Skip to content
 

Veterana condecorada recibe el Premio ESPY al Servicio

Gretchen Evans espera que el reconocimiento le permita ayudar a más personas a vivir una vida mejor.

Gretchen Evans durante la ceremonia de los Premios ESPY

Momodu Mansaray/WireImage; Alberto E. Rodriguez/Getty Images

In English

Una de las veteranas más condecoradas en la historia del país, Gretchen Evans, de 61 años, fue honrada con el premio Pat Tillman al servicio en los Premios ESPY de ESPN en la noche del miércoles. Se le reconoció por su fuerte conexión a los deportes y al servicio a los demás.

“Estaba sin palabras, honrada, y luego sentí que quería hacer más por las personas, para estar a la altura del legado que Pat Tillman nos dejó: los demás antes que uno mismo”, dijo Evans. “Pat Tillman fue atleta, académico y soldado. Vivió sus creencias, valores y filosofía. Yo quiero intentar hacer lo mismo”.

Tillman abandonó una carrera lucrativa como jugador del equipo de fútbol Arizona Cardinals en el 2002 para convertirse en un soldado en el Ejército. Murió en el 2004 a los 27 años a consecuencia de fuego amigo en Afganistán.

La propia carrera militar de Evans terminó luego de que enfrentara un intenso fuego de mortero en Afganistán, y fuese lanzada de cabeza a un búnker mientras intentaba poner a salvo a sus tropas. Días más tarde despertó con una lesión cerebral traumática y pérdida permanente de la audición. Sin embargo, luego de un gran esfuerzo, transfirió su tenacidad a la vida civil, donde ahora es mentora y asesora de otros veteranos involucrados en el atletismo, y es una activista comunitaria en asuntos de los veteranos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Una transición difícil a la vida civil

Después de servir 27 años en las Fuerzas Armadas, y al regresar a Estados Unidos de Afganistán, Evans tuvo problemas de trastorno de estrés postraumático (TEPT), así como dificultades para reintegrarse a la vida civil y encontrar trabajo.

“Pasé casi toda mi vida adulta en las Fuerzas Armadas, y es un estilo de vida muy diferente al de la mayoría de las personas. Aprender a abrirme paso en la vida civil conllevó un verdadero esfuerzo”, dijo. “No había muchos ejemplos a seguir para la transición a la vida civil”.

Evans no se considera discapacitada como resultado de sus lesiones, sino más bien se ve como una persona con habilidades mixtas. Después de perder la audición, aprendió a leer los labios por su cuenta. Con el tiempo, fundó Team Unbroken, un equipo de carreras integrado mayormente por veteranos con lesiones, enfermedades o traumas que les han cambiado la vida. El equipo compitió en World’s Toughest Race: Eco-Challenge Fiji, una larga expedición de varios días filmada que se transmite en Amazon Prime Video.

En la actualidad, Evans también participa en organizaciones locales como Vet2Vet Maine y la American Legion. A nivel nacional, es embajadora de No Barriers y participa en los programas que se ofrecen a través de Wounded Warrior Project.

Asistir a los ESPY

Evans asistió a la ceremonia de entrega de premios con sus hermanos y sus cónyuges, su esposo y su perro de servicio.

“Espero que el reconocimiento nacional que conlleva este honor me brinde oportunidades para alcanzar a más personas y ayudarlas a vivir su mejor vida sin importar las barreras”, dijo. “La vida es difícil para la mayoría de las personas en la actualidad y si puedo ayudar de alguna manera, quiero poder hacerlo”.

Evans dijo que espera conocer personas que puedan estar interesadas en ayudarla a ella y a Team Unbroken con su misión de animar a los demás para que no se definan por sus lesiones, enfermedades o traumas. Le gustaría encontrar socios para luchar contra el suicidio de veteranos y financiar becas para ayudar a la reincorporación y transición a la vida civil de los veteranos.

“Team Unbroken se siente honrado de ser reconocido en compañía de tantos atletas maravillosos”, dijo Evans. “Les tenemos mucho respeto a los atletas que trabajan tan duro para ser los mejores en su deporte. Los deportes traen alegría para muchos —todo el mundo tiene un atleta o un equipo favorito—”.

Además de varias presentaciones este año, Team Unbroken tiene planeado participar en el Marine Corps Marathon, correr hasta el tope del Empire State Building, participar en el desafío de ciclismo de Face of America, unirse al Bataan Memorial Death March y competir en dos triatlones Ironman.

El servicio militar de Evans

Evans se alistó por primera vez en 1979, a los 19 años, con la intención de ganarse la vida y aprender nuevas destrezas. “Sin embargo, muy pronto me di cuenta de que prestar servicio en las Fuerzas Armadas iba a ser una carrera para mí", explicó. “Me encantó la camaradería, la estructura, el sentido de misión y propósito, y saber que contribuía a una gran causa común”.

Después del entrenamiento básico, Evans se convirtió en agente de contrainteligencia y aprendió a hablar alemán e italiano con fluidez. Participó en operaciones de contraterrorismo en Italia, Centroamérica y el Medio Oriente. También asumió funciones de liderazgo en múltiples interacciones de combate y la desplegaron en muchas capacidades, incluso como paracaidista.

Al final de su carrera militar, Evans había alcanzado el grado de sargento mayor de comando, el rango más alto que puede ocupar un soldado alistado en el Ejército. Durante su último despliegue en el 2006, fue responsable de la seguridad y el personal en todas las bases militares de Estados Unidos en Afganistán, incluidas 30,000 tropas de infantería.

Abrirse paso en las Fuerzas Armadas como mujer

“Fue un reto ocupar el puesto de sargento mayor de comando como mujer, porque no había muchas de nosotras y era difícil hallar otras mujeres que sirvieran de ejemplo”, explicó Evans. “Lo que sí me benefició fue que cuando encontré ejemplos de buen liderazgo, me esforcé por adoptar esas cualidades y aplicarlas a mi propio estilo de liderazgo. Ser mujer no fue un factor en este proceso”.

A pesar de enfrentarse a desafíos en el camino, Evans se concentró en establecer un buen ejemplo para sus soldados, para otras mujeres en las Fuerzas Armadas y para sí misma. “Sabía que tenía que trabajar duro, superar las expectativas, ser excepcional y tratar de dejar que mi trabajo hablara por sí mismo”.

Como es natural, a Evans le complació mucho cuando surgieron oportunidades para las mujeres en todas las áreas profesionales. Pero una parte de ella lamentaba no haber tenido las mismas oportunidades durante su tiempo en el servicio.

“Aun así, a través de mis acciones, espero haber estado entre las pioneras que abrieron paso a las mujeres militares de hoy y del mañana para competir por cualquier cargo que deseen”, señaló. “Creo que es necesario lograr aún más progreso, pero cada día veo a las mujeres lograr puestos de liderazgo que no eran posibles hace años. Estos avances son muy positivos; espero que continúen”.

Evans expresó que la parte más memorable de su carrera fue ver a los soldados que había entrenado y orientado triunfar en sus objetivos profesionales.

En reconocimiento de su distinguida carrera militar y de su labor en defensa de los veteranos, Evans fue admitida al Salón de la Fama de Veteranos del Ejército de EE.UU. y al Salón de la Fama de las Mujeres del Ejército de EE.UU. en el 2019 y el 2021, respectivamente.

Collage de imágenes de Gretchen Evans a lo largo de su vida

Cortesía Gretchen Evans

La belleza de la vejez

La comunidad de Maine en la que la sargento mayor de comando jubilada vive en la actualidad está integrada en su mayoría por personas mayores de 70 años. Los residentes sirven de ejemplo a Evans, que se sorprende al verlos en sus actividades diarias, como practicar yoga, correr, caminar y jugar pickleball. ​

"Las comunidades interconectadas por intereses comunes crean condiciones de vida vibrantes y vitales. He encontrado mentores en mi comunidad, y a medida que los veo envejecer con elegancia y dignidad, intento hacer lo mismo”, señaló.

Evans aconseja a otros adultos mayores encontrar maneras de mantenerse activos física, mental y emocionalmente. “He tenido que ajustar mis propias expectativas en estas áreas a medida que he envejecido. No soy la corredora rápida que solía ser, pero todavía corro y lo disfruto. No se trata de ganar carreras, sino de que aún puedo competir. Mido mi éxito en términos de cuán saludable me siento y de mi nivel de energía”, añadió.

“Nunca eres demasiado mayor para probar algo nuevo. Creo que la belleza de envejecer es que has adquirido sabiduría y sabes que el mundo puede ofrecer aventura, conocimientos y felicidad. Encuentra lo que te hace feliz, y hazlo mientras te mantienes dispuesto a probar cosas nuevas que puedan aumentar tu alegría de vivir. Disfruta de tu vida y halla la manera de hacer algo por los demás”.

Nota de redacción: este artículo, que se publicó originalmente el 8 de marzo del 2022, se ha actualizado con nueva información de Gretchen Evans y el premio Pat Tillman al Servicio en los Premios ESPY.

 Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.