Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Una escritora difunde la alegría de saltar la cuerda al estilo 'doble holandés'

Creó un equipo de maestros del salto de cuerda.

Foto de Joy Jones sosteniendo una cuerda para saltar

Cortesía de Jared Soares

Joy Jones.

In English

Joy Jones aprendió a saltar la cuerda al estilo doble holandés ("double Dutch") cuando era niña. Ya de adulta, esta bibliotecaria auxiliar de una biblioteca pública, de 66 años y semijubilada, volvió a sacar las cuerdas para saltar y organizó un grupo de exposiciones de salto de cuerda al estilo doble holandés, que incluye dos cuerdas.

Jones, autora de cinco libros, entre los que se cuenta uno sobre el salto doble holandés llamado Jayla Jumps In, habló con AARP y describió lo que le ha dado a su vida esta afición infantil.

Joy Jones: Parece difícil, pero el "double Dutch" es fácil de aprender, aunque seas mayor. Saltar dos cuerdas que se mueven en direcciones opuestas es más rítmico que saltar una sola cuerda. Y las caídas son raras, porque los pies están muy cerca del suelo. Lo esencial se puede aprender en menos de 10 minutos, solo tienes que estar dispuesto a verte como tonto y divertirte. 

Yo aprendí a saltar doble cuerda de niña, eso se ve sobre todo entre las niñas negras de las ciudades del noreste. Luego crecí y guardé mis cuerdas. Pero volví a saltar la cuerda hace unos 17 años, cuando formé el grupo de exhibición DC Retro Jumpers. Los miembros fundadores son mujeres de más de 50 años, pero ahora hay personas de todas las edades en el grupo. Nuestro lema es: "No a todos les gusta hacer ejercicio, pero a todos les gusta jugar".

Muchas veces las personas no quieren seguir un plan formal de ejercicio. Al fin y al cabo, un plan de ejercicio significa trabajar. En cambio, a casi todo el mundo le gusta divertirse. Y retomar algunas de las cosas que hacíamos de niños es muy divertido. Por eso pensé que sería más fácil que las personas prestaran atención a su salud si se trata de algo que quieren hacer, no algo que deben hacer.

Robbin Webb Joy Jones Carlyle Prince saltan la cuerda al estilo doble holandés

Cortesía de Jared Soares

De izquierda a derecha: Robbin Webb, Joy Jones y Carlyle Prince.

Hace unos años, un periodista vio la actuación de mi grupo en un festival urbano y escribió sobre nosotros. Lo siguiente que supe fue que estábamos a bordo de un avión rumbo a Rusia para hacer una gira, como parte de un intercambio cultural patrocinado por la embajada de Estados Unidos en Moscú. El primer día saltamos las cuerdas dobles en la Plaza Roja de Moscú. También actuamos en San Petersburgo y Bélgorod. En todas partes nos recibieron bien. 

Los coordinadores de nuestra gira eran todos hombres rusos y eran grandes fanáticos de la música hip-hop. Uno de ellos vino a vernos a Estados Unidos. Incluso se presentó a un concurso de baile de hip-hop en Baltimore y llegó a las semifinales. Así que se puede decir que el intercambio cultural fue un éxito. 

Puede que me miren y digan: "oh, ¿formó un equipo de salto doble holandés y el equipo viajó al extranjero? Debió haber saltado la cuerda en competencias en su juventud. Debe ser una ninja del salto de cuerda". No es así. Salto de manera aceptable, nada más. Lo hago porque es muy divertido. Nuestro ingrediente secreto es que te hacemos saltar a ti. Cuando hacemos nuestras demostraciones, las personas no están tan interesadas en vernos hacer lo nuestro, sino que también quieren meterse en la cuerda, y por eso es que somos muy buenos para ayudar a esa persona que no ha saltado en 100 años y se pregunta: ¿todavía puedo hacerlo? Sí, puedes hacerlo. O la persona que dice: "Nunca aprendí a saltar con doble cuerda. ¿Puedo aprender a mi edad?" Sí, puedes. O el niñito que siempre está pendiente de su pantalla y la suelta cuando ve todo este alboroto. Hace a un lado el celular y quiere participar. ¿También puede saltar? Sin lugar a duda.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Así que nuestro ingrediente secreto es que somos buenos para lograr que otras personas se sumen a la diversión.

Aliento a todos a que vuelvan a hacer algo que les gustaba cuando eran niños, o a que prueben una actividad infantil que siempre hayan querido aprender. Si los demás piensan que eres inmaduro, ¿a quién le importa?

Muchas veces los adultos no quieren hacer el ridículo. A veces los hombres se preguntan, ¿esto es solo para niñas? A veces piensas: "ay, estoy tan gordo, soy tan  viejo. ¿Puedo hacerlo? Cuando dejes atrás esos lastres —y en realidad no son lastres ni obstáculos, son inconvenientes— no tendrás ningún problema.

Saltar la doble cuerda es electrizante. Saltar es algo tan simple, y sin embargo provoca todo ese júbilo. Me hace sentir alegre, me entusiasma. Muchas veces, cuando DC Retro Jumpers entra en una sala y empezamos a movernos, tal vez la sala haya estado tranquila y reposada, pero muy pronto rebosa actividad. Somos proveedores y conductores de alegría, y a mí me gusta ver esa transición de un entorno tranquilo y sosegado a otro lleno de entusiasmo y diversión.

Para mí, el salto doble holandés es como una combinación de confeti y champán: libera una sensación de felicidad y hace que todos los que te rodean se sientan bien también

El champán te da esa sensación de euforia y el confeti es lo que lanzas cuando estás muy contento, cuando celebras algo. Así que el salto doble holandés es ese punto ideal entre los dos. Champán sin resaca y confeti sin tener que barrer la basura. Por lo tanto, es puro.

Consejos de Joy Jones sobre el ejercicio físico

  • Para saltar la cuerda doble, solo hay que rebotar. Mira al frente, no mires tus pies. No te preocupes de que la cuerda te golpee.
  • Salta con música, si eso te ayuda. La música puede motivar. Con práctica, podrás saltar más rápido.
  • Revive un pasatiempo de la infancia. No tiene que ser necesariamente saltar la cuerda. Cuando eres mayor, lo importante es moverse.

Un grupo muestra cómo saltar la cuerda

Activa los subtítulos en español


Sharon McDonnell es una escritora y colaboradora en temas de viajes, comida, cultura, medioambiente y envejecimiento. Su trabajo ha sido publicado en Fodor's Travel, Roadtrippers, Senior Planet y The New York Times.

Michelle R. Davis contribuyó a este artículo.