio de la fe y la determinación superamos obstáculos enormes. Esta es una lección que deben oír todos los jóvenes”.

Añadió que “lo que más me enorgullece es mi labor como un aviador de Tuskegee que ayudó a derribar las barreras raciales y a vencer a los nazis”.


También te puede interesar